Fabulaciones de Junior con la historia

Hoy en día, en un país donde el verso rimado ha perdido y pierde cada vez más espacio (quizás por prejuicio, quizás por desconocimiento, quizás por ambos), es fresco encontrarse un libro como Fabulaciones del verbo, Editorial Sanlope, 2015 del escritor Junio Fernández Guerra.

Fabulaciones… es la ópera prima de este joven escritor, quien luego ganaría el premio Calendario en la categoría de Poesía infantil con otro libro de similar estilo. Con Fabulaciones del verbo, Junior nos presenta un libro dividido en tres secciones bien marcada temática y estructuralmente: Abstracción de la piedra de la cordura, La soportable necesidad del ser y Las flores del mar.

Si bien Junior fabula con el yo, como especie de monólogo interior o conversación con ese otro lector sobre la soledad, el sexo, el deseo, el abandono o, simplemente, el amor y el desamor en esta primera parte como eje temático, esto es algo que podremos encontrar en el resto de la obra.

Pero, ojo, no es para nada un libro rom√°ntico.

Junior tiene la necesidad de fabular, de filosofar: Junior quiere contarnos algo.

Para eso lo hace de la mejor manera que conoce y es con la literatura; en especial, la poesía. Esta le brinda la posibilidad de lucir un lenguaje exquisito, erudito, que le permite realizar un juego inteligente de palabras e imágenes que enriquecen los versos. Además del lenguaje, el rey por excelencia de este libro, Junior le agrega profundidad a los textos con sugerentes títulos a los poemas, jugando con referencias bíblicas, a escenas de la mitología y cultura griega, poemas, poetas, etc.

Esto es buena parte del atractivo principal de este libro (am√©n de la experimentaci√≥n y el riesgo) se encuentra en el rejuego del humor, el lenguaje y las referencias. Los t√≠tulos de los poemas nos brindan una sinopsis de lo que encontraremos: Mata Hari extasiada ante el pelot√≥n de fusilamiento mientras la muerte interpreta la danza de los siete velos, La d√©cima musa en el estanque de las ninfas, √öltimo delirio de Donatien en Charenton (dormido entre las piernas de Constance), Eleg√≠as del bardo (o cualquier silueta b√≠peda incestuosa), √Čxodo 19,94, entre muchos m√°s as√≠ de sugerentes.

Junior Fernández no quiso escribir un libro cómodo, sencillo, simple. Eso se nota desde la primera página. Fue arriesgado al elegir temas complicados de desarrollar de una forma original, diferente; el uso de un lenguaje alto, erudito, multireferencial, moderno, fresco, con toques de ironía y humor negro; tal vez, hasta crítico en ocasiones.

Al autor no le bastaba eso y fue m√°s all√°.

En una tierra donde la d√©cima es la reina de la poes√≠a, Junior quiso arriesgarse y jugar ‚Äúen casa del trompo‚ÄĚ.

Y jugó con la estructura, con la forma. Tomó la décima espinela, la décima de vanguardia, el soneto, e hizo lo que sintió que era necesario hacer para transmitir su mensaje.

Pero no le bastó.

No le bastó el verso octosílabo, el endecasílabo, y la forma tradicional que utilizó en varios de los poemas. Algunos de sus textos exigían otra estructura, y él la rompió y adaptó la forma al contenido. Escribió lo que podría parecer verso libre, prosa poética e incluso epigramas para el lector menos conocedor de la poesía rimada.

Sin embargo, son décimas.

Décimas octosílabas, endecasílabas y hasta de tres y cinco sílabas. En el caso de Fabulaciones del verbo, la forma no genera contenido, sino todo lo contrario.

Por si fuera poco, no era suficiente experimentaci√≥n con el lenguaje, con la tem√°tica, con la estructura de la d√©cima. Junior necesitaba ir m√°s all√°, ir al soneto y escribi√≥ (adem√°s de sonetos tradicionales) algo que podr√≠a llamarse ‚Äúsonet√©sima‚ÄĚ, como dice el escritor Eduardo Rosell.

Al inicio y cierre de la segunda parte, Junior escribió dos conjuntos de siete décimas, cada uno, dentro de la estructura de cinco sonetos. Si es difícil crear una buena décima o un buen soneto, moderno, fresco, con un mensaje interesante, imagínense mezclar ambas composiciones poéticas, que funcionen cada una de forma individual y como un todo.

Fabulaciones del verbo es un libro que necesita ser le√≠do por los amantes de la poes√≠a rimada y, sobre todo, por los que afirman que la estructura, la rima, es ‚Äúuna camisa de fuerza‚ÄĚ ya sea para el contenido como para el lenguaje. Este libro es la muestra de que los j√≥venes tuneros, los cubanos, est√°n escribiendo buena poes√≠a contempor√°nea, moderna, interesante, experimental y transgresora. Y, al mismo tiempo, siguen siendo fiel a las formas cl√°sicas, sin renegar de la historia y nuestro patrimonio cultural.

Junior Fern√°ndez Guerra es un ejemplo claro de esto.

El libro es una inmensa historia, una f√°bula y, como tal, siempre trae una ense√Īanza, un mensaje, algo que no te deja indiferente, ya sea luego de leer cualquiera de sus poemas o luego de terminar el libro.¬†

Fabulaciones… es una clase, una prueba de que, si salimos de esa zona de confort, si nos arriesgamos, podemos crear obras maestras en nuestra isla. Obras como esta, que nos contaminan y nos dejan con ganas de seguir fabulando por siempre y más.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

 
ÔĽŅ