B√°guanos


Entrega sus premios ‚Äúel √°rbol que silba y canta‚ÄĚ

Con la entrega de los premios del concurso El √°rbol que silba y canta, en trova y poes√≠a, concluy√≥ en el municipio holguinero de B√°guanos el XXIII evento Del verso y de la miel, organizado por la AHS y dedicado al trovador Ra√ļl Prieto y al poeta Rolando Bellido.

En la gala de clausura del encuentro se realiz√≥ un homenaje a Bellido, investigador, promotor y profesor, creador en 1993, en el central L√≥pez Pe√Īa, del proyecto sociocultural del que parte el evento, con el objetivo de elevar, con gesti√≥n participativa y equidad, la calidad de vida de los vecinos del central azucarero.

Fotos cortesía del evento

El jurado de trova, integrado por Ivette María Rodríguez, Freddy Laffita y Amaury del Río, entregó el Premio El árbol que silba y canta a Yanco León, de la provincia Granma.

Mientras que en poes√≠a, el jurado integrado por Alfredo Zald√≠var, Sen√©n Orlando Pupo y Erian Pe√Īa, decidi√≥ por unanimidad ¬ęcelebrar la realizaci√≥n de esta nueva convocatoria de un concurso necesario que estimula la creaci√≥n po√©tica entre las nuevas generaciones de autores de diversos intereses y estilos; agradecer a los organizadores del mismo y subrayar la necesidad de su fomento y preservaci√≥n; y destacar la calidad de gran parte de las obras presentadas, lo que demuestra el inter√©s por el Premio y resulta una sui generis cartograf√≠a de las b√ļsquedas y miradas de los j√≥venes autores¬Ľ, leemos en el acta.

Fotos cortesía del evento

As√≠ como entreg√≥ una Menci√≥n al cuaderno ¬ęEl lado convexo¬Ľ, de la poeta holguinera Idania Salazar, por ¬ęmoverse con facilidad en los terrenos de la prosa po√©tica y el verso libre, logrando un discurso coherente donde el yo asume b√ļsquedas, di√°logos y dudas; y por reafirmarnos, adem√°s, ‚Äúla sospecha de mirar al cielo y pensar en si nunca m√°s nos llueve‚Ä̬Ľ. El pasado viernes, Idania recibi√≥, por su cuaderno ¬ęForamen¬Ľ, el Premio Nuevas Voces de la Poes√≠a 2023, certamen organizado por la secci√≥n la AHS en Holgu√≠n, la emisora provincial Radio Angulo y el Centro Provincial del Libro y la Literatura.

Fotos cortesía del evento

Finalmente el Premio El √°rbol que silba y canta 2023 fue para el poemario ‚ÄúLos l√≠mites de la cicatriz‚ÄĚ, del joven Tom√°s Eugenio Escobar √Āvila, de Las Tunas, por ¬ęlograr, a trav√©s del manejo de diferentes recursos po√©ticos asumidos, una voz original que se (nos) sumerge entre pasillos de hospitales e instrumentos del dolor, entre p√©rdidas y cicatrices, y que hace de su cuerpo (¬Ņacaso el cuerpo po√©tico?) un sitio para el corte, la interrogante y la sobrevida; por mostrarnos ‚Äúconstantes signos‚ÄĚ por los que el poeta camina para convencerse de que, a√ļn, posee (poseemos) humanidad¬Ľ, nos asegura el jurado.

Fotos cortesía del evento

El evento cont√≥ con recitales de poes√≠a; conferencias; intervenciones art√≠stica-literarias en las comunidades La curva y La pelota; una gala homenaje, en el cine de la localidad, a Ra√ļl Prieto, recientemente fallecido, con Ivette Mar√≠a Rodr√≠guez, Freddy Laffita y Amaury del R√≠o; la presentaci√≥n del poemario Traducci√≥n ap√≥crifa de Mail√≠n Castro ganador del pasado concurso, publicado en la colecci√≥n Analekta de La Luz, entre otras acciones que acercaron a esta comunidad azucarera de Holgu√≠n la trova y la joven poes√≠a.


Voz de az√ļcar y batey: Ivette Mar√≠a Rodr√≠guez

B√°guanos es un batey azucarero, un lugar que bien define la expresi√≥n ‚Äúdulce por su az√ļcar y fraterno de coraz√≥n‚ÄĚ. Es, adem√°s, la cuna de un fuerte movimiento cultural que ha trascendido las fronteras territoriales y le ha legado al pa√≠s un grupo de artistas y escritores que luchan por mantener latente su identidad por encima de todo.

Sin lugar a dudas es Ivette Mar√≠a Rodr√≠guez una de esas voces indispensables de la cancion√≠stica cubana. Autora de un amplio repertorio, Miembro de Honor de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z Provincial y miembro de la Uni√≥n de Escritores y Artistas de Cuba. Desde lo m√°s aut√©ntico del batey azucarero ha sabido ganarse un lugar indiscutible en el coraz√≥n de todo el que la conoce, ya sea atra√≠do por su m√ļsica o por su personalidad maternal y de extrema sinceridad.

Mi formaci√≥n viene de la EPIA (Escuela Profesional de Instructores de Arte) El Yarey, en aquel entonces ubicada en el municipio Jiguan√≠, de la provincia Granma. Ah√≠ estudi√© cuatro a√Īos: de 1984 a 1988. Me gradu√© en la especialidad de Direcci√≥n Coral en M√ļsica, excelente escuela, por su claustro de profesores muy experimentados‚Ķ sal√≠amos muy bien preparados.

La graduaci√≥n de mi grupo fue en el Monumento de Dos R√≠os. Siento orgullo que en este sitio hist√≥rico me entregaran mi t√≠tulo y me reconocieran ser una de los dos mejores expedientes de mi a√Īo.

Gracias al Yarey, también disfruté de varios conciertos de Pablo Milanés en la Plaza del Himno de Bayamo, así como Silvio Rodríguez, de la Sinfónica Nacional y de lo más representativo de nuestra cultura en esta etapa.

¬†Soy abril precipitada, Cuatro puntos de riesgo, Mago de Oz, Tus manos a mi orilla‚Ķ son algunos de los temas que la identifican y la sit√ļan como una de las voces femeninas m√°s aut√©nticas y sensuales de su generaci√≥n.

Me recuerdo de ni√Īa participando en el programa televisivo ‚ÄúRecreo‚ÄĚ, que se hac√≠a en Telecristal. Me acompa√Ī√≥ en la guitarra Alfredo Wenceslao ‚ÄúPuchi‚ÄĚ e interpret√© ‚ÄúFusil contra fusil‚ÄĚ, de Silvio Rodr√≠guez. Ya como compositora‚Ķ me hab√≠a ido al Yarey de las Mercedes con algunas canciones hechas, por ejemplo ‚ÄúMediod√≠a de amor‚ÄĚ, que fue Premio de la Ciudad de Holgu√≠n en M√ļsica, en el a√Īo 2009.

Cuando regres√© a B√°guanos, ya graduada como Instructora de Arte, me empiezo a nutrir de la obra de algunos poetas de la localidad, como Luis Mart√≠nez, Rolando Bellido‚Ķ despu√©s Orestes Gonz√°lez. Comienzo a cantar en las pe√Īas literarias y mi obra en lo adelante cobra otra vida, dir√≠a, hacia lo trovadoresco. Es entonces cuando nacen temas como ‚ÄúLargometraje‚ÄĚ, ‚ÄúCuando eres mi escalera‚ÄĚ, ‚ÄúSoy abril precipitada‚ÄĚ, ‚ÄúCuatro puntos de riesgo‚ÄĚ, entre otros.

Mi primera guitarra fue una ‚ÄúSindo Garay‚ÄĚ. Me la regal√≥ F√©lix Viamontes en mis a√Īos de estudios en El Yarey. En 2002, Tatiana Z√ļ√Īiga y Alina Alarc√≥n, presidenta y vicepresidenta de la AHS holguinera, respectivamente, me hicieron entrega de la guitarra electroac√ļstica con la que trabajo actualmente.

Un d√≠a llegu√© a la AHS para no irme nunca. Encontr√© o√≠dos sensibles a mis canciones. En la AHS de B√°guanos fundamos, realizamos sue√Īos. La Asociaci√≥n me dio la oportunidad de participar en las primeras Romer√≠as de Mayo. Me dio la oportunidad de cantar junto a voces muy importante del pa√≠s. De participar en festivales como el Pepe S√°nchez, en Santiago de Cuba, La Canci√≥n Pol√≠tica, en Guant√°namo, Cayamba in Memoriam, en Baracoa, Trova Viva, en Moa‚Ķ entre otros.

La pérdida de la identidad cultural y la desapropiación de la cubanidad es un tema que se debate cada día con más fuerza. Pero el que conoce a Ivette sabe que para ella ser de Báguanos es un honor que no se discute, muy a pesar de todas las limitaciones que posee un pueblo alejado de las grandes ciudades.

Ha sido complejo llevar mi obra desde aqu√≠. He so√Īado con realizar m√°s, interactuar con otros m√ļsicos, otros formatos, pero desde un municipio se hace muy dif√≠cil. Me he perdido importantes momentos art√≠sticos de la ciudad. Sin embargo, siempre he dicho que soy de B√°guanos. Aprend√≠ a quererlo. En el orden art√≠stico lo que recibo es el impacto, la espiritualidad de las personas del pueblo.

Estuvo en M√©xico con su hija en los meses de julio y agosto de 2022. Su m√ļsica fue acogida y aclamada por el p√ļblico en cada uno de los sitios donde se present√≥.

Fuimos invitadas por la Universidad Jos√© Mart√≠ de Latinoam√©rica, localizada en la hermosa ciudad de Monterrey, Nuevo Le√≥n. Realizamos un grupo de actividades all√≠, pues en esos d√≠as cumpl√≠a aniversario de creada. Present√© un recital en la Casa Paz, de la propia universidad. Cant√© en el lanzamiento de un CD de un destacado vocalista del patio, el tenor Oscar Mart√≠nez, que grabara junto a la agrupaci√≥n Cadetes Linares. Fui invitada a una importante pe√Īa de m√ļsica cubana y de jazz en el centro de la ciudad e hice varias presentaciones todos los domingos en un espacio encantador, rodeado de una hermosa vegetaci√≥n: ‚ÄúEl Rinc√≥n de mi Ranchito‚ÄĚ, en el municipio ‚ÄúLos Cavazos‚ÄĚ, y donde mi bella Daniela me acompa√Ī√≥ cantando temas m√≠os y de otros compositores.

Nos sentimos muy a gusto y agradecidas por la acogida de los mexicanos, que son muy educados, tienen cultura, son generosos y son conocedores de la m√ļsica cubana. Fue una experiencia hermos√≠sima, que tambi√©n agradezco a la UNEAC en Holgu√≠n su colaboraci√≥n en materializarla.

Compart√≠ musicalmente con el trovador Alex L√≥pez (excelente juglar del g√©nero), el joven trovador Manuel Talanc√≥n, y con Roberto Biosca, m√ļsico cubano, director de la Orquesta Filarm√≥nica de la Universidad de Monterrey. Proyectos y propuestas art√≠sticas no faltaron y la invitaci√≥n a regresar sigue en pie.

La trovadora no solo es conocida por sus canciones, sino por el trato amable y bondadoso que la caracteriza. Los j√≥venes que acuden cada a√Īo al Evento Nacional Del verso y de la miel, o que participan en el concurso para poetas y trovadores El √Ārbol que silva y canta, que la AHS territorial realiza desde el 2000, hablan de la ternura de sus tratos y la humildad de su proyecci√≥n. Esto es, sin dudas, una de las razones por la que se ha mantenido a su alrededor la unidad de la c√©lula municipal. Incluso en los tiempos de m√°s dispersi√≥n y carencia, el esp√≠ritu de su voz (siempre mas apegada a lo maternal que a lo protocolar) ha fungido como piedra de fundamento.

El ARTISTA, as√≠ con may√ļsculas, no ha de manifestar que es el mejor. O sea: reconoce que no es el √ļnico que existe en los predios art√≠sticos y, por supuesto, es capaz de ver el talento en su colega. Es lindo disfrutar de la obra del otro. Eso tambi√©n nos legitimiza; todo esto relacionado con la falta de sencillez y la gran mancha de la vanidad que se vive actualmente.

