La intelectualidad joven tiene otros talentos… La inteligencia colectiva

Cuando han pasado apenas unos días de concluidas las sensacionales Romerías de Mayo del 2020 me animo a escribir estas líneas antes de que la memoria, fatalmente selectiva, me haga olvidar las emociones de estas intensas jornadas. Quiero hablar de las vivencias de esta edición del Congreso de Pensamiento y Premio “Memoria Nuestra”, pero no de la calidad de las ponencias ni de los excelentes debates que hemos estado desarrollando, sino de cómo nos hicimos visibles en medio de la explosión de mensajes que resaltaban otros aspectos de las Romerías más dúctiles a las redes sociales como lo son la música, el teatro y los audiovisuales.

¿Qué pasó? ¿Cómo pudieron lograr situarse en imágenes en el contexto virtual y en los medios tradicionales? Se preguntan algunos. La respuesta no es sencilla, pero es fácil. No somos intelectuales de escritorio, comprendemos la importancia de nuestro mensaje, tenemos otros talentos además de los de investigar, escribir, dar conferencias; confiamos en la inteligencia colectiva y… trabajamos en equipo.

Muchas veces, cuando se piensa en los jóvenes investigadores, prima esa representación social que nos sitúa solo en el último rol y se olvida que, además de esa condición, ostentamos la de jóvenes y la de creadores. De ahí que muchos puedan sorprender con talentos para la composición audiovisual, el diseño…; todas herramientas útiles para trazar una estrategia de comunicación que, desde nuestros propios recursos, saque a la luz nuestros espacios y nuestro pensamiento.

Esos talentos se pusieron en función para hacer un Memoria Nuestra sin precedentes. La AHS nos dio el pie forzado al convocarnos a desarrollar el habitual debate de las ponencias a través de un grupo de Whatsapp. Todos acudimos a la cita no solo con nuestros resultados investigativos sino también con el ímpetu de crear y de hacer visible al mundo lo que allí estaba sucediendo. Fue así como fueron apareciendo los posters, los artículos periodísticos, las entrevistas en la televisión nacional a participantes del grupo y otros elementos que conformaron nuestra estrategia comunicativa.

De esta experiencia que he reflejado muy sucintamente derivan varios aprendizajes que bien pudieran ser tenidos en cuenta para la próxima edición. En primer lugar, existe una comunidad nuestromemoriana. Por tanto, es posible la realización de un congreso producido desde los saberes y talentos de sus participantes. Segundo, tenemos un universo simbólico que nos permite colocarnos en imágenes en todas las plataformas comunicativas y tercero, pero no menos importante, la virtualidad es un espacio en el que hemos comenzado a allanar el camino. No debemos perder los pasos que hemos avanzado.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más Leído

Lo lamentamos. No hay nada que mostrar aún.

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico