Ciencia


Pensar la ciencia. Riesgos para un joven investigador y cómo manejarlos (10/10)

Ya obtuve el t√≠tulo que buscaba‚Ķ ¬Ņy ahora qu√©?

El √ļltimo t√≠tulo: Doctor

En cierta ocasi√≥n, escuch√© a un colega reci√©n titulado decir: ‚Äú¬°Ya soy doctor y no siento nada!‚ÄĚ. Recuerdo re√≠rnos de la ingenuidad de la frase; no obstante, en realidad, expresaba algo que todos sentimos. Has pasado tanto tiempo empe√Īado en alcanzar una meta que por momentos te pareci√≥ tan distante, que una vez lograda esperabas sentirte m√°s‚Ķ no s√©‚Ķ m√°s alto, m√°s bello, m√°s rico, con un cierto brillo en la piel y venerado por tus pares. Nada eso sucede. Los d√≠as siguientes a la defensa, adem√°s de tu nuevo andar inflado por el orgullo, te insultar√° la descortes√≠a de una cotidianidad que prest√≥ muy poca atenci√≥n a una victoria que, para ti, tiene magnitudes tel√ļricas. A fin de cuentas, el sol sali√≥ a la misma hora de siempre y puso en la tarde, justo igual que el d√≠a anterior. Aparentemente, nada se ha alterado‚Ķ mas, para ti, todo cambi√≥. ¬ŅQu√© hacer ahora?

Una vez que alcanzas el grado m√°s alto que ofrece la ciencia, tu espectro de acci√≥n dentro del medio acad√©mico se transforma considerablemente. Ahora hay nuevas responsabilidades y otras expectativas. Desde un punto de vista formativo, poco hay que a√Īadir. No me malentiendas, esto no significa que lo sabes todo y que no necesitas estudiar m√°s. Eso no tiene sentido. Adem√°s, si pusiste en pr√°ctica tu programa de formaci√≥n de habilidades como describimos en entradas anteriores, lo m√°s probable es que contin√ļes con los h√°bitos de estudio que desarrollaste en los √ļltimos a√Īos. No obstante, hay otros modos de actuaci√≥n en los que no tienes el mismo nivel de experiencia y en los que trabajar√°s en lo adelante.

Me refiero, en espec√≠fico, a aptitudes personales que facilitar√°n tu desempe√Īo en la diplomacia social del medio universitario. Estos tejemanejes se conocen como soft skills. Mientras, por un lado, las hard skills corresponden al n√ļcleo duro que te hizo alcanzar el t√≠tulo de doctor -b√°sicamente el dominio de teor√≠as y metodolog√≠as de tu campo- y que, obviamente, a estas alturas ya adquiriste; las soft skills, por otro lado, te proporcionan un desenvolvimiento eficiente en tu entorno a partir de la interacci√≥n con subordinados, colegas y superiores. Es decir, no se trata de c√≥mo performas con respecto a tu objeto de trabajo, sino de c√≥mo te relacionas con el resto de tus compa√Īeros.

Te recomiendo atender tres de estas softskills: organizaci√≥n, comunicaci√≥n y liderazgo. La primera, tiene que ver con la facultad para establecer un orden efectivo de elementos y eventos; la segunda, es la propiedad de conectar con audiencias y trasmitir tus ideas; y la tercera, involucra la capacidad de establecer metas y guiar a otros hacia objetivos comunes. Como ves, son artilugios transferibles a todas las actividades de la vida diaria y, en efecto, hallar√°s numerosas ocasiones para ponerlas en pr√°ctica. Aseg√ļrate de hacerte bueno, muy bueno, en ellas.

Entre las actividades que tendrás que realizar dentro de los predios académicos como doctor se encuentran las siguientes:

  1. Actualizaci√≥n de tus cursos con √©nfasis en el posgrado. S√≠, ya s√© que has dado clases y que tu jefe de departamento tiene la docencia como prioridad. Pero tambi√©n s√© que estos √ļltimos a√Īos no estuviste frente a un aula durante mucho tiempo. Y si lo hiciste, impartir tus conferencias no estuvo entre tus tareas preponderantes, ya que la investigaci√≥n absorbi√≥ tus intereses y energ√≠as. Dar una buena clase no es como montar bicicleta, s√≠ se olvida; requiere un cuidado constante y alto nivel de preparaci√≥n. Adem√°s, es muy probable que te inviten a participar de claustros de programas de maestr√≠a, que exige la reconfiguraci√≥n de tus materias hacia objetivos y niveles donde no has trabajado antes. Posicionarte como un buen docente es garant√≠a de admiraci√≥n entre tus estudiantes.

Aseg√ļrate de incorporar a las clases tus temas de investigaci√≥n demostrando necesidad, importancia y actualidad. Este elemento calar√° en tu audiencia y, si lo manejas adecuadamente, ver√°s como pronto muchos de tus alumnos se acercan a ti en busca de gu√≠a para desarrollar sus propias investigaciones en los t√≥picos que propones. Esto es fant√°stico. Te permitir√° construir equipos y te posicionar√° como l√≠der en tu √°mbito.

Dos consejos al respecto: Uno, disfruta el proceso. Si te dedicas a esto es porque instruir a otros y asistirlos a alcanzar el √©xito te resulta placentero. La supervisi√≥n implica poner tu tiempo y esfuerzo en funci√≥n de otra persona. Como doctor, tienes la obligaci√≥n √©tica de formar a otros. Pero ello no tiene por qu√© estar divorciado de tus propios planes y, por eso, he aqu√≠ mi segundo consejo: articula tus tutor√≠as en estrategias de socializaci√≥n de resultados a largo plazo. Por ejemplo: proponte organizar un libro a partir de 3 o 4 tesis que supervises. Considera que tus alumnos de hoy son los colegas de ma√Īana y planificar un resultado may√ļsculo como la publicaci√≥n de un libro en junto a ellos los posiciona de manera excepcional en el terreno profesional. Todos ganan.

  1. Publicaciones y redes profesionales. El periodo siguiente a la discusi√≥n es el momento ideal para sacarle partido a los cientos de p√°ginas que has escrito y a los muchos datos que compilaste. Como sabr√°s, el rendimiento de un investigador se mide por la cantidad de publicaciones en revistas acad√©micas y las citaciones que √©stas reciben. Considera que el proceso que va desde el borrador hasta su salida final en el journal toma meses y, las m√°s de las veces, a√Īos -en dependencia de tu campo-, por lo que debes empezar a preparar tus manuscritos cuanto antes.

El poder de los art√≠culos es tal que, en algunos pa√≠ses europeos, para poder aplicar a un puesto de profesor debes contar con al menos cinco textos publicados en revistas indexadas en la Web de la Ciencia (WoS) o en Scopus como primer autor. Y eso solo es el requisito m√≠nimo para poder optar. Raz√≥n por la cual es preciso que aproveches el momentum de entusiasmo luego de tu incorporaci√≥n y realizar esta tarea de inmediato. De no hacerlo, te arriesgas a perder la motivaci√≥n, a que tus disminuyan actualidad y relevancia o, peor, que alguien se te adelante y presente resultados similares antes que t√ļ.

Igualmente, distingue las asociaciones que re√ļnen los profesionales de tu sector y cerci√≥rate de incorporarte a ellas. All√≠ podr√°s realizar networking y de seguro surgir√°n nuevas posibilidades para ti.

  1. Posdoctorales. Podr√≠a decirse que este el paso natural para un graduado. Es un puesto de investigador generalmente asociado a alg√ļn proyecto de un profesor de experiencia. Seguramente, a lo largo de tu tesis reconociste muchos posibles temas que, aunque no pertenec√≠an al n√ļcleo de tu estudio, aun as√≠, los identificaste como relevantes. Exploraste un poco, reconociste un camino interesante a seguir, pero comprendiste que consum√≠an tiempo y te llevaban hacia otro rumbo, por eso los marcaste para despu√©s, para ‚Äúalg√ļn d√≠a‚ÄĚ. Bueno, esta es la oportunidad para desarrollar esos caminos.

Los posdoctorales pueden durar hasta tres a√Īos y en muchas partes del mundo, para alcanzar un puesto de profesor asistente es menester contar con uno o varios en tu curr√≠culo. Esta es una deuda del sistema acad√©mico en Cuba, que no otorga ning√ļn valor a estos programas. Eval√ļa las convocatorias internacionales y ten tu propuesta lista. Ojo, para aplicar es requisito demostrar competencias en lengua extranjera, valora entonces la posibilidad de tomar los ex√°menes IELTS o TOEFL.

  1. L√≠der de proyectos. He aqu√≠ las Grandes Ligas de la ciencia acad√©mica. Ninguna investigaci√≥n se hace sin dinero y los fondos se mueven a trav√©s de los proyectos. Lo sabes perfectamente porque tu propia tesis doctoral fue financiada por uno de estos. ¬ŅRecuerdas las soft skills que te mencion√© m√°s arriba? Pues, es este es el patio donde no se sobrevive sin esas cualidades.

Un proyecto involucra un conjunto de investigadores que trabajan juntos en una rama muy espec√≠fica y realizan aportes de diverso nivel en un marco estricto de tiempo (3-6 a√Īos). Ser l√≠der de proyecto es un puesto prestigioso por dos motivos fundamentales. En primer lugar, porque te coloca a la cabeza de un equipo de personal altamente calificado y ejercer el trabajo conlleva no solo los t√≠tulos y experiencia requeridos, sino, adem√°s, talentos en la planificaci√≥n y en la gesti√≥n de presupuestos y personal. En segundo lugar, porque los proyectos son una de las formas en que las universidades atraen capital, por lo que son muy valorados en el mundo acad√©mico. Ser una persona con experiencia trayendo dinero a la instituci√≥n es un punto que se ve muy‚Ķ pero muy‚Ķ bien en tu curr√≠culo.¬†¬†

  1. Pol√≠tica universitaria (Administraci√≥n). Lo dej√© para √ļltimo, pero no es menos importante. S√≠, ya me imagino lo que piensas, que no quieres tener nada que ver con bur√≥cratas y la retah√≠la de documentos y disposiciones legales interminables que preciso conocer para participar de la pol√≠tica universitaria; que no quieres salir de tu campo (donde te cost√≥ tanto hacerte un hueco) y lo tuyo es la ciencia y ya est√°. Lo s√© y tambi√©n pienso as√≠.

Pero inmediatamente a tu incorporación, notarás que ahora tienes más que decir, ya tienes cierta experiencia y, de seguro, provees ideas frescas acerca de cómo debería funcionar tu entorno. También, te sorprenderá que los decisores de tu institución te escuchan más que antes. Encima, es muy probable que tu departamento o facultad ya previó que podrías ser una opción para dirigir alguna instancia. Mi consejo: no te cierres.

La dirección te permite conocer a profundidad la organización en la que operas y eso es una gran ventaja para maximizar tu presencia e impacto. Se aprende mucho desde dentro y, si te encuentras la silla apropiada, puedes lograr una verdadera transformación en tu colectividad. Planifica esta etapa como formativa y temporal. Al igual que la dirección de proyectos, la experiencia administrativa es un activo valioso en el campo laboral académico.

…

Una vez le√≠, en una entrevista realizada por Studs Terkel a un corredor de bolsa en los a√Īos ochenta, c√≥mo este planteaba que en la sociedad contempor√°nea hab√≠a una nueva clase de pobreza, la de tiempo. La expresi√≥n caus√≥ un profundo impacto en m√≠ y me ha hecho extremadamente sensible respecto a c√≥mo gestiono mi tiempo. La insoslayable realidad de su finitud es espeluznante. Por eso apareci√≥ esta serie, para ayudarte tomar consciencia de tus necesidades, desarrollo y medir tu progreso. ¬†

Estas fueron mis recomendaciones para tus primeros a√Īos luego de obtenci√≥n del t√≠tulo. Como joven investigador, son ideas con las que yo mismo lidio d√≠a a d√≠a. Espero que te sean provechosas y las puedas adaptar a tu espacio. Recuerda invertir siempre en ti mismo y visualizar las dificultades como oportunidades disfrazadas. Suerte.


Pensar la ciencia. Riesgos para un joven investigador y cómo manejarlos (8/10)

¬ŅC√≥mo lidiar con las (malas) revisiones?

El proceso de redacci√≥n es un asunto serio que exige un esfuerzo cicl√≥peo. A veces uno encuentra una inspiraci√≥n y las palabras caen solas como preseleccionadas por la providencia. En otras ocasiones ‚Äďla mayor√≠a‚Äď, las ideas no hallan su apropiada envoltura y el texto se convierte entonces en una jerigonza sin gracia que avanza a tropezones, como si de repente nos hubiesen cambiado de lugar los muebles de la casa justo a esa hora de la madrugada en que te levantas por un vaso de agua.

Al poner punto y final a tu primer borrador, y a veces hasta varios d√≠as despu√©s, seguimos encasillados en la realidad de tus propias palabras y las de otros que convocaste en tus referencias. Pero ya est√°. Despu√©s de muchas vueltas, te has decidido a compartir tu texto y exponer tus criterios al mundo. Ah√≠ mismo te asalta la duda, ¬Ņmi art√≠culo tiene suficiente teor√≠a o ejemplos? ¬Ņla metodolog√≠a es apropiada? ¬Ņqu√© pensar√°n mis compa√Īeros acerca de esto? Y caes en un bucle de inseguridades que te lleva a preguntarte hasta si es Times New Roman la fuente ideal para inscribir tu trabajo.

Precisamente porque hacer el informe conlleva tanto tiempoy energ√≠a, es que otorgamos un valor tan alto a las evaluaciones que otros hacen del mismo. Esperamos que nuestro sudor sea visible en cada letra. Pero, lamentablemente, no es as√≠. El tes√≥n no se lee ypor eso nos duele tanto cuando los criterios que recibimos no son satisfactorios. Es en ese momento cuando cada se√Īalamiento parece una daga hundida en carne propia. ¬ŅC√≥mo reaccionar entonces? ¬ŅQu√© hacer?

No importa si es un art√≠culo, un cap√≠tulo o tu tesis entera,es inevitable atravesar el calvario de la evaluaci√≥n. Pero tambi√©n te adelanto que s√≠ es posible gestionarlo, de modo que puedas convertir cada revisi√≥n en una herramienta que act√ļe en tu beneficio. El objetivo de este post es compartir algunas ideas que te ayudar√°n a lidiar con las revisiones, especialmente las negativas.

