Premio José Soler Puig


Propuestas literarias para entretener el espíritu

Mucho se habla por estos d√≠as de c√≥mo vencer al Coronavirus. Desde el punto de vista epidemiol√≥gico sabemos que la responsabilidad ciudadana y el aislamiento social son la v√≠a m√°s efectiva para enfrentar la pandemia. ¬ŅPero c√≥mo vencer el tedio, la monoton√≠a y la ansiedad que nos provoca el aislamiento?

No pocos apuestan por el arte y la cultura. Lo cierto es que las redes sociales se inundan de videos e im√°genes de artistas que desde el arte transmiten mensajes de esperanza y solidaridad. Plausible gesto de quienes regalan sensibilidad en tiempos de incertidumbre y desconfianza.

Este tiempo en casa puede resultar provechoso para actualizar trabajos pendientes, conectarse con la familia y sobre todo, fomentar la espiritualidad. Nada mejor entonces que disfrutar de un buen libro. Escudri√Īar en sus p√°ginas para descubrir nuevos mundos y redescubrir la realidad. Este es un buen momento para retomar cl√°sicos y conocer autores y obras de nuestros m√°s noveles escritores.

Aquí van cuatro sugerencias de literatura hecha por jóvenes tuneros que sin dudas harán pensar, reír y hasta llorar a todo el que se interese por la buena lectura.

La primera propuesta a disfrutar es del género poesía. Sepia, el primer libro de Saimy K. Torres publicado por la editorial Sanlope, es un poemario que atrapa por la fuerza expresiva del verso íntimo y vivencial cuyo discurso pugna por exorcizar sombras y abrirse paso hacia la luz. El libro se convierte en un grito, en una voz que lucha por darle color a los inciertos días que transcurren en sepia.

Grunge, de Alejandro Rama, premio extraordinario de cuento Centenario de José Soler Puig 2016, narra historias viscerales que parecen salidas de esa subcultura que originó el género musical del que tomó el nombre. De ahí que la sonoridad emanada en el discurso sea enérgica, gutural, distorsionada. Recontextualizado en nuestra realidad, Grunge, nos ofrece cuentos alucinantes que serán muy disfrutados por los lectores.

Las √ļltimas propuestas son para compartir con los m√°s peque√Īos de casa mundos imaginarios que se parecen mucho a nuestra realidad pero siempre brindando una ense√Īanza a ni√Īos y adolescentes. Ambos t√≠tulos fueron premiados en concursos nacionales, Cant√°bulas y Epopemas del bardo Pul Salalira, de Junior Fern√°ndez Guerra, premio Calendario 2018, y El Ladr√≥n de ideas, de Yeinier Aguilera Concepci√≥n, premio Principito 2016.

Alejandro Rama. Foto: Yeinier Aguilera

El primero es un manuscrito medieval que parodia historias de caballeros y princesas, seres mitol√≥gicos que parecen atormentados por las mismas miserias y problemas que los hombres de hoy. Todo esto contado con un tono l√ļdico y una sutil iron√≠a hacen de Cant√°bulas‚Ķ un libro original, que hace re√≠r al mismo tiempo que reflexionar sobre cu√°n parecido es el actuar y sentir del hombre en cualquier √©poca y contexto.

En el segundo, paradójicamente gracias a un ladrón de ideas y otros seres que lo rodean, se aprende a ensamblar y compartir buenas ideas. También como a través de la belleza y la sencillez se curan todos los males del mundo. Estos son cuentos asombrosos, llenos de creatividad e imaginación, en los que no falta el ingenio y el humor y en los que descubrirás que las respuestas que buscas no están en los otros sino en ti.


Alejandro Rama: ¬ęA pesar de las lejan√≠as¬Ľ

Son muchas las causas por las que un creador no obtiene el reconocimiento deseado o merecido. Lamentablemente hay quienes se escudan detr√°s de la lastimosa fatalidad geogr√°fica para justificar su ostracismo. Sin embargo, la historia de la literatura cubana est√° repleta de autores que no se dejaron abrumar por la lejan√≠a de sus terru√Īos con respecto a la capital, y se convirtieron en grandes de las letras. Delf√≠n Prats, Guillermo Vidal y Samuel Feij√≥o son algunos de ellos.

Por este mismo camino transita Geonel Alejandro Rama Alemán, asociado de la AHS en Las Tunas, quien recorre de vez en cuando los casi 50 kilómetros entre la capital tunera y su natal Manatí. Con él conversé sobre algunos temas que lo inquietan y lo definen como escritor. Es evidente que Rama, como le dicen los amigos, no toma en serio los fatalismos territoriales y hasta el momento lleva un buen paso en su carrera literaria.

Obtuviste en 2016 el premio Jos√© Soler Puig con el libro Grunge, y en 2018 con Mec√°nica de las naranjas el premio La llave p√ļblica, ambas son obras narrativa. ¬ŅQu√© est√©tica o temas prefieres para cultivar este g√©nero?

Me gusta narrar a través del mundo interno de los personajes. Que sus preocupaciones, manías, suerte o infortunio contribuyan a crear una atmósfera enriquecedora para el texto y me permita decir lo que me inquieta y obsesiona como autor. Pienso en el libro como un edificio de historias donde todo quede bien acoplado para dar solidez a la estructura.

¬ŅConsideras que tienes similitudes con autores de tu generaci√≥n o te alejas de la narrativa cubana actual para lograr tu propia voz?

A nivel de lenguaje creo que me acerco un poco, aunque en el proceso creativo no me dé cuenta. Libros como los de Alejandra Damiani y Maikel Paneque tienen similitudes con los míos. Esto lo veo un poco más tarde cuando dejo enfriar lo que escribo. Estructuralmente trato de ser diferente. Soy de los que piensa que en la literatura cubana hay bastante diversidad de estilos y lenguajes. Hay cierta dispersión en los autores de mi generación.

Alejandro Rama. Foto: Yeinier Aguilera

¬†¬ŅCrees que esa diversidad o dispersi√≥n est√© dada por la lejan√≠a geogr√°fica o la disminuci√≥n de eventos donde socializar las ideas y las obras?

En cierta forma sí.

¬ŅUn pinare√Īo piensa y escribe diferente a un guantanamero?

Cuba es una sola, pero a veces los problemas que enfrentamos no son los mismos ni se ven con la misma óptica. También gracias a la informatización y las tecnologías se pueden buscar fuentes de conocimientos casi infinitas que ayudan a esta diversidad.

¬ŅEntonces para ti no hay peligro de caer en la monoton√≠a literaria y el arte de la intrascendencia?

No obstante, a esta diversidad hay una tendencia peligrosa de algunos que escriben libros donde el escritor narra la vida del escritor. Esto lleva a que se olvide al resto de la humanidad. Se descuidan los p√ļblicos y uno de los principios fundamentales de la literatura: el de comunicar de forma clara. Encriptan tanto el mensaje que los libros solo les interesan a una minor√≠a de lectores selectos. Otra cosa es la falta o la mala orientaci√≥n de algunos escritores j√≥venes en cuanto a la bibliograf√≠a que deben consumir para mejorar su obra.

¬ŅSigues trabajando con la narrativa para adultos o piensas incursionar en otros g√©neros?

En estos momentos trabajo en un proyecto de literatura para adolescentes y jóvenes. Me parece que el lector juvenil está algo olvidado. En Cuba es difícil encontrar narrativa de este tipo. Aunque la producción literaria mundial es muy variada para estos lectores.

No digo que aqu√≠ no existan autores que escriban para este p√ļblico. Simplemente me parece que hay pocos y considero importante escribir para ellos, porque es una edad en la que comienza a definirse el comportamiento y la conducta del ser humano. Y creo que desde nuestra literatura podemos contribuir a ello.

Si alg√ļn d√≠a se te diera la oportunidad, ¬Ņte ir√≠as de Manat√≠ hac√≠a otra ciudad m√°s grande?

Eso depende de muchas cosas. La familia, las posibilidades econ√≥micas o profesionales me pueden retener en mi pueblo o hacer que salga de √©l. Ahora vivo en Manat√≠ y desde all√≠ he escrito casi todos mis libros. El futuro tiene la √ļltima palabra. Pero creo que lo realmente importante es escribir en cualquier lugar que uno habite.