Don Quijote


De paseo por La Mancha: otra lectura a la obra Don Quijote

Hace 415 a√Īos, a comienzos de 1605, sal√≠a a la luz la primera parte de El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha. Diez a√Īos despu√©s comenzaba a circular la segunda entrega de este magno libro, considerada como la verdadera, pues un a√Īo antes se imprimi√≥ una versi√≥n ap√≥crifa con el objetivo de atacar a su autor, debido a que algunos personajes de la √©poca se sintieron agraviados en la primera. Don Quijote, como habitualmente se alude a ella, fue escrita por un soldado, al que por tener inutilizada su mano izquierda, se le conoci√≥ como ‚ÄúManco de Lepanto,‚ÄĚ que a decir del fil√≥logo y escritor espa√Īol Jos√© Manuel Luc√≠a Meg√≠as,‚Äúsi hubiera nacido en el siglo XXI, habr√≠a sido viajero. Probablemente capit√°n de vuelo‚ÄĚ, lo cual nos describe a un hombre predispuesto a la aventura.

De nombre Miguel, que pudiera llamarse Don Quijote de Cervantes y Saavedra, porque entre √©l y su personaje se desdibujaron las fronteras, naci√≥ en un lugar de Espa√Īa, Alcal√° de Henares, un 29 de septiembre de 1547, y falleci√≥ un 23 de abril de 1616, d√≠a referencial para celebrar el idioma espa√Īol. ¬†

La obra, un gran paso en el camino hacia la creaci√≥n de la novela moderna, revolucion√≥ la literatura de tal modo que, seg√ļn se dice, es la m√°s le√≠da despu√©s de La Biblia. Y algo de cierto debe de haber en ello pues desde entonces hasta la fecha todas las artes, los medios de comunicaci√≥n y la propia literaria, no han dejado de recurrir ‚Äďvolver‚Äď a ella, reinterpretarla; tiene la misma un mensaje latente, vivo, perceptible, de resistencia, libertad, honor, fidelidad y amor (el ideal) disponible para dialogar con muchos y diversos p√ļblicos. Incluso aquellos que no han pasado de la portada del libro emiten juicos y valoraciones como los que han dejado el hueso en el papel. El cine, la radio, la televisi√≥n, el teatro y la danza son los queridos culpables.

Si alguien duda todav√≠a de su impronta y trascendencia, recu√©rdese que en nuestra geograf√≠a insular, heredera del idioma castellano, que hoy se prestigia de ser una naci√≥n potencialmente de lectores, El Ingenioso Hidalgo‚Ķ fue el primer libro encargado a la Imprenta Nacional de Cuba, fundada en 1959, con una tirada de 100 mil ejemplares, con ilustraciones, al precio de 25 centavos. Era una propuesta sugerente, de emprendimiento, del nuevo proyecto cultural cubano en revoluci√≥n, para dar a conocer a la mayor√≠a los valores humanistas de la obra, para luchar contra todos los obst√°culos, y en los que se reflejaron no pocos de nuestros pr√≥ceres como Mart√≠ (‚ÄúComo Cervantes, con el pie en el estribo‚ÄĚ)[1] y el Che (‚ÄúOtra vez siento bajo mis talones el costillar de Rocinante, vuelvo al camino con mi adarga al brazo‚ÄĚ).[2]

Acerca de lo anterior, la excelsa poetisa Dulce María Loynaz en su discurso de recibimiento del Premio Cervantes 1992 diría:

‚ÄúNo s√© (‚Ķ) si la obra cervantina ha sido comentada, absorbida con tanto amor en otros pa√≠ses como lo ha sido en Cuba ¬†(‚Ķ). Pero de lo que s√≠ estoy cierta es de que en ninguna parte hemos puesto tanto amor en sacar a la luz de nuestro siglo (‚Ķ) el talento y la imborrable huella que esta pluma ha dejado en todos los que de ella nos servimos para expresar nuestros sentimientos.‚ÄĚ[3]

No es de extra√Īar entonces que en este universo de las publicaciones nos sorprendan algunas novedades cuyo tema gire en torno a‚Ķ, alrededor de‚Ķ, a prop√≥sito de‚Ķ, la obra referida. D√≠gase obras intertextuales vinculadas, expl√≠cita o impl√≠citamente, con el texto aludido que influyen, de un modo u otro, en la comprensi√≥n de su discurso, hecho plausible, incluso, como metodolog√≠a did√°ctica.¬†

La 29na edici√≥n de la Feria Internacional del Libro de la Habana, que se extender√° a las provincias hasta el mes de abril pr√≥ximo, donde se clausurar√° en Santiago de Cuba, fue escenario id√≥neo para colocar, al alcance del p√ļblico visitante, el m√°s reciente ejemplo de un texto que reafirma la necesidad de leer a Cervantes. Lleva por t√≠tulo El libro de La Mancha (Editorial Oriente, 2019) poemario perteneciente a la Colecci√≥n Ala y Espuela dedicado a ni√Īos y adolescentes. Tambi√©n, por qu√© no, dedicado a los j√≥venes y a los que fuimos ni√Īos, pues la literatura destinada a ese grupo social tiene mucho que comunicarnos, de modo que no debemos subestimar tales propuestas.

Su autor se nombra Jos√© Manuel Espino, nacido en 1966 en un lugar de Matanzas conocido como Col√≥n. Es, por m√°s se√Īas, dramaturgo, narrador, poeta, promotor, cr√≠tico literario y Presidente del Comit√© Provincial de la Asociaci√≥n de Artistas y Escritores de la Atenas de Cuba. Adem√°s, es considerado por la cr√≠tica especializada como uno de los m√°s importantes escritores de literatura infantil y juvenil en nuestro pa√≠s, quien en 2012 comenz√≥ a cabalgar junto a Alonso Quijano y su escudero con el libro De las sin par andanzas del Guajiriquijote y su escudetero Calvipanz√≥n, publicado por la Editorial Gente Nueva y reeditado en 2014.

Espino, en De las sin par andanzas‚Ķ, considerado como texto din√°mico e hilarante por transitar por diferentes g√©neros ‚Äďleyendas tradiciones y campesinas, poemas, teatro y exquisitas recetas‚Äď, recre√≥ las aventuras del El Quijote en un escenario campestre, sello este distinguible que puede observarse tambi√©n en El libro de La Mancha. ¬†

Cabe mencionar que otros autores cubanos que escriben para ni√Īos y j√≥venes ya hab√≠an hecho suyas las historias del Caballero de la triste figura, como el repentista Alexis D√≠az-Pimienta con En un lugar de la mancha. (Don quijote en verso, quien sit√ļa su versi√≥n en tiempo y geograf√≠a de Cuba guajira y agreste, contada en cuartetas, d√©cimas, octavillas, entre otras formas estr√≥ficas de la l√≠rica espa√Īola.

Acerca de la propuesta del autor matancero, si este no lo sabe (o quiz√°s s√≠), sirvan estas l√≠neas para trasmitirle ‚Äďy participarle al p√ļblico lector- que el poemario que construy√≥ con un elemento fundamental denominado ‚Äúsensibilidad,‚ÄĚ luch√≥ junto a Hospital para gatos locos (Mildre Hern√°ndez Barrios) y Une los puntos y ver√°s (Ariel Fonseca Rivero), las otras novedades de la citada Editorial Oriente, contra los molinos de vientos del d√©ficits de materia prima (sobre todo papel) para la producci√≥n de libros, que afecta al sector e industria editorial nacional hace m√°s de un a√Īo. No obstante, gracias a la gesti√≥n institucional de la editorial, el Instituto Cubano del Libro y la Unidad Empresarial de Base Gr√°fica Caribe, hoy podemos disfrutar y compartir las buenas nuevas de un libro impreso.

Los prop√≥sitos de El libro de La Mancha se revelan desde el propio t√≠tulo e ilustraci√≥n de cubierta, esta √ļltima a cargo del artista de la pl√°stica Javier Due√Īas (1969), nacido en C√°rdenas, Matanzas. Reconocido dibujante, pintor e ilustrador de libros, miembro de la UNEAC, cuyos trabajos se adscriben a la pintura paisaj√≠stica y abstracta moderna.

Y serán precisamente los motivos paisajísticos, presentes en cada página y aderezados con una imaginería colorida y ostensible, elementos dialógicos para ir redescubrimiento los personajes principales de la obra matriz, véase, Sancho, Dulcinea, Don Quijote, Rucio, Rocinante.