Esta entrada quiz√°s resulte un poco m√°s larga de lo habitual. Es que, para ser verdaderamente √ļtil, el tema involucra irremediablemente el debate de los recursos t√©cnicos, as√≠ como de cuestiones emocionales. Discutir√© contigo las tres estrategias que, en mi opini√≥n, te ayudar√°n asacudirte deex√°menes innecesarios y convertir las cr√≠ticas en elementos positivos. De esa manera, podr√°s justipreciar las nociones que s√≠ valen la pena tomar en consideraci√≥n para luego proceder a la transformaci√≥n del texto.

Las estrategias son:

  1. Gestionar las expectativas.
  2. Escoger bien a tu revisor.
  3. Identificar la naturaleza del se√Īalamientoy asegurarse de ofrecer respuesta a todos.
  4.  

It’s all about the work: gestionatusexpectativas

Al recibir una revisión severa nos sentimos ofendidos, abandonados, e incluso, traicionados. La causa es simple: no queremos ser criticados. Sí queremos, en cambio, ser reconocidos. Tanto en la una como en la otra, colocamos en la otra persona la responsabilidad de nuestros sentimientos. Le atribuimos poder sobre nuestro mal/bienestar. Mala idea.

Una vez que el trabajo sale de tus manos y es puesto en funci√≥n de una audiencia debes marcar conscientemente una distancia, esto es, es reajustar tus expectativas. Ponte en los pies del revisor. Es el primer paso para reconocer que sus indicaciones no son sobre ti: son sobre el texto. En la capacidad para reconocer los puntos de vista de otros radica el principio capital para no tomar los asuntos como agresiones personales y te permitir√° preguntarte ¬Ņqu√© ha visto y por qu√©? Identifica sus intenciones y conf√≠a. Qui√©n sabe, quiz√°s tenga raz√≥n.

Desembar√°zate del lazo enfermizo que hace del trabajo hecho una extensi√≥n de tu anatom√≠a. No lo es. As√≠ podr√°s desarrollar pensamiento cr√≠tico y ser t√ļ mismo, el censor m√°s exigente, o mejor, m√°s justo. Te permitir√° aumentar el sentido de comunidad y construir empat√≠a con el evaluador. La autocr√≠tica es sin√≥nimo de madurez y seguridad.

La t√°ctica fundamental: escoge bien a tu revisor

Esta es la regla de oro.Por un lado, porque no todo el mundo es un buen evaluador de tu trabajo.Por otro, porque debes asumir de inmediato que el primer borrador que escribas no ser√° suficiente para completar la tarea y requerir√° muchas revisiones antes de que el texto sea evaluable ante un tribunal. Todos tenemos opiniones, por tanto, una vez que tu escrito salga de tus manos, estar√° sometido a los dict√°menes de otros. De eso no hay escape.

Elegir un mal lector puede desvirtuarte por completo de las metas que has trazado y generar un caos total en tus proyectos. Lo peor es que afecta tu autoestima e incide negativamente en tus análisis, por lo que no solo destroza el fruto de tusdesvelos, sino que cercena la capacidad para sobreponerte a las críticas.  

Pero no tiene por qué ser así. Si lo piensas bien, el revisor es una persona que dedica su tiempo en atenderte y corregirte. Es decir, es una oportunidad para que otros trabajen en favor de tu gracia. Además, en cierto sentido, cuando escribiste el texto ya estableciste tu recepción ideal y conun poco de cálculo, advertirás quiénes son los lectores correctos para ti.

Solo hay tres tipos de evaluadores verdaderamente √ļtiles para un investigador: el tutor, los colegas del mismo campo y los revisores de publicaciones.

No menciono aqu√≠ a los editores.No porque no sean valiosos, nada de eso;sino todo lo contrario, los se√Īalamientos de √©stos van encaminados en un 95 % a cuestiones formales de uso del lenguaje, por lo que con ellos no se discute, se les obedece y punto. Si un editor te dice que tu oraci√≥n es oscura y que empleaste incorrectamente un tiempo verbal, no hay nada que hacer: se transforma.

Ahora bien, en primer lugar,tu tutor es el evaluador m√°s importante tu trabajo. Esto es claro. √Čl es la persona devota a tu formaci√≥n y el especialista fundamental con quien tu tema se relaciona. Adem√°s, se trata de un v√≠nculo que se construye durante a√Īos, por lo que eval√ļa adem√°s tu progreso. Ten en cuenta que, la mayor√≠a de las veces, tu trabajo con √©l se hace de formapresencial, o sea, que recibir√°s feedback y podr√°s t√ļ mismo valorar el nivel de satisfacci√≥n que profesa.

Una revisi√≥n totalmente positiva no es una buena se√Īal. Normalmente indica dos cosas: una, tu tutor no se lo ley√≥ y por tanto solo quiere que lo dejes en paz; dos, no tiene la menor idea de lo que est√°s hablando, lo cual significa que no comparten √°reas de experticia y, por tanto, no tiene la capacidad para ayudarte. Fatal.

Por otro lado, una revisi√≥n totalmente negativa tampoco es algo bueno. Quiere decir que tu tutor difiere de los axiomas que sostienen tu pensamiento, por lo que encuentra inapropiadas todas operaciones que de all√≠ se desprenden. Com√ļnmente, tal animadversi√≥n involucra discrepancias de corte pol√≠tico o √©tico. El problema aqu√≠ no tiene que ver, por tanto, con la valoraci√≥n per se, sino con la relaci√≥n entre ustedes. Es resultado de una mala elecci√≥n de tu director de tesis, y eso ya lo hablamos en trabajos anteriores.Frente a esta situaci√≥n, aunque ser√° un paso bien complicado, mi recomendaci√≥n es quecortes por lo sano y cambies de tutor o de programa. En ese contexto te ser√° muy arduo progresar.

¬ŅC√≥mo responder? Antela revisi√≥n de tu supervisor, lo m√°s importante es que sepas traducirlas a pr√°cticas cotidianas. Me refiero a que sus criterios no solo est√°n orientados hacia el resultado que reci√©n analizan, sino a tu programa de desarrollo en sentido general. Consecuentemente, la soluci√≥n a los apuntes recibidos toma tiempo y debe tener expresi√≥n en tu plan de habilidades. Por ejemplo, si una de las acotaciones indica un error en la metodolog√≠a, no saltes de inmediato a reescribir la falta. En cambio, primeramente, haz algunas lecturas sobre el tema, luego discute con √©l interrogantes y dudas, a continuaci√≥n, haz ciertas pr√°cticas donde las apliques, y solo entonces, vuelve con el manuscrito corregido. Ver√°s que encontrar√°s una respuesta diferente.

Segundo, las revisiones de colegas del mismo campo te aportan otros elementos. Date cuenta que un colega de un doctorando significaexclusivamente otro doctorando.Aquí no hay una relación de jerarquía, sino de camaradería. No hay superiores ni subordinados y, por eso, las más de las veces, estas valoraciones se hacen con mucho respeto y tienen un carácter positivo. Se cuida más la cordialidad de la relación, que juzgar con objetividad el trabajo. Encima, al compartir logros y penas similares hay un aura de empatía que siempre incide sobre el juicio.  

¬ŅPara sirve entonces? El principal beneficio de la revisi√≥n de un colega es la identificaci√≥n de nuevas fuentes de conocimiento de las que no est√°s al tanto o que no has explorado a√ļn. O sea, referencias actualizadas que ignoras, facetas de tu objeto que no tomaste en cuenta, autores interesantes que omitiste, espacios de socializaci√≥n donde presentar tus resultados como eventos y simposios que no sab√≠as que exist√≠an o, incluso, publicaciones novedosas. La clave es aprovechar las experiencias de otra persona que realiza una exploraci√≥n similar a la tuya. No se trata tanto de corregir como de expandir los horizontes de tu texto.

Tercero, la revisi√≥n m√°s desafiante: las revistas acad√©micas. Aqu√≠ ya est√°s en la √ļltima vuelta de tuerca, volcado por completo en la fase de publicaci√≥n de tus hallazgos. Los textos enviados son revisados inicialmente por el editor, quien garantiza que la propuesta se ajusta al perfil de la revista. De ah√≠ pasan a manos de los revisores, quienes son (doctores) especialistas del tema suscritos a la misma revista. Como todo este proceso se realiza de manera an√≥nima, lleva el nombre de blind peer review. Hay mucho debate hoy sobre los mecanismos de las publicaciones y su naturaleza √©tica, debes ser consciente de ellos (ver, por ejemplo, Alex√°nder S√°nchez. 2011. Manual de redacci√≥n acad√©mica e investigativa: c√≥mo escribir, evaluar y publicar art√≠culos, Medell√≠n, Fundaci√≥n Universitaria Cat√≥lica del Norte, p. 118).

Los evaluadores tienen tres dict√°menes para un texto: publicable sin modificaciones, publicable con modificaciones y no publicable. De ellos, el primero es pr√°cticamente inexistente. Al menos, no he conocido a nadie al que le hayan publicado algo en un journal serio sin haberle hecho varias trasformaciones previas.

Una vez devuelto el manuscrito con las acotaciones, debes dar respuesta a todos los comentarios.Eso no entra√Īa que debes acceder a todos los criterios de los evaluadores. Si un se√Īalamiento supone un cambio radical en tu perspectiva o su soluci√≥n conlleva m√°s tiempo de los plazos con que cuentas, no discutas, no repliques, este no es un espacio para ello. Si no est√°s dispuesto a reconstruir el trabajo, te recomiendo es que cambies de inmediato de revista y vuelvas a comenzar el proceso.No obstante, en mi experiencia, una vez resueltas las anotaciones, el escrito crece mucho y se muestra much√≠simo m√°s acabado.

¬ŅQu√© hago con mi manuscrito destrozado? Identifica la naturaleza del se√Īalamiento y aseg√ļrate de ofrecer respuesta a todos

Ahora bien, el día que recibes la revisión, ya sea el encuentro con tu tutor o colegas o el correo electrónico con la respuesta de la revista, no esperes felicitaciones o palmaditas en la espalda. El tutor te devuelve tu manuscrito lleno de marcas rojas y dos millones de comentarios a pie de página. Eso te hará sentir mal, así que prepárate. Estarás rabioso porque crees que nadie te comprende; despotricarás contra el mundo preguntándote cómo pueden ser tan ciegos y maldecirás tu suerte de encontrarte en un terreno yermo para la frescura de tu imaginación. Esto es normal. 

Mi recomendaci√≥n primera es la siguiente:recoge los restos de tu confianza destrozada y t√≥mate un d√≠a sab√°tico. Bajo ning√ļn concepto te enfrentes col√©rico a la realizar las correcciones. Cambia de actividad, haz algo f√≠sico, en exteriores y, preferentemente, de tipo social. No hagas nada de corte acad√©mico y al√©jate de tu trabajo habitual. Haz algo que te guste mucho: cocina, baila, haz yoga. Te servir√° para calmar las emociones y no darle demasiadas vueltas. Como reza el dicho, la noche da consejo.

Al d√≠a siguiente, retoma el trabajo. Lo primero que debes hacer al volver sobre tu manuscrito es colocar, en un documento diferente, todos los se√Īalamientos recibidos. Intenta recordar si son nuevos o si ya los has escuchado antes. Si este es el caso, recuerda la respuesta que les diste. ¬ŅLos ignoraste o ya los hab√≠as cambiado y la respuesta no fue satisfactoria? Haz memoria.

Lo segundo es aprender a reconocer la naturaleza de las indicaciones. ¬ŅSon cuestiones de ret√≥rica? Es decir, ¬Ņno es un problema del argumento que defiendes, sino que la forma en que lo expresaste fue incapaz de convencer a tu lector? ¬ŅSon asuntos de redacci√≥n, de estilo o de vocabulario? O, en otro sentido, ¬Ņson cr√≠ticas a tus m√©todos? ¬ŅSe cuestiona tu proceder en la obtenci√≥n de datos? O, en otra ruta, ¬Ņes el an√°lisis de la evidencia la que es puesta en duda? ¬ŅPor qu√©?

Normalmente, una revisión vendrá con todos estos aspectos mezclados y es imperativo para ti aprender de inmediato a discriminar su causa.

Tercero, te recomiendo comenzar por todos aquellos que corresponden a ortograf√≠a, omisiones y formato. Eso te ayudar√° en varios sentidos. Por un lado, ver√°s que el texto mejora inmediatamente, adquirir√° una mayor calidad y dejar√° de parecer un borrador. Por otro lado, m√°s importante a√ļn, solventar estos asuntos que toman, cuando m√°s, solo un d√≠a o dos de trabajo, te dar√° el primer soplo de autoestima que se necesita luego del mazazo de la cr√≠tica.

Y cuarto, s√© realista. Si ya tienes claro las dificultades, ahora traza un plan para enfrentarte a ellas. Desint√©gralo en acciones peque√Īas y ponle fechas que puedas verdaderamente cumplir. Quiz√°s debes incrementar las fuentes revisadas, quiz√°s necesites m√°s experimentos o conducir otras entrevistas. No te apures. Aspira hacia lo verdaderamente necesario para superar el reproche recibido. Ver√°s cu√°n superior estar√° tu texto luego de este repaso.

…

En conclusión, aprovecha las revisiones al máximo. Ponte en el lugar de los evaluadores y sé crítico con respecto a tu propio escrito. Aplicando una estrategia apropiada de selección de revisores y asumiendo una correcta actitud ante las mismas podrás convertir lo que es un miedo natural (a nadie le gusta sentirse inspeccionado) en una herramienta poderosa de perfeccionamiento.

Espero que estas estrategias te funcionen,no sólo para traducirlas en razones operativas a aplicar en el trabajo específico, sino también como coraza emocional que te proteja de heridas innecesarias y te permitan avanzar. Úsalas como mecanismos de motivación. No te dejes marcar por la viruela del resentimiento, no se cura con facilidad.


Pensar la ciencia. Riesgos para un joven investigador y cómo manejarlos (6/10)

Habilidades a desarrollar durante una investigación científica (II)

En este post continuamos explorando el rango de competencias que debes adquirir durante tu proceso de obtención de un título académico. La primera parte estuvo dedicada al (1) Conocimiento y habilidades intelectuales y a la (2) Eficacia personal; en esta ocasión, nos adentramos en la (3) Organización de la investigación y en las (4) Relaciones, impacto e influencia.

Recuerda que cada una de estas esferas se descompone en un sinf√≠n de habilidades y modos de comportamiento. Su dominio te ayudar√° a desempe√Īarte con suficiencia y confianza en los espacios universitarios y cient√≠ficos, adem√°s de facilitarte la realizaci√≥n del acto mismo de la investigaci√≥n. El refinamiento de tales ma√Īas toma a√Īos de entrenamiento y algunas te ser√°n m√°s sencillas de adquirir que otras en dependencia de tus experiencias, circunstancias y car√°cter. Pero no debes descuidar ninguna de estas √°reas, pues conforman los pilares de la actuaci√≥n profesional en el mundo acad√©mico de hoy.

Gráfico propio creado a partir de la ilustración de Pablo Stanley (www.blush.design.com)

El objetivo de este texto es ayudarte a descomponer cada esfera en procedimientos m√≠nimos a incorporar a tu rutina. Adem√°s, espero se√Īalarte las amenazas fundamentales que hallar√°s en el camino, as√≠ podr√°s evitarlas o salir victorioso en su enfrentamiento. La mayor√≠a de los eventos descritos corresponden a situaciones con las que yo mismo lidi√© y frente a las que estuve, en m√°s de una ocasi√≥n, a punto de ‚Äúarrancarme los pelos‚ÄĚ. Aunque nada podr√° prevenir el sinf√≠n de atolladeros que supone hacer una tesis, quiz√°s estos escritos te ayuden a desbrozar un poco tu sendero. Espero que as√≠ sea.

Obtener un título no tiene por qué ser un drama sórdido. Ya sabemos que es difícil, lento, y que puede tornarse un alud de inseguridades e insatisfacciones. Pero también sabemos que es gratificante, prestigioso y divertido. Debemos aprender a convertir ese periodo en una fase de crecimiento personal continuo, instruirnos en nuevos sets de artilugios y encontrar en los escollos los desafíos en los que ponemos a prueba nuestros instrumentos.     

Organización de la investigación

Ser capaz de organizar tu investigaci√≥n es un requerimiento para orientarla hacia el √©xito. Implica su disecci√≥n en objetivos, de los que se desprenden las tareas y su adecuada disposici√≥n en el tiempo. La identificaci√≥n de metas y la administraci√≥n de tus esfuerzos para alcanzarlas es el primer eslab√≥n de una conducta profesional armoniosa. Es arduo de lograr porque conlleva un alto grado de concentraci√≥n de energ√≠as en un peque√Īo n√ļmero de actividades. Generalmente, los j√≥venes que comienzan sus investigaciones cient√≠ficas tienen ambiciones diversas y un alto nivel de creatividad, lo cual se traduce, en ocasiones, en dispersi√≥n, agotamiento y dificultades para sostener el inter√©s en tiempo. Llevar a cabo un estudio entra√Īa performar con consistencia ante un elevado n√ļmero de tareas que mantienen un √ļnico objetivo. Los estudiantes tienden a enfocarse en muchas cosas al mismo tiempo, a aburrirse y cambiar de inter√©s constantemente. Eso es contraproducente con el nivel de enfoque requerido para completar una tesis. No es una tarea para finalistas y la procrastinaci√≥n es tu principal enemigo.

Una de las claves para alcanzar la estabilidad en tu quehacer a mediano y largo plazos es el desarrollo de h√°bitos productivos. Es lo m√°s engorroso de adquirir y no todos los investigadores lo logran. Para hacer un doctorado no es necesario madrugar, ni quedarse despierto durante noches enteras. Esas son cosas comunes durante la etapa de estudiante porque las metas son inmediatas (un examen, una presentaci√≥n, etc.), pero son imposibles de sostener durante a√Īos. Te matan la motivaci√≥n, la capacidad de concentraci√≥n y, eventualmente, tu rendimiento baja.

He aquí, quizás, uno de los aspectos de mayor diferencia entre un nivel académico y otro. Hacer un doctorado es radicalmente distinto a otras tesis que has realizado porque, entre otras cosas, involucra la voluntad de cambiar tu forma de vida. Es imperioso desarrollar un sistema de trabajo que sea beneficioso y saludable.

La gesti√≥n de la investigaci√≥n significa que, una vez que reconociste tus tareas, debes segmentarlas hasta acciones m√≠nimas que has de desempe√Īar en tu d√≠a a d√≠a. Esto te permitir√° no solo ejecutar los trajines con mayor celeridad, sino medir su alcance y observar, tangiblemente, tu progreso.

Organiza tu jornada, tu semana, tu mes; distingue qu√© acci√≥n sirve para qu√©; dise√Īa tu propio sistema y pract√≠calo con disciplina. En Internet podr√°s encontrar muchos modelos de organizaci√≥n de tu tiempo. Van a menudo acompa√Īados de t√≠tulos pomposos como ‚ÄúLa rutina productiva de Elon Musk‚ÄĚ, o cosas as√≠. En general, son una tonter√≠a, pero uno siempre encuentra elementos peque√Īos aplicables a nuestro contexto. Aprov√©chalos. Obl√≠gate a ti mismo a cumplirlos y, no lo dudes, ver√°s los resultados.

Cualquiera que sea tu esquema de quehaceres no olvides dos cosas: una, tu ajetreo debe estar orientado por objetivos (espec√≠ficos, medibles, alcanzables) y aseg√ļrate de dedicar algunas horas a la semana para las siguientes tareas:

  1. 1- Revisar bibliograf√≠a de tu campo. Estar actualizado de lo que sucede en tu esfera es m√°s que importante, por lo que te recomiendo dedicar la primera hora de tu ma√Īana a revisar un art√≠culo o cap√≠tulo de libro relacionado con tu investigaci√≥n. Te ayudar√° a comenzar en el tono com√ļn empleado en tu ciencia.

  2. 2- Leer ficción.Ya sé lo que piensas. ¡Hay tantos textos científicos que revisar que no tienes tiempo para dedicarlo a la lectura recreativa! Conozco muchos colegas que tienen este criterio. Lamentablemente, está bastante expandido en el mundo científico. No es casualidad que esos mismos colegas son de los que peor escriben y de los que más sufren con las revisiones de sus propios artículos cuando los presentan a publicaciones, a pesar de estar bien preparados y tener resultados que exponer.

¡Atención a una trampa en la que no debes caer! Incorporar a tu rutina textos de ficción te ayuda increíblemente a mejorar tu redacción porque facilita el desarrollo de herramientas retóricas, amplía considerablemente tu vocabulario y dominio de metáforas, y porque te demuestra que la buena escritura (no importa el tema) no tiene por qué ser aburrida. Además, unas pocas páginas en tus horarios libres ayudan a distender el cansancio del día y potencian tu imaginación.

  1. 3- Escribir… algo. Puede ser que aun no tengas resultados concretos que llevar al papel. No importa. El trance de tener una idea en tu cabeza y articularla de manera convincente para tener un efecto persuasivo en otros no puede tomarse como una banalidad. De hecho, todos sabemos que es bieeeeen difícil y enfrentarse a la página en blanco puede ser una verdadera tortura.

La redacci√≥n productiva es una habilidad, no un talento gen√©tico, por lo que se puede aprender y entrenar. No esperes obtener todos los datos para comenzar a escribir a tu tesis. Hay muchos otros ejercicios que puedes aplicar: escribe rese√Īas de los libros m√°s recientes que se publiquen en tu ciencia (as√≠, adem√°s de ejercitarte, incorporas publicaciones necesarias en tu curr√≠culo y ya vas construyendo el estado del arte de tu propio informe); escribe cr√≠ticas a procesos culturales de tu entorno (una exposici√≥n, una pel√≠cula, una obra de teatro).Y m√°s, mucho m√°s. Un libro muy √ļtil para trazar estrategias de escritura es How to Write a Lot. A Practical Guide to Productive Academic Writing, de Paul J. Silvia (desc√°rgalo aqu√≠ https://b-ok.lat/bokk/932163/d4d179). A m√≠ me sirvi√≥ de mucho.

A√Īadir estas tareas a tus costumbres te har√°n mucho m√°s eficiente a la hora de acometer los ejercicios investigativos (el n√ļcleo duro de tu tesis). Es preciso que no las veas como una estructura r√≠gida, sino que moldees tus din√°micas de acuerdo con el momento en que te encuentras en tu estudio.

Relaciones, influencia e impacto

Tu influencia en el terreno científico se mide a partir de tu incidencia en el trabajo de otros. Para ello, no es suficiente que el resultado de tu ejercicio investigativo tenga la calidad necesaria para ser aceptado en la comunidad académica. Esto es solo un principio sine qua non. Además, es imprescindible trabajar en tus habilidades comunicativas, ya sea en su modo escrito u oral. La imagen del científico en su laboratorio que no habla con nadie ni se relaciona con nadie es una ficción cinematográfica.

En tu carrera, encontrarás disímiles ocasiones donde tu capacidad de expresar ideas con claridad, precisión y elocuencia será puesta a prueba. Hay muchos ejemplos: en la redacción de tus artículos científicos o en publicaciones de divulgación (como este post que lees ahora mismo); en las clases que impartes, conferencias que asistes o posters que presentas; puede ser incluso en tus conversaciones informales y entrevistas con expertos de tu campo, editores o informantes clave de tu investigación.

Trabaja en tus habilidades retóricas: se consciente de estrategias de persuasión (cómo involucrar a tu receptor, ya sea lector o audiencia), organización de ideas y argumentos de manera coherente, así como de un apropiado balance entre el lenguaje técnico, coloquial y metafórico.

Además, debes sumar que la pandemia nos ha puesto ante la realidad indiscutible de que tales habilidades han de ser adaptadas también a su ejecución en entornos virtuales. Debemos reconocer cuanto antes que gran parte de la comunicación presente y futura ha de estar mediada por una pantalla. Cuanto antes lo asumamos, más posibilidades tendremos para prepararnos. Nunca es suficiente el tiempo que emplees en esto.

El √ļltimo elemento que debes considerar como un pertrecho a incorporar a tu arsenal de joven investigador es el impacto. Es el √ļltimo porque est√° relacionado con la recepci√≥n de tu actividad acad√©mica, es resultado de todos los anteriores y su logro total no est√° en tus manos. Esto no quiere decir que sea arbitrario. Por el contrario, encarna un mayor nivel de gesti√≥n, conlleva una administraci√≥n integral de todo tu empe√Īo a largo plazo.

El impacto es el indicador de la influencia y esta se logra tomando en cuenta una conveniente diseminaci√≥n de tus trabajos. De nada sirve alcanzar un resultado cient√≠fico relevante y saber presentarlo a otros, si la audiencia hacia quien lo orientas es incapaz de hacer un buen uso del mismo. El cient√≠fico de hoy no puede, bajo ning√ļn concepto, ser un anacoreta.

En un ambiente apropiado, un buen art√≠culo puede lograr una amplia circulaci√≥n, lo cual se traduce en reconocimiento y mejores oportunidades profesionales. ¬ŅC√≥mo identifico mi audiencia ideal? Pues debes tener en cuenta que la ciencia es un gremio y, como tal, tiene sus espacios exclusivos de comuni√≥n. Las tres plazas fundamentales de intercambio de ideas corresponden a las publicaciones acad√©micas (journals), congresos y sociedades profesionales. Tus pares, los especialistas como t√ļ, se agrupan alrededor de estos espacios y hacia all√≠ debes posicionar tus resultados.

…

El universo de competencias descrito te ayudará a formarte con solidez. Cerciórate de que tus acciones contribuyan a fortalecer tus aptitudes y sé reflexivo con respecto a tu propio apertrecho de habilidades y deficiencias. Ten paciencia y asegura mantenerte motivado. Pronto verás el crecimiento y, créeme, no pasarás desapercibido entre tus tutores y colegas.


Pensar la ciencia: Riesgos para un joven investigador y cómo manejarlos (IV)

Los estilos de tutor√≠as: microgesti√≥n vs autogesti√≥n. ¬ŅCu√°l me conviene?

¬ŅCu√°ntas veces no has escuchado, al hablar con otros j√≥venes investigadores, an√©cdotas incre√≠bles de las relaciones con sus tutores? En la gran mayor√≠a de los casos, hay un balance positivo. Es decir, la interacci√≥n instructiva con un mentor provey√≥ aportes significativos para el disc√≠pulo. Pero a veces, en estas historias los tutores pueden ser representados como tiranos egoc√©ntricos que cortan la imaginaci√≥n con su hostigamiento evaluador o, por el contrario, como una especie de anacoreta indiferente que va a su bola y que no les prest√≥ ninguna atenci√≥n. Estos polos no expresan (generalmente) una sucesi√≥n de hechos concretos, sino el sentir individual del joven que cuenta su vivencia. No habla tanto del tutor, sino de la experiencia concreta construida en el proceso de realizaci√≥n de la investigaci√≥n.

En un trabajo anterior, mencionábamos que la independencia, o sea, la capacidad para reconocer problemáticas, hallar soluciones y acometerlas solo, es un requisito para la obtención de un título académico. Por supuesto que esto depende del nivel en el que te encuentras (licenciatura, maestría o doctorado). Mientras más alto sea tu nivel, más independencia se espera de ti. Pero también obedece al estilo de coaching que emplee tu tutor. Es decir, algunos supervisores gustan de la microgestión (orientación y control de todos los pasos que das en la investigación), mientras que otros dejan mayor espacio a la autogestión del investigador. En este artículo, te comento acerca de estas dos formas de tutoría y te exhorto a identificar cuál de ellas se relaciona con tu entorno específico.

Imag√≠nalo de la siguiente forma: entre el t√≠tulo acad√©mico y t√ļ se extiende un tupido bosque lleno de peligros. En la medida que avanzas en la investigaci√≥n, te adentras en √©l. Con la microgesti√≥n, tu tutor marcha junto a ti, te indica y te empuja hacia adelante, te se√Īala los peligros y te reprende cuando tropiezas. Es casi seguro que llegar√°s al otro lado, pero lo m√°s probable es que no ganes la capacidad de avizorar los peligros, no tendr√°s perspectiva del universo que acabas de franquear y no tendr√°s la confianza necesaria para indicar a otros c√≥mo superar el bosque.

