Es la hora, un espacio comprometido

La mañana del sábado 15 de enero tuvo un sabor a intelectualidad comprometida con los presupuestos estéticos de la AHS y de la cultura cubana desde la recién estrenada como librería Ateneo, La moderna poesía, de Morón.

Fuimos invitados y con orgullo, más el apoyo de Yanelys Santos Nieves, directora del Centro Provincial del Libro y la Literatura, llegamos a Morón ansiosos por conversarlo todo.

Llevábamos sobre los hombros la mirada siempre atenta de la AHS avileña que era quien nos había posibilitado el estar allí. A esta organización todo lo que sea movilidad, buen gusto, compromiso social, le queda como pintado. Y le resulta bien porque le pone amor a todo lo que hace.

La cosa ocurrió de una manera más que orgánica en un espacio cultural llamado Es la hora, que conduce el joven realizador audiovisual, miembro de la Asociación y promotor por excelencia José Guevara Tamarit.

Por supuesto que la invitada venía desde Ciego de Ávila y era la periodista y jefa de la sección de Audiovisuales de la organización avileña, Arletty White Morales.

Aunque la divulgación del espacio cultural empezó con bastante tiempo en la página de Facebook de la Asociación, no se contó con la masividad esperada. Las razones fueron más que comprensibles. En Morón había un ajetreo social que iba desde la Asamblea municipal del PCC, hasta varias actividades simultáneas en disímiles instituciones culturales.

Aunque con muy poco público, el espacio sirvió para mantener un espacio cultural en la librería Ateneo de Morón

De todas formas, el propio José Ángel estaba transmitiendo vía online desde su perfil de Facebook y eso aseguraba un éxito virtual, pero sustancioso.

Cuando comenzó la charla se notaba un ambiente más que discursivo y mágico, que convertía una palabra en una gran oración. Y los asistentes queríamos saberlo todo, o casi todo, sobre la invitada: una periodista que ha obtenido varios lauros en lo que va de su carrera profesional.

Y es que Arletty tiene una manera peculiar de construir su periodismo desde una manera bastante polémica que se transmite, a veces, hasta en la más formal nota informativa. No es decir por decir. Es como ir interpretando la realidad que se vive y ofrecérsela al otro con un matiz más personal para empezar a dialogar.

Es una forma muy didáctica de hacer periodismo. Desde la distancia común entre lo que se escribe y el momento en que lo consume el espectador, media el deseo, también, de discernir. Cosa que, a mi juicio, se vuelve interesante. Y coloca pautas para una comprensión más rica de la realidad.

No siempre se puede hacer este tipo de cosas en el diarismo de un periodista. Y cuando se concibe, así, no queda otra que aplaudir el empeño y aceptarlo.

Es la hora propició que los espectadores supiéramos cosas como esta. Porque José Ángel, como buen comunicador, a modo de locutor de radio, concibió sus preguntas para que Arletty fuera precisa y captara la intención casi al vuelo.

Por eso también supimos de la capacidad de servicio que tiene la periodista y que bien lo refleja en cada uno de sus trabajos. Más allá del tema de su tesis en la Universidad de Las Villas, el periodismo de servicio sigue siendo perpetuo en su quehacer. Así lo dice, así lo hace.

Ahora, como jefa de la sección de Audiovisuales de la AHS, tiene la responsabilidad de ampliar su capacidad de diálogo con los otros miembros y de propiciar la creación de otros espacios para la creatividad.

En la medida que pasaban los minutos, los presentes, provocados por el diálogo de los anfitriones, empezaban a tener inquietudes. Andrés Hernández Font, ese maestro de la música, miembro de la Uneac, ofreció su punto de vista sobre el panorama periodístico en la provincia y el papel que ha de jugar un periodista en la construcción de la sociedad.

Así se fue imbricando un diálogo que fue sumamente coherente con los tiempos que corren y con el rol de vanguardia que asumen la Uneac y la organización del arte joven cubano. Allí estaban, como nadando en el aire, ejemplos del presupuesto estético de estas organizaciones. Y se respiraba para bien.

Solo era cuestionable que no estuviesen allí las personas implicadas en la toma de decisiones en materia cultural, entre otros; así el espacio hubiese ganado en dimensionalidad e intención.

La directora del CPLL también dio su punto de vista y entendió que las instituciones tienen que intencionar aún más sus pasos en pos de la promoción y la divulgación, por lo que no deben vivir de espalda a los periodistas sino, más bien, aunarse a ellos.

Yanelys también fue precisa cuando dijo que el Centro del Libro en la provincia, apoya todo diálogo certero con los periodistas y con los escritores. Y por ello prepara tertulias, charlas, encuentros virtuales, donde todo eso es posible. Y se han recogido buenos resultados.

Como la transmisión online permite que muchos visitantes del mundo estén al tanto del suceso, la presidenta de la AHS en Ciego de Ávila, Santa Massiel Rueda, se sumó a la cita vía Facebook y auguró muchos éxitos en la contienda.

Morón, con esta renovada librería Ateneo, consigue un espacio donde han de confluir libros, literatura, café, ofertas gastronómicas, y un diálogo que va de la mano con el respeto y el buen gusto.

Los artistas y escritores de esta ciudad popular por sus portales aseguran el éxito de Es la hora, y saludan cualquier otra iniciativa a favor del arte y la cultura cubana.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más Leído

Lo lamentamos. No hay nada que mostrar aún.

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico