Tarde para no creérselo

Como quien entra a una sala de Historia Universal, uno se adentra a la muestra escultórica Tarde para no creérselo, de Luis Enrique Milán Boza, con la misma necesidad de conocimiento con la que se va a esos santuarios del devenir humano que son los museos.

Se trata de una exposición compuesta por seis piezas de gran formato que, más allá de ser representaciones de su imaginario personal, son símbolos tomados de varias religiones y escuelas filosóficas, y forman parte de la exposición Zona sagrada, serie que estuvo expuesta por un buen tiempo en la galería Collage Habana, durante 2019.

Zona sagrada, a su vez, es el resultado del premio alcanzado en la IV Edici√≥n del Evento Nacional Post-it y la beca de investigaci√≥n sobre artes visuales Juan Francisco Elso, de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z (AHS). O sea, es una obra conocida por el p√ļblico, pero no por ello menos interesante.

¬ŅQu√© se pretende con este juego ret√≥rico entre forma y contenido? Pues, entre otras cosas, sacar a la luz los fantasmas de la raz√≥n que produjeron esos ‚Äúmonstruos‚ÄĚ hermosos en la vida del artista.

Lo consigue Milán con una maestría que supera toda credibilidad. Moviéndose entre el realismo y las figuraciones surrealistas, y empleando la resina y el barro como materiales de soporte.

Así, domina tanto este arte milenario que pareciera un escultor de los tiempos de antes de Cristo, al entablar porfías con los dioses desde lo tridimensional. Y sale airoso, porque sorprende y engalana, con su arte también arquitectónico, ornamental, cualquier salón en el que se presenta, como el de la galería Azagaya del Comité Provincial de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC).

Pareciera cuestionar todo lo que ha sido pan de la fe. Pareciera decirnos, desde su arte, que si existen Cristo, Eleggua, Buda, Medusa, entonces somos los insignificantes que contemplan y luego escogen a quién adorar.

Y es, también, como si a este artista no le bastara el universo para tener fe. Porque si cree en algo, dejaría de creer en lo otro; y si se fiara en lo otro, se perdería la fe en todo lo demás. En fin, también la serpiente que se muerde la cola está entre sus figuraciones.

BudaCon este busto de Buda, Mil√°n demuestra que es un perfeccionista con el acabado de sus piezas

Por otro lado, Boza es perfeccionista con el acabado de cada pieza y no termina hasta que no est√° convencido de que lo ha dado todo. Con un equilibrio casi perfecto entre la forma y el contenido, nos regala bustos, rostros, manos, cabezas, con toda la carga sem√°ntica concentrada en el gnosticismo del mundo.

El escultor no se afana en descifrar la condición del universo, pero sí nos dice que el arte consigue lo que los libros y la noche permiten a los hombres: reinterpretar la realidad.

Si una de sus preocupaciones en el plano art√≠stico es no llover sobre mojado con sus obras, s√≠ habr√≠a que mencionar que Ciego de √Āvila tiene varios exponentes, sobre todo, en la Literatura, que han anclado una parte de su obra en estas tem√°ticas. Me viene a la memoria, verbigracia, el libro¬†K√°rmicas, de Ibrah√≠m Doblado del Rosario, publicado por Ediciones √Āvila y que juega con este universo m√≠stico filos√≥fico, reinterpretando la realidad cubana.

En cuanto a la forma, en la cuerda de las artes plásticas, solo recuerdo el cuadro de Elías Henoc Permut, Yahvéh es el ojo de los cien mil dioses. Sin embargo, la manera en que Milán Boza juega con el simbolismo y la escultura es sui generis.

Acompa√Īan la muestra unos dibujos en aguadas que tambi√©n recrean la representaci√≥n escult√≥rica, pero que, adem√°s, parecieran detalles sacados de las mismas.

En su juego creativo, Milán cuenta desde el plano dimensional algunas cosas que se le quedaron por decir. Por ello la Medusa y el Cristo se presentan con elementos numéricos y con otra visión.

iconoLos íconos universales se reinventan en esta muestra

Mil√°n es un artista visual con un curr√≠culo a√ļn en desarrollo, con mucho potencial. Es egresado de la academia Ra√ļl Corrales de Ciego de √Āvila, y de nivel superior en Arquitectura de la Universidad de Camag√ľey. Tiene doble membres√≠a, en la UNEAC y la AHS; aboga por los espacios expositivos y por serle fiel a su obra, a su manera de pensar.

Bienvenida esta representación filosófica y materialista de Luis Enrique y ojalá sus esculturas sigan dialogando, para siempre, desde los salones de todos los museos del mundo. Soy de los que creen que no es tarde para creérselo.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más Leído

Lo lamentamos. No hay nada que mostrar aún.

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

 
ÔĽŅ