Con la autogestión, el tutor se coloca del otro lado del bosque, junto al título que ansías y, desde allí, te da las instrucciones mínimas para que avances. Caminas solo. Tropezarás mil veces, te sentirás perdido y ansioso. Si no eres capaz de leer las orientaciones con claridad puede tomarte demasiado tiempo vencer los desafíos de la ruta, puedes extraviarte y perder la motivación, o lo peor, no salir nunca del bosque. Sin embargo, cuando llegues al otro lado, habrás atesorado un arsenal extraordinario de recursos y estarás increíblemente capacitado para superar lo que sea que te venga delante. La confianza y orgullo conseguido te permitirá guiar a futuros investigadores con la certeza de aquel que venció el bosque.

Las dos t√©cnicas tienen pros y contras. Por un lado, con la microgesti√≥n tu tutor construir√° junto contigo las actividades diarias que debes realizar y ser√° muy espec√≠fico con respecto a los resultados a alcanzar. Es un sistema que potencia el adiestramiento en cuestiones t√©cnicas, en el c√≥mo hacer. Con √©l, es casi seguro que adquieras un cuerpo de habilidades de manera r√°pida, estar√°s cerca de investigadores con m√°s experiencia que t√ļ y evitar√°s las incertidumbres de moverte en √°mbitos epist√©micos desconocidos. Si eres astuto y buen observador, cultivar√°s infinidad de aptitudes que de otro modo podr√≠a tomarte a√Īos dominar.

El sacrificio que trae consigo la microgestión radica en que tendrás al tutor respirándote en el cuello todo el tiempo y eso es una presión con la que tendrás que lidiar. Asimismo, esta técnica de supervisión sucede mayormente cuando el tutor tiene un interés marcado en los resultados que obtendrás, por tanto, se espera un crédito compartido.

Por otro lado, en la autogesti√≥n posees m√°s libertad para explorar los posibles cauces de tu estudio. Tienes mayor espacio para las peque√Īas equivocaciones. Adem√°s, disfrutar√°s much√≠simo de tus logros, ya que ser√°n fruto de tu autonom√≠a, crecimiento y maduraci√≥n. Tu tutor no te molestar√° con frecuencia y es com√ļn que funcione solo como un revisor atento de tu informe de tesis. Suena bien, ¬Ņverdad?

El peligro está en que no tienes toda tu vida para completar la investigación. Tienes un tiempo limitado, por lo que el desarrollo de capacidades tiene que ser acelerado. Es muy difícil lograrlo en solitario, mantener la motivación y la disciplina de trabajo. Debes sumar que hay muchos procesos en los que la representación de un investigador de peso es muy valiosa. Por ejemplo, en los trámites burocráticos a menudo se requieren firmas y cabildeos en los que la ayuda de tu tutor es invaluable. Te ahorra tiempo y energías, te permite mantenerte enfocado. Igualmente, la participación en eventos, el encuentro con personalidades de tu ámbito y el proceso mismo de publicación de resultados, es un paisaje más llano y amigable cuando junto a tu nombre marcha un peso pesado con título de doctor.

…

Evidentemente, un apropiado balance entre un modo y otro es la situación ideal. Los tutores siempre, siempre, siempre, desean el buen resultado de sus discípulos. No solo porque, para el momento de la defensa ya habrá empleado mucho tiempo en ti, sino también porque en ello va involucrado también su propio prestigio.

Como ves, no hay una √ļnica forma de cruzar el bosque. Cada quien tiene su historia. Mi consejo es que, antes de elegir a tu tutor, inf√≥rmate con otros investigadores j√≥venes acerca de cu√°les son los estilos de cada qui√©n. Elige de acuerdo con tus intereses. Y si no puedes hacerlo, si ya te ves embarcado en alguna de estas naves, aprovecha los beneficios que trae cada sistema. Maxim√≠zalos y suple t√ļ mismo las carencias innatas de cada uno. No olvides que cuanto m√°s profunda sea tu inmersi√≥n en la formaci√≥n de habilidades, m√°s f√°cil ser√° para ti construir experticia, crecer√° tu confianza y, como resultado, aumentar√° tu independencia. Entonces, ya no necesitar√°s que alguien te diga qu√© hacer.


Dark: todos frente a un espejo determinista

Agujeros de gusano, el eterno retorno, el mito de Ariadna, error en la matriz, universos paralelos o el Gato de Schr√∂dinger. Si no sabes de qu√© trata esta ca√≥tica enumeraci√≥n pues aux√≠liate r√°pidamente de alguna fuente de consulta, de otro modo no podr√≠as ver Dark, la serie web alemana que ha devenido fen√≥meno cultural en los √ļltimos a√Īos.¬†

Ciencia ficción, misterio y drama se entremezclan en las tres temporadas de la ficción de Netflix, creada en 2017 por el matrimonio de Baran bo Odar y Jantje Friese, y que ha logrado seducir a miles de fanáticos en todo el orbe.

Jonas y Martha protagonizan un conflicto infinito conducido con viajes en el tiempo.

Una tr√≠ada de fat√≠dicos acontecimientos perturban la tranquilidad de Winden, un pueblo ficticio al norte de Alemania que vive y trabaja en torno a una a√Īeja planta nuclear. La desaparici√≥n del ni√Īo Mikkel Nielsen; el suicidio del padre de Jonas, uno de los protagonistas, y la aparici√≥n del cad√°ver de otro chico en el bosque, desencadenan varias l√≠neas argumentales para adentrarnos en una trama tan compleja como desafiante para el espectador.

Los límites de la determinación humana también son explorados en esta serie.

Poco a poco se va desentra√Īando una sombr√≠a conspiraci√≥n de viajes en el tiempo que abarca tres generaciones, mientras salen a la luz los secretos y las conexiones ocultas entre cuatro familias del lugar. Esta indagaci√≥n sobre el tiempo y sus implicaciones en la naturaleza humana se presenta como una batalla entre el libre albedr√≠o y el determinismo donde los personajes transitan constantemente en un bucle temporal cerrado de 33 a√Īos que los lleva a distintas √©pocas en el desarrollo de Winden.¬†

Un argumento que no es nuevo, ‚ÄĒlos viajes en el tiempo‚ÄĒ, capitaliza en una ficci√≥n totalizadora y compleja que entrelaza algo m√°s que conflictos hogare√Īos o pueblerinos con un t√ļnel que permite moverse entre diferentes √©pocas o mundos. Se abandona aqu√≠ la linealidad cl√°sica del relato para sumirse en una historia circular, sin embargo, los temas abiertos se van cerrando con soluciones cre√≠bles a pesar de lo ins√≥lito de la tesis.

Una sombría conspiración de viajes en el tiempo que abarca tres generaciones de cuatro familias de Winden.

A medida que avanzan los 26 cap√≠tulos aumenta el peso de la ciencia ficci√≥n para introducir o resolver conflictos, sin dejar de lado los conceptos cient√≠ficos y teor√≠as que son parte de su discurso. Un punto a favor de los creadores es la habilidad para que en el tr√°nsito entre cada temporada, ‚ÄĒaun entregando un n√ļmero importante de respuestas a las interrogantes abiertas‚ÄĒ, asomen arm√≥nicamente nuevos misterios a resolver.

Una sombría conspiración de viajes en el tiempo que abarca tres generaciones de cuatro familias de Winden.

En ese sentido, pareciera que en su √ļltima temporada Dark se avoca al caos, algo que no ha pasado desapercibido para algunos espectadores y cr√≠ticos. Y es que se van descartando los l√≠mites temporales tan definitorios en las primeras entregas para adentrarse en el tema de las dimensiones paralelas, el destino, la muerte y el arrepentimiento. No obstante, muchos coinciden en que el cierre de la serie, al apostar por una soluci√≥n dram√°tica sencilla, se ajusta a la filosof√≠a de la trama y se aleja de los finales contraproducentes o cuestionables de otras producciones similares.¬†

Jonas y Martha protagonizan un conflicto infinito conducido con viajes en el tiempo.

Difícil resultaba sostener un puzzle conformado por una amplia cofradía de personajes, lo que nos obliga a apelar a árboles genealógicos o guías. Tan embarazoso es seguir los pasos este itinerario que Netflix creó una página específica para acceder a los nombres de cada personaje, su función, sus vínculos familiares y los cambios que van sufriendo en las diversas travesías.

Ambiente de Winden y su planta nuclear.

La producción fue capaz de crear una ambientación opresiva (por momentos me recordó la sensación que sentí al leer el clásico orwelliano 1984) que acrecienta la intensidad de un relato pausado e inquietante, certeza incontestable cada vez que vemos la entrada de la cueva donde todo tiene inicio y fin.  

En ello resalta la fotograf√≠a que refuerza la tensi√≥n dram√°tica mediante encuadres precisos, en locaciones sumamente evocadoras con el uso de una paleta de colores m√°s que funcional. Mientras la iluminaci√≥n se vuelve protag√≥nica en la recreaci√≥n del ambiente, la belleza formal de los planos y el montaje acompa√Īan la evoluci√≥n de unos personajes atormentados por los constantes puntos de giro que introducen los creadores. A esa atm√≥sfera subyugante contribuye igualmente una banda sonora acoplada al texto f√≠lmico con una precisi√≥n escalofriante.

Ambiente de Winden y su planta nuclear.

La labor del reparto resulta id√≥nea y compacta ante el reto de interpretar diferentes versiones del mismo personaje en distintas l√≠neas temporales y espaciales. Los guionistas parecen decirnos que en esta historia no hay ni bueno ni malos, y en eso el casting no defraud√≥. Aqu√≠ la empat√≠a con los personajes no se establece desde las f√≥rmulas manidas de las series estadounidenses o latinoamericanas, sino desde un dise√Īo que recaba de los protag√≥nicos y secundarios el sometimiento constante a situaciones l√≠mites, muchas veces frente a las mismas disquisiciones que agobian a la sociedad contempor√°nea. ¬†¬†

Hay buen hacer detr√°s de Dark y eso se agradece en un contexto donde prima la simplificaci√≥n argumental y formal de los audiovisuales, casi siempre pensados para un supuesto p√ļblico generalista y subestimado. Por eso es de destacar que el empaque de este serial nos introduce en una experiencia sensorial apremiante y provocadora. Mantenerse frente a la pantalla es la opci√≥n de cada cual.

A medida que avanza la trama se mezclan ciencia, filosofía y ciencia ficción.

Se reafirma entonces que dentro de la variopinta oferta de las multinacionales del entretenimiento descuellan producciones de probada calidad. Dark catapulta al universo audiovisual teutón, casi siempre visto como magro, gris o encartonado. Puede que ese halo impasible y enrevesado de las relaciones humanas, el acercamiento al pensamiento filosófico germano (Nietzsche, Einstein, Schopenhauer) y los detalles característicos de su cultura conformen parte del éxito de la serie, al ubicarnos en ambiente sociológico no habitual en las producciones anglosajonas.

Todav√≠a sorprende a muchos que la primera serie original de Netflix producida y hablada en alem√°n, que se acerca a la f√≠sica cu√°ntica, los viajes en el tiempo y las paradojas, haya tenido tanto √©xito. El sitio m√°s influyente de cr√≠tica de series y pel√≠culas, Rotten Tomatoes, luego de una encuesta realizada a 2,5 millones de usuarios, determin√≥ que esta ficci√≥n era ‚Äúla mejor serie original de Netflix‚ÄĚ. No es poca cosa si tenemos en cuenta que atr√°s quedaron ic√≥nicos t√≠tulos como The Crown, Peaky Blinders, la endiosada Stranger Things o Black Mirror.

No les diré que la aclamación ha sido universal, hay quien la acusa de ser demasiado aleccionadora, de la escasez del componente humorístico, de tener un enfoque demasiado severo, de incorporar subtramas innecesarias, de presentar un libreto ampuloso o de regodearse en imágenes bellamente filmadas pero anodinas.  

A medida que avanza la trama se mezclan ciencia, filosofía y ciencia ficción.

Ciencia, filosofía, mitología y parte de la cultura pop sustentan las ambiciones narrativas de Baran bo Odar y Jantje Friese, que hasta el desenlace de la serie indagan sobre la posibilidad o no de transformar nuestro futuro. Adelanto que la impronta determinista de esos minutos finales no deja espacio a dudas sobre la postura de ambos al respecto.      

Dark es un reto, uno muy exigente, por lo tanto no se acerque a ella desde la anhelo maratónico de ver una serie light de fin de semana. Esto es algo más. Es una serie para rumiar, pensar, revisitar.

Ficha:

Género: Ciencia ficción y Suspenso

Creado por: Baran bo Odar y Jantje Friese

Guion: Jantje Friese, Baran bo Odar, Martin Behnke, Ronny Schalk, Marc O. Seng

Reparto: Louis Hofmann, Anna K√∂nig, Roland Wolf, Oliver Masucci, J√∂rdis Triebel, Sebastian Rudolph, Mark Waschke, Karoline Eichhorn, Stephan Kampwirth, Anne Ratte-Polle, Helena Abay, Harald Effenberg, Sebastian H√ľlk, Deborah Kaufmann, Ella Lee, Andreas Pietschmann, Walter Kreye, Peter Benedict, Christian Steyer, Leopold Hornung, Tatja Seibt, Lisa Vicari, Hermann Beyer, Angela Winkler, Peter Schneider, Stephanie Amarell, Carlotta von Falkenhayn, Arnd Klawitter, Anatole Taubman, Luise Heyer, Lena D√∂rrie, Julika Jenkins, Michael Mendl, Gwendolyn G√∂bel, Lisa Kreuzer, Hannes Wegener

Productora: Wiedemann & Berg Television. Distribuida por Netflix

M√ļsica: Ben Frost

Fotografía: Nikolaus Summerer

País: Alemania

Idioma: Alem√°n

Temporadas: 3

N.¬ļ de episodios: 26

Primera emisión:     1 de diciembre de 2017

Última emisión:        27 de junio de 2020