Onel Pérez Izaguirre


¬ęEscribir, una necesidad¬Ľ

Antes de merecer el Premio Calendario, Onel P√©rez Izaguirre hab√≠a respondido a la convocatoria de varios concursos literarios, contando ya con el Segundo Premio Vi√Īa Joven (2015) y el Premio Poes√≠a de Primavera 2017, por la obra Fosa Com√ļn, adem√°s de aparecer en la antolog√≠a S√≠lex, presentada hace pocos meses.

En esta ocasi√≥n, los poemas compilados bajo el t√≠tulo ¬ęCables de alta tensi√≥n¬Ľ, conforman un libro raro, lleno de tuercas y engranajes, y que, a juicio de su autor, es capaz de ver la sociedad desde la perspectiva de una m√°quina.

Onelito, como le conocen en su natal Baire, municipio de Contramaestre, no ve la literatura como un pasatiempo, sino como un asunto de total seriedad, como una pasión inevitable.

¬ęDesde peque√Īo a√Īoraba leer, oler los libros. El amor de los libros siempre me ha perseguido¬Ľ, comenta el joven premiado. Para √©l, la poes√≠a constituye mucho m√°s que una forma de hacer arte.

¬ęLo que me atrae de la poes√≠a es la capacidad de sanar y la profundidad prof√©tica que tiene en su interior. Creo que es el g√©nero m√°s dif√≠cil que existe¬Ľ, agreg√≥.

Partiendo de que, detr√°s de cada logro hay manos amigas y consejeras, -¬Ņqui√©nes le han guiado en este camino? ¬ęEduard Encina y los amigos del Caf√© Bonaparte me han servido como maestros desde el principio¬Ľ.

La lectura, por otra parte, es un eslabón fundamental en el ejercicio literario de Onel Pérez; leer fue la principal motivación que tuvo para convertirse en escritor, y muchos son los autores que han influenciado su estilo, además de su manera de entender el mundo.

¬ęLeer es el acto m√°s noble que conozco, y a la vez, el proceso de autoconocimiento m√°s aut√©ntico que existe¬Ľ. Admiro much√≠simos autores, entre ellos: Eduard Encina, Gotfried Benn, Poe, Vargas Llosa, Coetzee, Nietszche, entre otros.

¬ęLos buenos escritores, asever√≥ Onel, primero deben ser buenos lectores, constantemente tienen que autodestruirse para crear voces distintas¬Ľ.

¬ęPara m√≠ escribir ya es una necesidad, est√° en mi sangre; es una forma de liberarme, pero tambi√©n una cruz necesaria para salvarme¬Ľ.

Onel considera que el panorama actual de nuestra literatura es favorecedor, especialmente para la poes√≠a. ¬ęLa salud de la poes√≠a joven cubana tiene buenos asideros. Hay muchas voces diferentes, en diferentes estilos. Hay una forma de lo narrativo dentro de la poes√≠a que me fascina, quiz√°s por esa manera que tiene este g√©nero para comunicar¬Ľ.

Merecer este premio, máxima distinción literaria que entrega la AHS a la juventud que escribe, ha despertado en él varios sentimientos. Este joven escritor santiaguero asume el premio como mérito para trabajo, y reconoce que abre las puertas para otros espacios, además del hecho de que el texto se publique por una importante Editorial como lo es Ediciones Abril.

Las obras premiadas en Calendario 2023 ser√°n presentadas y puestas en venta en todo el territorio nacional durante el presente a√Īo, de manos de la AHS.


Cap√≠tulo #16: Fosa Com√ļn II (+Video)

(notas sobre la poética de Onel Pérez Izaguirre)

 

III

Hay en este libro una b√ļsqueda por elaborar una realidad nueva y paralela para volver inmediato el pasado. Una realidad donde la frustraci√≥n, los deseos y la enfermedad colectiva tengan un sentido m√°s concreto. Una realidad que reitera su c√≥mica o tr√°gica irrelevancia, que confiere importancia a elementos espec√≠ficos del pasado a trav√©s de una iron√≠a desmedida. Una b√ļsqueda que suele transformar el presente en pasado y por momentos el pasado en posteridad.

Hay un rejuego con la voz del poeta, en ocasiones te habla al o√≠do y en otras quiere ser impersonal. Su intenci√≥n, tal vez, es mostrarnos la enfermedad a partir de sus s√≠ntomas y definirla como un mal de la memoria. Un mal com√ļn y asumido con normalidad por el cotidiano.

La segunda parte Sistema de fosas, est√° integrada por 12 textos. Estos son: Sistema de fosas, Reciclaje, El arca, La pared, Inercia, Origen, √öltima vigilia, Medicina interna, Acrobacia, Anatom√≠a del reflejo, El eterno retorno y Lectura introductoria. Se trata de una serie de poemas cuyo n√ļcleo es af√≠n con el concepto general del libro: ¬Ņd√≥nde entierro los cad√°veres que me agobian?

Crecer dentro de una fosa

es tierno y difícil

decían mis viejos;

pero abajo

las ratas eran mi paisaje,

un espejo con quien pensar

el silencio.

(P. 27)

Sistema de fosas abre este cuadro y nos desgarra el paladar. El poeta emerge desde su fosa m√°s profunda: la memoria/la experiencia. El saber de la vida transita por ese sendero: ‚Äútodo lo que ha sacrificado‚ÄĚ, ‚Äútodo lo que le han quitado‚ÄĚ, ‚Äútodo lo que abandon√≥‚ÄĚ y ‚Äútoda su fe‚ÄĚ. Este es un texto sobre la resignaci√≥n del individuo ante sus circunstancias, un pasaje a zonas oscura donde yacen sus sentimientos y dolores.

Desde ahí nos comparte su condición de animal/asesino, con un trozo de fe para esperar el supuesto cambio. Hay que saber empujar los límites, hay que saber contemplar la foto del abuelo.

es difícil distinguir,

derrumbar el muro

cuando se lleva adentro.

(P. 32) 

cortesía del entrevistado

Onel Pérez no solo construye fosas, también pretende derrumbar los muros que lleva adentro. Cada fosa es su propia Caja de Pandora, cada muro es una respuesta a los fantasmas que emergen tras el aire delgado de la mirada.

Origen es un poema donde el autor busca desprenderse de la responsabilidad de construir fosas y ser memoria, pero no puede. Sabe que donde está parado ya anduvieron otros y tampoco pudieron cambiar su destino. Sabe que la poesía es una enfermedad sin cura.

Ser parte de la memoria o ser memoria solamente.

(P. 33)

‚ÄúContramaestre y Mart√≠‚ÄĚ, ‚Äúlos h√©roes y la fe‚ÄĚ. Ambas l√≠neas de pensamiento est√°n en cada p√°gina de este libro. Tal vez el poema √öltima vigilia sea uno de los m√°s expl√≠citos, de los m√°s concluyentes en cuanto a las im√°genes que estas ideas proyectan en su poes√≠a.

                        Nadie entiende

sobre qué piedra se construye

la profundidad,

la desidia en que creíamos.

                          Martí y Moisés

entre la zarza

purificando la perla.

(P. 34)

El cuerpo como carne, como símbolo de la existencia terrenal, empieza a cobrar importancia a partir de los poemas: Medicina interna, Acrobaciay Anatomía del reflejo. Los hechos humanos tienen consecuencias sobre la carne. Los hechos humanos necesitan más que fosas comunes para construir la memoria.

Hay

que

pasar

la

trampa

del

cuerpo.

Volver

a

la

fruta.

(P. 36)

Existe un estado primario a la carne seg√ļn el poeta. La carne confunde con la memoria. Hace trampas al necesitar la experiencia. El cuerpo es un melodrama para el poeta: su mayor fosa, su mayor miedo. El cuerpo es el espejo de la confusi√≥n. Dentro guardamos los horrores de la vida material. Ese espejo se alimenta de nuestras posesiones y norman nuestra conducta. Descubrirlo es da√Īino, ignorarlo tambi√©n.

Lectura introductoria es el texto que cierra esta segunda parte del libro. Es un poema que no introduce nada nuevo, sino que resume que tan fácil es intervenir su entorno. Como los barbaros puede subvertir el lenguaje de su medio (lleno de antiguos héroes y fe) sin importar las distancias. Resistir a lo absurdo es una demanda de los códigos, los cuales presionan hasta dejarnos con la lengua afuera.

Los códigos

amenazan con

destruirnos,

m√©todo com√ļn en

las naciones antiguas.

(P. 39)

Para el poeta los elementos externos a su contexto han cambiado el juego. Su Contramaestre, su casa y su cuerpo, sucumben ante la conspiración de otros lenguajes. Si algo pudiera introducir nuevo este poema es la noción de lo absurdo como definición a las relaciones que se generan con el entorno, teniendo a los individuos y sus historias particulares como centro. 