Soy de las que me gusta ayudar y dar √°nimo a estos j√≥venes talentosos que llegan con un decir aut√©ntico. Lo he vivido aqu√≠ en el evento Del verso y de la miel con muchos de ellos, que vienen creciendo junto a sus canciones. Te puedo hablar del tunero Jes√ļs Ricardo P√©rez Cecilia, o el guantanamero Javier Jes√ļs Zald√≠var; de Alito Abad, ingenioso, muy bueno; de Adri√°n √Ālvarez‚Ķ por solo mencionar algunos. Es significativo todo el enjambre de ideas, estilos, maneras distintas de escribir las canciones e interpretar la guitarra; tambi√©n los j√≥venes artistas en general‚Ķ y de tal manera los j√≥venes escritores cubanos.

Calidad y talento hay: no tiene precio una bella canción, profunda, enaltecedora. El tiempo y las oportunidades la equilibran dándole su lugar, su luz.


Premio de poesía El árbol que silba y canta para Yeilén Delgado

‚ÄúLa ingratitud de predicar‚ÄĚ es el cuaderno ganador del XXI Premio de poes√≠a ‚ÄúEl √°rbol que silba y canta‚ÄĚ, convocado por la c√©lula de la AHS de B√°guanos en Holgu√≠n, como parte del evento de trova y poes√≠a ‚ÄúDel verso y de la miel‚ÄĚ, que cada a√Īo se celebra en este municipio.

Yeil√©n Delgado Calvo, periodista y escritora matancera residente en La Habana, es la autora galardonada, que bajo el seud√≥nimo de Leba, present√≥ a este premio ‚Äúuna propuesta desde la que alienta una voz po√©tica personal, razonada y humana a la vez, tentando y proponiendo desde un lenguaje comedido y sin artificios‚ÄĚ, seg√ļn destaca el jurado, que integraron Luis Yuseff, Adalberto Santos y Elizabeth Soto.

La joven escritora es egresada del Centro de Formación literaria Onelio Jorge Cardoso y ha ganado entre otros concursos el nacional de poesía Delia Carreras, de narrativa Portus Patris 2021 y ha publicado sus versos en varias antologías dentro y fuera de Cuba.

Para los lectores del Portal del Arte Joven Cubano, Yeil√©n esclarece los derroteros del cuaderno ganador de esta edici√≥n de ‚ÄúEl √°rbol que silba y canta‚ÄĚ:

Son poemas que hablan esencialmente de la maternidad y el paso del tiempo.

Cuando me convert√≠ en madre gan√© en conciencia de lo r√°pido que pasa el tiempo, y de c√≥mo lo mucho que dejo de m√≠ en esa ‚Äútarea‚ÄĚ es algo que o se me devolver√°.

¬ŅLa madre poeta es muy distinta de la poeta que eras antes?

Es distinta porque soy una mujer distinta. Creció mi autopercepción. Tengo menos tiempo para escribir y más ganas de hacerlo. Más que decir. Por eso los poemas son más escasos y concentrados. Y escribo sobre la maternidad desde la ambivalencia.

Cuando tus hijos sepan leer ¬Ņse encontrar√°n en esos versos?

Me gusta creer que me encontrarán a mí, que sabrán que mientas los criaba era una persona con miedos, con desafíos, con tantas ganas de salir corriendo como de protegerlos del mundo.

¬ŅTu narrativa tambi√©n es atravesada por estas preocupaciones?

Todo lo que he escrito después de ser madre es atravesado por esa experiencia, no puedo desprenderme de ese traje, que es muy diferente a lo que la sociedad supone o vende, es tan dulce como áspero.

Si el acto de la escritura es siempre un parto, y el encuentro con el lector, esa presentaci√≥n en sociedad del hijo propio, hay mucho de ‚Äúmater-paternidad‚ÄĚ en el gesto de la creaci√≥n literaria, pero si esta se haya transida de los dolores de la maternidad otra, la real, la de esta circunstancia caribe√Īa, insular, de siglo nuevo y de futuro azaroso, tiene connotaciones mucho m√°s complejas, inenarrables.

Para una madre es f√°cil conectarse con los versos de Yeil√©n, ya lo dir√°n los lectores cuando en 2022 se presente su cuaderno en la colecci√≥n Analekta, para demostrar que hay ingratitud en predicar, pero que la gratitud asume muchas formas, como la de la poes√≠a, en el hecho de ‚Äúmaternar‚ÄĚ.


Báguanos Indígena: cuando el pasado habla a través de los libros

Todo comenzó cuando el joven graduado de la UCI colaboraba con una enciclopedia virtual donde encontró errores que aludían al pasado aborigen de su municipio natal. El muchacho que parece tener un fiel compromiso con la verdad y la Historia asumió como misión personal deshacer este entuerto que, de no corregirse, generaría desinformación y confusión.

Además, sus móviles se justifican en el hecho de que la literatura especializada tiene tal vez una deuda con algunos sitios de elevado valor histórico cultural, deuda que viene tal vez a honrar Báguanos indígena. Arqueología y patrimonio, de Ivan Rodríguez, la más reciente inclusión en la categoría de investigación al catálogo de Ediciones La Luz, sello de la Asociación Hermanos Saíz en Holguín.

La motivación del joven investigador, que se movió de la Ingeniería Informática a la Historia, y que se especializa en Egiptología, es una apasionada defensa de su patrimonio arqueológico, movido por la necesidad de poner luz, de aclarar errores sedimentados también en el saber popular.

‚ÄúC√≥mo iba yo a imaginar que aquel mismo suelo pedregoso sobre el que discut√≠amos al sol del mediod√≠a ‚Äďcu√°n diferente de este otro sol abrasador de mis ma√Īanas como investigador fuera, medio milenio antes, abra bendecida por la corriente del r√≠o Tacaj√≥ que hac√≠a recodo al fondo del paisaje; tierra cultivada por los ind√≠genas y por donde fue paseada, en batey fabuloso de are√≠tos y juegos de pelota, la rana m√≠tica en ritual propiciatorio para la cosecha.‚ÄĚ

Rememora el autor en el prefacio del t√≠tulo que resulta una vehemente mirada, pero de alta significaci√≥n cient√≠fica, a los valores hist√≥ricos de una demarcaci√≥n, a sus primeros habitantes. La b√ļsqueda de la verdad, la meticulosa exploraci√≥n del pasado, de sus indicios latentes, as√≠ como la precisi√≥n, redacci√≥n cuidadosa, detallado esbozo del capital ind√≠gena del municipio, adornan las p√°ginas del volumen.

Una especie de vindicación de los pueblos originarios del municipio Báguanos, del pasado aborigen del pueblo, es en este libro sustrato esencial para enriquecer seis capítulos de una investigación acuciosa y seria.

Con habilidad admirable el autor se mueve entre distintas ciencias, así realiza un análisis preciosista para aclarar el origen del topónimo Báguanos y su ortografía y génesis. Indaga sobre los antecedentes de la actividad arqueológica y patrimonial en el territorio estudiado; revela detalles de los primeros exploradores de los valores indígenas locales, a veces estudiosos empíricos, otras más preparados. Aborda las peculiaridades de paisajes y sitios de alto valor en cuanto a su tesoro aborigen, colecciones personales y privadas, inestimables hallazgos y objetos de gran significado simbólico ayer y hoy.

Confiesa en el pórtico a sus páginas el vehemente escritor. Y regala en el novedoso libro, profusión de imágenes de piezas y vasijas tan vetustas, mapas, fotografías, evidencias de la labor de arqueólogos, de la dedicación del joven investigador, de la contrastación de fuentes.

Ya Ediciones La Luz hab√≠a abierto sus puertas al autor en 2011, con el t√≠tulo An√°huac: el Mart√≠ M√≠stico. Y su producci√≥n literaria para compilaciones y revistas en Cuba y el exterior, no se detiene. Otros temas le rondan y lo urgen a indagar, porque Ivan Rodr√≠guez asegura: ‚ÄúMis hijos son los libros y mi compa√Īera la investigaci√≥n.‚ÄĚ