música alternativa


TóPop: «Siempre seremos AHS»

El grupo TóPop se ha dado a conocer desde la provincia de Holguín. Pareciera difícil hacerlo en un país tan musical y, para colmo, distante de la capital. Pero “creo que todo el que se trace un buen plan y crea en su camino puede llegar a donde se lo proponga”, confirma el director de la banda Adrián García.

TóPop no es un grupo que se dedica a la música pop, aunque su nombre tienda a confundirnos. Trabaja el concepto indie, un estilo musical que combinan con ritmos cubanos y usualmente trabajan la música alternativa, lo que les ha permitido ganar varias veces Premios Cuerda Viva y Pistacubana.

En el año 2019 TóPop conoció por las redes sociales digitales sobre la convocatoria al evento Havana World Music.

“Rápidamente empezamos a enviar material. Lo enviamos por correo, por el número de WhatsApp y de manera presencial en la AHS nacional. De ahí estuvimos clasificados al Concurso Primera Base de 2020. Quedamos entre los finalistas, pero no como ganadores.

“Cuando anunciaron el concurso, este 2021, decidimos presentar el nuevo trabajo que habíamos hecho”.

Entonces TóPop fue elegido por el jurado en la categoría de juveniles del Concurso Primera Base, “algo de mucha alegría para la banda”.

“El material que enviamos para la presentación fue de nuestro recién concierto realizado en el teatro Eddy Suñol de Holguín. De esa manera el jurado podía ver a TóPop completamente en directo”.

Los integrantes de TóPop son: Adrián García, en la guitarra y el bajo; Jonathan Aaron lleva la voz, el piano y los teclados; Natalia Katherine está en las voces y percusión menor; y David Nieve en el drums.

 

Adrián confiesa que la calidad de las obras presentadas este año por las bandas “fue bastante elevada, quizá con más tendencia al mundo actual donde las máquinas y sonidos digitales ya se hacen ver, pero la calidad musical siempre estuvo. Además, se montó bastante parejo el set para todos los concursantes y eso trajo igualdad.

“Un concurso donde se te permita acceder a la Fábrica de Arte y al Havana World Music por sí solo es sublime”, acota muy agradecido Adrián García. “Luego está la promoción, grabación, las fotos, llamadas y el valor de tu arte. Ganar un Primera Base es una ventaja, sin dejar de mencionar que ayuda a visibilizar el camino del artista en talleres que se imparten dentro del concurso”.

Pero luego del concurso, de los premios, las celebraciones, TóPop vuelve a su provincia de origen, Holguín, donde la AHS provincial se esmera en crear espacios para la música y los músicos alternativos.

“En nuestra provincia no contamos con lugares específicos para la música alternativa donde ese público pueda ser habitual. Es necesaria una sede acorde con ese arte. Eso puede que no nos aleje de Holguín en un futuro ni de la inspiración que nos provocan sus playas”.

La AHS de Holguín ha apoyado y seguido el trabajo que realiza la banda TóPop. “Han ido de la mano de nosotros, la directiva siempre nos apoya y ofrece mucha confianza. Nosotros también damos nuestro siete mil por ciento. Para ser honestos: sin la AHS la banda no hubiera sido tan respetada dentro de la provincia. Por eso siempre seremos AHS”.

TóPop ha empezado a aligerar las nuevas producciones para acercarlas más al disfrute del público, “pero nos es imposible mantenernos haciendo un arte sencillo en directo, porque nos aburrimos un poco”.

Sobre la posibilidad de ser popular haciendo música alternativa, el líder de TóPop confirma que pudieran trabajar en ese sentido, “pero siendo sinceros: no podemos cambi


«Solo temo a desafinar o quedarme sin voz delante de mi público»

Cada vez que había galas o cualquier otra celebración en la Universidad de Oriente, Ronaldo Rodríguez Hernández tenía que cantar. De solo notificar su presencia no quedaba espacio vacío. En aquel tiempo pocos gozaban de la popularidad del entonces aspirante a Ingeniero Industrial. Ni el reggaetón más conspicuo convocaba mejor audiencia que aquel guantanamero de canciones pegadizas. A gritos, la multitud le pedía bis pero, al cambiar su carrera por la música, aquel público quedó huérfano de sus coplas y muy pocos supieron a dónde había ido el bardo de apariencia rasta.

