Erian Peña


Erian Peña nos acerca sobre su narrativa en el «Eliécer Lazo»

El cuento “Entre dos viejos pánicos”, suerte de homenaje al gran dramaturgo cubano Virgilio Piñera, resultó la obra ganadora que en la categoría Narrativa del Concurso Literario Eliecer Lazo 2022 reconoció el talento del joven escritor y periodista holguinero Erian Peña Pupo.

Auspiciado cada año por la Asociación Hermanos Saíz (AHS) de la provincia de Matanzas, el cuento ganador aborda la historia de dos deambulantes que se encuentran mientras buscan refugio en la ciudad para resguardarse de una tormenta.

“Desde este sitio seguro, el lector comienza a codificar a través de sus diálogos, cómo piensan los personajes sobre determinadas cuestiones de la vida, ya que en la historia sus conversaciones funcionan como iceberg, ofrecen información mientras se empeñan en ocultar otras cuestiones de relevancia”, comentó Erian Peña en entrevista concedida a ¡ahora! digital.

Erian Peña premio 02

Precisó que el tratamiento que hace de lo absurdo lo llevó a realizar este homenaje indirecto a Virgilio Piñera con su obra de Teatro “Dos viejos pánicos” y añadió que el texto pertenece al libro Own Corner, o Esquina Propia, en su traducción al español.

Cuaderno reconocido en múltiples certámenes literarios durante este 2022, siendo el más representativo el Premio Paco Mir In Memorian que organiza la Unión Nacional de Escritores Artistas de Cuba de la Isla de la Juventud, en el mes de junio, y en días recientes obtuvo Mención en el XXVIII Premio Nacional Emilio Ballagas de la provincia de Camagüey.

En ese certamen de la Ciudad de los Tinajones, el jurado elogió la factura del libro Own Corner a partir de su inteligente mezcla de textos minimalistas con otros de mayor hondura, sustentados en tramas emotivas.

El concurso literario Eliecer Lazo 2022, que auspicia la filial de la AHS en Matanzas, en sus inicios premiaba únicamente en el apartado de Poesía, pero atendiendo a la proliferación de narradores y periodistas interesados en el certamen extendieron su convocatoria a las categorías de Cuento y Crónica, resultado que en la actual edición quedó desierto; mientras que en Poesía los mayores aplausos fueron para el poema “Carne”, del matancero Héctor Rivero Matínez.


Erian Peña, otro holguinero con el “Paco Mir”

El joven escritor, poeta y periodista holguinero Erian Peña Pupo resultó el ganador en la categoria de Narrativa del Premio Paco Mir In Memorian 2022 que otorga cada año la filial de Literatura de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac) de la Isla de la Juventud.

 “Esquina Propia” es el título del cuaderno ganador, el cual reunió seis cuentos que escritos en diferentes épocas conservan como hilo temático en común las relaciones de pareja y familiares que ubican al hombre en su propio contexto y muestran como los hechos pueden moldear las acciones de los protagonistas.

Peña Pupo, en entrevista concedida a ¡ahora! digital comentó que se considera un autor paciente, pues no es de los que buscan un tema de partida para comenzar a escribir el libro, tal vez por eso de que el ejercicio del periodismo y el ensayo demanda de él mucho tiempo, prefiere esperar que las historias vayan surgiendo.

Es por ello que en el cuaderno pueden leerse desde cuentos escritos en su etapa de estudiante universitario hasta algunos de tan solo algunos meses en los que resulta evidente, según sus palabras, un cambio sustancial respecto a las técnicas narrativas y puntos de giro.

ErianPeña2Fotos: Cortesía del entrevistado.

Fueron unas 30 las obras concursantes en el apartado de Narrativa en la XIV edición del Paco Mir, certamen que en esta oportunidad reunió en el jurado a los escritores Jesús Candelario, de Cienfuegos, Rafael Almaguer Inza, el holguinero ganador el pasado año y Nelton Pérez, por la Isla de la Juventud.

En una peculiar y jocosa acta de premiación, Nelton Pérez caracterizó lo que debió ser una competencia díficil por la calidad de los textos enviados, comparable con “una operación especial en trillo de marabuzar” y que finalmente los llevó a seleccionar los cuentos escritos bajo el seudónimo de Zaratustra, donde se habla de la vejez, un crimen por celos, el saxofonista que huye de sí mismo y la añoranza de una mujer por sus años universitarios.

El concurso literario Paco Mir In Memorian 2022 que auspicia la filial de la Uneac en la Isla de la Juventud con el apoyo de la Asociación Hermanos Saíz de ese territorio premia además de la categoría de Narrativa, los apartados de Poesía y Literatura infanto-juvenil que en esta edición reconoció a los escritores Yadián Carbonel por “Caja de Herramienta” y Maikel Rafael Paneques por “Adiós famosos volantes”, respectivamente.


Erian Peña y el precio justo de la palabra

A veces lo encuentro en la calle, suele traerme buenas noticias, me paro en puntas de pie para saludarlo, allá arriba, por donde anda este muchacho tan alto, en sus ensoñaciones.

Hablamos siempre apurados y terminamos gastando media hora en cualquier esquina de la ciudad contándonos los sueños, las carencias, los olvidos, urgencias domésticas, asuntos triviales.

Pocas veces nos ponemos circunspectos y profundos, ni en el chat, cuando le pido datos, o le anuncio presentaciones, algún canje provechoso.

Otras ocasiones, como esta, toca ponernos centrados, colocar la mira en la poesía. Le propongo un trueque: mis preguntas por sus respuestas, y aquí las deja Erian Peña, ganador del premio América Bobia, que otorga Ediciones Vigía, por su cuaderno de poesía, Palabras de canje. Creo que en este intercambio ganan los lectores, y debe ganar el verso.

¿Palabras de canje es un poemario intimista?

Los poemas que lo integran nacieron en diferentes momentos, movidos por circunstancias de alguna manera unificadoras, que hicieron que tiempo después pudiera darle una especie de “cuerpo” al libro

Creo que todo libro, y más la poesía, es una puerta abierta al yo, a las interioridades, al hecho de quitarse la máscara Si vemos al intimismo como la tendencia literaria centrada fundamentalmente en la expresión de los sentimientos y de las emociones más íntimos o la predilección por asuntos de la vida familiar o íntima, podría decirte que hasta ahora no había pensado en eso, ni cuando los escribí.

No está de más decir que esos poemas son yo y mis circunstancias (sociales, económicas, políticas, artísticas). Si nos ponemos a pensar, y a leer, muchos de los poetas de mi generación, la mayoría, incluso los de una o dos antes, han tenido el tema familiar la casa, la madre, la familia gravitando sobre su obra Palabras de canje aborda mi relación con la escritura y cómo esta moldea mi vida. Y como la escritura es un hecho íntimo, al igual que la lectura, aunque el libro ya impreso, no lo sea, sí podríamos decir que estos poemas poseen cierto carácter intimista Aunque ahora la virtualidad y sus plataformas han hecho de lo íntimo, algo público

¿No temes a la exposición del poeta, cuando se incluye en el sujeto lírico al propio autor?

La poesía siempre es un riesgo de mostrarse más allá de lo visible Todos, de alguna manera u otra, temen a la exposición, al hurgado en la intimidad, a la búsqueda del otro En la cotidianidad estamos sometidos a este mismo escarceo. Pero ese riesgo hay que afrontarlo y más cuando decides exponerte Aunque claro, de alguna forma el poeta decide qué mostrar, sin que ello signifique más o menos sinceridad en su palabra. O le hacemos caso a Pessoa cuando escribió que el poeta es un fingidor. / Finge tan completamente/ que hasta finge que es dolor/ el dolor que en verdad siente.

¿Qué deuda tiene el ensayista y el crítico con el poeta?

Las dos primeras ocupan la mayor parte de mi tiempo (y el periodismo, del que muchas veces quisiera exorcizarme, o al menos de buena parte de él, porque no solo de la palabra vive el hombre; justamente de eso va, en buena medida, Palabras de canje).

Ahora mismo creo que no tengo poesía inédita o que no esté en planes de publicación. ¿Deudas? Seguramente en la escritura, en ciertas construcciones, en la utilización de algunas metáforas e imágenes (muchos ensayos, como los de mi admirado Octavio Paz, son pura escritura poética), en la búsqueda de posibilidades, de luces.

En tiempos tan complejos, ¿siguen las palabras teniendo el mismo valor en el canje?

El valor de las palabras, como el tiempo, como la vida misma, es tan cambiable, inestable y circunstancial aunque su sustrato sea perecedero, que muchas veces nos sorprende su capacidad para ponernos en una encrucijada vital, frente al camino que insiste en bifurcarse. Mañana no podemos predecir cuánto valdrá una palabra por la que hoy pagamos un precio que nos pareció justo o, al contrario, totalmente exorbitante. Mañana hoy mismo, no sabría decirte cuál es el valor de canje de una palabra. La cuestión aunque golpeen en tu puerta, como dardos los vientos agoreros es no perder la fe en esa capacidad de las palabras para hacernos mejores cada día.

¿Qué nuevos proyectos te atrapan hoy?

En el tintero electrónico está un libro de cuentos que obtuvo mención en el Premio Celestino y del que he publicado algunos relatos en revistas y antologías. Ha cobrado algo de consistencia y volumen, pero aún no sé qué hacer con él (quizá sea el momento de desprendernos). Un libro de entrevistas y otro de ensayos, con temas relacionados al cine, las artes visuales y la literatura, podrían incluirse entre esos proyectos. Otras múltiples motivaciones, de trabajo, personales, familiares, surcan los días. Espero, Liset, que podamos canjear, quizá por otras mejores, estas pocas palabras.