Inicio »

Glosas al ideario de Martí en tiempos de crisis

A mi hijo Abraham Fonseca García,

con el amor de un ferviente martiano.

 

Hablar y escribir de José Martí en tiempos tan convulsos como los que vive la humanidad es evocarle a la madre tierra que lo abraza en Dos Ríos su ideario de libertador patriótico, anticolonialista e intelectual, para que ilumine nuestra concepción  revolucionaria.

La concepción de la nación cubana se basa en la utilidad de la virtud. La virtud de multiplicar los panes y los peces enseñando a un pueblo a labrar la tierra con el sudor de su frente, con el yugo de sus manos, en un archipiélago que no cuenta con grandes extensiones de tierra y sufriendo un bloqueo genocida impuesto por el “gigante de las siete leguas”, que lucha por exterminarnos por hambre y desabastecimiento de productos esenciales para el crecimiento de un país.

Foto Tomada: Portal José Martí (www.josemarti.cu)

Pero este gigante olvida que nuestro Apóstol nos legó la onda de David, su palabra viva, sus actos consecuentes con su pensamiento, que nos ilustró que contra el imperialismo norteamericano debemos de andar de cuadro apretado “como la plata en las raíces de los Andes”, permitiendo desdibujar la desunión que se desarrolla como flores de lúgubre en tiempo de crisis, de deshumanización, de valores como la honradez, la honestidad y solidaridad, que hacen imperar el egoísmo, la vanidad y el robo como miserias mezquinas de los timoratos, acomodaticios, vendepatrias y coleccionistas de estrellas que olvidan que “el verdadero hombre no mira de qué lado se vive mejor, sino de qué lado está el deber.”

“Cree el aldeano vanidoso que el mundo entero es su aldea, y con tal que él quede de alcalde, o le mortifique al rival que le quitó la novia, o le crezcan en la alcancía los ahorros, ya da por bueno el orden universal, sin saber de los gigantes que llevan siete leguas en las botas y le pueden poner la bota encima, ni de la pelea de los cometas en el cielo, que van por el aire dormido engullendo mundo”.

Pero nuestro Héroe Nacional nos vislumbró el futuro, nos iluminó el porvenir cuando nos expresara: “América ha de despertar. Estos tiempos no son para acostarse con el pañuelo a la cabeza, sino con las armas de almohada, como los varones de Juan de Castellanos: las armas del juicio, que vencen a las otras. Trincheras de ideas valen más que trincheras de piedra.”

Trincheras de ideas que deben florecer, desarrollarse, fecundarse con el accionar de cada cubano y cubana de bien, reafirmando el pensamiento colosal de pensar como país, no como eslogan publicitario de masas, sino con la certeza que “la mejor manera de decir es hacer”.

Martí definió de forma magistral su manera de pensar como país, cuando enunciara: «La patria no vale por sí misma: vale en la medida que sea justa. No es triunfo, sino agonía y deber. Nunca está hecha. Hay que hacerla y rehacerla cada día. Si crear suele ser oficio de poetas, llevar a la vida lo creado, es oficio de hombres«.

La patria vale por el valor justicia de nuestro pueblo para crear “con todos y para todos”, con sus manos laboriosas que deben definir todas las aspiraciones precisadas y legítimas del pueblo. Solo el pueblo puede llegar a transformar y enaltecer más el país que soñamos, no utópicamente, sino como agonía y deber. Agonía, porque como escribiera el Apóstol:

“Es probable que ningún cubano que tenga en algo su decoro desee ver a su país unido otro donde los que guían la opinión comparten respecto a él las preocupaciones sólo excusables a la política fanfarrona o a la desordenada ignorancia. Ningún cubano honrado se humillará hasta verse recibido como un apestado moral, por el mero valor de su tierra, en un pueblo que niega su capacidad, insulta su virtud y desprecia su carácter.”

Deber, para que germine con fortaleza la patria próspera que meditamos, rehaciendo cada día lo creado con nuestros propios esfuerzos, construyendo el patriotismo más bello. Compromiso con los pobres de la tierra, ahí radica nuestra suerte, y un ejemplo de ello son nuestros médicos cubanos que traspasan fronteras y van a brindar su capacidad de amar para fecundar la maravilla de la dignidad del hombre, salvando las vidas de los desposeídos de la tierra. 

El humanismo de nuestros médicos cubanos es heredero de las enseñanzas de nuestro Apóstol, las cuales estuvieron definidas en base al amor; un arma insustituible para unir a los pueblos con lazos de fraternidad; una verdad que hace levantar a los caídos, despertar el socorro mutuo y abrir el corazón en gestos sinceros de solidaridad con los pobres y más necesitados; la única ley que le otorga al hombre autoridad y hace renacer la esperanza; la esencia de la obra política que convierte a esta en indeclinable deber y en respeto pleno a la dignidad del hombre.

Foto Tomada: Portal José Martí (www.josemarti.cu)

La muerte de José Martí, el 19 de mayo de 1895, vino hacer un duro golpe para las tropas libertadoras que perdían la figura central de la guerra necesaria, quien permitió unificar pensamiento, criterios, entre las máximas figuras históricas de la guerra mambisa. Diseñó el camino sólido para la guerra de independencia en el Manifiesto de Montecristi, un documento que constituye una fehaciente muestra de la unidad y solidez de la Patria.

Al mismo tiempo, expone la comunidad de criterios y los estrechos lazos de las dos generaciones participantes en la guerra del 95.Tras su fallecimiento, transcurrieron 64 años para que un puñado de jóvenes barbudos lo exaltara como autor intelectual, espiritual y material de la Revolución floreciente, no como una frase para la historia, sino definiendo una personalidad y caracterizándola.

Una única Revolución eternamente martiana pensada como emblema, bastión y bandera. Edificada sobre la base que “todo hombre verdadero debe sentir en la mejilla el golpe dado a cualquier mejilla de hombre”.

Al cumplirse 125 años de su muerte este año 2020, celebremos su vida, porque como expresara Carlos Rafael Rodríguez en su ensayo José Martí, contemporáneo  y compañero: “No es bueno ser profeta de las lamentaciones, sino que hace falta ser profeta de la movilización. Arte gemebundo, no. Arte doliente no. Arte para la creación. Arte para la movilización.”      

La movilización de los hechos, de las acciones que edifiquen  para la eternidad la sentencia: “En la cruz murió el hombre un día; pero se ha de aprender a morir en la cruz todos los días”.

Seamos los nazarenos de las ideas de nuestro Apóstol nacional José Julián Martí Pérez y recordemos que escribir o hablar de tan significativa figura histórica puede cualquiera, lo que cualquiera no puede es vivir la vida de sacrificio, abnegación, dedicación y coraje que vivió.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más Leído

Lo lamentamos. No hay nada que mostrar aún.

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico