EL COFRE DE LEYENDAS DE FERNAN Y DINA

Como los dragones y las brujas, los piratas parecen estar de moda entre los personajes favoritos de los ni√Īos de hoy. En animados y pel√≠culas live action los ladrones del mar dejan de ser fugitivos y timadores para volverse simp√°ticos aventureros que desaf√≠an el peligro del mar en busca de tesoros.

Tal vez por eso Fernan insiste en ser un pirata, un valiente marinero. Para ello Dina lo instruye: necesita un garfio, un parche en el ojo y pata de palo. Pero √©l, que solo cuenta con su fantas√≠a, √ļnicamente necesita activarla y se zambulle junto a su amiga en un viaje que puede ocurrir cualquier d√≠a, al salir de la escuela, a√ļn sin quitarse el uniforme, en un desv√°n o alguna habitaci√≥n olvidada de la casa.

Cuando estos ni√Īos miran por el ‚Äúojo de buey‚ÄĚ parece que pudieran viajar en el tiempo. Como vig√≠as atisban, su paisaje es la bicentenaria ciudad de Cienfuegos, f√©rtil suelo para las leyendas.

A la Perla del Sur dedica el grupo de teatro Ca√Īabrava la obra Fernandina de la que Rafael Gonz√°lez Mu√Īoz es autor y asesor art√≠stico. Las peripecias de dos ni√Īos aventureros, Fernan (Dayli Morfi) y Dina (Esther Valladares), conducen al espectador por una suerte de tour por las maravillas que el imaginario popular ha creado para explicar sucesos singulares de la bella urbe.

Un cofre como caja de Pandora o portal a la enso√Īaci√≥n, al fant√°stico universo de los mitos se ubica en el centro de la escena. La pareja de infantes se dispone a la aventura solo con un catalejo, un pergamino y la m√°s rica imaginaci√≥n infantil.

T√≠teres y actrices alternan para divertimento de los ni√Īos en el p√ļblico, que descubre c√≥mo un desv√°n puede ser proa para la embarcaci√≥n inventada desde la que estos chicos visitan el Calet√≥n de Don Bruno, buscan la explicaci√≥n para el origen del nombre Pasacaballos, tienen un encuentro con Leonor de C√°rdenas, la Dama Azul, y enfrentan al Sur con sus tent√°culos gigantescos hasta someterlo.

Cada obst√°culo a vencer en esta b√ļsqueda es solo una forma de poner a prueba la amistad. Cualquier tarde volver√°n a juntarse Fernan y Dina a viajar por mundos irreales, acompa√Ī√°ndose en las batallas contra monstruos mitol√≥gicos o redescubriendo su ciudad, porque como todos los ni√Īos, ellos sin saberlo asumen el juego como ensayo de la vida.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más Leído

Lo lamentamos. No hay nada que mostrar aún.

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

 
ÔĽŅ