Inicio ¬Ľ

Recordando a Tití (+Tuits)

Suena el tel√©fono pasado las 12 de la madrugada y me dan la fat√≠dica noticia. Ha muerto Tit√≠, y una sensaci√≥n de angustia y dolor se apodera de mi mente que me impide tomar el sue√Īo. Pienso que este a√Īo no se diferencia del otro, y ahora recuerdo todo lo bueno que fue para el desarrollo del arte joven. Sus consejos, su pasi√≥n por la cultura de Santiago de Cuba. Su vida llena de plenitud que se apag√≥ por culpa de una penosa enfermedad que lo aquejaba desde hace un a√Īo.

Cuando la gente muere todos dicen ‚Äúel pobre, qu√© bueno fue‚ÄĚ. Pero en el caso de Tit√≠, no solo por ser bueno, sino por ser consecuente con el tiempo que le toc√≥ vivir. Ser cuadro es f√°cil, ser l√≠der es complicado, y √©l fue un l√≠der desde su posici√≥n como presidente de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z en Santiago de Cuba, donde n√ļcle√≥ y ayud√≥ a muchas personas. Fuimos unos cuantos artistas j√≥venes que nos salvamos de la ignominia, la burocracia y una muerte segura en el campo art√≠stico. Si Tit√≠ no hubiera puesto su mano y su pecho contra las ‚Äúbalas‚ÄĚ, fu√©ramos muchos ‚Äúcad√°veres‚ÄĚ de artistas.

En la ma√Īana del 12 de febrero las personas del mundo cultural de Santiago de Cuba nos reunimos en la funeraria santiaguera para homenajear y despedir como se merece el querido Alcides Carlos Gonz√°lez (Tit√≠), con unas palabras de Teresa Melo, le√≠das por el realizador Rub√©n Aja. Sumadas tambi√©n a la del director provincial de Cultura Raulicer Hierrezuelo; una guarda de honor encabezada por las m√°ximas autoridades del Partido y el Gobierno en la provincia, y el aplauso final. Un momento de mucho dolor pero muy emotivo donde recibi√≥ el √ļltimo adi√≥s de quienes compartimos muchas veces con √©l.

En estos momentos que se habla de ¬ędi√°logo¬Ľ, este hombre del teatro es un divino ejemplo de esa premisa del buen entendimiento. Nunca le guard√≥ rencor a nadie a pesar de que tuvo ‚Äúpeleas‚ÄĚ hist√≥ricas con un gran grupo de personas. Sus consejos fueron importantes para siempre levantarme y seguir porque, aunque hayan pasando diferentes direcciones por la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z, todos recuerdan con mucho cari√Īo los tiempos en que Tit√≠ asumi√≥ valientemente esta dif√≠cil responsabilidad.

Se le recordar√° adem√°s con esas ganas de vivir, con esos sue√Īos transformadores y esp√≠ritu despierto. Por eso, para muchos de los que estuvimos cerca de √©l, ha sido dif√≠cil verlo partir con mucho que hacer todav√≠a. Pero en cada artista que Tit√≠ ayud√≥ y gui√≥, est√° su legado y su impronta. Esa que marca el paso del futuro de nuestro arte en este archipi√©lago ba√Īado por las aguas del mar Caribe.

Han sido muchas las palabras de pésame y dolor que he visto por la redes sociales debido a este triste acontecimiento. La mayoría recuerdan a Tití, vivo, lleno de esa alegría que siempre tenía para regalar y que pudo repartir entre muchas personas de la cultura artística de Cuba. Pero la mejor manera de seguir recordándolo es seguir trabajando por defender el arte cubano, en especial el arte realizado por los jóvenes.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

 
ÔĽŅ