¬ŅEl periodismo narrativo en peligro de extincion?

Omada de Internet ‚ÄúEn ninguna profesi√≥n es m√°s importante el arte de escribir que en el periodismo, que diariamente est√° produciendo literatura‚ÄĒef√≠mera, es cierto, y en gran parte mala, pero sin embargo, la literatura de millones‚ÄĚ.
Joseph Pulitzer.

La narración es un acto fundamental para el surgimiento de la civilización humana. Desde los tiempos ancestrales seguimos narrando en muchos de los ámbitos de nuestra vida.
Cuando hablamos de periodismo narrativo, pienso en la emoci√≥n que me provoca al leer un buen reportaje o una cr√≥nica, esa misma emoci√≥n que experiment√≥ el autor cuando escribi√≥ esas l√≠neas. Y es que el buen periodista es un hacedor de sentimientos, aunque todav√≠a hoy carecemos mucho de esa pasi√≥n que le da vida propia a un g√©nero que describe y narra de forma coherente desde la humildad y el acompa√Īamiento del lector.

Tomada de internet

Para muchos nos encontramos en marcha reversa donde el periodista perdió u olvidó su habilidad de contar historias y dejó su lugar como mediador en una sociedad a la que le han dejado de interesar los hechos contados a la manera del periodismo narrativo. Y es que el periodismo está tratando de encontrar su camino en medio de una situación cultural, histórica, social, política, económica compleja donde es necesario que los profesionales del gremio tengan sentimientos, ideas políticas, ideologías, impresiones sociológicas, filosóficas y un estilo propio.
Desde el punto de vista del receptor, el periodismo narrativo se presenta como un nuevo abordaje de la información. Recordemos que la narración periodística es una forma de transmisión de conocimientos y que va desde la selección del tema para narrar, su enfoque, la selección de fuentes y las preguntas a esas fuentes basadas en el qué, cuándo, por qué, dónde, cómo y quién
Enriquecer el periodismo desde la investigaci√≥n es el eslab√≥n principal para que se enriquezca la narrativa, porque ‚Äúmientras m√°s informaci√≥n se recopile, mejor se escribe‚ÄĚ. Pero a√ļn as√≠, el periodismo es tambi√©n una actividad interpretativa, la visi√≥n y la relaci√≥n del reportero con los hechos es incuestionable por definici√≥n. No se trata de contactar a la fuente, pedir sus declaraciones y transcribirlas sin confrontaci√≥n o contexto, sino de compartir con ellas. Un buen periodista no prescinde de su p√ļblico y narra los hechos guiado por la necesidad de que sus lectores lo entiendan.
La narración es también la herramienta que orienta, transforma conciencias e ideas a nivel social, ya sea con un lenguaje poético o literario pero que denota, sobre todo, la personalidad del escritor y el cómo realiza una valoración propia de los hechos. Y es precisamente ese carácter interpretativo lo que le otorga al periodismo su potencial narrativo y lo lleva a abordar nuevas dimensiones de la realidad de una forma novedosa, con elementos que pueden embellecer un texto demostrando que es también un género literario.
Todav√≠a hoy, la calificaci√≥n de periodismo como literario o narrativo puede suscitar algunas controversias. Esa pol√©mica es tan antigua como gastada y, por suerte, ya se ha superado, consider√°ndose al periodismo como ‚Äúel hijo moderno de la literatura‚ÄĚ.
Hoy más que nunca, en el estado actual del periodismo, necesitamos recurrir a nuevos paradigmas teóricos y a nuevos conceptos para describir, analizar, narrar y crear textos periodísticos que abran las puertas hacia la narrativa. Lo cual demuestra que a veces nos encasillamos en poner etiquetas o clasificaciones, cuando es más importante narrar los hechos y romper con los clichés tradicionales que etiquetan al periodismo.
La narrativa caracterizada por una amplia información recopilada, detalles, personajes, hechos relatados fieles a la realidad circundante y unido al compromiso profundo con el tema a tratar, con sus impresiones sobre los acontecimientos y con sus lectores y audiencias es, en sí mismo, un requisito de la labor ética, el estilo, identidad e individualidad del periodista que narra historias, describe, informa y sobre todo interpreta y reflexiona.
Con la era de Internet y su hipermedialidad, el periodista ha encontrado herramientas m√°s asequibles y econ√≥micas para publicar sus trabajos, con la creaci√≥n de nuevos medios digitales que sirven de plataforma para la difusi√≥n de los textos narrativos. A nuestro entender, el periodismo narrativo incorpora hoy enfoques y perspectivas nuevas que ampl√≠an el campo de visi√≥n y de an√°lisis de los hechos, situaciones y acontecimientos de naturaleza period√≠stica. En la opini√≥n del Miembro de Honor de la AHS, Maestro de Juventudes y Premio Nacional de Literatura, Luis √Ālvarez √Ālvarez, en su conferencia ‚ÄúNarrar es una cuesti√≥n humana‚ÄĚ, impartida como una de las actividades del IV Coloquio Nacional de Periodismo, ‚Äúsin subjetividad, sin la voz personal del periodista no existir√° jam√°s una verdadera narraci√≥n period√≠stica, porque faltar√° lo esencial de la t√©cnica personal, que es el motivo libre, el motivo introducido por las perspectiva personal de quien lo escribe‚ÄĚ
Sin dudas, es necesario valorar e interpretar la realidad desde puntos de vistas diferentes, matizando las posibilidades expresivas del periodismo y de la información con profundidad, coherencia, con una interpretación creativa que no desplaza u obvia el hecho informativo, sino que lo complementa. Pero es labor de los periodistas encontrar ese equilibrio, para que no desaparezca la esencia del periodismo narrativo.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

 
ÔĽŅ