Cuando las palabras cantan

Lluvia de rocío se antojan las canciones. Golpean mi rostro con su ternura. El tiempo se derrama amanecer. Marzo las trajo.  Misa del espíritu, sus voces y guitarra me devolvieron los amores de Manuel Corona y otros troveros de mis andanzas. Espacios perpetuos del alma, llévenme consigo.

Las primeras sílabas fueron pronunciadas un noviembre de 1999 a la guía del músico e instructor Jesús Bello. En sus inicios este proyecto era conocido como “Vania y Liane”, dúo de voces con acompañamiento de guitarra. El trabajo con una selección de la canción cubana y latinoamericana les mereció la pronta integración como proyecto de la Asociación Hermanos Saíz. Trovas mediante en octubre de 2006 se despojan para la canción de sus nombres propios y se asumen como Trío Palabras. Dos años después ingresan al catálogo del Centro Provincial de la Música “Rafael Prats” de Villa Clara. Desde el 2016 integran la membrecía de la Unión de Artistas y Escritores de Cuba.

En su catálogo cohabitan canciones, boleros, guarachas, guajiras y sones. Con el disco De Corona a la Trovuntivitis obtienen la nominación  en la categoría de Trova Tradicional en la Feria CUBADISCO 2015. El pasado año Palabras celebró dos décadas de trabajo justo cuando recibe el Premio Cubadisco con Lo que dice mi cantar.

Palabras define sus esencias musicales por el trabajo vocal a dúo con acompañamiento de guitarra. En la actualidad Rachid López imprime su sello a la interpretación del instrumento. Liado a la historia del trío aparece otro importante instrumentista hoy en Cuba, Maikel Elizarde, quien le aporta su singular interpretación tresera al formato del que es un colaborador permanente. Maikel reconoce en el trabajo que realizara el dúo Evocación, un referente para el surgimiento de posteriores formaciones femeninas en Santa Clara.

Rachid y Maikel provienen del Trío Trovarroco.  Este formato sorprendió el panorama musical cubano en décadas recientes con temas clásicos del Barroco y del Renacimiento, a la par del trabajo con obras del repertorio latinoamericano y tradicional cubano, así como piezas de la trovadoresca cubana en diferentes etapas.  

Palabras define sus esencias a partir de personalísimas  interpretaciones de diversos géneros y estilos de la cancionística principalmente insular, y paralelos aconteceres asidos en lo guarasonero cubano y en la tímbrica guajira del centro de la Isla. La selección de su repertorio salvaguarda y actualiza una canción  de trovadoresca raigal.

Trío palabras: Vania Martínez (voz prima y directora), Liane Pérez (voz segunda) y Nubia González (guitarra clásica). (Foto: Tomada del sitio de la disquera Muxia Music)

El nombre del musicógrafo y promotor de la trova cubana Lino Betancourt guarda nexos con la carrera del Trío. A partir del 2009 la participación de Palabras se instituyó en las celebraciones del Festival de la Trova Pepe Sánchez. Además de las presentaciones en los escenarios del evento, incluyó la ilustración musical a las conferencias del conferencista.

Durante la edición correspondiente al 2019 en una de las secciones del evento teórico, Vania Martínez rememoró el nacimiento de esos afectos:

tomada de vanguardia

«A Lino lo conocimos en el 2009 cuando vinimos por primera vez. Entonces era la emoción. Yo sabía de su obra investigativa por mi hermana, que era la cantante prima del dúo Evocación. Coincidimos pero él no podía dar fe de nuestro trabajo porque nunca nos había escuchado.

Luego nos reencontramos en un evento de dúos y tríos integrados solo por mujeres, y nosotras interpretamos Longina. Cuando yo lo miro, lloraba con tal sentimiento que nos emocionamos mucho. Que nuestra Longina conmoviera a Lino nos dio la confirmación del camino a seguir.  A partir de ese momento nos bautizó como “sus niñas” y donde quiera que estuviera uno andaba el otro.»  

Disco Lo que dice mi cantar, del trío Plabras, ganador de la categoría de Cancionística en el Premio Cubadisco 2019. (Foto: Tomada de Vanguardia)

En tiempos recientes muchos fuimos sorprendidos con La palabra enamorada, única letra para canción trovadoresca que hasta el momento se conozca haya escrito Lino, y que obsequió a Palabras. En realidad la escribió para que se escuchara en sus voces. Maikel Elizarde, a solicitud de Lino, tuvo la encomienda de la musicalización.

Para su interpretación en jornadas de marzo Vania acotó:

«Lino nos regaló al Trío Palabras este tema cuando estábamos en la presentación del disco “Serenata con nombres de mujer”. Llegó a nosotras y lo puso en nuestras manos. Ya había definido el lugar de cada voz en la estructura literaria del tema. Admiraba especialmente a Liane en el trabajo de la voz segunda.»

Trovador de la palabra llega el autor en este tema, cual síntesis de las canciones que amó:

Cuando escucho tu palabra enamorada

que echa miel en mi alma enternecida

siento al conjuro de tu voz

cómo tus frases me hacen padecer.

Al contemplarte y no poder sentir

en tus labios la dulzura de mi amor

al conjuro de mi voz apasionada

tú sientes la palabra edulcorada

pero piensa que en la vida enamorada

se interpone la barrera de otro amor

(Puente instrumental de guitarra y tres: el tres remeda una cita melódica del tema “Mujer Perjura” de Miguel Companioni.  En este caso la melodía se corresponde con la estructura literario-musical de la primera estrofa: “Si quieres conocer mujer perjura/ los tormentos que tu infamia me causó /Eleva el pensamiento a las alturas y allá en el cielo pregúntaselo a Dios,/ pregúntaselo a Dios”)

Comprendo en mi pesar que tu palabra enamorada

nunca llegará a mi vida

con la ternura que ayer yo sentí

como siento que me dices en tu canto

la palabra enamorada

enamorada.

Aunque la cita musicalmente evocada, en el aspecto literario no resulta coincidente con el lirismo de la canción concebida por Lino, Mujer Perjura fue tema preferido por este amante de la trova.

Estas dos décadas de trabajo hallan espejo en la discografía del trío. Dos producciones realizadas en Santa Clara registran la participación de Palabras en el Proyecto Mariposas y Madre del Peregrino. No conozco ninguno de los materiales por lo que solo puedo limitarme a la epidérmica mención.

tomada de vanguardia

En lo que respecta a la discografía impresa por  estas voces confieso que en De Corona a la Trovuntivitis, su primer fonograma, una producción de Colibrí 2015,  hallo particular deleite. Hay en éste una continuidad entre algunas piezas  clásicas de Manuel Corona y otros  temas de su autoría  casi desconocidos que tienden puentes a varias de las hermosas canciones de la generación de trovadores santaclareños de El Mejunje. Entre ambas secciones puede disfrutarse de la canción, el bolero, aires de son, guaracha, sucu sucu y nana.  En el decir de Palabras, los de la Trovuntivitis proponen una cancionística que renueva los códigos literario-sonoros del bolero, que los acercan al oyente de hoy y que en definitiva hace del género  un hecho musical actual.

Lino Betancourt y Tony Pineli tuvieron a su encomienda las notas del disco. Maikel Elizarde, Nubia González y Lázaro  Rivero, fueron los arreglistas de los temas.

Las Flores del edén, acoge una sonoridad trovasonera, que recuerdan la tipología de los sones de las primeras décadas del pasado siglo. Llega la recreación más sonera  en la segunda parte del tema con la alternancia de improvisaciones guías y el estribillo, con la mesura vocal-instrumental propio de la lírica del tema original.

Gusto del modo en que Palabras esculpe a Longina y la Santa Cecilia. Distingue en la primera el preciosista trabajo entre la voz prima y segunda en diálogo con el acompañamiento de la guitarra. Es hermoso el acople entre ambas voces y a la par la independencia que alcanzan. El resultado es el acierto en la representación que el discurso texto-musical de la pieza clama del hecho interpretativo. No hay alardes vocales.  La segunda pieza viene de una interpretación a capela de las que paralizan el universo.

Aurora, muchacha postmoderna, se hace al canto desde una reapropiación que apela a los códigos de origen y la alternancia desde bases soneras en diálogo con códigos jazzistas. El protagonismo melódico corre a cargo de una flauta que junto a las bases rítmicas hacen de esta una reinterpretación divertida, desde una visión contemporánea.

Fue Manuel Corona un autor a quien obsesionó la realización de piezas en serie, o sea, contestaciones a otros autores e incluso autocontestaciones. La selección de Palabras bien ilustra en síntesis estos procesos de su creación.  Así lo confirma esta Aurora cual aurora que cantan los poetas en un sueño de amor (Aurora 2), y La rosa negra, título que da continuación a Longina.

tomada del perfil de facebook del trío palabras

El arreglo recurre al empleo de formato de cuerdas, con momentos determinados de base danzonera.

En el aspecto literario esta segunda Aurora se contrapone a la que mayormente conocemos. Es ella

“…Todo lo bello que dio naturaleza/ tomado está el modelo de tu divino ser/ todos los astros que brillan en el cielo/ se eclipsan cuando lanzan tus ojos su fulgor/ y por eso hasta Dios rinde homenaje/ postrado ante tus plantas de imperiosa mujer/ porque eres Aurora cual aurora que cantan los poetas en un sueño de amor”.

En síntesis, ambas Auroras son representaciones contrapuestas en la lírica de Corona.

Otro de los títulos arrebatados al olvido es la Adriana del trovador de Caibarién, a cuyo aire angustioso se contrapone la nana de título homónimo correspondiente a  la sección de la Trovuntivitis.  Mi primer bolero,  Déjame ser, Afuera, Debo dejar, son las canciones y boleros que desde la actualidad llegan a  hibridarse con tonadas campesinas de la zona central, cuyas líricas se emparentan con sus antecesoras.  El son de Eliodoro y El jugo é Lulo, entre el susu sucu el primero, y el son para el segundo  insertan aires guarachosos al fonograma, cualidad instaurada desde los primeros trovasoneros cubanos en sus interpretaciones. La picaresca, el delicado humor aparecen con guiños a los sones matamorinos, compayseros y otros creadores ancestrales de lo popular. Lo mejor del caso son las amplias posibilidades interpretativas del Trío Palabras para la recreación de ambas variantes texto-musicales.

Serenata con nombres de Mujer, EGREM 2016, es la siguiente entrega discográfica del trío santaclareño. La selección, con la producción de Rafael Guedes,  rinde tributo a esa tradición que sentaron algunos trovadores de venerar a la mujer desde los propios títulos de sus canciones. Contempla además  la virtud de descubrirle al oyente piezas casi desconocidas del patrimonio trovadoresco.

Al respecto escribió Lino Betancourt en las notas discográficas:

«…Estamos ante las canciones del trío Palabras, tres lindas joyas de la trova cubana que junto al trío  A su tiempo se unieron en este disco Serenata con nombres de mujer. ¿Habrá regalo mejor para los soñadores siempre con tener junto al corazón un ser amado? Las canciones se desangran, esas criaturas angelicales nos llenan de infinito placer, el más puro sentimiento invade nuestras almas cuando las escuchamos y pensamos entonces como Sindo y Yenys Laura: “Retorna trova mía que te espero con irresistible sed de amar. Y entonces aparecieron ellas, vamos a escucharlas soñando y amando. Gracias dulces ninfas del cariño.»

Las protagonistas de estas historias se nombran Conchita, Herminia, Eloa, Esther, Alelí, Elvira, Serafina, Blanca, Rosalba, Clara, Laura, Consuelo y Cachita.  Casi todas llegaron a canción a la pluma de Miguel Companioni , otras, a la de Rafael Gómez, Teofilito.  

Según nos compartió Vania en la oportunidad antes referida:

«Este disco surge porque en el XVI aniversario del Trío Palabras invitamos al trío de espirituanas A su tiempo. Hicimos un concierto en nuestra peña en Santa Clara, a partir del cual nace la idea de hacer un proyecto dedicado a las olvidadas serenatas espirituanas con nombres de mujer. Lino nos remitió con Lalito, a su juicio el mayor conocedor de la trova espirituana. También Deysi, viuda de |Companioni hijo nos contó muchas de las historias asociadas a los temas.

Momento de la premiación del trío Palabras en Cubadisco 2019. (Foto: Tomada de la página de Facebook del Instituto Cubano de la Música)

«Ambos tríos realizamos la selección, con los arreglos de Maikel Elizarde. Es una compilación muy breve porque la trova espirituana, sobre toda la obra de Miguel Companioni, tiene muchas piezas con nombres de mujer. El autor que más escribió a la mujer con sus nombres propios fue Companioni, y es el de mayor presencia en el fonograma. Aquí están las historias de esas mujeres porque ellas existieron. Todas fueron espirituanas a las cuales se les dedicaron estas serenatas.

«Serafina es una de las canciones, afirmaba Companioni hijo, de mayor dificultad a la hora de ejecutar porque hace un trabajo de extensión vocal muy grande y  era muy raro escucharlo armonizado. Pero era uno de los temas que más le gustaba cantar a Miguel Companioni. Deysi nos hizo llegar la partitura original del tema y fue un hermoso regalo para Palabras: “Prácticamente esta canción la van a hacer inédita porque la cantaron solamente Companioni padre e hijo y ahora ustedes”. Nosotras con atrevimiento hicimos una versión con acompañamiento de tres.»

Justo cuando la formación musical celebraba dos décadas de creación, Lo que dice mi cantar les merece Premio Cubadisco 2019. Esta obra discográfica apuesta por el trabajo con trovadas y sones del patrimonio sonoro insular, desde la usanza propia de Palabras.

El vendedor de agua y Ay Simón devienen  piezas magistrales de las proyecciones vocales e instrumentales en los pregones y sones y el modo en que pueden actualizarse. Tristeza, Yo quisiera, Doble inconsciencia, La ausencia, Pensamiento, Mujer Perjura, El soldado, son otras de las piezas en las que se revelan los cantares de las trovas primigenias. Cuando escucho este disco experimento predilección por el arreglo del bambuco Esta vez tocó perder, una personalísima interpretación  de un tema clásico en el repertorio de María Teresa  Vera. Con un Tentempié que a cualquiera resucita concluye el fonograma entre los aires del joropo, el son a lo Palabras y el sello de garantía con el tres de Maikel, en cruce con aires guajiros. 

Mucha buena música tiene Palabras por decir. Mientras llegan me abrazo a estas, las traigo conmigo, las engullo cuando el gorrión me atrapa; las bailo y donde nadie me escucha, las desafino. Hay canciones con las que no me protejo, son trascendentales.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico