Ciego que lee

Ciego de √Āvila es la pr√≥xima parada del periplo, luego de participar junto a Ediciones La Luz en la Feria del Libro de Matanzas. Algunos de la editorial de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z (AHS) bajar√°n en Camag√ľey, otros seguir√°n hasta Holgu√≠n.

Breve odisea el descenso con maletas y cajas de libros, aunque la inefable avile√Īa Lourdes ha seguido el trayecto de nuestro tren desde Matanzas y nos aguarda. Realismo m√°gico: el bicitaxista que nos transporta rumbo al amanecer es un banense aplatanado. La representante del Instituto Cubano del Libro a la feria, Mildred Patterson es tambi√©n holguinera, lo cual nos hace casi ronronear.

En corto tiempo han tenido que organizar los avile√Īos su feria, donde se esperan ansiosamente las novedades de La Luz, con sus poemarios laureados en la reciente FILH:¬†El √°rbol del mundo. Selecci√≥n de autores holguineros, y¬†Consejos para no acatar, escrito por Miguel Barnet especialmente para el sello de la AHS aqu√≠; los nuevos t√≠tulos de la colecci√≥n¬†Abrirse las constelaciones¬†y otras propuestas, como la bell√≠sima edici√≥n de¬†Cuentos nuevos que parecen antiguos, de Luis Caiss√©s con hermosas ilustraciones de Alberto D√≠az de Le√≥n. La escritora Dania Sor√≠, natural de Jicotea, me permitir√° que lo presente en su pe√Īa¬†Mi sol, del pabell√≥n infantil.

feria ruben1Mariela Varona presenta libro de cuentos Las eternidades, de Felix S√°nchez.

De vuelta a mis or√≠genes, participo en panel sobre ciencia ficci√≥n y fantas√≠a cubanas, junto al avile√Īo Yasmany Rodr√≠guez Alfaro, la holguinera Mariela Varona y el habanero Erick Motta, voz principal de esos g√©neros en la Isla y bromista consumado. Su taller sobre fantaciencia se colma con los j√≥venes ¬ęcronopios¬Ľ, admiradores que le siguen a todas partes en ¬ęmodo grupie¬Ľ, fascinados. Motta, de sombrero de ala ancha y bast√≥n tallado, se deja querer.

Subdirector del Centro de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso, trae el libro de cuentos La casa de la discreta despedida, de la Varona, publicado hace una década por la editorial Cajachina, de esa institución fundada por el legendario Eduardo Heras León.

La feria se dedica a una mujer fascinante e irreverente, la escritora y editora Carmen Hern√°ndez Pe√Īa, suerte de hechicera celta, que ha declinado recibir el Premio provincial por la obra de la vida, porque le parece muy ¬ędefinitivo¬Ľ, como un cierre a su creaci√≥n literaria. En su caser√≥n asaltado a deshora, cuyo patio huele a madreselvas, bebemos caf√© de medianoche merodeados por gatos inquietantes.

feriaruben3La escritora Carmen Hern√°ndez presenta poemario de Eduardo Pino.

Tambi√©n Ciego tiene sus arcanos, sus misterios insondables, tras su apariencia de ciudad llana y apacible, cuyo ecl√©ctico bulevar invita a andar en medio del trasiego de transe√ļntes y el v√©rtigo de los patinadores adolescentes.

La feria incluye, adem√°s de paneles, presentaciones literarias y homenajes, sesiones sobre escritura de haikus y d√©cimas y la premiaci√≥n de varios concursos en el espl√©ndido caf√© literario¬†Estaciones, de la librer√≠a ¬ęJuan Antonio M√°rquez¬Ľ, una coherente simbiosis entre comercio de libros y servicio gastron√≥mico.

feriaruben7El libro de cuentos fant√°sticos Girasoles en el fin del mundo, de Elaine Vilar y publicado por Ediciones La Luz, presentado por Mariela Varona.

La noche de apag√≥n frente a la librer√≠a nos depara sorpresas, m√°s all√° de la t√≠pica canch√°nchara. Una competencia de danzantes callejeros se sucede en el portal, vertiginosa, din√°mica, esquizofr√©nica, exquisita. La gente les hace coro y, para sorpresa nuestra, tambi√©n los transe√ļntes devienen bailarines en una coreograf√≠a inesperada.

Son jóvenes que se juntan en la librería para bailar, algunos provienen del mundo de la danza, otros la llevan en la sangre y es bastante. El espíritu de la noche contagia y nos vamos al hospedaje, gozosamente sorprendidos de que, en medio del áspero contexto, la juventud baile sabrosamente amnésica, optimista, transpirando alegría.

feriaruben5Presentaci√≥n de la colecci√≥n Abrirse las constelaciones, de Ediciones La Luz, en Plaza Ciego del √Ānima.

Los holguineros hemos llevado los audiolibros y libros electr√≥nicos de Ediciones La Luz, que no se presentar√°n pues fallar√° la corriente en el √°rea digital, mas se agradece el esfuerzo de los organizadores, encabezados por dos guerreras: Natacha Cabrera, la poetisa y profesora de m√ļsica que dirige Ediciones √Āvila, y Yanelis Santos, al frente del Centro Provincial del Libro.

Habr√° momentos emotivos como el encuentro con el narrador F√©lix S√°nchez en perenne batalla con la memoria, o la presentaci√≥n del best seller de Ediciones √Āvila,¬†Guardianes de Cassinga, cuyos autores, Yeniska Mart√≠nez y Dagoberto Massip, recopilaron durante tres lustros la informaci√≥n necesaria acerca de esa epopeya, donde perecieron ocho internacionalistas avile√Īos.

El libro, cuya cubierta huele a tinta del poligráfico de Villa Clara, se terminó de encuadernar y cortar a mano esa madrugada, en una interminable jornada de esfuerzo altruista, encabezada por un hombre orquesta, Daniel Cruzata.

feriaruben4Premiación del concurso de cuentos de ciencia ficción.

El presentador Rafael de √Āguila luce su emotiva oratoria √©pica, los ancianos sobrevivientes no disimulan las l√°grimas, agradece el embajador de Namibia: a la saz√≥n, un ni√Īo sobreviviente de la matanza sudafricana.

Momento jocoso sobreviene previo al lanzamiento de la novela de Mariela Varona,¬†Las puertas de la perversi√≥n, cuyo espacio, la plaza Ciego del √Ānima, se colma de ni√Īos ante el azoro de la narradora holguinera, que corre a prevenir a las maestras acerca de su obra plena de inquietante erotismo. Pronto se aclara que all√≠ se iba a presentar una danza escolar, momento aplazado por el apag√≥n, y que los ni√Īos solamente desean ver c√≥mo sus compa√Īeritas bailan un estilizado mambo.

La fraterna emulaci√≥n entre el evento provincial y la anunciada Feria de Mor√≥n pondr√° una nota de color, cuando Miguel √Āngel Lanz, bailar√≠n y librero, fantasee sobre futuras ediciones de la cita del libro.

Partimos con el amanecer de un d√≠a raro para la Isla, pero algo se nos queda en Ciego de √Āvila, reteni√©ndonos, como el afecto de nuestro anfitri√≥n, el descendiente de sefard√≠es Manolo Castro, y su familia, y la amabilidad de tanta gente buena y sencilla, de donde emana la m√≠stica fascinante de esta tierra.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más Leído

Lo lamentamos. No hay nada que mostrar aún.

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

 
ÔĽŅ