No fue hasta la gala de premiaciones del Festival Cuerda Viva 2019 cuando volvimos a verlo, ya en la televisión nacional: Ronaldo Rodríguez ganaba el máximo galardón en la categoría de música alternativa. El tema “Deséame lo mejor”, perteneciente a su primer fonograma “Raros Pasos”, volvió a colocarse ante su público.

Al graduarme de periodismo contacté otra vez con él por las redes sociales y vía WhatsApp me contó parte de su historia.

fotos cortesía del entrevistado.

 “En la Universidad me gradué de cantautor y no de ingeniero industrial que fue a lo que fui allí” –me dijo, y luego contó que esa ni siquiera era la carrera por la que optó al culminar el preuniversitario–. En duodécimo grado obtuvo la carrera de Derecho y cuando terminó el servicio militar, por negligencia de alguien su boleta había desaparecido, no tenía carrera; sin embargo, en esa época había aprovechado tanto el tiempo que hasta ganó el Gran Premio del Festival de artistas aficionados de las FAR .

Tras reclamos de su familia, le ofrecieron una serie de carreras y cuenta, que ninguna pertenecía al perfil de su preferencia. Para él, la más decente era Ingeniería Industrial y con ella se quedó.

Ahí estuve tirando pa’ lante, de Mundial en Mundial, me costaba muchísimo trabajo vencer asignaturas como Cálculo 1, 2, 3. Aún así llegué hasta el cuarto año. Y si le sumo a esto que todo lo que aprendí del universo musical que descubrí en Santiago de Cuba, me interesaba muchísimo más que mi carrera, no fue muy productivo mi paso por las aulas de la Universidad de Oriente. Sin embargo, creo que le agradezco muchísimo a esa institución y lo mejor que me pasó en ella fue la posibilidad de ser mucho más culto.

fotos cortesía del entrevistado.

Las galas inter-facultades, los festivales de artistas aficionados de la FEU, los Festivales de la Trova Pepe Sánchez, los Festivales del Caribe y la tercera edición del Concurso de captación de talentos “Oye mi canto”, del que fue finalista, fueron una plataforma y una oportunidad para definir que cantar era lo que él quería hacer. Es precisamente ahí donde se dio cuenta del alcance que tenía la música que hacía. Los resultados en “Oye mi Canto” le abrieron las puertas a la membresía de la Asociación Hermanos Saíz.

Normalmente yo hacía mi música para mí, para mis amistades y para mi familia, pero cuando me paré en el teatro de la Universidad frente a mucha gente que me aplaudía con el corazón y me pedía otra canción, me di cuenta que ellos no podían estar equivocados y que definitivamente ese era mi camino.

La Universidad fue un período de 4 años, pero la música ha estado en mi vida desde que nací.  En el cuarto año decidí irme. Se lo comuniqué a mis padres y familia; y ellos estuvieron de acuerdo porque todas las cosas se estaban alineando para que mi futuro se encaminara por la música y no por la carrera que estaba estudiando y decidí que esa era mi felicidad, y era lo mejor que podía hacer.

fotos cortesía del entrevistado.

En 2017 se funda la banda RONKLUNGA. ¿Cómo surge el nombre de esta agrupación?

Ronaldo Rodríguez me parecía muy “cheo” para ponerle a una banda. Tampoco quería ponerle Ronaldo Rodríguez y su Banda o Ronaldo Rodríguez y su grupo, eso para mí estaba en candela. Y cuando grabamos el video clip de mi primer sencillo “Likidao” que lancé aquí en la capital, empezó el debate con los realizadores del video de que mi nombre no era comercial pa ponerle en los créditos.

Y junto con Mauricio Figueiral, que fue uno de los realizadores junto a Adrián Berazaín, surge este juego de palabras: El Ron, por mi nombre, y el Calunga, un apellido con mucho peso en mi familia paterna que vive en Santiago de Cuba. Llegamos a ese consenso, buscamos en Google RONKLUNGA y no aparecía ninguna coincidencia; y eso es súper importante. Cuando tienes un nombre original para que la gente te siga y te busque, hace que no se desvíen de su atención.

fotos cortesía del entrevistado.

¿Qué ha sido lo más grande que has logrado en tu corta carrera como músico?

Lo más importante es la aceptación del público. Yo nunca me he sentido fuera de lugar con mi música, y la gente siempre reacciona positivamente a mi voz, a mis canciones. He tenido que enfrentar muchísimos obstáculos en mi carrera, mis logros no son cuestión de buena suerte, son resultado de mi sacrificio y esfuerzo. Pero te puedo mencionar mis dos premios Cuerda Viva. En 2019 gané el galardón en la categoría de Música alternativa, y en 2020 en la categoría de Covers y versiones.

¿Qué significa haber compartido escenarios con Silvio Rodríguez?

Compartir escenarios con el maestro Silvio Rodríguez en sus giras por los barrios, algo que enaltece mi trabajo, me hace creer que lo estoy haciendo bien, y ese reconocimiento y esa presentación junto a él es de lo mejor que me ha pasado.

También estuviste en el festival intercultural de las naciones en Santander, España, una satisfactoria experiencia…

Sí, ofrecí algunas presentaciones en Bilbao y es súper lindo andar por las calles y ver los carteles con la promoción de tu concierto, ver tu foto y la gente señalando y haciéndose fotos conmigo. Una vez que llega el día del concierto y la gente reacciona súper bien a una música que no los identifica mucho realmente, con la que no tienen mucho que ver, ritmos que les son un poco indiferentes y aún así, ves que la energía es muy positiva, eso te da esa sensación de que tu música va más allá de tus fronteras y es universal.  

¿Por qué decidiste hacer música alternativa?

Creo que la música que hago es para todo tipo de receptor y, en efecto, no veo una diferencia significativa entre un público y otro. Hasta ahora, por suerte, mis canciones son aptas para todas las edades. Y realmente no me importa si alguien la llama música alternativa. Música es música y no le temo a esas etiquetas. A lo que sí le tengo miedo es a amanecer y no tener voz para cantarle a mi público, o no tener la musa pa’ poder hacer canciones o desafinar en vivo en un concierto.

Cuerda Viva, el primer paso a la televisión nacional…

Sí, Cuerda Viva fue el primer programa de la televisión nacional que me abrió sus puertas. Me mostró a un público inmenso que no conocía mi trabajo. Ese programa me dio esa oportunidad y siempre les voy estar agradecido, más por la oportunidad que por los dos premios. Es de las acotaciones fundamentales en la trayectoria de mi carrera. Eso quizás dio paso a que uno de mis temas se convirtiera en la música de presentación y cierre del programa de televisión “Súmate a mi show”, de la productora discográfica Bis Music, en conjunto con Artex.

En 2019 la agrupación de la que es líder se llevó el galardón en Música alternativa con la canción “Deséame lo mejor”, y en 2020 se alzaron en la categoría Covers y versiones gracias a una novedosa variante al clásico tema “Lágrimas Negras” de Miguel Matamoros.

fotos cortesía del entrevistado.

¿Por qué insistes en ese acento cubano en tu música?

Más que intencional, creo que es algo que llevo en la sangre. Y esto es paradójico porque desde pequeño la mayoría de la influencia que tuve era música internacional, cantaba canciones de artistas foráneos. Sin embargo, sin darme cuenta, cuando decidí hacer seria mi carrera, terminé volviendo a mis raíces, a lo cubano.

¿Por qué no haces música más comercial?

Te diré como dice Calle 13: Si yo quisiera vender algo, montaba una tienda, prefiero regalarte música aunque tú no la entiendas.

En tiempos de pandemia, este joven creador trabaja en la grabación del video clip de su tema “Refranero”, uno de los que dan vida a su disco “Raros pasos”, fonograma licenciado con la disquera Bis Music el pasado año. Se encuentra inmerso en la producción de su segundo CD.

Mientras, selecciona las canciones, realiza los arreglos y espera el regreso a la normalidad para empezar los conciertos y las presentaciones que le coordina la AHS en el Pabellón Cuba, se arma de mejores crónicas de la realidad de nuestro país con el afán de superar ese primer compendio musical con arraigo en lo tradicional y lleno de un sonido alternativo, donde confluyen el legado intelectual de la nueva trova con ritmos caribeños y tradicionales.


Somos: mujeres empoderadas del mundo de la música cubana

Me han estremecido

un montón de mujeres,

mujeres de fuego,

mujeres de nieve…

Y así, como dice nuestro querido Silvio Rodríguez en una de sus más emblemáticas canciones, son las mujeres que conforman el grupo Somos. Su nómina la conforman siete líderes en varios ámbitos del universo musical, que van desde empresarias o productoras hasta vocalistas, compositoras o directoras, todo un compendio de féminas empoderadas musicalmente.

logo del proyecto

Al frente se encuentra Suylén Milanés, una incansable y pródiga creadora. Con ella conversó el Portal del Arte Joven Cubano, para conocer sobre el propósito de las primeras presentaciones de Somos y por qué crear un grupo que incluya solo a mujeres de la música:

“Quise específicamente hacerlo con mujeres porque es importante potenciar el movimiento, del cual soy parte sé lo difícil que es promover, divulgar y potenciar esta música en Cuba y lograr un proyecto donde ellas lo representen y defiendan a través de presentaciones, clips, giras, etc. Es bueno rescatar sobre todo esa fuerza que tuvo la música alternativa de los años 90.”

Somos defiende la premisa de las mujeres empoderadas de la Industria Musical. En los escenarios son principalmente vocalistas, tal vez guitarristas y mayormente utilizan instrumentos de acompañamiento, pero sorprende aún ver a mujeres percusionistas, bateristas o detrás de un contrabajo. Y qué decir de las poquísimas sonidistas, luminotécnicas e incluso productoras o directoras de escena, entre otros tantos trabajos asignados tradicionalmente a los hombres.

Y aunque Cuba ha sido pionera en la defensa de los derechos de las mujeres en todos los ámbitos, no puede desconocerse que mucho camino queda por recorrer. Para agregar otro grano de arena que llene ese nicho, surge Somos, que busca visibilizar y valorar el papel de las mujeres en la música alternativa, pero no solo como vocalistas o músicas, sino como compositoras, empresarias, sonidistas, luminotécnicas, productoras y todas las que desarrollen profesiones en el mundo musical.

tomada del perfil de facebook de iris la doña

Suylén aclara que no es una nueva agrupación de mujeres, sino un proyecto por y para darle luz al papel de nosotras a través de la puesta en escena, la formación y la sensibilización a las más jóvenes, impulsándolas a que persigan sus sueños; creando un espacio donde mujeres y hombres puedan promover la música alternativa en igualdad de condiciones.

Somos está compuesto por cantantes que de alguna manera –casi todas– tienen una trayectoria musical, como Isis Flores, que tiene su propia banda, es cantante, compositora, bailarina y empresaria, y ha incursionado también en el mundo de la moda; Yanairis Fernández Delgado, directora de Bonus, agrupación de géneros como el rock, pop, funk, dance y ritmos latinos, y además cantante, compositora y bailarina; Diana Ruz Rosa, una versátil joven que es graduada de canto lírico y coral, profesora de música, tecladista, y que ha formado parte de grupos como Gens, Proyecto Lugones, Silver Hammer Band, Osamu y Tracks; Daima Falcón, productora musical y cantante de bandas como Tesis de Menta y Montespuma; la rapera Iris Caraballo, conocida como La Doña, directora de La Dona D’ Primera Mano, perteneciente a la Agencia Cubana de Rap, quien ha colaborado con Mayco D’ Alma, Isis Flores, David Blanco, Orland Max, La Fes-K, Calle 13, entre otros artistas; Suylén Milanés, directora ejecutiva de la Institución Cultural P.M., de los Festivales Eyeife, Proelectrónica y Proposicones Records, graduada de canto y miembro de Tesis de Menta; y Sally Beltrán, joven DJ, que defiende la música alternativa en las más diversas plataformas.

Todas estas mujeres posicionadas desde la música alternativa buscan unir sus improntas para defender juntas la música alternativa cubana.

tomada del perfil de facebook de iris la doña

El grupo interactúa no solo con músicos, sino también con bailarinas, coreógrafas, diseñadoras. A propósito, Suylén comentó: “En esta ocasión quise trabajar con Celia Ledón, diseñadora de gran prestigio, para confeccionar un vestuario que tuviera que ver con la temática del género, y la coreógrafa y directora de Rakatán, Nilda Guerra, para perfeccionar los movimientos en la escena.”

El festival de la música electrónica cubana, Eyeife, del 2020, que se centró en el tema de las mujeres en la música, con amplia presencia de féminas Djs, se convirtió en espacio propicio para que este grupo expandiera su creatividad. Milanés nos comparte:

“Quise sumar Eyeife a Somos porque sobre todo me interesa visibilizar el proyecto a través de todas las vías posibles para luego materializarlo en varios fórums de la escena cubana. Porque Eyeife es fusión electrónica con cualquier género y cualquier manifestación artística. Somos es lo mismo pero rock con electrónica alternativa.”

Ya comienzan a escucharse en diversos espacios las sonoridades de este proyecto que busca trascender los límites de la música y las mujeres, para ello se proponen una serie de acciones futuras que incluyen la creación de un video clip y su difusión; la participación en festivales nacionales e internacionales; la realización de conciertos por todo el país; e incluso propiciar becas de formación a mujeres jóvenes no solo en disciplinas de canto y música, sino a productoras, sonidistas, y otras profesiones tras el escenario.

Mucho camino le queda por recorrer a Somos, iniciativa que ya se legitima por lo sólido de sus bases, por la defensa de la música cubana y por la fuerza de ese grupo de mujeres músicas que no necesitan más que una escena para mostrar todo de lo que son capaces. Luz a Somos, porque todas Somos música, Somos Cuba.


Arte joven y ruralidad cubana en una sola espiritualidad (+ Galería de fotos)

–¡Vámonos ya, muchachos!– dice el chofer y arranca la Girón que este domingo de agosto amaneció muy temprano frente a la Casa del Joven Creador de Santa Clara.

Minutos después, alguien les ruega a los literatos que, por favor, aborden el ómnibus destino a Cifuentes, de una buena vez. Con los fumadores la orden es precisa: ¡arriba, suelten los cigarros y súbanse los nasobucos! 

–¿Y los rockeros?– pregunta también el chofer

–Aquí –se escucha a mis espaldas– Más pá’ lante recogemos al otro, te aviso–dice el guitarrista de Círculo de Tiza.

–Falta el Tanque –explica una joven y se cuelga de la puerta– Por allá viene–dice haciendo señas al aire con sus brazos.

Mi teléfono vibra reflejando el nombre de un amigo que está en la guagua, pero que evidentemente no me ha visto

– Dori, ya vamos a salir, ¿dónde estás metí’a?

–Aquí estoy sentada–. Y saludo a mis amigos narradores con la mano en alto, como quien da la lista.

Ya desde el fondo de la guagua, se escuchan las bromas y las risas del selecto grupo, cuando…

–¡Tanque, al fin, mijo! –reprocha alguien.

–Mira, con ese pelo cuadra’o. ¡Chofe, despega que el viaje es largo! –reclama impaciente.

El chofer arranca otra vez la guagua Girón que, en efecto, despega con una tripulación de lujo hacia las lejanas tierras de la periferia villaclareña. Suman una veintena de jóvenes artistas, desafiando en buena lid una pandemia para contagiar de arte joven el verano cuasisombrío a que nos condena este año la covid-19, y que era mucho menos prometedor para quienes viven a unos 30 o 40 kilómetros de la cabecera provincial villaclareña.

Gira de la vanguardia artìstica villaclareña por localidades del Municipio Cifuentes, como parte del Proyecto Monte Soy/ foto Andrés Alejandro Castellanos Díaz

La vanguardia que se siente montuna

El Proyecto Monte Soy buscaba desde un principio diluirse en la realidad cotidiana de esos, los protagonistas de la ruralidad cubana. Comenta Lisandra Vega Ocaña, productora de la AHS en Villa Clara, mientras damos ruedas dejando atrás la vida citadina. “Lo que propusimos fue pernoctar en estos pueblos, convivir con las personas y hacer muchas más presentaciones en diferentes escenarios.”

Argumenta la joven que esto no fue posible por problemas de logística y por las condiciones sanitarias actuales, pero ninguna de estas limitantes impidieron que se llevara a cabo. En un principio se realizaron coordinaciones para poder actuar en lugares abiertos, sin que esto se convirtiera en motivo de aglomeración pública, y en su segunda edición pudieron actuar en Casas de Cultura y Círculos Sociales, cumpliendo con todas las medidas de aislamiento establecidas para ese momento.

