Sabor a primavera

No recuerdo exactamente cu√°ndo comenz√≥ a ser Ciego de √Āvila un fuerte exponente de la poes√≠a nacional. Quiz√°s fue cuando ya la pi√Īa se empezaba a perder, y algunos portales se fueron derrumbando.

Lo cierto es que quiero creer que desde que en 1994 se iniciaron de manera institucional los Juegos Florales, la vida po√©tica avile√Īa avile√Īa cambi√≥ para siempre.

Y en este 2023, los que asistimos a esta nueva edici√≥n del evento po√©tico, pudimos sentir la ausencia de una buena parte de sus rescatadores, Ileana √Ālvarez, Francis S√°nchez, Otilio Carvajal, el poeta Lugones, Elsa Burgos, Jos√© Rolando Rivero; y los herederos m√°s en√©rgicos como el insustituible Arlen Regueiro Mas.

Los tiempos cambian, como cambian las poéticas y los poetas.

No todas las ediciones tienen que ser espl√©ndidas. Hay que dar espacio, tambi√©n, a lo que est√° ‚Äúbien‚ÄĚ, pero no te pases.

Ahora se gesta la poesía desde otras angustias y son más los escritores foráneos a los que se acuden para armar este convite de tradiciones, porque ya las huestes simbólicas del patio han ido menguando en demasía.

Desde una intenci√≥n que tiene poco de po√©tica y mucho de pr√°ctica y salvadora, Leo Buquet, jefe de la secci√≥n de Literatura de la AHS avile√Īa, tuvo a bien preparar un programa con 14 actividades, y otros espacios alternos como las visitas promocionales a la radio y televisi√≥n.

Recibimiento a la nueva asociada Leidy López Pérez de Corcho. / Fotos: Yoandris Chamorro Belén y Michel Guerra Martín

Si bien la asistencia de p√ļblico no fue toda la esperada, desde el punto de vista del pueblo volcado hacia la literatura, no cabe duda de que la Casa del Joven Creador es la vanguardia en la gesti√≥n de espacios para la formaci√≥n de p√ļblicos. Y es activista, en amplio sentido, por excelencia.

Lecturas poéticas, mesas de opinión, presentaciones de libros, asaltos literarios a las sedes universitarias, trova y hasta repentismo, fueron algunas de las acciones que se llevaron a cabo y conformaron la praxis de estos Juegos.

No olvidemos que el evento cultural se remonta a los inicios del siglo XX, cuando algunas familias se reunían en casa para leer poesía entre ellos, trovar, beber algo de vino y otras cosas, y premiar, entre todos, al mejor poeta y el más exquisito poema, con una corona de flores.

Recibimiento a la nueva asociada Amanda Beatriz Ortega Rodríguez. / Fotos: Yoandris Chamorro Belén y Michel Guerra Martín

Eran veladas hermosas a las que no pude asistir, por supuesto. Pero cuando en el a√Īo fundacional de su primer rescate, 1994, desde el Centro Provincial del Libro, s√≠ pude ser parte de esa velada, no tuve ni la sospecha del alcance y la importancia que evento tendr√≠a en el panorama literario de la naci√≥n.

Para muchos poetas, recibir la corona de flores que los acredita como Mejor Poeta, o el más aplaudido por los espectadores, es algo que rozaba con la popularidad. Porque no siempre coincidía esta con la calidad poética y, mucho menos, con la calidad de la lectura del poeta.

Ya despu√©s, sobre los inicios del 2000, cuando se agreg√≥ la confesi√≥n del cad√°ver exquisito y el caldero para echar la ponina con la colaboraci√≥n del p√ļblico, vendr√≠a a ser el premio material a lo l√≠rico.

La entrega del XXII Premio Poes√≠a de Primavera recay√≥ en el joven holguinero Reynaldo Zald√≠var Osorio, con su poemario Perforaciones. Recibieron menciones los poetas Liuma Rodr√≠guez (Ciego de √Āvila), con el cuaderno Galer√≠a de rostros, y Rey Nerys Betancourt Col√°s ¬†Guant√°namo) con el volumen Hijos de nadie.

Para cerrar la noche, nada mejor que las canciones de Annalie López en concierto, y sus invitados. Con toda la fuerza de su carisma, talento, y poderoso encanto. El olor a flores inundó el recinto ferial.

Los participantes en esta fiesta de la poesía juvenil han de sentirse tocados por la tradición de una ciudad que es conocida por sus portales y poetas. Y que ha conseguido, a fuerza de tradición, mantener viva la poesía de sus calles.

Los artistas en la Facultad de Ciencias M√©dicas de Ciego de √Āvila. / Fotos: Yoandris Chamorro Bel√©n y Michel Guerra Mart√≠n

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

 
ÔĽŅ