Massiel


La importancia de llamarse Todo x el arte

LO √öLTIMO SER√Ā LO PRIMERO

Con la voluntariedad que caracteriza a Yoanys Soriano Cabrera (miembro de Honor de la AHS); con el impulso y el aché, más la contaminante motivación de la AHS canalizados en el binomio Santa Massiel Rueda y Cleilys Aurora Benítez; con el mismo espíritu creativo de nuestra juventud, hoy y siempre, en la sangre de los productores, promotores, director, sonidistas, de la Casa del Joven Creador, se cierran las cortinas de la edición XIV de Todo X el Arte este 17 de octubre.

La noche es mágica desde su inicio. Nos visitaría Livan Izquierdo Alonso, primer secretario del  PCC en la provincia, y Tomás Alexis Martín Venegas, gobernador, más otros funcionarios. 

Había fluido eléctrico.

Había más de un motivo para estar felices, para consagrar la virtud de ser artistas jóvenes de la vanguardia en el territorio. Había libertad para honrar lo que nos honra: la libertad de alma clara.

El patio de la Casa queda abordado enseguida. Las caras jóvenes están en abundancia y eso reconforta.

Se hizo la oscuridad cuando ya todos pensábamos en un apagón. Pero el comienzo de Yanoski Suárez, de Santiago de Cuba, con su danza multi espacial nos hizo volar con cada paso. Hermoso, cargado de emociones, cuerpo tenso que nos dice que el arte salva y que no detiene su creatividad.

Caminos teatro, que dirige el amigo Juan Germ√°n Jones, hizo gala de su poder declamativo y nos regal√≥ el poema que nos inspira a seguir amando, cultivando ese sentimiento necesario y que arma o desarma a la humanidad. En tiempos complejos como los que vivimos, amar pudiera ser la √ļnica salida al tedio, a la sinraz√≥n.

Y también el arte. También la AHS. También Cuba.

Después, Santa Massiel Rueda y Motivos Personales llenaron al auditorio de más cubanidad sin pedantería. Los acordes de Conga pa ti, arrancaron recuerdos e hicieron mover rítmicamente nuestras manos. Ya estábamos en sintonía.

Cuando subieron al proscenio los trovadores de Santa Clara, Leonardo Garc√≠a y Michel Portela, la noche bat√≠a alas hasta el porvenir y regresaba pre√Īada de anhelos y positivismos. Porque las canciones de Leo suelen ser melanc√≥licas, pero son constructivas, reconfortantes. Y Michel tiene el don de hacernos separar el alma del cuerpo sin perder la esencia.

Llega el momento de rendirle tributo a un maestro de la escena teatral avile√Īa, √ďliver de Jes√ļs, director de la compa√Ī√≠a Teatro Primero, cumplea√Īera en sus 33 primaveras.

As√≠ se pas√≥ a los reconocimientos a Yoanys Soriano por sus 25 a√Īos de vida art√≠stica. A la brigada Jos√© Mart√≠ en su 18 cumplea√Īos. A la propia AHS en sus 36, y de las manos del primer secretario y del gobernador.

No se está solo cuando se trata de reconocer el papel desarrollador de la AHS en el territorio, y su química para hacer estallar los espacios infructuosos.

36 a√Īos batallando por la conquista de un mejor ma√Īana creativo.

36 a√Īos como 36 pelda√Īos de arte joven y de vanguardia.

Entonces se agradece, en la clara y n√≠tida voz de Santa Massiel, el acompa√Īamiento de las instituciones del sistema de la Cultura, el Libro, el consejo de las Artes Esc√©nicas y el de las Artes Visuales, Cultura municipal, la M√ļsica, la Casa de la trova que se convirti√≥ en el epicentro de las actividades en estas jornadas de Todo x el Arte.

A prop√≥sito del D√≠a de la Cultura cubana, le o√≠mos al joven estudiante de viol√≠n en la escuela de arte √Ďola Sahig, Samuel Cabrera Rueda, La Bayamesa. Y todas las palmas, en cerrada ovaci√≥n, dijeron lo mismo: ¬°Bravo!

