Defensas cardinales de Cuba

El infatigable Teatro de Las Estaciones, en alianza con el Teatro Coreográfico de Yadiel Durán y la Asociación Hermanos Saíz de Matanzas, trajo a la Sala Llauradó la reposición de Cuatro, de vuelta después de su estreno en 2017; ahora como parte del homenaje que la Casa de las Américas rinde a su fundadora, Haydee Santamaría, por su centenario.

Cada espect√°culo marca sus propias claves. Cuatro es de esos que exige, con fuerza y delicadeza redobladas, del contacto entre ejecutantes y espectadores. El circuito el√©ctrico caliente, entre el trabajo del actor y el p√ļblico, se manifiesta a trav√©s de compartir una energ√≠a real. No se trata de una t√©cnica en s√≠ misma, aunque sin el debido basamento t√©cnico nada funciona en arte, pero quiero subrayar que las partes y la totalidad de la urdimbre solo se completan en esa colaborativa participaci√≥n del receptor.

¬ęAproximaciones art√≠sticas a personalidades de la cultura cubana¬Ľ, reza una aclaratoria al pie del t√≠tulo y el t√©rmino aproximaci√≥n se repetir√° en cada cr√©dito de quienes firman los distintos estamentos creativos, bajo la definida como ¬ęconceptual esc√©nica¬Ľ de Rub√©n Dar√≠o Salazar. Se quiere apuntar el car√°cter libre, ficcional, imaginativo de un encuentro nunca sucedido, pero que activa la memoria cultural del espectador.

La idea tensa la armaz√≥n en una interrelaci√≥n coreogr√°fica (Yadiel Dur√°n), f√≠sica, de sostenidos desplazamientos espaciales. La ¬ępl√°stica esc√©nica¬Ľ (Zen√©n Calero) propone un vestuario casi unitario con toques de azul, rojo y blanco, de trabajo, a la manera de Meyerhold.

La cantante Rita Montaner, el poeta y dramaturgo José Jacinto Milanés, el compositor y pianista Ernesto Lecuona, y la heroína Haydee Santamaría, épocas, tiempos, quehaceres y trayectorias muy diferentes. Son cuatro como pudieron ser ocho o 16. Infinidad de personalidades nacidas en esta tierra merecen acercamientos raigales como este, o como otros.

Estos cuatro cargan sus bártulos, distintos pero iguales. Allí van sus dolores, luchas, secretos, desasosiegos, testimonios, atragantadas palabras que cortan la respiración del alma.

María Laura Germán bordea el repertorio gestual y el fuerte carácter de Rita; Iván García persigue ansioso una partitura perdida de Lecuona y es Cuba lo que busca; Yadiel Durán, desde su condición de bailarín, focaliza la desesperación de Milanés y Leinys Cabrera, sin imitar, es tan real como Haydee, popular y firme, a pesar del pecho sangrante por el asesinato de su hermano Abel.

Como los ¬ętiempos duros¬Ľ que nuestros personajes mencionan, donde ¬ęno ha sido f√°cil para nadie¬Ľ, se han recrudecido, Cuatro adquiere m√°s valor. Porque el talism√°n intangible que nos ofrecen, desde sus vidas y sus obras, son el ritual del coraz√≥n desde el cual se procuran estas cuatro defensas cardinales de Cuba.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

 
ÔĽŅ