pl√°stica


Salón Tiburcio Lorenzo: un espacio de legitimación para el arte joven

Vuelve el salón Tiburcio Lorenzo al escenario vueltabajero para vislumbrar la heterogeneidad de tendencias que nutren nuestra plástica hoy. Nunca el arte ha sido esclavo de dogmas y cada artista es un universo ingobernable de ideas.

Crear es subjetivizar la realidad, revalorarla con criterios propios para dar vida a nuevas realidades que revelan las im√°genes del mundo del artista, inconscientes y consientes. El arte es eternamente subjetivo, precisamente porque existe una variedad inconmensurable de temperamentos.

En nueve piezas, el Tiburcio nos devela esa variedad, inscrita entre generaciones y estilos. He aqu√≠ un Juan Jes√ļs Murquier que esmalta sobre el lienzo los vericuetos de una personalidad que no resulta ajena, perfilando una ejecuci√≥n inteligente que toma de la psicolog√≠a o va hacia ella.

Daniel Fern√°ndez Padr√≥n fabula dentro del m√°s ordenado neosurrelismo colorista; el desbordamiento figurativo y simb√≥lico de su producci√≥n es un gusto. Leisy Marrero, cronista del lente, ha apelado a sujetos infantiles para sensibilizar la imagen en blanco y negro. Lleva a√Īos trabajando con el obturador y ha demostrado, como la joven Lisandra Carrodegua, que la fotograf√≠a no es un oficio solo de hombres en Pinar del R√≠o.

V√≠ctor Manuel Guerra Arteaga sugiere en su lienzo la perversi√≥n de la inocencia con un aire que resulta inc√≥modo e interpelativo al espectador. De ah√≠ la maravilla en su trazo, que si bien es acad√©mico tambi√©n es muy contempor√°neo. En L√≠nea de la vida, Miguel √Āngel Couret ha sintetizado la cronolog√≠a de cualquier existencia. Es un simbolista que aprovecha la significaci√≥n del objeto (sill√≥n, silla, mueble) para narrar.

 

Erick M√©ndez sale de los convencionalismos del retrato con destreza para aprovechar la multisensorialidad de la t√©cnica mixta. Marcos Gonz√°lez Yaber usa en Tiempos de Erosi√≥n las cualidades del metal envejecido y otras texturas, apoyando conceptos ontol√≥gicos del ser humano concernientes al desgarramiento o la deshumanizaci√≥n. Mientras, Marcelino D√≠az Fabelo expone otra de sus abstracciones monotipias con efervescente gama. A fin de cuentas, ¬Ņqu√© es el arte, en primera instancia, sino un souvenir para el esp√≠ritu?

El sal√≥n Tiburcio Lorenzo contin√ļa sirviendo de ojeada a la producci√≥n pl√°stica de los artistas. Especialmente los j√≥venes, lo asumen como un espacio de legitimaci√≥n, y por ello, este a√Īo, el n√ļmero de creadores noveles igual√≥ al de miembros de la Uneac, con propuestas frescas dentro del bad painting, la abstracci√≥n y la pintura acad√©mica.

A través del evento, la Uneac se convierte en marchante y promotora cultural, ambas prácticas detonan la producción artística, en un periodo en que el mercado para el arte cubano parece dormir.

 


Viaje por los dise√Īos esc√©nicos de Andr√©s Garc√≠a Ben√≠tez

Entre candilejas. Andr√©s Garc√≠a Ben√≠tez y las artes esc√©nicas se titula la exposici√≥n que, en sus redes sociales, comparte el Centro Provincial de Artes Pl√°sticas de Holgu√≠n a partir de una selecci√≥n de dise√Īos que visualiza el trabajo de este artista como creador para la escena cubana.