IV

Este libro sin dudas es el proyecto literario de poeta, con sus b√ļsquedas t√©cnicas y est√©ticas, un libro cuyo lenguaje lo hace notable entre su generaci√≥n. Pero tambi√©n es un libro de la gente. De cuerpos de carne suave que resisten a los barbaros y justifican lo absurdo de existir entre fosas comunes. ¬ŅFosas de la memoria?

La tercera parte Cloaca, tiene nueve poemas. Los cuales son: Cloaca, Troya, Hemorragia, Otra bulla, Carne ajena, Conversaci√≥n con Nerval, De cada cual seg√ļn cada cual, Mercado negro y Basurero. Estos textos son un dibujo de esas fosas que va abriendo la experiencia en el ser. Habla de individuos abandonados a su suerte, en la desesperanza y en la agon√≠a.

Cada a√Īo aparecen en mi barrio borrachitos j√≥venes

vienen a relevar a los de m√°s experiencia.

Son resistentes al sol, al polvo, al aroma de los perros.

Lo han perdido todo,

Hasta el money que no alcanza.

(P. 43)

Cloaca es un poema visceral. Narra la trayectoria de algunos individuos sentenciados a perecer por la miseria que generan los vicios y los deseos. ¬ŅEs el alcohol el problema o una salida desesperada? Estos individuos no poseen nada que los haga perdurar, aunque el alcohol siempre ser√° una salida desespera.

cortesía del entrevistado

En la pantalla

el caballo agoniza

en su √ļltimo relincho

mientras los socios del barrio

chupan la hierba

para no pensar.

Los grandes héroes son piedras

en el camino.

(P. 44)

En Troya estamos en presencia de otro grupo social que coexiste en el barrio. ‚ÄúBuscas vidas‚ÄĚ que cortan cabeza y prefieren no pensar. Es significativo que se llame Troya un poema donde el caballo muere y la mente del individuo en cuesti√≥n se enajena de ese hecho. Sobrevivir ya es suficiente, pensar es una categor√≠a la cual es mejor en ellos si no es explorada. Hemorragia reafirma su obsesi√≥n por el aburrimiento de los m√°s j√≥venes y la bebida como respuesta a la desesperaci√≥n. Pero si algo es v√°lido para tener en cuenta es c√≥mo el personaje del padre empieza a ser protagonista en cada suceso, en cada imagen, en cada idea. El padre que no estuvo ahora es omnipresente. ¬ŅSer√° el padre de todos?

Otra bulla nos trae nuevamente a √Āngel Escobar, pero esta vez acompa√Īado de G√©rard de Nerval y Albert Camus. Nombres que esperan la reuni√≥n con el poeta. Nombres que no pueden evitar el derrumbe de la Torre de Babel situada en medio de Contramaestre. Nombres que saben que el poeta es un silencio construido igual que sus fosas y que debe escribir el poema que nadie puede escribir.

En Conversaci√≥n con Nerval por ejemplo, trae a la mesa al franc√©s Nerval (el poeta), a los b√°rbaros (los invasores) y a Mart√≠ (el h√©roe). A trav√©s de su mirada, la belleza de la noche no le deja dormir y estos personajes nos permiten temer, rabiar y gritar. En De cada cual seg√ļn cada cual, Marx (el fil√≥sofo) aparece pero no evita la reducci√≥n simb√≥lica del sujeto. Las ideas del viejo Marx no funciona en tierras de cuervos y matarife, all√≠ la vida es m√°s simple, all√≠ la vida es igual de injusta.

Ella muge y tiemblo.

Aun después de muerta,

muge

y tiemblo.

(P. 51)

Mercado negro es el texto donde dos ideas cierran su ciclo: ‚Äúel campo y los animales‚ÄĚ y ‚Äúel sacrificio animal‚ÄĚ. Ambas ideas son coherentes con la vida del Onel P√©rez. √Čl vive en un territorio agr√≠cola, posee conocimientos sobre las pr√°cticas rurales porque siempre ha estado all√≠. Siente que puede tener la habilidad de un cuervo y el dolor de una vaca. Se siente poeta y matarife.

He vivido entre ratas mucho tiempo.

Sus costumbres ya no son las de antes:

se nutren del sudor delas m√°s tiernas.

(P. 52)

Basurero es el √ļltimo poema del libro, donde el poeta reafirma vivir en una cloaca. Un contexto que lo ha cambiado, que no le permite dejar de cavar fosas para cad√°ver y vivos. Nadie vendr√° a rescatar al poeta, no se encender√° ninguna luz entre las paredes que se derrumban.¬†

Cuando alguien cuestiona si he cambiado,

huelo la intensidad de su rabia

y le digo lo que aprendí:

todos los días están cazando ángeles.

