El dise√Īo de revistas en Cuba: pasado y presente

El dise√Īo comunica en un contexto espec√≠fico. Irrumpe en cada detalle de la vida del hombre; funcionalidad y est√©tica se imbrican en aras de satisfacer las demandas cotidianas. Entre sus modalidades, la gr√°fica es la que mejor testimonia ‚ÄĒart√≠sticamente‚ÄĒ la realidad. Proporciona informaci√≥n de una forma m√°s transparente e impulsa la cultura visual.

Este tipo de representaci√≥n siempre se ha debido a su tiempo. Aunque se emparenta con la pl√°stica y obedece a sus tendencias, se ha anticipado a esta en la inclusi√≥n de c√≥digos visuales de avanzada y en el retrato veraz de la sociedad. Incluso, con la aparici√≥n de la imprenta en Cuba, en el siglo xviii, lo cual supuso un primer hito en el pa√≠s en materia de dise√Īo, el comienzo de la actividad tipogr√°fica se adelanta en casi dos d√©cadas a las incipientes muestras de las ¬ębellas artes¬Ľ.

A pesar de que en el siglo xix aparecen en la isla significativas publicaciones que contribuyeron al proceso de formaci√≥n de nuestra identidad, como la Revista Bimestre Cubana en 1831, una de las de m√°s larga vida en la naci√≥n, una primera eclosi√≥n del dise√Īo gr√°fico la podemos apreciar en la Neocolonia. Las publicaciones peri√≥dicas recogen estilos de vida y las de esta etapa fueron cardinales en la renovaci√≥n visual del arte cubano de vanguardia y en la imagen de modernidad de la Rep√ļblica. Los caricaturistas, ilustradores y portadistas de la √©poca colocaron al pa√≠s al nivel de lo que se hac√≠a en esta especialidad internacionalmente.¬†

Conrado Walter Massaguer, considerado uno de los padres de la caricatura cubana y el pionero del dise√Īo gr√°fico moderno, es la figura m√°s representativa. Sus ilustraciones y caricaturas de estilo costumbrista lo convirtieron en el cronista visual del per√≠odo republicano e hicieron que su proyecci√≥n gr√°fico-comunicativa fuera de las m√°s significativas para definir tal momento. Esto le gan√≥ un renombre en la gr√°fica internacional. Se caracterizaba por la precisi√≥n en los trazos, con √©nfasis en los detalles ‚ÄĒtan importantes como los elementos centrales‚ÄĒ, con lo que, unido a su atinado humor, lograba una t√©cnica exquisita. Su notable desempe√Īo ‚ÄĒya fuera como editor, ilustrador o director (art√≠stico)‚ÄĒ se evidencia en tres trascendentales revistas: Gr√°fico (1913-1918), Social (1916-1938) y Carteles (1919-1960).

Gr√°fico y Carteles se apoyaban en la fotograf√≠a para abordar importantes acontecimientos mundiales. La √ļltima, en 1924, con un cambio de formato y un despliegue de iniciativas, se propuso convertirse en ¬ęla mejor revista gr√°fica de Cuba Republicana¬Ľ. Tambi√©n incluy√≥ en sus p√°ginas la publicidad, lo que mostraba su habilidad para estar a la altura de publicaciones europeas y norteamericanas de este tipo.¬†

Por otro lado, Social, la m√°s relevante de las tres (y de todas las del per√≠odo), se estima que fue la primera revista del mundo en hacerse completamente con la t√©cnica de impresi√≥n fotolitogr√°fica. Su objetivo fue reflejar la vida habanera. Con su visualidad y colorido logra posicionarse entre las publicaciones hom√≥logas de Am√©rica. Represent√≥ la transici√≥n de la gr√°fica cubana de los a√Īos 20. Trascendi√≥ por su elevado valor art√≠stico, justificado no solo por sus textos sino tambi√©n por su lucimiento fotogr√°fico, ilustrativo y tipogr√°fico. Manifest√≥ la influencia de la gr√°fica norteamericana y europea en el dibujo cubano, lo que se muestra, por citar un ejemplo, en el uso del cubismo en las portadas realizadas por el dibujante Jos√© Manuel Acosta.

Massaguer, aunque como buen alumno superó a su maestro, tuvo como referente al periodista y caricaturista Ricardo de la Torriente, conocido por la creación del popular personaje Liborio, que representaba al pueblo cubano y constituía una crítica contra el imperialismo yanqui. Con una hábil mixtura entre dibujo y texto, De la Torriente censuraba desde la caricatura. Graficó la revista El Fígaro, el periódico La Discusión y el semanario La Política Cómica, en el que alcanzó fama.