Andr√©s Garc√≠a Ben√≠tez ‚Äď Foto CPA Holgu√≠n

‚ÄúPor lo regular, cuando se hace referencia a Andr√©s, siempre se recuerda su labor como portadista de Carteles. Es comprensible que as√≠ sea, pues las portadas dise√Īadas por √©l para una de las revistas m√°s populares de la etapa republicana en Cuba son, indudablemente, un patrimonio del arte nacional‚ÄĚ, asegura el investigador Mart√≠n Garrido, curador de la misma y quien ha dedicado parte importante de su trabajo al rescate y estudio de la obra de este necesario art√≠fice pl√°stico holguinero, y a√Īade Mart√≠n que iniciada en los a√Īos 40, su labor para esta esfera de la creaci√≥n, el dise√Īo esc√©nico, se ampl√≠a y enriquece en las d√©cadas del 50 y 60.

La muestra, expuesta en el perfil de Facebook ‚ÄúArtistas holguineros‚ÄĚ ante la imposibilidad de su apertura f√≠sica por la propagaci√≥n de la Covid-19 en la provincia, hace p√ļblica ‚Äúuna parcela de la obra profesional de Andr√©s relativamente poco estudiada y algo menos conocida‚ÄĚ, a√Īade.

Adem√°s del teatro, Andr√©s (1916-1981) realiz√≥ incursiones, ‚Äúsiempre brillantes‚ÄĚ, en el dise√Īo de vestuario y escenograf√≠a para presentaciones de ballet, √≥pera, zarzuela, danza moderna y cabaret, cada uno con las caracter√≠sticas propias de la manifestaci√≥n y que le permitieron mostrar su ‚Äútalento multifac√©tico‚ÄĚ, ‚Äúsu maestr√≠a como dibujante, su versatilidad como creador, su conocimiento profuso de la historia del traje y de la historia del arte en general‚ÄĚ, dice.

Entre candilejas – Andr√©s Garc√≠a Ben√≠tez ‚Äď Foto CPA Holgu√≠n

Destaca, adem√°s, que ‚Äúsu profesionalidad en la esfera del dise√Īo destinado a las artes esc√©nicas se advierte en todas y en cada una de las piezas que ahora mostramos, demostrando por qu√© cr√≠ticos tan exigentes como Rine Leal o Luis Amado Blanco solo tuvieran para √©l los m√°s encendidos elogios‚ÄĚ al rese√Īar obras donde el creador dej√≥ la impronta de su firma.

Entre candilejas – Andr√©s Garc√≠a Ben√≠tez ‚Äď Foto CPA Holgu√≠n

Las obras expuestas en esta muestra ‚Äďque celebra el aniversario 105 de su natalicio y los 40 a√Īos de su muerte; adem√°s, el vig√©simo aniversario de la realizaci√≥n en Holgu√≠n de la primera exposici√≥n que, tanto en Cuba como en otras partes, se dedic√≥ a vindicar el trabajo del notable artista‚Äď pertenecieron a las colecciones particulares de dos destacados artistas cubanos: el maestro Ramiro Guerra, pionero de la danza moderna en Cuba; y el dise√Īador esc√©nico Eduardo Arrocha, ‚Äú√ļnico disc√≠pulo de Andr√©s, a quien debe su consagraci√≥n a estas disciplinas‚ÄĚ.

Entre candilejas – Andr√©s Garc√≠a Ben√≠tez ‚Äď Foto CPA Holgu√≠n

‚ÄúFundidas en un todo, ambas colecciones se conservan hoy en Holgu√≠n por voluntad expresa de Arrocha. Las piezas que las integran son como peque√Īas obras maestras de esta disciplina, que por su calidad no desmerecen dentro del conjunto total de la obra de Andr√©s‚ÄĚ, a√Īade, y que nos reafirman a Andr√©s Garc√≠a Ben√≠tez como uno de los grandes dise√Īadores esc√©nicos de todos los tiempos en nuestro pa√≠s, y una de las figuras que engrandece nuestro patrimonio visual.

Entre candilejas – Andr√©s Garc√≠a Ben√≠tez ‚Äď Foto CPA Holgu√≠n

Sensualidad y barroquismo en las pinceladas de Amelia Pel√°ez

El primer mes del a√Īo trae a la memoria el lenguaje de flores y vitrales traducidos al lienzo. Barroca e intimista es su huella pict√≥rica ‚Äďen un perfecto binomio de ensamble‚Äď y que por estos d√≠as inunda mis recuerdos en los que era estudiante de Historia del Arte y las pupilas seducidas por el equilibrio de formas me redescubr√≠an el fascinante universo pict√≥rico de Amelia P√©laez.

M√°s de un centenar ha transcurrido desde aquel enero de 1896, 125 a√Īos del nacimiento de una de las m√°s reconocidas artistas de la pl√°stica cubana, la de severidad asc√©tica y gr√°vido arte.

Estudi√≥ en la Academia de San Alejandro, y fue disc√≠pula de Leopoldo Roma√Īach. Se estableci√≥ en Par√≠s y asiste a la Ec√īle Nationale Sup√©rieure de Beaux Arts y a la Ec√īle du Louvre y toma cursos de dibujo en la Grande Chaumi√©re. Su estancia en Europa fue n√©ctar en la cristalizaci√≥n de su estilo a su regreso a Cuba en 1934.

Desde su casa en la Víbora, convertida en taller, Amelia descifra los entresijos del mundo de la plástica que realmente le pertenecían. Por ese entonces, el arte cubano estaba inmerso en un proceso de ruptura con los cánones academicistas. Hacia 1936 expone sus óleos que exhiben bodegones. Frutas y flores traslucen la intensidad del trópico, en el que se hace menos austera la influencia cubista y más tangible la unidad estilística.

(Peces) Amelia Pel√°ez 1955 mixed media on heavy paper laid down on board 19 3/4 x 23 inches

En 1938 incorpora a sus naturalezas muertas elementos de la arquitectura tradicional cubana que solidifica en las posteriores décadas. Una línea sinuosa va dibujando balaustres, volutas en las columnas, mamparas, mediopuntos, arabescos, rejas de ventanales… la arquitectura decimonónica traducida al lenguaje plástico moderno. Alrededor de 1950 comienza a trabajar en la cerámica, ejecuta murales y trasciende su creación artística los límites de lo infinitamente palpable.

Es esta Amelia la de la l√≠nea barroca que se enrosca hasta el infinito en la constante amenaza de una huida ‚Äďal decir de Graziella Pogolotti‚Äď la de un estilo personal inconfundible, moderno y cubano. Tan distintiva y magn√°nime su l√≠nea negra, tan intimistas y placenteras sus escenas dom√©sticas. Va de las frutas al azulejo, de la riqueza ornamental a los planos geom√©tricos, de la profusa composici√≥n crom√°tica al exacto equilibrio de luminosidad.

Traducida la carnalidad de sus signos al lirismo lezamiano se proclama que: ‚ÄúPara huir de eso que se ha llamado hijos engendrados por la noche de Picasso, Amelia ha preferido el expresionismo abstracto, despu√©s se multiplic√≥ el nombre de cubismo, para habitar lo que Picasso ha engendrado de d√≠a y frente al Mediterr√°neo‚ÄĚ.

Sus personajes son objetos en el que ‚Äúla columna se hace √°rbol y la fruta casi escultura en un mundo pl√°stico donde lo vegetal y lo arquitect√≥nico se confunden, d√°ndose empaque de palmera al capitel corintio, en tanto que la pi√Īa cobra la elocuencia del mascar√≥n de proa en una columna rostral.‚ÄĚ As√≠ expres√≥ Alejo Carpentier sobre ese torbellino de formas de su universo creativo que alcanz√≥ el punto √°lgido por la sensualidad y barroquismo.

Al conmemorarse el aniversario 125 del nacimiento de la renombrada artista, la historia del arte cubano se√Īala el camino. Piedra angular de una vanguardia est√©tica, Amelia Pel√°ez, es hoy la memoria viva de vestigios pict√≥ricos, como afirmara Mar√≠a Elena Jubr√≠as, ‚Äúgust√≥ de encontrar lo diferente sin perder la unidad del decir propio‚ÄĚ. Va en cada pincelada su inconfundible arte, como subterfugio y adeudo de vida.


Cacofonía, clasicismo desde la modernidad

Con la inauguraci√≥n de la muestra Cacofon√≠a, la Casa del Joven Creador en la provincia de Las Tunas, reabre sus puertas al p√ļblico, como parte del reinicio de las actividades culturales durante la segunda fase de recuperaci√≥n poscovid-19.

Auspiciada por la Asociación Hermanos Saíz en el territorio, la exposición constituye una remembranza del barroco y el manierismo, estilos pictóricos que marcaron importantes etapas dentro de la historia de la pintura universal.

Las 12 piezas presentadas por Ignacio Alejandro Rodés Mederos, se acercan a representaciones de obras de Rembrandt Harmenszoon van Rijn, José de Ribera y Michelangelo Merisi de Caravaggio, a las cuales aporta elementos de la modernidad.

En palabras del escritor y artista de la pl√°stica Junior Fern√°ndez Guerra, ‚ÄúIgnacio Alejandro Rod√©s Mederos, como los alquimistas de anta√Īo, nos convida a presenciar el nacimiento de una sustancia nueva, lograda a partir de la asimilaci√≥n de otras materias que ha sabido manipular coherentemente desde una voluntad emp√≠rica‚ÄĚ.

Cacofonía revisita lo clásico desde la modernidad, es la apropiación de variedad de formas y colores a través del simple catalizador que es el artista contemporáneo y propone así una visión nueva de lo ya conocido.


En línea con la plástica joven en Holguín (+ fotos)

La exposici√≥n colectiva En l√≠nea, que re√ļne a j√≥venes artistas de la pl√°stica en Holgu√≠n, se exhibe en la Casa del Joven Creador de la AHS, aprovechando las posibilidades que ofrecen las plataformas digitales al arte durante los tiempos de crisis sanitaria, como lo es la Covid-19.

‚ÄúEsta iniciativa se suma a las propuestas de la AHS para la etapa estival y su desarrollo desde los escenarios virtuales, pues funcionar√° como soporte para la promoci√≥n de las obras de los miembros‚ÄĚ, explic√≥ Lili√©n Aguilera, presidenta de la Asociaci√≥n que re√ļne la novel vanguardia.

‚ÄúEn l√≠nea tiene como finalidad, precis√≥, reflejar las formas no presenciales en las cuales los artistas han encontrado una alternativa para socializar el producto cultural, y tiene como novedad el desarrollo del proyecto Interacci√≥n, que incluye la m√ļsica en vivo en la exposici√≥n‚ÄĚ.

tomada del perfil de facebook de los artistas

Con la curadur√≠a y museograf√≠a de Josvel V√°zquez, la muestra re√ļne un compendio de piezas que repasa el arte cubano contempor√°neo hecho por j√≥venes desde diversas po√©ticas y t√©cnicas.

Para este empe√Īo se sumaron varios j√≥venes artistas holguineros, muchos egresados de la Academia Profesional de Artes Pl√°sticas El Alba, como An√≠bal de la Torre Cruz, Annia Leyva Ram√≠rez, Julio C. Cisneros Fuentes, Roxana Dom√≠nguez Anido, Ram√≥n Jes√ļs P√©rez de la Pe√Īa, Hennyer Delgado, Alejandro Olano Carralero, Aurora Ofelia Gonz√°lez y Alejandro Ortiz P√©rez.

tomada del perfil de facebook de los artistas

‚ÄúDicha exhibici√≥n en la AHS resalta los espacios digitales como escenarios actuales para exponer en tiempos donde la Covid-19 ha obligado el cierre de galer√≠as y museos, y de esta manera crece el traslado de los locales f√≠sicos a lo virtual, no como alternativa sino como realidad objetiva‚ÄĚ, precis√≥ en las palabras del cat√°logo el escritor y periodista Erian Pe√Īa Pupo.

Tambi√©n se uni√≥ a la muestra, como parte del proyecto Interacci√≥n, el artista DjArte, con el objetivo de llevar la m√ļsica electr√≥nica a los espacios gal√©ricos, esta vez con fragmentos po√©ticos del escritor cubano Nicol√°s Guill√©n, como homenaje al aniversario 118 de su natalicio.

tomada del perfil de facebook de los artistas

tomada del perfil de facebook de los artistas

tomada del perfil de facebook de los artistas

tomada del perfil de facebook de los artistas

tomada del perfil de facebook de los artistas

tomada del perfil de facebook de los artistas

tomada del perfil de facebook de los artistas