La cultura cubana es la forma en que hacemos patria, tambi√©n. Y nos llega con el sabor del primer caf√© del d√≠a, y con el √ļltimo grano de arroz al acostarnos. La patria se reconstruye, adem√°s, desde nuestro arte juvenil y con terciopelo.

El arte es la patria de todos los cubanos.

M√°s que un caim√°n dormido, es un caim√°n en tropel que no esconde la cabeza ni se amedentra. Reconstruye y sana. Acepta y abraza.

¬°VAMOS A ANDAR CON EL ARTE!

No hubo manera de parar al arte. No, ni se intent√≥ siquiera. Con fluido el√©ctrico o sin √©l. Con lluvia torrencial y con alg√ļn que otro desajuste. No se detuvo.

No nos amedrentaron las propuestas no consumadas. Las ausencias indeseadas.

Le pregunto al equipo realizador de estas jornadas Todo x el arte que concluye su vida √ļtil, pero no se extingue, si fueron colmados los objetivos y expectativas de esta XIV edici√≥n.

Dice Yoanys Soriano Cabrera, gestora del evento:

Estoy feliz de lograr cada objetivo. Se consigui√≥ agrupar varias manifestaciones del arte, despu√©s de dos a√Īos de pandemia.

Alejandro Qui√Īones, actor, vicepresidente de la AHS avile√Īa, opina:

Básicamente los objetivos artísticos se cumplieron. Los logísticos, no tanto, por los problemas que sabemos, la electricidad, combustible, etc. Lo esencial es que pudimos llegar a esas comunidades como Santo Tomás, y otras; a las escuelas primarias a las que siempre se accede en eventos como este.

Arlenys Pardo Pérez, comunicadora, promotora de la Casa del Joven Creador, nos comenta:

El principal objetivo era el encuentro Juventud y Experiencia. Regresar y recordar las ediciones pasadas del evento. Y eso se cumplió.

Cleilys Aurora Ben√≠tez Castro, m√ļsica, vicepresidenta de la AHS avile√Īa:

Cumplimos los objetivos. Y los que no, pues quedaron como asignaturas pendientes. Ah√≠ est√°n grabadas las caras del p√ļblico en cada actividad. Eso lo dice todo.

Santa Massiel Rueda, m√ļsica y presidenta de esta instituci√≥n que re√ļne a la joven vanguardia, sentencia que el arte no para, no puede parar.

Soy de los que creen que cuando se hacen eventos que ponen feliz a mucha gente se ha cumplido el objetivo primigenio. Porque la felicidad también es asunto del arte. Y es su deber reconfortar.

En esta XIV edición del Todo x el arte, no se le perdió pies ni pisada a la felicidad del prójimo.

Las caritas risue√Īas de los ni√Īos de las escuelas primarias a las que se les llev√≥ el mejor producto art√≠stico del Gui√Īol Polichinela, son testigos del deber cumplido.

El aplauso de los espectadores ante cada intervención danzaria de Yanoski Suárez de Santiago de Cuba fue antídoto contra la chapucería social.

El reconocimiento a la consagraci√≥n de los primigenios miembros de la AHS en Ciego de √Āvila, qued√≥ convertido en rotundo abrazo.

Los conciertos de Nelson Valdés, Ariel Barreiros, Leo García, Michel Portela y Motivos Personales, fueron sentido pésame a la desunión y a la cobardía. El aceptar de todo lo posible. El asumir el fuego que transforma para bien aquello que trastoca la alegría.

La trova tuvo, también, su mesa de análisis y discusión en el museo de historia. Y se homenajeó al Movimiento de la Nueva Trova en su 50 aniversario con las cantatas de Héctor Luis de Posada y Richard Gómez de Las Tunas.

Ejemplarmente, la presencia de Larry Morales puso en alto a la Fundación Nicolás Guillén en su aporte en pos de la trova.

Cada caf√©, vino, ron y hasta el t√© de los consabidos abrazos, tra√≠dos por un TCP desde Camag√ľey, fueron ung√ľento contra par√°sitos y moribundos.

La poesía hizo zafra. La poesía unió a las almas. La poesía no permitió que los espacios quedaran desolados.

La Luz y ediciones √Ācana vendieron sus esencias literarias convertidas en libros, hermosas y pertinentes.

Hubo presentación de cortos audiovisuales que produjera Yoanys Soriano a lo largo de su fructífera carrera. Hubo recuerdos hermosos.

Hubo aplausos.

Y después, hubo más aplausos.

En cada jornada desde el 13 y hasta el 17 de octubre, los avile√Īos pudieron anotar que Todo x el arte sigue siendo el suceso cultural que a√ļna y prepara el porvenir. ¬ŅSer√° su despedida para entrar a dormir el sue√Īo de los eternos? ¬ŅHabr√° futuras ediciones? Esperemos, por el bien de nuestro arte, que las respuestas sean positivas.


Confesionales motivos

Tambi√©n las canciones de autor mienten, porque es de humanos, y de trovadores. A veces para bien, otras para mal. Pero mienten. Pongo el ejemplo de esta pe√Īa de Santa Massiel Rueda y Motivos Personales en el primer d√≠a de septiembre del a√Īo en curso.

No era de madrugada, si no, las cinco de una de las tardes m√°s calurosas del mundo. No hab√≠a fluido el√©ctrico, mas las voces y liras tuvieron el protagonismo necesario. Y gracias al respeto del p√ļblico, que pareciera reaparecer luego de dos a√Īos y algo de pandemia, no se necesit√≥ alcohol para que la trova fuera como las aguas del r√≠o que corren hacia el mar o hacia a puerta de tu casa.

Nadie se trabó a la entrada ni a la salida.

Hubo tragos después, cuando ya la alegría era el nido para nuestros corazones que empollaban el amor y la melancolía. Como debe ser. Los tragos más caros del mundo, verbigracia, un vaso con vino costaba lo mismo que una botella con el preciado líquido, pero en otro sitio.

¡Más increíble que tener los ojos color esperanza o de miel! Como no debe ser.

Pero se hizo la canci√≥n, y la candidez de Massiel, a viva voz, era el ‚Äúamigo‚ÄĚ necesario para la mejor de las confesiones. La trova tiene el don de acompa√Īar a los que tienen sed de confesiones o desahogos. Y en esta pe√Īa, sobran los motivos para confesarse.

foto: michel guerra martin

Y es que su anfitriona sabe comunicar. Aparece ante el micrófono, segundos antes de decir algo, y ya sus ojos comunican, crean el puente, sostienen la mano de quien necesite el sostén seguro.

También su pareja de banda, Cleilys Aurora Benítez Castro, quien desde la percusión te ofrece una sonrisa halagadora, es responsable del confort y de la puesta en escena.

As√≠ es f√°cil asistir a ese encuentro semanal, en la recientemente reinaugurada Casa de la trova Miguel √Āngel Luna, de Ciego de √Āvila, una ciudad famosa por sus portales y por los poetas que la habitan.

De la mano de Roberto Carlos de Armas D√≠az, joven escritor y miembro de la secci√≥n de Literatura de la AHS, qued√≥ presentado y vendido, el libro Pancho C√©spedes: sue√Īos que cuestan vidas, como parte de la secci√≥n Los motivos del poeta. Un cancionero necesario que Ediciones La Luz nos pone al alcance de todos, con fragmentos de entrevistas a Pancho, partituras de sus canciones y, por supuesto, su poemas mel√≥dicos.

Como en otros encuentros, Massiel concibe su espacio desde un tema central que pareciera hilvanar la sucesión de los momentos y canciones. Así se le ha dedicado el espacio a varias figuras de la cultura cubana, aunque no se trata de biografiarlo. Se le alude, se le rinde tributo en la sección Pa tu consumo, y la cosa fluye de manera casi mágica.

En esta oportunidad, Roberto Carlos De Armas le dedic√≥ atenci√≥n a una figura distintiva de la m√ļsica de concierto cubana, el paganini negro, como se le conoc√≠a al gran Brindis de Salas (1852-1911), violinista impetuoso. Y se hizo de manera din√°mica, con pregunta y una rifa que surtieron efecto entre el p√ļblico.

