Alessandro Sicioldr y nuestros rostros

Alessandro Sicioldr Bianchi, artista pl√°stico italiano de tan solo 32 a√Īos, con una s√≥lida carrera en el mundo del arte, legitimada en numerosas exposiciones colectivas y personales, as√≠ como importantes premios que lo han catapultado a ser reconocido como uno de los talentos m√°s notorios de su generaci√≥n, trabaja el surrealismo y ha confesado no solo hacer del g√©nero su l√≠nea de trabajo sino una filosof√≠a de vida, no solo una est√©tica, tambi√©n una forma de filtrar su realidad, lo cual le ha permitido plasmar su cosmovisi√≥n del mundo en los lienzos que pinta. Ilustrador nacido en 1990 en Tarquinia, actualmente residente en Perugia, Italia. Trabaja con √≥leos y l√°pices de colores, afianzando primero l√≠nea a l√≠nea las fantas√≠as de sus obras, usando para ello im√°genes que dice vienen del inconsciente, muchas de ellas llegan en ese momento de enso√Īaci√≥n apoder√°ndose de su musa, la que luego materializa usando una mezcla entre t√©cnicas contempor√°neas y tradicionales. La peculiaridad de sus creaciones, las cuales comenzaron a manifestarse desde muy temprana edad, alertaron a sus maestros en el Jard√≠n de Infantes quienes sugirieron a sus padres llevar al ni√Īo a misa y exorcizarlo. Estudi√≥ y trabaj√≥ durante mucho tiempo bajo la gu√≠a de su padre, psic√≥logo y tambi√©n artista pl√°stico en un estudio de pintura cl√°sica. En 2014 se mud√≥ a su propio taller donde ha continuado creci√©ndose y nutriendo sus obras de an√°lisis enfocados a la Historia del Arte, la Psicolog√≠a, Mitolog√≠a, Filosof√≠a, Literatura y Ciencias.

El oficio requiere disciplina, asegura, es por ello que pinta desde el amanecer hasta la tarde. Matiza su tiempo de creaci√≥n con h√°bitos que refiere alimentan su rutina: camino mucho a la orilla del mar. Todo podr√≠a parecer com√ļn, simple, visto desde fuera, y esto es porque las evoluciones y experiencias internas son sutiles, no manifiestas. Lo que ocurre bajo la superficie de la normalidad es lo que realmente hace la diferencia. Los sue√Īos, visiones, fantas√≠as y obsesiones han estado conmigo desde mi m√°s temprana infancia y las sublimo a trav√©s del arte. Mis visiones son solo im√°genes que flotan en las mareas de la conciencia, y supongo que todos las tienen. Mi √ļnica capacidad es reconocer cu√°ndo una imagen es importante y fijarla. Al principio son solo impresiones fugaces que boceto en mis cuadernos, es ese el momento en el que tiene gran poder para m√≠. La pintura o el dibujo es la sacralizaci√≥n de una idea, pero la verdadera idea yace luego en el lienzo (elhurgador.blogspot.com).

No fue f√°cil decidirme por la que ser√≠a la portada de mi primer libro, no pocas antecedieron a la propuesta final, que felizmente se trat√≥ de la obra El √ļtero, de este autor que hoy les hablo. Resulta interesante c√≥mo a veces la vida tiende sus redes, pues en aquel momento no hice la tarea como lo estoy haciendo ahora, y es fortuito el que todo de alguna forma acoplara, a√ļn sin saber cosas que ahora s√©, ver√°n: la pintura lleva ese t√≠tulo tan sugerente y Rostros (Editorial Primigenios, EE.UU, 2021) fue mi primer hijo; en la imagen, las ra√≠ces que salen en rojo del n√ļcleo de la figura, buscan conectar con algo, que ya queda a la capacidad de interpretaci√≥n del espectador, pero que todos podemos ser sensibles a lo que trasmite. En mi caso, Rostros fue esas ra√≠ces que comenzaron a afianzar mi obra literaria y que luego brotaron en la publicaci√≥n de mi segundo volumen de cuentos. Fue resultado directo de la publicaci√≥n del primero ya que un lector que lo encontr√≥ gracias la campa√Īa promocional online que lanc√©, era nada m√°s y nada menos que el Director de una editorial ecuatoriana y a partir de ese momento se interes√≥ en mi obra. Luego de algunas entrevistas que me pidiera para publicar en su pa√≠s, propuso que enviara un libro in√©dito para su sello; ah√≠ naci√≥ entonces Matices de vida (Editorial Libros Duendes, en colaboraci√≥n con la Agencia Traductora Literaria Tektime, Italia, 2022).

