Pensar la ciencia: Riesgos para un joven investigador y cómo manejarlos (IV)

Los estilos de tutor√≠as: microgesti√≥n vs autogesti√≥n. ¬ŅCu√°l me conviene?

¬ŅCu√°ntas veces no has escuchado, al hablar con otros j√≥venes investigadores, an√©cdotas incre√≠bles de las relaciones con sus tutores? En la gran mayor√≠a de los casos, hay un balance positivo. Es decir, la interacci√≥n instructiva con un mentor provey√≥ aportes significativos para el disc√≠pulo. Pero a veces, en estas historias los tutores pueden ser representados como tiranos egoc√©ntricos que cortan la imaginaci√≥n con su hostigamiento evaluador o, por el contrario, como una especie de anacoreta indiferente que va a su bola y que no les prest√≥ ninguna atenci√≥n. Estos polos no expresan (generalmente) una sucesi√≥n de hechos concretos, sino el sentir individual del joven que cuenta su vivencia. No habla tanto del tutor, sino de la experiencia concreta construida en el proceso de realizaci√≥n de la investigaci√≥n.

En un trabajo anterior, mencionábamos que la independencia, o sea, la capacidad para reconocer problemáticas, hallar soluciones y acometerlas solo, es un requisito para la obtención de un título académico. Por supuesto que esto depende del nivel en el que te encuentras (licenciatura, maestría o doctorado). Mientras más alto sea tu nivel, más independencia se espera de ti. Pero también obedece al estilo de coaching que emplee tu tutor. Es decir, algunos supervisores gustan de la microgestión (orientación y control de todos los pasos que das en la investigación), mientras que otros dejan mayor espacio a la autogestión del investigador. En este artículo, te comento acerca de estas dos formas de tutoría y te exhorto a identificar cuál de ellas se relaciona con tu entorno específico.

Imag√≠nalo de la siguiente forma: entre el t√≠tulo acad√©mico y t√ļ se extiende un tupido bosque lleno de peligros. En la medida que avanzas en la investigaci√≥n, te adentras en √©l. Con la microgesti√≥n, tu tutor marcha junto a ti, te indica y te empuja hacia adelante, te se√Īala los peligros y te reprende cuando tropiezas. Es casi seguro que llegar√°s al otro lado, pero lo m√°s probable es que no ganes la capacidad de avizorar los peligros, no tendr√°s perspectiva del universo que acabas de franquear y no tendr√°s la confianza necesaria para indicar a otros c√≥mo superar el bosque.

Con la autogestión, el tutor se coloca del otro lado del bosque, junto al título que ansías y, desde allí, te da las instrucciones mínimas para que avances. Caminas solo. Tropezarás mil veces, te sentirás perdido y ansioso. Si no eres capaz de leer las orientaciones con claridad puede tomarte demasiado tiempo vencer los desafíos de la ruta, puedes extraviarte y perder la motivación, o lo peor, no salir nunca del bosque. Sin embargo, cuando llegues al otro lado, habrás atesorado un arsenal extraordinario de recursos y estarás increíblemente capacitado para superar lo que sea que te venga delante. La confianza y orgullo conseguido te permitirá guiar a futuros investigadores con la certeza de aquel que venció el bosque.

Las dos t√©cnicas tienen pros y contras. Por un lado, con la microgesti√≥n tu tutor construir√° junto contigo las actividades diarias que debes realizar y ser√° muy espec√≠fico con respecto a los resultados a alcanzar. Es un sistema que potencia el adiestramiento en cuestiones t√©cnicas, en el c√≥mo hacer. Con √©l, es casi seguro que adquieras un cuerpo de habilidades de manera r√°pida, estar√°s cerca de investigadores con m√°s experiencia que t√ļ y evitar√°s las incertidumbres de moverte en √°mbitos epist√©micos desconocidos. Si eres astuto y buen observador, cultivar√°s infinidad de aptitudes que de otro modo podr√≠a tomarte a√Īos dominar.

El sacrificio que trae consigo la microgestión radica en que tendrás al tutor respirándote en el cuello todo el tiempo y eso es una presión con la que tendrás que lidiar. Asimismo, esta técnica de supervisión sucede mayormente cuando el tutor tiene un interés marcado en los resultados que obtendrás, por tanto, se espera un crédito compartido.

Por otro lado, en la autogesti√≥n posees m√°s libertad para explorar los posibles cauces de tu estudio. Tienes mayor espacio para las peque√Īas equivocaciones. Adem√°s, disfrutar√°s much√≠simo de tus logros, ya que ser√°n fruto de tu autonom√≠a, crecimiento y maduraci√≥n. Tu tutor no te molestar√° con frecuencia y es com√ļn que funcione solo como un revisor atento de tu informe de tesis. Suena bien, ¬Ņverdad?

El peligro está en que no tienes toda tu vida para completar la investigación. Tienes un tiempo limitado, por lo que el desarrollo de capacidades tiene que ser acelerado. Es muy difícil lograrlo en solitario, mantener la motivación y la disciplina de trabajo. Debes sumar que hay muchos procesos en los que la representación de un investigador de peso es muy valiosa. Por ejemplo, en los trámites burocráticos a menudo se requieren firmas y cabildeos en los que la ayuda de tu tutor es invaluable. Te ahorra tiempo y energías, te permite mantenerte enfocado. Igualmente, la participación en eventos, el encuentro con personalidades de tu ámbito y el proceso mismo de publicación de resultados, es un paisaje más llano y amigable cuando junto a tu nombre marcha un peso pesado con título de doctor.

…

Evidentemente, un apropiado balance entre un modo y otro es la situación ideal. Los tutores siempre, siempre, siempre, desean el buen resultado de sus discípulos. No solo porque, para el momento de la defensa ya habrá empleado mucho tiempo en ti, sino también porque en ello va involucrado también su propio prestigio.

Como ves, no hay una √ļnica forma de cruzar el bosque. Cada quien tiene su historia. Mi consejo es que, antes de elegir a tu tutor, inf√≥rmate con otros investigadores j√≥venes acerca de cu√°les son los estilos de cada qui√©n. Elige de acuerdo con tus intereses. Y si no puedes hacerlo, si ya te ves embarcado en alguna de estas naves, aprovecha los beneficios que trae cada sistema. Maxim√≠zalos y suple t√ļ mismo las carencias innatas de cada uno. No olvides que cuanto m√°s profunda sea tu inmersi√≥n en la formaci√≥n de habilidades, m√°s f√°cil ser√° para ti construir experticia, crecer√° tu confianza y, como resultado, aumentar√° tu independencia. Entonces, ya no necesitar√°s que alguien te diga qu√© hacer.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más Leído

Lo lamentamos. No hay nada que mostrar aún.

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

 
ÔĽŅ