Este libro, divido en tres partes: Los poemas de Sancho Panza (12), Los poemas de Dulcinea (12) y Los poemas del Quijote (13), para un total de 37 trabajos po√©ticos, cuyos t√≠tulos se repiten en cada secci√≥n y donde se trabaja con acierto el verso rimado, las coplas, los refranes, trabalenguas, entre otras composiciones, es un producto bellamente ilustrado, donde cada pincelada aporta elementos a la narrativa po√©tica. V√©ase especialmente los tres retratos, que ofrecen una particular descripci√≥n de los protagonistas no tan alejados del referente cervantino. En su conjunto, estos poemas est√°n cargados de ingenio, se alejan de rebuscamientos y por momentos en ellos asoman ribetes de la picaresca, el humor inteligente y la sapiencia de nuestros cantores de la campi√Īa, lo que le a√Īaden valor al libro.

Grosso modo, El libro de La Mancha, como publicaci√≥n, tiene m√©ritos suficientes para transitar felizmente por la red de librer√≠as y por los diferentes espacios de promoci√≥n y comercializaci√≥n que en lo adelante tiene el ‚Äďapretado‚Äď calendario de eventos del sistema del libro en Cuba. Si queremos que el p√ļblico m√°s joven lea en el futuro al Ingenioso Hidalgo‚Ķ, debemos de situarle textos de esta naturaleza y probamente lo hagan con satisfacci√≥n.

Por sus singularidades, podr√≠a emular para ser incluido ‚Äďpor supuesto, consider√°ndose a los otros libros infantiles anteriormente aludidos‚Äď en una nueva edici√≥n Del donoso y grande escrutinio del cervantismo en Cuba, si existiera esta posibilidad, que bajo el sello Editorial de la Universidad de La Habana, proyecto iniciado en el 2005 ‚Äďcontinuado posteriormente en 2015‚Äď, conmemorando los 400 a√Īos de la publicaci√≥n de la primera parte de El ingenioso hidalgo Don Quijote de La Mancha.

En sus p√°ginas bien cabr√≠a un ep√≠grafe dedicado al cervantismo en la literatura infantil, en el que alg√ļn trabajo cr√≠tico colocar√°, en perspectiva, lo que Espino entendi√≥ pertinente ilustrar con la palabra para el p√ļblico m√°s inteligente: el p√ļblico infantil.

 

Notas y referencias bibliogr√°ficas:

[1] José Martí: Obras Completas. Tomo 20 (Epistolario), p. 38.

[2] Carta de despedida del Che a sus padres (1 de abril de 1965). Disponible en http://www.americas-fr.com/es/historia/guevara-padres.html

[3] Jos√© Antonio Bauj√≠n: ‚ÄúDe la cabalgata cervantina por los caminos de la cultura cubana‚ÄĚ. Centro Virtual Cervantes. Disponible en https://cvc.cervantes.es/literatura/quijote_america/cuba/baujin.htm


Andanzas y delirios de un Don Quijote cubano (+ galería de fotos)

Desde que Marius Petipa estren√≥ en 1869 el ballet Don Quijote, la obra ha sido adaptada varias veces. La puesta inaugural ocurri√≥ el 14 de diciembre de 1869 en el Teatro Imperial Bolsh√≥i, en Mosc√ļ, Rusia, con coreograf√≠a y libreto ‚Äď‚Äďque tambi√©n ha variado‚Äď‚Äď del importante maestro y core√≥grafo franc√©s, y m√ļsica del austriaco Ludwig Minkus.

Foto Wilker López

Otra de las versiones conocidas es la que realiz√≥ el maestro ruso George Balanchine, uno de fundadores del estilo neocl√°sico, en Estados Unidos, en 1965. A estas se suma la versi√≥n coreogr√°fica creada por el cubano Gonzalo Galguera G√≥mez, al frente del Ballet de Magdeburgo, Alemania, presentada por el Ballet de Camag√ľey, con direcci√≥n de Regina Balaguer, en varios escenarios del pa√≠s, celebrando el aniversario 52 de la compa√Ī√≠a.

Foto Wilker López

La obra de Petipa se basa libremente en Don Quijote de la Mancha, de Miguel de Cervantes, en particular en las ‚Äúbodas de Camacho‚ÄĚ, episodio narrado en el cap√≠tulo XIX de la segunda parte, donde se cuenta el romance entre el barbero Basilio y la joven Quiteria (Kitri en el ballet). Originalmente con un pr√≥logo y cuatro actos, las puestas a partir del siglo XX han sido reducidas ‚Äď‚Äďcomo vemos en la versi√≥n de Galguera‚Äď‚Äď a un pr√≥logo y tres actos, por lo que solo se utiliza parte de toda la m√ļsica original de Minkus.