Gira de la vanguardia artìstica villaclareña por localidades del Municipio Cifuentes, como parte del Proyecto Monte Soy/ foto Andrés Alejandro Castellanos Díaz

Con respecto a los requisitos para la transportación de pasajeros, se conformaron brigadas de hasta 25 jóvenes, en las que estuvieran representadas las diferentes manifestaciones del arte.

“En esta brigada tenemos talento de las artes visuales, la literatura, la música y el teatro”, explica la productora. “Además, se espera que los proyectos artìsticos vayan rotando en las siguientes ediciones de Monte Soy”, sostiene el presidente de los asociados, Yatsel Rodríguez, quien explica también que cualquiera que sea el paquete de propuestas que se conforme siempre estará pensado en favor de llegar a los pueblos más periféricos de la provincia.

Específicamente, aquella jornada de fin de semana la vanguardia artística villaclareña tenía como destino los Consejos Populares Mariana Grajales y Mata, así como la comunidad Wilfredo Pagé; del municipio Cifuentes en la central provincia. “Antes visitaron en el municipio de Remedios y sus localidades Viña, Buena Vista y General Carrillo”, explicó el presidente de la AHS, Yatsel Rodríguez.

Gira de la vanguardia artìstica villaclareña por localidades del Municipio Cifuentes, como parte del Proyecto Monte Soy/ foto Andrés Alejandro Castellanos Díaz

En una Diana fue escogida lejos del azar, sino por las condiciones sociales y la demografía que circunscribe y determina a sus habitantes: “Son lugares complejos, por el mapa sociopolítico que tenemso acá”; explica ya en tierra cifuentense Lisandra Tristá Contreras, primera secretaria de la Unión de Jóvenes Comunistas en ese territorio.

“En el caso de Mata asistimos a una comunidad que tuvo serias afectaciones por la pandemia, devenido en largos períodos de confinamiento”, agrega la funcionaria integral de la UJC en Cifuentes, Yunisley Díaz Sánchez mientras Teatro Drippy prepara el escenario para la presentación de “El flautista” en la sala de la Casa de Cultura de esa demarcación.

Ambas muchachas coinciden en que, para los niños, adolescentes y jóvenes de este lugar intrincado, tiene un significado especial tener al alcance de sus manos y de sus sueños, el talento de los integrantes de la Asociación Hermanos Saíz, pero, además, “aporta un grupo de conocimientos culturales muy importantes para el público en general.”

Gira de la vanguardia artìstica villaclareña por localidades del Municipio Cifuentes, como parte del Proyecto Monte Soy/ foto Andrés Alejandro Castellanos Díaz

Un espectáculo especial para un público agradecido

En efecto, Drippy abre el espectáculo con una puesta sencilla y minimalista. Convida a los niños a cuidar del medio ambiente y a la higienización de la ciudad en que viven. Esta versión, de la original “El flatutista de Hamelín” corre a cargo de su director artístico José Brito Cordero, quien explica que la obra en general fue pensada a propósito de los tiempos que corren, pero sobre todo con un diseño escenográfico que permite llevarla puertas afuera de la sede habitual de Drippy.

Para la ocasión, ellos apuestan por la sencillez, que para nada es sinónimo de simplicidad. Mas bien “El flautista” es una entrega de ingenio creativo. El trabajo con títeres, la música original, el histrionismo y dominio de la escena por parte de los actores devienen en una puesta didáctica y oportuna.

Gira de la vanguardia artìstica villaclareña por localidades del Municipio Cifuentes, como parte del Proyecto Monte Soy/ foto Andrés Alejandro Castellanos Díaz

Esa mañana la música y la poesía también llegaron a los niños de Mata y sus familiares por medio de Teatro la Rosa. Al finalizar su presentación, el actor Dorian Díaz de Villegas explicó emocionado:

“Canto para ellos temas de Teresita Fernández fudamentalmente, porque considero que los jóvenes y los santaclareños, sobre todo, tenemos una responsabilidad con ese legado, además de la responsabilidad que como generación tenemos con el arte a modo general; de demostrar que muchos jóvenes están identificados con su momento histórico.”

