Luis Alberto Figueroa


Juventudes

Los ensue√Īos de la imaginaci√≥n no valen gran cosa cuando es preciso ejercitar el pensamiento.

José Martí.

Los jóvenes serán adictos a la irreverencia y ese acto de fe, los hará guerreros contra la hipocresía. Algo así, recuerdo, dijo Silvio Rodríguez en un documental que hace rato no revisito. Y creo en ello.

Por eso necesitan grandes ejemplos que seguir, para que terminen de formarse como seres de futuro bondadoso.

Y algo por el estilo parece decirnos en cada una de las páginas del libro Juventudes, de Luis Alberto Figueroa, y que me desvela hoy, sobre el pensamiento de Luis y Sergio Saíz Montes de Oca. Jóvenes de la vanguardia pre-revolucionaria.

Creadores por excelencia. No tan diferentes en pensamiento y asimilación de la cultura a lo jóvenes actuales que también pueden ser, y lo son en efecto, adictos al respeto por la tradición.

Pero ya desde una variante transgresora de la tradicional forma de ‚Äúrespeto‚Ä̬† y emergida desde el cari√Īo y el rompimiento¬† de los l√≠mites generacionales.

Ahora estaríamos hablando de la generación R, a decir de Carlos Freixas en su estudio Generación XX, Teorías sobre la juventud en la era contemporánea, cuando nos define:

                     Generación R (Rock)

¬ęEstos j√≥venes hablan otra lengua… que cada vez se diferencia m√°s de la que hablan el resto de los hablantes: la sociedad adolescente cada vez es m√°s fuerte en los suburbios de clase media (…) entre los padres se est√° extendiendo la sensaci√≥n que el mundo de los teenagers es un mundo aparte¬Ľ (Coleman, 1955).

Con la particularidad de que la juventud en Cuba es bastante especial, y se diferencia mucho de otras juventudes de cualquier época y otras latitudes.

Este es un libro publicado por Sed de Belleza en el a√Īo 2021. M√°s que una antolog√≠a, se trata de la presentaci√≥n al p√ļblico de apuntes, art√≠culos y lecturas comentadas de Luis y Sergio, perpetuados para la Historia de Cuba con la creaci√≥n en 1986, de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z que nos a√ļna en este tiempo.

Fecha importante. Aniversario 65 del asesinato de estos j√≥venes, y el cumplea√Īos 96 de nuestro l√≠der hist√≥rico Fidel Castro, y 36 aniversario de la creaci√≥n de la AHS.

Es un volumen que tiene todo el color de la juventud epocal. Sobre todo, esa juventud universitaria inmersa en la concatenación de hechos que desemboquen en una revolución totalitaria y justiciera. Una revolución martiana, con todos y para el bien de todos. Una revolución socialista.

Mas, libre y soberana no solo desde el concepto de Rep√ļblica, sino, tambi√©n, desde el adoctrinamiento pol√≠tico, y la independencia econ√≥mica. As√≠ lo plantean cada uno en su momento con una madurez que asombra. Y nosotros, los de ahora, nos damos cuenta de la vigencia de su pensar. De esa luz que tanto bien hace en la construcci√≥n del Hombre Nuevo.¬†

¬ŅEs el comunismo ruso o el imperialismo yanqui la salvaci√≥n de Am√©rica? Creemos que ni en una ni en otra doctrina encontrar√° Am√©rica el camino ancho que la llevar√° lejos y pronto.

Luis R. Saíz

De total inter√©s nos resultar√° la convicci√≥n de estos dos j√≥venes sobre el cambio total que deb√≠a ocurrir en la Cuba de finales de los a√Īos cincuenta, del pasado siglo. Y como deber√≠an plantearse las cosas en una nueva constituci√≥n de la rep√ļblica, con el antecedente de la constituci√≥n del 40.

Temas tan interesantes como el aborto, la educación, la producción y la economía, entre otros, marcan el juicio de estos artistas.

Pareciera escritos por jóvenes de esta generación.

foto: santa massiel

PROYECTO DE CONSTITUCI√ďN MUNICIPAL

La familia

(…)

  1. prohibido el aborto.
  2. a) Autorizado cuando peligra la madre.
  3. b) Amonestaci√≥n p√ļblica a los infringentes.

(…)

Y lo m√°s sorprendente, a mi juicio, es cuando nos encontramos a Sergio Sa√≠z que ense√Īa su propio proyecto de reforma agraria, tan so√Īada como posible en la actualidad y de la que no dudo su influencia de la Historia me absolver√°, un fiel espejo de los males de una √©poca.

POL√ćTICA AGRARIA

La tierra tiene que es cubana y se luchará por evitar lo contrario. En relación con los complejos problemas agrícolas cubanos se propone:

  1. Establecer un plan de reforma agraria eficaz.

Sergio Saíz.

Así también andamos en el pensamiento al desnudo de este joven desde sus apuntes de índole educativa, etapa tras etapa, y de la creación de la cátedra martiana. Asunto vigente en nuestros días y en el sistema educativo cubano.

Además, vemos apuntes y notas al margen que nos dejaron en disímiles libros, cada uno de los hermanos. Ahí están las saboreadas interpretaciones a Enrique Lumen, Luis Aranguieitan, Jacques Bainville, Mazzini y hasta Vladimir Ilich Lenin.

Las notas, discursos, artículos de Luis Rodolfo Saíz que abren este volumen de 125 páginas, son todo lo revolucionario, juvenil y de madurez absoluta que se pueda tener a tan poca edad.

Lo notamos no solo en el empleo de palabras de m√ļltiples significados, ideas muy bien asimiladas, sino, tambi√©n, en la sintaxis, presentaci√≥n de los teoremas y tesis, entre otros.¬† Y se nota, adem√°s, la pragmaticidad que dicho pensamiento profesa cuando trata de gestar a la revoluci√≥n libertaria y conseguir adeptos a su causa.

Es revelador la concepción de juventud que ambos hermanos profesan, y al que le atribuyen un rol preponderante, activo y reformador, en esta lucha generacional.

Recordemos que en el 1956 Luis se reincorpora al Movimiento 26 de julio y era el coordinador municipal; Sergio era el jefe de acción y sabotaje.

Y hay mucho m√°s para atraparnos en la filosof√≠a, el ideario, el pragmatismo de estos hermanos que fueron asesinados est√ļpidamente por una tiran√≠a que no consigui√≥ m√°s que elevarlos a la categor√≠a de m√°rtires, hijos predilectos de generaciones futuras. Aunque nos haya arrebatados sus vidas tan tempranamente.

Aquí también subyace la convicción martiana de ambos jóvenes que han de morir de cara al sol.

Con un hermoso pr√≥logo del genial Abel Prieto, donde se cuenta una simp√°tica an√©cdota con el protagonismo de Sergio y del propio Abel, ha de humanizarse a√ļn m√°s las figuras de Luis y Sergio, para siempre enlazados con la Historia de Cuba.

La editorial Sed de Belleza, insigne en el panorama literario y art√≠stico de la juventud vanguardista¬† revolucionaria, tuvo a bien la publicaci√≥n de este ejemplar de la mano del escritor y compilador Luis Alberto Figueroa, pinare√Īo con una vasta obra al servicio de la cultura cubana.

Este ejemplar, que no está exento de erratas que no terminan por manchar su honor, debería estar en las manos de todo miembro de nuestra querida organización. Además de la obra puramente literaria de los hermanos Saíz. Debería ser leído, saboreado, degustado, porque será como compartir un regalo hermoso que vuelve más hermosos a los mártires de la patria.

Los jóvenes podrán ser adictos a la irreverencia, pero este libro hará que caigan rendidos a los pies del más humano ejemplo de convicción martiana y revolucionaria.


¬ęLa Asociaci√≥n nuestra yo la venero¬Ľ

Nuestra. As√≠ siente la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z quien hace un buen tiempo sobrepas√≥ los 35 a√Īos de edad, pero mantiene vivos los recuerdos de aquellos momentos fundacionales de los que fue protagonista. Luis Alberto Figueroa Pag√©s, o simplemente el profesor Figueroa, confiesa haber vivido desde el a√Īo 1974 alrededor de lo que fuera la Brigada Hermanos Sa√≠z, una de las semillas de las que germin√≥, en 1986, la actual organizaci√≥n de los j√≥venes escritores y artistas cubanos.

Poeta, escritor, historiador, pintor, profesor universitario… Figueroa siempre ha estado cerca de las nuevas generaciones de creadores y a ellos ha dedicado el estudio profundo de la vida y obra de los Hermanos Saíz Montes de Oca, los artistas mártires en cuyo espíritu se inspira la AHS. 

Como parte de las celebraciones por el aniversario 35 de la organizaci√≥n, el artista y pedagogo pinare√Īo recibi√≥ el Premio Maestro de Juventudes, galard√≥n que recompensa toda una vida consagrada ‚ÄĒdesde la creaci√≥n y la ense√Īanza‚ÄĒ al desarrollo cultural de su tierra.

‚ÄúEs un reconocimiento muy bienvenido por mi parte, no lo esperaba ya en este momento, pero me ha llegado en un lugar y en una historia muy consecuente y yo lo acepto extraordinariamente bien. Es algo que me hace sentir, al fin, al nivel de lo que realmente yo le he dedicado tanto tiempo, porque la Asociaci√≥n nuestra yo la venero, siempre la he querido; fui fundador de su ra√≠z, la Brigada Hermanos Sa√≠z. Para m√≠ es un agradecimiento muy grande a mi persona, a mi trabajo y es tambi√©n una significaci√≥n extraordinaria. He sabido que ese galard√≥n solamente lo ostentan otras tres personalidades de la cultura pinare√Īa, tres personalidades que yo tambi√©n he amado mucho tiempo: Nersys Felipe, Pedro Pablo Oliva y Esther, esa gran madre de Sergio y Luis Sa√≠z Montes de Oca. Ahora soy yo el cuarto en la lista, para m√≠ eso es algo extraordinario‚ÄĚ.

Recientemente le escuch√© decir que usted se considera ante todo un pedagogo de la cultura. ¬ŅPor qu√©?

‚ÄúImag√≠nate, en el a√Īo 1966 me vinculo al movimiento cultural al salir de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, espec√≠ficamente al movimiento de talleres literarios que hab√≠an conformado figuras important√≠simas de la cultura pinare√Īa como lo eran Aldo Mart√≠nez Malo, Jos√© Alberto Lezcano, entre otros. Ya en el a√Īo 1971 yo empec√© a dar clases, pues me hab√≠a preparado como Instructor de Arte en la especialidad de Historia del Arte, son ya cincuenta a√Īos desde entonces. Siempre he vivido absorto de la docencia, cuando no es en un taller literario es en un cineclub, cuando no es en una actividad comunitaria en una zona rural, es en un centro de trabajo o en las aulas de nuestra universidad que tiene el nombre de Sergio y Luis Sa√≠z Montes de Oca‚ÄĚ.

¬ŅQu√© circunstancias le acercaron a la obra y el pensamiento de los Hermanos Sa√≠z?

‚ÄúLa primera de todas fue haberme vinculado a ese movimiento cultural y empezar a trabajar en la direcci√≥n de cultura como asesor literario. Desde finales de los a√Īos 60 ya ven√≠a floreciendo una idea entre Lezcano, Aldo, Luis Gonz√°lez, yo, los Mart√≠nez Malo‚Ķ de crear aquellos homenajes a los Hermanos Sa√≠z que comenzamos en San Juan y Mart√≠nez. Recuerdo que en el a√Īo 1970 hicimos el primero, en medio de la ‚Äúzafra de los diez millones‚ÄĚ, entonces √©ramos un grupo peque√Īo de gente, ya en el 71 fue un evento extraordinario y en el 72 se convirti√≥ en un evento de car√°cter nacional. All√≠ se nos apareci√≥ incluso un grupo de muchachos de otros pa√≠ses. Luego hay un impulso que me da un amigo, Reinaldo L√≥pez Medina, que era muy amante de la historia.

‚Äú√Čl me ayud√≥ a conformar el primer libro de la vida de los Hermanos Sa√≠z, que lo hicimos un colectivo de autores que trabajamos mucho consultando manuscritos, estudiando‚Ķ Por ah√≠ arranc√≥ todo, de ah√≠ ha seguido todo: buscando, investigando, leyendo, escribiendo, promoviendo porque realmente Luis y Sergio Sa√≠z Montes de Oca no eran conocidos en todo el pa√≠s‚ÄĚ.

