Nadie conoce a Pessoa como Saramago

Con algunas obras una tiene una dif√≠cil relaci√≥n, as√≠ me sucede con las de Jos√© de Sousa Saramago. Mientras Ensayo sobre la ceguera me produce desesperaci√≥n lectora, y Levantado del suelo abulia, su novela de 1984, El a√Īo de la muerte de Ricardo Reis me seduce completamente. El ejemplar de Arte y Literatura permanece en mi peque√Īo librero pase lo que pase. He sido una vendedora de libros sistem√°tica, porque no me gusta retener, pero esa genial novela seguir√° all√≠ hasta el final.

Recuerdo que comenzaba a pensar que me ser√≠a posible escribir narrativa justo en aquellos d√≠as en que Joaqu√≠n Osorio me entreg√≥ la novela para presentarla en una Hora Tercia del a√Īo 2001. Su libertad manifiesta me asombr√≥, sent√≠ que el libro estaba escrito con la conciencia de que los lectores deber√≠an participar y ser capaces de descubrir qu√© parlamento correspond√≠a a cada personaje, me sigue fascinando esa complejidad suya que sin duda me llev√≥ a elegir el p√°rrafo indirecto para mis textos, y provoc√≥ que insistiera en dejar bien claro las diferencias entre una voz y otra.

Pero El a√Īo de la muerte de Ricardo Reis es una prueba de lectura: comas seguidas de may√ļsculas en di√°logo del poeta muerto y el iniciado vivo en la poes√≠a; combinaciones de versos de ambos sin se√Īalamientos; dibujados sintagmas que ocultan intenciones.

Y luego, es una novela con superficie y hondura poéticas, como demandaba Ricardo Reis, ese heterónimo de Pessoa que es médico y trabaja en Brasil.

Saramago contin√ļa el mito del poeta. Hace viajar a Reis de regreso a Lisboa cuando se entera de la muerte de Pessoa, y construye una de las mejores novelas inspiradas en personajes de ficci√≥n que ya cuentan con otra vida gracias al poder de la literatura.¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† ¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†

El enigma de Pessoa queda al descubierto en las p√°ginas de El a√Īo de la muerte de Ricardo Reis, porque el novelista entiende perfectamente el porqu√© de los heter√≥nimos, sabe que Pessoa no se esconde detr√°s de ellos, sino que se expone en sus multiplicidades. El hombre m√ļltiple fue capaz de crear universos literarios diversos, y Saramago entiende y disfruta esa elecci√≥n.

Por qu√© Ricardo Reis y no √Ālvaro de Campos, el ingeniero homosexual, o Alberto Caeiro, que negaba la prosa, o cualquiera de los setenta y dos inventados por Pessoa. No lo sabremos, pero podemos intuir que Reis resultaba cercano a Saramago, c√≥modo a la hora de enfrentarse a esa bilateralidad narrativa.

El ejercicio que realiza el novelista, insert√°ndose justo en el medio de dos historias, para enlazarlas y expandirlas, es perfecto. El ritmo que le imprime para que ambos personajes corran por su patria la suerte que les ha tocado, y sean capaces de amar, dialogar, poetizar, mientras los paisajes detr√°s develan una parte de la historia de Lisboa en 1936, es magistral.

Cuando termino otras lecturas, me acerco siempre a esta p√°gina del libro que permanece en mi librero:

La muerte de Fernando Pessoa le hab√≠a parecido suficiente raz√≥n para atravesar el Atl√°ntico tras diecis√©is a√Īos de ausencia‚Ķ Ahora duda. Fernando Pessoa, o eso a lo que da tal nombre, sombra, esp√≠ritu, fantasma, pero que habla, oye, comprende, lo √ļnico que ya no sabe leer, Fernando Pessoa aparece de vez en cuando para decir alguna iron√≠a, sonre√≠r ben√©volo, y luego se va, no val√≠a la pena haber venido por √©l, est√° en otra vida pero est√° igualmente en esta, cualquiera que sea el sentido de la expresi√≥n, ninguno propio, todos figurados.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más Leído

Lo lamentamos. No hay nada que mostrar aún.

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

 
ÔĽŅ