Gira de la vanguardia artìstica villaclareña por localidades del Municipio Cifuentes, como parte del Proyecto Monte Soy/ foto Andrés Alejandro Castellanos Díaz

Después de los trabalenguas y adivinanzas que entrelazaban las inolvidables canciones de Teresita Fernández, nos encontramos posando para fotógrafos emergentes y sus cámaras de cartón. El juego consistía en leer para ellos fragmentos de canciones de Silvio Rodríguez o versos de la Loynaz es escritos al dorso, en tanto ellos y ellas guiñaban un ojo, apuntaban a nuestro rostro y sacaban su instantánea de “mentiritas”.

Es esta una iniciativa del Proyecto Callejas, que confecciona libros y tarjetas artesanales para regalar. Andrés Alejandro Castellanos Díaz, fotógrafo y jefe de la sección de Artes Plásticas de la organización en esta provincia central argumenta que Callejas es un Proyecto Cultural Editorial que reside en Trinidad, Sancti Spíritus. Sus integrantes manufacturan diversos formatos en los que puedan ser contenidos las artes, pero con propósito muy marcado en la poesía. “Para Monte Soy diseñamos una estructura en cartón con un visor y añadimos textos.” 

Gira de la vanguardia artìstica villaclareña por localidades del Municipio Cifuentes, como parte del Proyecto Monte Soy/ foto Andrés Alejandro Castellanos Díaz

Amanda y Yanis, casi unas adolescentes, fueron las primeras en sumarse a esta iniciativa, porque según ellas mismas comentaron, les encantan las selfies y los retratos.

Toda persona tiene un niño interior que quiere el amor de los demás, por eso siempre es un placer innombrable trabajar para ellos. Porque saben querer, agrega Alicia Santos Canalda, a cargo de la Especialidad de Teatro en La Casa de Cultura Provincial Juan Marinello. Sonríe satisfecha de haber aportado un rato de juegos, intercambio de sapiencias y didactismo a la primera mitad de nuestra jornada.

“Es un gusto traer nuestros proyectos artísticos hasta los sitios que habitualmente no puede llegar la AHS; sobre todo porque se trata de un público especial, muy sano, que no solo se apropia de nuestros mensajes desde su ruralidad; sino que además agradece mucho nuestra presencia”, afirma Dorian, ya montados en la guagua, dando rueda hacia Pagé.

Gira de la vanguardia artìstica villaclareña por localidades del Municipio Cifuentes, como parte del Proyecto Monte Soy/ foto Andrés Alejandro Castellanos Díaz

Elevar el alma hasta las montañas

Antes de Wilfredo Pagé, llegamos al pueblo Mariana Grajales, en donde es fácil adivinar la otrora huella del bagazo en las paredes y la nostalgia de las personas por la melaza. En fin, una realidad socioeconómica deteriorada por la reconversión de aquella, su central azucarera.

El literato de 21 años Reinier Pérez Pérez ofreció sus impresiones para el Portal del Arte Joven Cubano acerca de la experiencia que ha vivido durante el fin de semana monte adentro. “Este tipo de actividades tiene un gran valor simbólico y cultural porque permite acercar la producción cultural de los jóvenes villaclareños a regiones del país que por estar alejadas de la capital provincial se dificulta el acceso a la gran cultura.”

Gira de la vanguardia artìstica villaclareña por localidades del Municipio Cifuentes, como parte del Proyecto Monte Soy/ foto Andrés Alejandro Castellanos Díaz

Al menos fue evidente el empeño durante la intervención de que fue objeto el Círculo Social de Pagé. A ese espacio abierto al que acudió un público ordenado, pero muy diverso. Así que la Brigada Monte Soy realizó un espectáculo completo, que abrió nuevamente Drippy, seguido de más propuestas para infantes y adolescentes. Declamaron sus poemas hondos y compartieron textos picarescos los poetas y los narradores.

Desborde de creatividad también hicieron los raperos con sus improvisaciones, así como los cantautores de Círculo de Tiza, que paradójicamente regalaron temas de música country a la ruralidad cubana. Pero… ¿qué debe tener en mente un joven artista cuando decide llevar su arte a contextos como este, tan alejados del centro cultural que suponen las capitales de provincia?

Gira de la vanguardia artìstica villaclareña por localidades del Municipio Cifuentes, como parte del Proyecto Monte Soy/ foto Andrés Alejandro Castellanos Díaz

Para Reinier Pérez la respuesta es inmediata. “Siempre el escritor es un ser social y lo primero que tiene que tener en cuenta es que escribe para la sociedad, no puede predisponer su obra un público determinado, sino ser digno de la página. Es complejo traer hasta aquí formatos del arte como es la poesía que durante mucho tiempo ha estado alejada de lo comercial.”

“Cada vez más los grupos de teatro incorporan a su repertorio obras con una escenografía ajustable a diferentes espacios y contextos, sin complicaciones técnicas o conceptuales, para llegar hasta las comunidades rurales y pueblos apartados que además tienen una espiritualidad y una forma diferente de dialogar con el arte”, sostiene el guionista y actor de Drippy, José Brito.

Gira de la vanguardia artìstica villaclareña por localidades del Municipio Cifuentes, como parte del Proyecto Monte Soy/ foto Andrés Alejandro Castellanos Díaz

Abdel Abib González de Hondoso, rapero conocido en la ciudad como El Tanque, considera que este tipo de intervención cultural debe intencionarse más a menudo, puesto que permite un mayor alcance a la música inteligente, comprometida, de contenido social, “y les dejamos la duda de que existe otra música diferente de la que ellos están acostumbrados a escuchar.”

Así, Andrés Castellanos Díaz, fotógrafo del Proyecto Callejas, afirma que durante la concepción de los sueltos para esta actividad decidieron incorporar todo tipo de textos poéticos que no fueran poemas para niños expresamente, sino que “decidimos publicar poesía, sin ningún tipo de condescendencia para con ese público, porque ellos pueden hacer sus lecturas sobre cualquier tema correctamente tratado y argumentado. Se seleccionaron diez poemas de autores distintos y se hicieron cinco cámaras con fragmentos de cada uno.”

Gira de la vanguardia artìstica villaclareña por localidades del Municipio Cifuentes, como parte del Proyecto Monte Soy/ foto Andrés Alejandro Castellanos Díaz

También, Elieter Navarro Hidalgo, actriz de Drippy, encuentra gratificante la experiencia de “traer a las personas algo diferente a su cotidianeidad.”

“Abren su mente y dejan volar su imaginación de un manera menos habitual en los niños de la ciudad, es una inocencia otra, quizás por su modo de vida.  Espiritualmente aporta mucho, me ayuda a crecer como ser humano, a ser más humilde, a volver a ser niña y creer.”

Más allá de las poéticas y conceptos que defienden uno y otro proyecto, o los artistas individualmente; todos coinciden en que, si bien la riqueza material es dependiente de otras circunstancias, la espiritualidad y las artes son inherentes al ser humano. “El arte eleva la espiritualidad de las personas –afirma la especialista de teatro Alicia Santos– llevándolas a un nivel por encima de carencias económicas u otras diferencias objetivas, lo que nos permite reconocernos como iguales. 

Gira de la vanguardia artìstica villaclareña por localidades del Municipio Cifuentes, como parte del Proyecto Monte Soy/ foto Andrés Alejandro Castellanos Díaz

“Y de cierta manera es un acercamiento más bien para estimular a ese público, para que se acerquen al arte y lo tomen como un sentido de vida”, afirma serio, detrás de sus hondos espejuelos un joven poeta. “En definitiva, es la gran meta de este tipo de actividades.”

Esa suerte de contrapunteo que la riqueza espiritual una vez intencionada logra entablar con las carencias materiales. Y defendiendo esa premisa las diferentes brigadas de Monte Soy continuarán actuando para los pobladores de comunidades como Mata o Viña, reeditando estas jornadas de risas, sueños y canciones compartidas.

Gira de la vanguardia artìstica villaclareña por localidades del Municipio Cifuentes, como parte del Proyecto Monte Soy/ foto Andrés Alejandro Castellanos Díaz

Gira de la vanguardia artìstica villaclareña por localidades del Municipio Cifuentes, como parte del Proyecto Monte Soy/ foto Andrés Alejandro Castellanos Díaz

Gira de la vanguardia artìstica villaclareña por localidades del Municipio Cifuentes, como parte del Proyecto Monte Soy/ foto Andrés Alejandro Castellanos Díaz