A prop√≥sito, ¬Ņconsidera que actualmente la obra y el pensamiento de los Hermanos Sa√≠z son suficientemente estudiados y divulgados en el pa√≠s?

‚ÄúNo, no lo creo. El esfuerzo que hemos hecho es inmenso, no hablo solo del m√≠o sino del de mucha gente, sobre todo en Pinar del R√≠o, que s√≠ cuenta ya con un sedimento cultural alrededor de Sergio y Luis Sa√≠z Montes de Oca. Creo que no se ha estudiado mucho su pensamiento, se conoce m√°s el hecho martirol√≥gico de Luis y Sergio que su propio pensamiento. Hoy en d√≠a creo que s√≠ es algo valioso que la propia Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z est√° involucr√°ndose m√°s en la historia de estos dos j√≥venes y creo que los van a reconocer mucho m√°s y se van a identificar mucho m√°s con la personalidad de estos dos j√≥venes‚ÄĚ.

Como resultado de su estudio de la vida y obra de los Hermanos Sa√≠z, public√≥ hace algunos a√Īos el texto Cuerpos que yacen dormidos y, recientemente, fue presentado en La Habana Juventudes. ¬ŅEste nuevo t√≠tulo es una continuidad del anterior?

‚ÄúHay parte de Cuerpos que yacen dormidos. Todos los documentos pol√≠ticos, escritos por Luis y Sergio Sa√≠z Montes de Oca est√°n compilados en ese ejemplar. Le hemos agregado algunos otros documentos, m√°s peque√Īos, menos significativos pero importantes en el orden pol√≠tico de estos hermanos. Y le agregamos algo que es interesant√≠simo y que a m√≠ me ha costado mucho trabajo, que es buscar dentro de todos los libros que todav√≠a est√°n vigentes en la biblioteca nuestra de la Universidad de Pinar del R√≠o y en la propia Casa Museo de Luis y Sergio, aquellos textos que ellos manosearon, que ellos acotaron, que ellos escribieron. Hay notas ah√≠ interesant√≠simas, de una literatura muy de vanguardia de la √©poca de ellos y creo que el libro va a ser muy significativo para la Asociaci√≥n porque es un puente que se est√° tendiendo con la obra de estos dos j√≥venes. El pr√≥logo es de Abel Prieto Jim√©nez y sale publicado por la editorial Sed de belleza‚ÄĚ.

¬ŅEn qu√© otros proyectos se ha enrolado en los √ļltimos tiempos como estudioso de la obra de los Hermanos Sa√≠z?

“Estoy encaprichado en varias cosas: estoy ampliando el libro de Cuerpos que yacen dormidos, agregándole algunos documentos y resultados de las nuevas investigaciones que hemos hecho; estoy terminando un libro que le quiero llamar Las primeras iniciales, sobre la fundación de la Brigada Hermanos Saíz en todo el país y en especial en nuestra provincia, esa fue la base para la fundación de la Asociación tiempo después; y hay un proyecto que todavía estamos estudiando: hacer la película de los Hermanos Saíz Montes de Oca, son dos personalidades que no deben escapársele al cine cubano.

Usted que ha visto la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z fundarse, crecer, llegar al 35 aniversario, ¬Ņcu√°les cree que sean ahora los desaf√≠os de la organizaci√≥n?

Creo que el primer desaf√≠o que tiene la organizaci√≥n es ser realmente una base para el desarrollo cultural de nuestro pa√≠s, necesitamos mucho que los j√≥venes participen en el desarrollo cultural, que cambien, que transformen el ambiente social en el que nos estamos moviendo, que participen en la vida social y pol√≠tica de nuestro pa√≠s y la Asociaci√≥n puede contribuir much√≠simo con eso, partiendo incluso de los fundamentos que nos ha dado Fidel al decir que la cultura es escudo y espada de nuestro pa√≠s. Creo que esa vanguardia de los j√≥venes ‚ÄĒque se est√° luciendo √ļltimamente‚ÄĒ tiene que ayudar, participar, contribuir, estar metida en el hoyo m√°s profundo de los problemas que estamos teniendo en Cuba. El m√°s grande desaf√≠o es ese: la participaci√≥n social de la fuerza creativa de la organizaci√≥n.