Versiones de la sed


De la sed que provoca Lourdes Mazorra

Versiones de la sed (Ed. Letras Cubanas, 2020) me regala por segunda vez el sabor de una noticia. Ahora, por tener el privilegio de su primera presentaci√≥n en Camag√ľey que es la ciudad de la autora, Lourdes Mazorra. Antes, fue un titular de hecho aut√©ntico en el peor momento de la pandemia de COVID-19, cuando no sab√≠amos nada del virus, est√°bamos encerrados en casa, ten√≠amos demasiado miedo a morir.

¬†El¬†Premio Pinos Nuevos 2020 de Lourdes Mazorra¬†por este conjunto de seis cuentos nos ilumin√≥ el d√≠a. Tampoco era un d√≠a cualquiera, sino el 23 de abril, D√≠a Mundial del Idioma Espa√Īol y D√≠a Internacional del Libro y del Derecho de Autor. En el peri√≥dico Adelante Digital est√° disponible la entrevista, en la que responde:

¬†¬ęUna celebra la literatura, celebra la posibilidad de que exista el libro y sobre todo de que existan lectores, y celebra tambi√©n la necesidad de escribir. Es un premio para celebrar la constante necesidad de la escritura y la lectura‚ÄĚ.

¬†Como entonces yo segu√≠a viendo a Lourdes Mazorra solo como periodista y no me parec√≠a tan en serio su carrera como narradora, entre otras cosas le pregunt√© c√≥mo se hab√≠a enterado del resultado, qui√©n le hab√≠ dio la noticia. La recibi√≥ desde la presidencia nacional de la¬†Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z. Fue Yasel Toledo, presidente actual de la AHS. Traigo de vuelta este otro dato porque no hab√≠a un mejor espacio para presentar por primera vez este libro en la Feria de Camag√ľey que la Carpa de la Reina.

 En la foto de aquella entrevista para Adelante está Lourdes Mazorra, delante de un librero bien nutrido. Alza una copa y con la otra mano sostiene Rayuela de Julio Cortázar. De hecho, aplicó al premio con el seudónimo Evohé. Lourdes Mazorra ama a Cortázar y también a otra argentina, a Alejandra Pizarnik, de quien eligió los versos iniciales del libro.

¬†Ya con el libro de papel en mis manos, un libro que a√ļn su autora no ha podido oler ni tocar pues sali√≥ de la imprenta en diciembre pasado, me hace feliz encontrarla a trav√©s de los seis relatos que fluyen en este manantial creativo de la joven escritora. Como lectora sedienta de sus versiones y diversiones confieso que me va ganando su perfil de narradora que lleg√≥ al titular de Adelante con otro importante antecedente. En el 2019 conquist√≥ el Premio Celestino de Cuento con Las Fauces, donde une nueve relatos.

 En Versiones de la sed, como en Las fauces está esa perspectiva femenina, esa mirada con lupa que va fijando con agudeza y elegancia en su escritura, para poner en valor la voz de una mujer libre y segura de sí misma, una mujer que pone en práctica aquello de para romper las reglas hay que conocerserlas bien. 

Ella se ha gestionado su formación literaria. Ambos libros son, evidentemente, un fruto del aprendizaje en el Centro de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso en el 2018, del cual además mereció la beca El caballo de coral. 

¬†Ha pasado casi un lustro desde que Lourdes Mazorra puso a caminar Versiones de la sed. Ahora nos llega hecho libro de papel y nos provoca m√°s sed, la sed de leer lo que ha trazado desde entonces, las tramas que suma a su vida, los giros que va dando a la escritura, los nuevos personajes que trae al mundo, las historias que se le antoja contar. Aunque ahora solo pueda imaginar respuestas para todo eso, no dudo que la camag√ľeyana Lourdes Mazorra alza el vuelo como una cuentista cubana. Ella me mantiene atenta porque para una periodista como yo no hay mayor placer que el sabor de las buenas noticias.