(P. 52)

Onel Pérez Izaguirre posee una voz distinta, especial, espacial. Su obra es un escáner a su contexto visto desde un presente que es devorado por el pasado. La memoria v.s la presencia. Su permanencia dentro de su casa tambaleante es propositiva con su lenguaje. No busca herir sino cerrar las heridas. No busca silenciar sino permanecer. Habrá que seguir su obra en lo adelante, la cual promete ser un registro sincero de su realidad que también es la nuestra. Mientras tanto, él escarba en la tierra y escribe, hurga en la memoria y escribe. Así resiste, así habita.


Cap√≠tulo #16: Fosa Com√ļn (Parte I)

(notas sobre la poética de Onel Pérez Izaguirre)

I

¬ŅC√≥mo se construye una fosa com√ļn?

¬ŅPara qu√© construirla desde la poes√≠a?

¬ŅSer√° una soluci√≥n eficaz a la enfermedad del ‚Äúser poeta‚ÄĚ?

Enterrar esos cad√°veres que por alguna raz√≥n no tienen sepultura propia en un foso creado desde la poes√≠a, puede minimizar el contagio masivo de la enfermedad que generan. Esta es una acci√≥n t√≠pica de la guerra. Esta es una acci√≥n t√≠pica de las utop√≠as. ¬ŅAnonimato? Todo poeta construye fosas para amedrentar el insomnio y la migra√Īa. Todo poeta vive en guerra. Todo poeta es ut√≥pico.

Fosa com√ļn, tambi√©n es el libro de Onel P√©rez Izaguirre (Contramaestre, 1988) con el cual obtuvo el premio Poes√≠a de Primavera 2017 en la provincia de Ciego de √Āvila. Un jurado integrado por Carmen Hern√°ndez Pe√Īa, Eduard Encina y Luis Yuseff, estim√≥ ganador del certamen a un libro dise√Īado para dar sepultura a algunos cuerpos del agobio colectivo. Cuerpos engendrados a trav√©s de los ciclos de la historia Cuba y la memoria de un poeta.

El cuaderno fue editado por Carmen Hern√°ndez Pe√Īa, el dise√Īo fue de Lizardo G√≥mez Cede√Īo, y la ilustraci√≥n fue de Andr√©s Batista. Ediciones √Āvila lo public√≥ en 2018 y, desde entonces, las fosas comunes que describe y construye el poeta fueron p√ļblicas para el lector.¬†

El libro posee una estructura externa sencilla, fácil de recorrer y de comunicar(se). El poeta la divide en tres momentos para que la lectura sea también un descubrir. Una manera de acentuar lo rostros que desea mostrar(nos). Una fórmula para invitarnos a la morbosa acción de componer el cadáver colectivo que se esconde entre estas páginas. Entre estas fosas yacen, también, fragmentos de un poema generacional.  

Foto: Cortesía del entrevistado

 

II

La primera parte, Alcantarillas, posee 13 poemas, los cuales son: Lenguaje directo, Nota oficial, Paso de ceremonia, Trance, Fosa com√ļn, A√Īo de gracia, Econom√≠a pol√≠tica, La situaci√≥n, Arte del suicida, Peque√Īa carta a CH.B., Lobo del hombre, Variaciones en torno a los b√°rbaros y √öltimo apunte del Diario de campa√Īa.

Estos son poemas sobre la identidad del poeta. Escribe desde la contradicción de la existencia y los significados humanos. Escribe sobre la Patria y la abraza con todos sus defectos.

Mi patria es la contradicción,

lo que est√° fuera de ella

no sirve y sirva.

(P. 9)

Leguaje directo es un texto que marca la contundencia estilística y conceptual de un poeta que construye fosas, entierra cuerpos y luego los exhuma frente a todos. Aparece una referencia al poeta José Kozer, quien subraya a la Patria como centro de gravedad. Para Onel Pérez, la Patria es el sentido de lo que yace dentro de ella. Su casa, su contradicción y su acción de destruir todo a su alcance. Estas ideas se conectan con el segundo texto, Nota oficial, donde introduce a nuevos personajes: la madre, Lezama, Gorbachov y al gordo (quien medita del otro lado de la pantalla). En este poema se observa la contradicción en el cuerpo del otro. El poeta habita desde la contemplación del suceso.

Mi madre mira el noticiero

y los muros de la casa

se tambalean.