Tambi√©n se pens√≥ en Francisco C√©spedes, ese cantautor cubano que tanto nos ha puesto a so√Īar y amar, con sus poemas y canciones de amor, desde la cuerda de un jazz amanecido y febril.

El p√ļblico asistente no era tan numeroso como en otras oportunidades, pero era juvenil. Aqu√≠ es cuando uno que ya peina canas empieza a echarle de menos a los ‚Äúviejitos‚ÄĚ habituales en este recinto, con sus sonrisas y deseos de vivir.

foto: michel guerra martin

Pero tiempo al tiempo. La casa comienza un camino de reanimación que será lento y largo.

Un invitado especial tuvo la pe√Īa desde la provincia de Camag√ľey, Juan Pablo Palmero, con su voz fuerte, profunda, su cuerpo casi fantasmal de lo tan flaco, y la lucida timidez que lo llevaba a entrecortar sus frases en proscenio, y hacer chistes de manera casi silenciosa.

Canciones suyas inundaron el recinto de manera natural, espont√°nea con reminiscencias a Nino Bravo. Melod√≠as que ten√≠an de Serrat, y de Al√≠ Primera, ba√Īaban el rostro de todos. Y gust√≥. Ya para este 2 de septiembre tendremos la oportunidad de o√≠rlo, a plenitud, en un concierto en la Casa del Joven Creador, a las nueve de la noche.

Uno de los momentos de m√°s impacto en esta edici√≥n de la pe√Īa fue cuando Massiel anunci√≥ la canci√≥n siguiente y cont√≥ su g√©nesis. Era un poema de lsu madre Deisy Moreno G√≥mez, ahora convertido en bolero. ‚ÄúEl bolero de mami‚ÄĚ (t√≠tulo en construcci√≥n), nos dijo, y lo cant√≥ de manera hermosa.

Creo, entonces, que el bolero se le da a Santa Massiel. Podría ser de cosecha fácil en su repertorio. Si se le antoja.

No hizo falta la corriente eléctrica para que la melodía se pegara a nuestros oídos y nos llevara a volar por el recuerdo de esos amores perdidos, como todo buen bolero. La guitarra no se oía todo lo alto que merecía, pero se sintió y estaba siendo bien ejecutada. Ambas manos. Todas sus cuerdas. Cualquier alma vibra con semejante interpretación.

Siguió la tarde.

El boletín promocional Artefacto, de manera impresa, fue presentado por el periodista y Miembro de Honor de la AHS, Damián Betanzos Hernández. Y se le brindó el honor correspondiente porque era dedicado a la figura de nuestro  desaparecido físicamente, poeta y librero Arlen Regueiro Mas (1972-2022).

Este es un suelto que recoge las actividades que propone la Casa del Joven Creador desde cada una de sus secciones, y con el empe√Īo de llegar a todos y tributar al desarrollo cultural del territorio.

Una publicaci√≥n dual, que tambi√©n cohabita de manera digital y tiene el poder de ser estable y necesario. As√≠ lo dej√≥ en claro el periodista. Y as√≠ pareciera asumirse entre las instituciones de la cultura avile√Īa. Porque la AHS, desde hace bastante tiempo, est√° dando el ejemplo claro de c√≥mo hacer mejor las cosas en materia cultural.

Las canciones que acompa√Īaron el suceso fueron amplias en la cancion√≠stica, desde Nicol√°s hasta Benny Mor√©, y Motivos Personales estuvo a la altura de la estancia, del momento, de sus invitados. Como magn√≠fico anfitri√≥n, la banda logra fusionarse en un abrazo de cofrad√≠a y respeto, a pesar de que le falta una de sus voces.

Con todo y los tragos, con todo y la hora y media de vida, la pe√Īa lleg√≥ a su fin cuando todav√≠a no hab√≠a regresado la corriente el√©ctrica.

Todos est√°bamos m√°s embellecidos. Y yo me confes√©, ante Santa Massiel, entre sonrisas y miradas c√≥mplices. Como buenos amigos. Como debe ser. Motivos hay para sentirse bien desde la trova en Ciego de √Āvila. Lo confieso.