Otra publicación emblemática fue Bohemia, la más antigua de las revistas cubanas y latinoamericanas. Su primera edición circuló el 10 de mayo de 1908. Respaldada en la ilustración, reflejaba los sucesos actuales más relevantes. Su formato era parecido al de publicaciones europeas del momento. A partir de 1914, con el uso de portadas en tricromías (primera en hacerlo en Cuba) y el aumento de páginas, se afianza como negocio editorial.

La Revista de Avance (1927-1930), difusora del vanguardismo en la creaci√≥n art√≠stica, tambi√©n sobresali√≥ por su contenido y dise√Īo. Sus coloridas portadas contribuyeron a la promoci√≥n de la pl√°stica. Carlos Enr√≠quez, Eduardo Abela y V√≠ctor Manuel figuran entre los pintores que dejaron huella en sus p√°ginas.

¬†Estas revistas ofrecieron una visualidad art√≠stica a un p√ļblico desprovisto de otras opciones para apreciar las tendencias m√°s renovadoras de la pintura. Igualmente, se presume que, a trav√©s de ellas, se anticip√≥ en, al menos una d√©cada, la aparici√≥n del arte moderno.¬†

Con el triunfo revolucionario se model√≥ una nueva imagen de Cuba, a tono con los cambios pol√≠ticos y sociales. Se oper√≥ un cambio de paradigma, una forma distinta de ver y comunicar. Con la fundaci√≥n del Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematogr√°ficos (Icaic), la Casa de las Am√©ricas, la Imprenta Nacional y, en 1967, el Instituto Cubano del Libro, ocurre un verdadero impulso de la gr√°fica (nuevamente a la vanguardia con relaci√≥n a las ¬ębellas artes¬Ľ). Se ampl√≠an la creaci√≥n y circulaci√≥n de revistas, principalmente culturales.

Lunes de Revoluci√≥n (1959-1961) se caracteriz√≥ por el notorio uso de la fotograf√≠a y la calidad de su dise√Īo, que cont√≥ con los artistas de la pl√°stica Ra√ļl Mart√≠nez, Antonia Eiriz y Mariano Rodr√≠guez, y con el caricaturista Ren√© de la Nuez. Como ferviente deudora ¬ęde un legado que viene desde finales de la colonia cuando se fundan dos magn√≠ficas revistas: El F√≠garo y La Habana Elegante, y que tiene su continuidad en el per√≠odo republicano con Bohemia, Gr√°fico, Carteles y Social, as√≠ como una gr√°fica vinculada a los medios publicitarios en los cincuenta¬Ľ,[1] revolucion√≥ la gr√°fica del momento.

Casa de las Am√©ricas (1960); INRA (1960), luego devenida en Cuba (1962); Uni√≥n (1962); La Gaceta de Cuba (1962); Pueblo y Cultura, posteriormente Revoluci√≥n y Cultura; El Caim√°n Barbudo (1966); y Tricontinental (1967) fueron de las revistas mejor dise√Īadas. Sus perfiles editoriales se impregnaron de visualidad y dinamismo, de la mano de dise√Īadores como Jos√© G√≥mez Fresquet (Fr√©mez), H√©ctor Villaverde, Rafael Morante, Tony √Čvora y Alfredo Rostgaard; y de los fot√≥grafos Alberto D√≠az Korda, Ra√ļl Corrales y Liborio Noval.

Si bien en los a√Īos 60 y 70 el dise√Īo gr√°fico cubano tuvo sus d√≠as de esplendor, a lo que contribuyeron los procesos de alfabetizaci√≥n y democratizaci√≥n del libro, los 80 y 90 fueron de crisis. Cerca de los 2000 ocurri√≥ un renacimiento de las publicaciones peri√≥dicas, y muchas revistas comienzan a tener versiones digitales o electr√≥nicas, que les propician un mayor alcance y nuevas posibilidades en su dise√Īo.

En la actualidad, con el uso de la tecnolog√≠a, el dise√Īador ahorra tiempo y esfuerzo, pero, a su vez, se vuelve m√°s arriesgado y experimental. Las nuevas t√©cnicas ‚ÄĒde la c√°mara fotogr√°fica, la computadora y los equipos de impresi√≥n‚ÄĒ ofrecen mejores resultados en la visualidad y calidad de los productos impresos, todo en pos de llamar la atenci√≥n del espectador e incitar a la lectura, ofrecer una comunicaci√≥n expedita y eficaz, as√≠ como aprehender las transformaciones operadas en el individuo y la sociedad.¬†

Nota:

[1] √Āngel Herrera Oviedo: ¬ęCinco revistas que impulsaron el desarrollo del pensamiento cubano (1831-1959)¬Ľ, en http://www.cubaliteraria.cu/articulo.php?idarticulo=17142&idseccion=35.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más Leído

Lo lamentamos. No hay nada que mostrar aún.

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

 
ÔĽŅ