Despu√©s de que Rostros comenzara a darme todas las alegr√≠as que me ha dado y sigue d√°ndome, habiendo estado en el n√ļmero uno de literatura er√≥tica en Amazon y en el cincuenta y nueve de literatura de ficci√≥n durante tres d√≠as consecutivos, tras una promo que lanzara su editorial, con m√°s de trescientas descargas desde varios pa√≠ses y recibir montones de mensajes de sus lectores habl√°ndome de sus experiencias durante la lectura, puedo asegurarles que no hay mejor premio que ese. Desde entonces llevaba tiempo rumiando la idea de tatuarme la portada, y como nunca ignoro mis deseos, ah√≠ est√°. ¬†

M√°s, ahora descubro que toda la obra pict√≥rica de su autor versa sobre el surrealismo, y parece casu√≠stica astral el que para comenzar este a√Īo me tatuase una obra surrealista, (am√©n de todo lo dem√°s ya dicho), ya que ha sido el g√©nero literario en el que estuve trabajando todo el 2022, de donde naci√≥ mi cuarto libro de cuentos para adultos, parte del mismo ya pr√≥ximo a salir publicado por Ediciones Luminarias en Santi Sp√≠ritus, bajo el t√≠tulo Escalera de mar, cuaderno ganador del certamen Casatintas, 2021. Pero el proyecto completo lleva el nombre La pelirroja de Jodorowsky (a√ļn in√©dito), una obra donde lo surreal se personifica y va ganando espacio sutilmente dentro de la m√°s cruel realidad cubana. Por esta misma l√≠nea de pensamiento fluye la est√©tica de trabajo del artista visual Carlos Gil Calder√≥n (KGK), quien adem√°s tambi√©n ha encontrado m√°s all√° del lienzo y el videoarte otro material para plasmar sus obras. Creador santiaguero radicado en La Habana, con un taller (AKAMARA) que se ha convertido no solo en estudio de tatuajes sino en zona de confort para dar vida a bocetos que luego firma como KaGiKa en las pieles de sus clientes. Carlos, quien quiso abrazarme con este regalo luego de tanto tiempo sin vernos, tatu√≥ en mi pierna izquierda, del lado del coraz√≥n, la cara de mi primer libro y redescubrimos juntos la obra de Alessandro Sicioldr, sorprendidos ante la magia de ‚Äúel tiempo es perfecto y todo lo que tenga que ser ser√°‚ÄĚ, c√≥mo no fue hasta ahora, despu√©s de casi dos a√Īos ya de la publicaci√≥n de Rostros, que nos percatamos de tales semejanzas.

En mi opini√≥n, cada obra de arte deber√≠a aspirar a la universalidad, porque tiene que hablar a la mayor parte posible de la humanidad. Lo √ļnico que cambia es el lenguaje que un artista utiliza para expresarse. Yo no sigo un estilo o una moda. Solo quiero tener completa libertad de expresi√≥n y no s√© (ni me importa) si mi estilo resultar√° coherente. (‚Ķ) Si mi personalidad y mi alma est√°n siempre cambiando y evolucionando, ¬Ņpor qu√© deber√≠a mi arte ser monol√≠tico y coherente?

Alessandro Sicioldr

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

 
ÔĽŅ