(P. 10) 

La casa es un signo imprescindible en su lenguaje. All√≠ llegan las angustias y los pesares. El gordo es un extra√Īo tras la pantalla que medita, llega junto a las noticias y hace tambalear la casa con la misma fuerza que tiembla el poeta. Para √©l, ‚ÄúMorir por la Patria es callar‚ÄĚ.

Pasos de ceremonia continua el discurso sobre la resistencia del poeta y sus circunstancias. Admite los sacrificios que están por venir y alerta sobre la pausa necesaria. 

Imiten.

La espiga sigue cosechando frutos,

engorda hacia la multitud,

traspasas dudas.

(P. 13)

Hay que apretar el paso y cerrar los labios, nada cambia. Los pasos de ceremonia son la exactitud a la que se somete un individuo poético/político/normal. Así Onel empieza a mostrar su postura sobre el poder.

El poder desfigura,

hace rodar

cabezas

con eficacia:

una, dos, tres cabezas

cayendo

hacia el poder.

(P. 14) 

Trance es un texto demoledor contra la imagen del poder. El poeta es un espejo frente al golpe, frente a las cabezas que ruedan en direcci√≥n al mismo sujeto que las cortan. Fosa com√ļn llega entonces como respuesta a esos cortes. Una respuesta que se hace desde la experiencia familiar. Desde un registro a la memoria como motor impulsor de nuestras emociones. El poder est√° cerca y tiene otras guerras que ganar, debe sobrevivir a la ausencia.¬†

Crecí sin padre,

como un perro que sangra

por la boca.

 

Nadie siente ese dolor,

sino el poeta cuando preguntan

si existe.

(P. 15)     

Foto: Cortesía del entrevistado

 

Para el poeta la poes√≠a es lo √ļnico que no le abandona. La imagen del poder est√° al acecho, igual que la figura del padre ausente. No se debe embarrar las manos seleccionando un bando, esa acci√≥n no sirve de nada. Las fosas comunes del poeta son un espacio para inocular la ausencia con el olvido. Luego llega A√Īo de gracia, un poema que nos reafirma que la primera fosa construida por el poeta es familiar. Un hueco para ocultar el miedo y el dolor de la madre. Un espacio para poder asomar la cabeza sobre el techo y respirar.

Con el pan al cuello

las estrellas caían a ráfagas

sobre el zinc.

(P. 16)

En el devenir de los textos de esta primera parte, leemos el testimonio de un individuo que se siente solo y desmembrado. Alguien que asume que la pérdida es segura y que ha creado su propio miedo. Alguien que asume que escribir puede ser traumático.

Hay referencias importantes a otros poetas a parte de los ya nombrados. Hombres que tambi√©n cavaron fosas para enterrar cuerpos enfermos y malditos: √Āngel Escobar y Charles Baudelaire. Un aspecto que justifica la aparici√≥n de estos nombres es la reflexi√≥n creada a partir del oficio del ‚Äúser poeta‚ÄĚ. El rejuego con la maldici√≥n del que observa y escribe, para filtrar la realidad a tal punto que sea convertida en poes√≠a. Para Izaguirre, la poes√≠a es el arte del suicida. Es el calvario de una m√°quina, que a la vez, es un hombre lobo o una carne que grita. Esa poes√≠a se encuentra en su aldea donde los b√°rbaros han impuesto variaciones en torno a su presencia.

Foto: Cortesía del entrevistado

 

El poema que finaliza este segmento del libro: √öltimo apunte del Diario de Campa√Īa, es una puerta que cierra algunos t√≥picos y al mismo tiempo abre otros caminos. El poeta ha dotado su escritura de simbolismos que le son naturales a √©l por su cotidianeidad y su cercan√≠a con la historia local. En muchos cuerpos ha aparecido el h√©roe en esta primera parte: la madre, los poetas y el hombre que resiste. Pero en este texto evoca al mayor h√©roe de nuestra historia y eso hace que la heroicidad en sus personajes adquiera otra connotaci√≥n.

En el fondo Remanganaguas,

las vísceras del Apóstol.

Un caballo jadea

mientras escribo y canto:

¬ęla luz no es para sordos¬Ľ,

y la penetrante sabana se cierra

para que no entren moscas.

(P. 24)

Mart√≠ tuvo su primer entierro en Remanganaguas, all√≠, seg√ļn los pobladores, descansa el coraz√≥n de la Patria. Muy cerca el poeta vive en su aldea y ve crecer una torre donde ahoga el canto. Donde los b√°rbaros beben su vino en un silencio que no agoniza.¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†

Foto: Cortesía del entrevistado