No es solo otro congreso

o es solo otro¬†congreso de la AHS, sino la oportunidad de abogar para que se llegue a un consenso en torno la necesidad de jerarquizar y establecer pautas en torno al arte joven en el pa√≠s. La¬†Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z¬†se ha reunido y en ello existe la certeza de que hay una vanguardia articulada que requiere de los mecanismos para su posicionamiento. No solo se trata de dineros, ni del recurso o el respaldo de las instituciones. Los creadores son esa porci√≥n de la sociedad que no va a pedir permiso para expresarse y que har√° su obra a contrapelo de lo que sea. Toca a las entidades entenderlo, crear espacios de di√°logo y darles protagonismo a esas voces que pueden transformar las comunidades no solo en entornos en desarrollo material, sino con una proyecci√≥n m√°s all√° de las limitaciones que nos impone el momento. La¬†cultura¬†no solo se trata de bellas artes, de manifestaciones de lo hermoso o lo tr√°gico, sino que es todo aquello que act√ļa sobre el ser humano.

De manera que se trata de un terreno mucho mayor que la simple conceptualización de las cuestiones del arte. Y en eso la AHS posee todo un recorrido como organización que conoce las inquietudes de los jóvenes y sabe canalizarlas. Hoy se entiende la creación solo en el sentido de las presentaciones de teatro, de la literatura, de la pintura, pero en realidad el nuevo horizonte de las redes sociales y del cambio de paradigma ha hecho que todo se torne híbrido. Las distancias desaparecen y las instituciones que eran mecanismos de comunicación con el mundo, extensiones de la universalidad hasta lo concreto de nuestro contexto, se tornan en brazos inanimados que no alcanzan a poner en movimiento lo que se requiere en materia de promoción, de posicionamiento. Por ello, en el caso sobre todo de Cuba, se impone una revisión de lo que está pasando con el sistema de jerarquías de las artes y a partir de ahí trazar las acciones de la política cultural vigente. Uno de los elementos que más saltan en el proceso de análisis de las problemáticas de la cultura es que no hay una correspondencia entre los diagnósticos y el sistema de prevención y de programación de las actividades. Con contadas excepciones en la geografía nacional, está primando un toque de esnobismo y de importación que no mira con criticismo el tema del consumo. A la vez, los artistas del patio son llevados de la mano de estas pretensiones para poder subsistir en un ecosistema cada vez más marcado por las relaciones de mercado.

¬ŅNo es esto competencia de la AHS y de su congreso? M√°s que eso, tendr√≠a que haber una correspondencia entre los factores a nivel nacional para que desaparezcan los escollos que niegan la naturaleza de un decurso art√≠stico necesitado de otra mirada. El papel de la¬†cr√≠tica de arte, de los espacios de debate, la superaci√≥n y el v√≠nculo entre las instituciones y la gente; son cruciales en la manera en que se repiensa la cultura. La cuesti√≥n pasa por formas de entender no solo la creaci√≥n sino la regulaci√≥n de la conducta, el adecentamiento de los valores y la construcci√≥n de entornos de convivencia. Por ah√≠ van los disparos de todo debate que se haga desde y para la cultura, sin demeritar las disquisiciones m√°s concretas de cada sector.

La sociedad de los artistas no pertenece a la univocidad de sentido, sino que hay en su interior las frases m√°s diversas y las esencias m√°s dispares en torno a lo que debe ser la expresi√≥n humana, de ah√≠ que sea necesario que los cubanos tengamos sentido de lo que all√≠ se decide. No es solo un congreso, sino la manera en la cual miramos la construcci√≥n de sentido. Los creadores son a la vez que demiurgos de la realidad m√°s hermosa, cocreadores de un sistema de apreciaci√≥n de la vida y de las esencias sociales. Eso hace de los espacios de la AHS algo a√ļn m√°s trascendente, ya que no se niega que haya diversidad, sino que se la promueve y en tal sentido se hace una fortaleza en medio de las m√°s duras condiciones de hoy. En el pa√≠s no existe todo para que florezca un creador, de hecho, se atraviesa por un periodo de escasez de los mayores. Bienvenida la iniciativa que rescata las voces, que las reposiciona y les da el matiz necesario dentro del concierto de las pol√©micas en torno al arte y su papel.

Pudiera pensarse que es solo otro congreso para decir lo mismo o evaluar lo que se acordó y que no se ha llevado a cabo. Pero más que eso, la gente requiere verse las caras, concretar desconciertos, hacer de su vida algo más allá de la desazón. Los artistas poseen todas esas sinergias y donde estén harán de los espacios algo que no caída en las conformidades, en las enrarecidas aguas del desasosiego o la apatía. Más allá de reunirnos, los artistas que somos miembros de la AHS siempre podemos hacer las tormentas perfectas en torno a lo que somos y queremos ser. De ahí que no haya oportunidad menor, ni detalle que se salga del tiesto en estos quehaceres de la organización. Si en un sitio se es disconforme a la vez que trabajador y se hace por la cultura en su más amplio espectro ese es la Asociación Hermanos Saíz.

El congreso no va a arreglarlo todo, de hecho, no es el mecanismo id√≥neo ni √ļnico en tal sentido, pero resulta vital para que se concrete una parte de la utop√≠a. La AHS es eso, a fin de cuentas, la imposibilidad de quedarse quieto en la realidad llana e inm√≥vil, la necesidad de ir m√°s all√°.

*Tomado de Cubahora

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

 
ÔĽŅ