IMG_9575.JPG

La versi√≥n de Galguera del Ballet de Camag√ľey ‚Äď‚Äďcon libreto de Johanna Jordan y Ulrike Schr√∂der‚Äď‚Äď le aporta originalidad y dinamismo a la puesta, a veces solo atenuada con los necesarios intermedios entre actos. En lo particular, creo que el pr√≥logo ‚Äď‚Äďdonde se explica la locura de Alonso Quijano a causa de leer tantas novelas de caballer√≠a, de las que emerge Dulcinea, mujer ideal dotada de belleza y encanto que corre el peligro de ser secuestrada, por lo que su escudero, Sancho, lo ayuda a engalanarse como caballero andante y salvarla‚Äď‚Äď distiende la pieza, en un introito que debe ser todo lo contrario, invitarnos a acompa√Īar a Don Quijote en sus andanzas por la Mancha.

La obra, a partir de aqu√≠, empieza a ganar ritmo. ‚ÄúEsta versi√≥n de Don Quijote es jovial y muy fresca, pues pone a bailar a toda la compa√Ī√≠a sin atender rango‚ÄĚ, asegura Regina Balaguer.

Foto Wilker López

Reci√©n presentados de la sala Garc√≠a Lorca del Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso, donde mostraron esta obra, los integrantes del Ballet de Camag√ľey son muy j√≥venes, podr√≠amos decir que reci√©n graduados la mayor√≠a. A pesar de los riesgos que ello conlleva, sus bailarines le aportan frescura y elegancia, osad√≠a y prestancia, a una pieza cl√°sica, conocida, que el p√ļblico agradece, porque adem√°s, los integrantes del Ballet de Camag√ľey son buenos actores, virtud no siempre f√°cil de encontrar en puestas como estas.IMG_9614.JPG

Es necesario destacar las interpretaciones ‚Äď‚Äďal menos la noche en que vi la puesta‚Äď‚Äď de los jovenc√≠simos Dianailed Dopico, como Kitri, y Jonathan P√©rez, como Basilio, su pretendiente, quienes mostraron en escena versatilidad interpretativa y lucimientos t√©cnicos.

Un Quijote de lanza y adarga fue interpretado por Iradiel Rodríguez, Sancho por el actor Aidel Pelegrín, y Camacho, acaudalado aspirante a contraer nupcias con la joven Kitri, por el extrovertido Camilo Santiesteban, quien recibió merecidamente varios aplausos.

Una escenograf√≠a b√°sica, sin derroches ni efectismos, apoyada en el manejo de las luces; un vestuario colorido y variopinto, en dependencia de la escena, confeccionados en su mayor√≠a en el propio taller camag√ľeyano de la compa√Ī√≠a; la m√ļsica de Minkus, acompa√Īamiento vital en toda la obra, y la interpretaci√≥n de los j√≥venes bailarines ‚Äď‚Äďosados, es cierto; que pueden superarse y crecer para bien de la obra, tambi√©n‚Äď‚Äď hacen del Don Quijote del Ballet de Camag√ľey una puesta ya referencial en la historia del colectivo, fundado el 1 de diciembre de 1967 por Vicentina de la Torre y vinculada estrechamente al trabajo de Joaqu√≠n Banegas, Alberto M√©ndez, Iv√°n Tenorio, Jorge Vede y el maestro Fernando Alonso, fundador de la Escuela Cubana de Ballet, el Ballet Nacional de Cuba (BNC) y pedagogo de prestigio mundial, quien lo dirigi√≥ de 1975 hasta 1992.

IMG_9618.JPG

Su core√≥grafo, Galguera, gan√≥ el premio del primer Certamen Iberoamericano de Coreograf√≠a, La Habana, 1998, con auspicio de la Sociedad General de Autores y Editores y el BNC. Entre muchos conjuntos que ha trabajado destacan el Ballet Municipal de Lima, el Joven Ballet de Mar√≠a de √Āvila, en Espa√Īa, la agrupaci√≥n Incolballet (Instituto Colombiano de Ballet Cl√°sico), y el de la Komische Oper de Berl√≠n, en Alemania. Sus adaptaciones de varias piezas del repertorio cl√°sico atraen la atenci√≥n de la cr√≠tica, su versi√≥n de Dr√°cula fue nominada como mejor coreograf√≠a y producci√≥n por la revista TANZ de Alemania, mediante votaci√≥n de los m√°s importantes cr√≠ticos europeos de danza.

IMG_9658.JPGIMG_9540.JPGIMG_9646.JPGIMG_9618.JPGIMG_9614.JPG