Esto no es una elegía

El libro Rostros nos pone de cara a esos sentimientos que a veces por manidos nos resultan invisibles, o de los que, en su defecto, nos escondemos por lo que remueven. Y es que el libro toma como pretexto el vínculo afectivo entre una y otra persona (y a veces otras) y todo lo que estos encuentros pueden provocar.

Su autora es Lisbeth Lima Hechavarr√≠a, santiaguera, bi√≥loga y especialista en Antropolog√≠a F√≠sica. Es graduada del Centro de Formaci√≥n Literaria Onelio Jorge Cardoso, vicepresidenta de la AHS en su tierra natal, y se desempe√Īa, adem√°s, como colaboradora de La Jiribilla, Caim√°n barbudo, Portal del Arte Joven Cubano, Revista Somos J√≥venes, entre otros. Sus cuentos y poemas han sido publicados en antolog√≠as y revistas de Cuba, Venezuela, Francia, Espa√Īa, Colombia, Argentina, Austria, Polonia y Estados Unidos.

Tal es el caso del libro que nos convoca hoy, que estuvo a cargo de la Editorial Primigenios, radicada en Miami, en el a√Īo 2021. Y que es, adem√°s, el primer libro publicado de Lisbeth.

El exergo de Rostros constituyen los dos primeros versos de un poema del escritor cubano Jorge García Prieto:

Me quito el rostro y debajo

hay otro rostro y lo quito.

Tengo un rostro que est√° inscrito

y un rostro con que ultrajo

el close up de cierta foto.

Tengo un rostro que es ignoto

de tantos ser a la vez.

Hoy llevo un rostro al revés

encima de un rostro roto.

La metáfora alude a los rostros como máscaras detrás de las que nos escondemos, y en este sentido es intención de Rostros no permitirlo. La autora busca desnudar las vivencias subyacentes en las experiencias del amor, el erotismo, las relaciones afectivas. Un acercamiento que se gestiona desde los sentimientos de sus protagonistas, y también, desde la mutabilidad que en este sentido es propia de la naturaleza humana.

Hay mucho dicho sobre estos tópicos, son rostros inscritos, sin embargo, con el close up que constituyen cada uno de estos cuentos a determinadas fotos sobre la sexualidad, Lisbeth busca ultrajar, poner de revés, romper, esas maneras trilladas, obsoletas de ver la sexualidad, y de verse a uno mismo como ser sexuado.

Los 15 cuentos funcionan como un espejo, como dir√≠a Abel Guelmes ‚Äďescritor cubano quien tambi√©n ha rese√Īado el libro‚Äď, en el que vemos y nos vemos. Nos descubrimos y reconfiguramos en relaciones que se consumen con el paso del tiempo, en el autoerotismo como salida, en parejas t√≥xicas, en el goce que brindan determinadas pr√°cticas sexuales como el sadomasoquismo, en la homosexualidad y en las triejas, en amores adolescentes, y en inseguridades que son atemporales. En amores que matan y que mueren.

Dice la propia Lisbeth que ‚Äúel amor puede llegar a ser tan grande y horizontal como se quiera y nos permitamos‚ÄĚ. Su esencia se organiza alrededor de dos polos fundamentales: el amor, como expresi√≥n de vida, y el desamor y todos sus sentimientos negativos asociados, como s√≠mbolo de muerte. Emerge el sexo entonces, en esta lucha hist√≥rica, a modo de canalizador.

La primera vez que present√© el libro, un compa√Īero me preguntaba por la canci√≥n de Silvio Rodr√≠guez ‚ÄúEsto no es una eleg√≠a‚ÄĚ, porque en ella se habla de un hombre que se quita el rostro y lo dobla encima de un pantal√≥n. Sin embargo, m√°s all√° de esta coincidencia de im√°genes, para hablarles de Rostros yo preferir√≠a el final. Silvio termina su canci√≥n diciendo:

‚ÄúT√ļ me recuerdas el mundo de un adolescente, un semini√Īo asustado mirando a la gente, un √°ngel interrogado, un sue√Īo acostado, la maldici√≥n, la blasfemia de un continente y un poco de muerte, y un poco de muerte‚ÄĚ.

Y es que en Rostros encontramos ese temblor de quien se enfrenta por primera vez a algo que es universal, tan dado, pero a la vez tan construido, tan de uno, como lo es el sexo. Es el caso del cuento Zona inexplorada. Tambi√©n el susto, la sorpresa con que se qued√≥ la Lyuba de Entre qu√≠micas cuando se le cay√≥ de las manos su peque√Īo amor correspondido. Y el caso opuesto, la duda que moviliza, que trastoca, a la protagonista de Alma ante la indiferencia del otro: ‚Äú¬°¬ŅC√≥mo es posible que no hayas sentido nada?!‚ÄĚ. ¬†Hay muchos sue√Īos que yacen en las camas de Rostros, y en las personas con las que se comparten esas camas y en las ansias de sus protagonistas. Sue√Īos frustrados y autosatisfechos como, por ejemplo, en Pr√≥ximo Inning. Dentro de la blasfemia que puede ser la sexualidad, hay incluso t√≥picos a√ļn m√°s malditos, demonizados: como la homosexualidad, y la homosexualidad femenina espec√≠ficamente, o formas de vinculaci√≥n no monog√°micas, como las triejas. Los encontramos en De amor y otras aberraciones, por ejemplo, y en Cosa de tres.

Finalmente, como en toda alusi√≥n a la vida, y a lo que de ella es m√°s movilizador, m√°s estremecedor, m√°s desestructurante, como lo son el amor y el sexo, las peque√Īas muertes, las grandes, las accidentales muertes tambi√©n se personifican. Sucede, por ejemplo, en Entre qu√≠micas.

La canción de Silvio no es una elegía ni Rostros tampoco. Se lamentan en él determinadas pérdidas sí, como se pierden cosas en este hecho de vivir, de amar(se), pero más que todo es eso, una defensa de la vida, un intento por reivindicar el amor y su derecho a expresarse, a vivirse.

En este sentido, Rostros es un libro esencialmente realista, aunque nos regala, nos sorprende gratamente también, con su dosis de fantasía. Les comparto un fragmento de Papel en blanco como cierre e invitación a la lectura:

‚ÄúVarias noches al mes escucho en medio de la madrugada el silbido de tu pecho apretado al respirar (‚Ķ) No es molesto escucharte, al contrario, el insomnio es mi rutina, y agradezco, as√≠ puedo dedicarme a observarte cada noche mientras duermes. Divido tu cuerpo en partes, observando entre casillas segmentadas. Este compartimento me permite detallar cada hemisferio; primero tus pies desnudos, blancos y suaves, tan suaves que ser√≠an perfecto tobog√°n para deslizar mis utop√≠as, ¬°lo imagino! (‚Ķ) Luego tus piernas, las diviso en l√≠neas oblicuas. Admito que me lleva tiempo descubrirlas, as√≠ que las separo, tobillo ‚Äďrodillas, rodillas- muslos. Sigo subiendo.‚ÄĚ

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más Leído

Lo lamentamos. No hay nada que mostrar aún.

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

 
ÔĽŅ