Placeres de la escriba

Nota de autor al libro Rostros

Siempre me será infinitamente grato volver a las páginas de este, mi primer libro publicado, y redescubrirme en ellas. Los cuentos compilados en este volumen llevan mucho de mí. Significan inicio, escuela y crecimiento. Debo confesar que no fue este el título que desde siempre pensé para el libro. Asumí desde mucho antes de concebir la idea de su feliz publicación, el firme convencimiento de que debía llamarse: De amor y otras aberraciones, que incluso es el título de uno de los cuentos incluidos, pero luego Rostros me hizo cambiar de parecer al releer una y otra vez y darme cuenta (en ese ejercicio de edición de obras que tanto tiempo suele arrebatarnos a los escritores) que tal como yo, muchos también pueden verse en estas historias/espejos, como lo definiera el amigo y colega Abel Guelmes Roblejo en su nota de contracubierta. 

Con Rostros Lisbeth Lima Hechavarría pone delante de nosotros una serie de cuentos que bien podrían hacer función de espejos para el lector, al verse identificado, narrado, observado desde adentro en su intimidad. Este libro presenta 15 relatos, 15 visiones, 15 rostros de lo que es el amor. No el amor cursi de las novelas rosa, sino el amor de la vida real con personas que añoran, luchan, sufren, gozan, sueñan: viven.

Entre sus letras, Lisbeth te muestra algunos semblantes en las relaciones de pareja: el de la primera vez, el amor añejo, el inesperado, el esperanzador, el de niños, el fraternal, el conquistador e incluso, te muestra el cruel rostro del desamor.

Pero no son esos los únicos que verás. Cada quién podrá reflejarse en las historias/espejos y quizás se (re)conocerán en personajes que bien tienen la cara de alguien conocido, o de varios conocidos a la vez: el de él, el de ella, el tuyo, el mío o el de todos.

Lean, disfruten, gocen cada exquisito relato que la autora pone a su disposición. Viajen a través de un bien logrado rejuego con el lenguaje, excitante erotismo, sexo y pasión. Atrévanse a descubrir estos Rostros y serán sorprendidos.

 

Abel Guelmes Roblejo

 

Por eso Rostros tiene la magia de hacer que nos miremos desde adentro. A fin de cuentas, sus personajes no son más que el reflejo de nosotros mismos en situaciones cercanas, situaciones que escuchamos en boca de uno, de otro, que nos llegan y nos conciernen a veces más de lo que creemos o queremos admitir. 

***

Próximo Inning, cuento que da inicio al libro, es una historia de amor vencido, caduco, que pide a gritos ser renovado, pero nos demuestra que tal como en la vida real, no basta con el deseo de solo uno. El libro está concebido con la intensión de que cuento tras cuento la cotidianeidad de sus personajes hagan que el lector se camufle con el plano ficcional de las historias y lleguen incluso hasta a dialogar con sus protagonistas, transfigurando sensaciones, intimidad y complicidad. En esta primera entrega el libro muestra mucho de sí, de sus personajes, los cuales pueden incluso hasta verse mutados retrospectivamente de estos primeros según avancen algunos de los relatos.

La mayoría de los cuentos que componen este folleto tienen más de siete años, es el caso de Zona inexplorada, por ejemplo, primer relato que hice en mi vida como escritora. Nació en el Onelio (Centro de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso, 2014), escrito específicamente para una de esas emblemáticas lecturas críticas de los sábados y de la cual salió bastante ileso, podría decirse. Por ende, la connotación que tiene para mí poder ver finalmente esta obra publicada es superior, sin temor a duda, a la satisfacción de las restantes. Luego de atravesar procesos de corrección y reescritura me hizo feliz el haber podido mantener su esencia. Este cuento nos remonta a la primera vez de una chica, a cuán complejo puede o no ser ese momento. Es un relato de amor más que nada. Donde de forma ingenua, pura y pasional vemos a Gaby perder su virginidad. Está publicado además en la antología de cuentos para jóvenes El sabor de la luz, editorial José Martí, 2021, compilada por el escritor habanero Lázaro Alfonso Días Cala.

Cosa de tres es otra de esas historias de muchos años ya, que cada vez que leo me llena de una ternura interminable, no sé bien por qué, tal vez a otros les resulte escandaloso, pero el amor puede llegar a ser tan grande y horizontal como se quiera o nos permitamos. Es un relato que intenta romper con los esquemas, con los planos preconcebidos del amor de pareja y con los tabúes de la sociedad. Su protagonista vive un amor de tres donde su conflicto interno consiste en no tener conflicto alguno con sentirse capaz de amar a más de uno a la vez, y no tener problema en gestar una vida en familia bajo esas condiciones.

Por otra parte, están los cuentos: De amor y otras aberraciones, Alma y Entre químicas, de corte homoerótico, los cuales nos muestran de cuánto somos capaces cuando deseamos amor y en cambio no obtenemos nada, lo duro que resulta reducimos al costumbrismo de una ínfima porción de cariño. En estos, sus protagonistas, víctimas del apasionante embriague del querer, son conducidas hacia caminos un tanto oscuros que cambiarán sus vidas para siempre.

Y no faltará, como es de imaginarse, aquellas historias del típico “amor tóxico” y adictivo al cual nos vemos o nos hemos visto atados alguna vez, y si no lo ha estado, amigo mío, pues espérelo, porque si bien trastorna también engancha, justo como estoy segura va a pasarle al leer La mujer que amo. Una relación de años, donde los personajes intentan huir de sus pasiones sabiéndose presas contra precipicio y una vez al límite de lo inaguantable recomienzan de cero para volver luego a planificar la huida.

***

Erotismo, sexo, amor, desamor, es el convite entre estas páginas, donde puse fin a una etapa creativa inicial de mi carrera como escritora y di paso, feliz ante lo concebido, a una nueva fase escritural.

Espero con ansias disfruten esta entrega y tal vez un día, así, como por casualidad me hablen de El poeta y la mantis, o me llamen Pilar, tal vez hasta quieran mostrarme su Papel en blanco, o un chico venga a contarme sobre su Gol de chilena en La última Partida y por El chat hasta puedan mostrarme sus disímiles Rostros.   

 

La autora

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico