malena salazar


Una excelente propuesta para comenzar a leer ciencia ficción

Que la ciencia ficción cubana siga dando frutos tan espléndidos no debería sorprendernos. Tal es el caso de una de la más reciente entrega de la multipremiada escritora habanera Malena Salazar Maciá, portadora de un talento indiscutible para entramar mundos y para muchos, una de las autoras jóvenes y contemporáneas del género más importantes de nuestro país. Los errantes es una noveleta de poco más de cien páginas, que consta de diez capítulos y que mereció el Premio Aldabón de Ciencia Ficción en 2020 y que, publicada por la editorial homónima, vendió su versión impresa en la pasada Feria Internacional del Libro.

La hermosa imagen de cubierta, confeccionada por la propia autora, como ella acostumbra a hacer con sus libros, nos adelanta parte de la historia al mostrarnos a una muchacha de piel negra con una esfera flotando entre sus manos ‚Äďuna de carne y hueso y la otra de metal‚Äď sobre un fondo c√≥smico con predominio de tonos azules, morados y blancos. La joven es Erena, la protagonista de esta fascinante historia y la esfera que levita entre sus manos es un planeta artificial que vaga por el espacio, su casa-prisi√≥n, donde ella naci√≥ y sobrevive al filo de la muerte junto con el resto de sus habitantes, sin una esperanza de salvaci√≥n a la vista.

En el futuro los humanos se han expandido alrededor del Universo conocido y fundado colonias fuera de la Tierra. Pero tres generaciones ocupando un planeta-estaci√≥n ajeno no son suficientes para descifrar la tecnolog√≠a de sus verdaderos due√Īos, los idaltus,[1] una civilizaci√≥n m√°s avanzada que la nuestra, aunque f√≠sicamente no se observe mucha diferencia entre las dos. El castigo proporcionado por los idaltus luego de la invasi√≥n de su territorio y la guerra correspondiente fue retirarse, llev√°ndose todas las naves de vuelo estelar, para condenar a los humanos a una muerte lenta, ya que al quedar varados sin remedio en un lugar que funcionaba con una tecnolog√≠a distinta a la suya y cuyas escrituras y conocimientos permanec√≠an indescifrables para ellos, no pod√≠a conducirlos hacia otro destino. As√≠, esta humanidad import√≥ todos sus agravios pol√≠ticos, econ√≥micos y sociales a la superficie de Boer, instal√≥ una sociedad clasista, elitista y opresora, donde, por tal de conseguir la fuente de energ√≠a que mantiene con vida al planeta, que no es otra que la misma sangre idaltus solidificada en forma de cristales, son capaces de recurrir a los m√°s crueles mecanismos de explotaci√≥n. Un Consejo que gobierna de forma tir√°nica a base de poder e intimidaci√≥n, armado con mutantes ‚Äďhumanos gen√©ticamente modificados, con condiciones f√≠sicas muy por encima de la media‚Äď, androides ‚Äďrobots de forma humana poseedores de una inteligencia artificial capaz de desempe√Īar muchas y variadas tareas‚Äď, droides ‚Äďrobots no antropom√≥rficos cuya funci√≥n m√°s importante es mantenerlos vigilados a todos, especies de c√°maras programadas para trasmitir informaci√≥n directamente en tiempo real a partir de sus implantes visuales‚Äď; una Sociedad Alta, especie de burgues√≠a privilegiada, que goza de los mejores recursos, los ricos, los que cr√≠an a capricho los seres h√≠bridos de humano e idaltus que salen de las incubadoras, donde con la conciencia dormida, hembras de la especie siguen generando vida, estos mestizos son los llamados en el libro cargadores con consciencia; luego est√°n los Barrios Bajos, un paisaje l√ļgubre y ruinoso, espacio basura donde se amontona la mayor parte de los pobladores de Boer, fue all√≠ donde ocurri√≥ el conflicto entre humanos e idaltus, y donde con cada falla del sistema de simulaci√≥n ambiental del planeta, con cada ‚Äúapag√≥n‚ÄĚ, m√°s y m√°s casuchas se congelan y posteriormente se deshacen: este es el lugar de la gente sin capital ‚Äďlos cr√©ditos‚Äď, sin oportunidades, de los marginados, los despose√≠dos, los que, sin posibilidad de una vida mejor, caen en la delincuencia y sobreviven gracias al contrabandeo y todo tipo de negocios oscuros: es aqu√≠ a donde pertenece Erena, quien nos repite m√°s de una vez durante el libro, que ella no es una hero√≠na. Pero este no es el √ļltimo eslab√≥n del sistema: hay ni√Īos mestizos esclavos cuyas mentes han sido vaciadas, los cargadores ‚Äďa secas‚Äď, que solo funcionan como bancos de sangre, a los que se les extrae su preciado plasma para ‚Äúrevivir‚ÄĚ cristales viejos, gastados, carentes de potencia; son estos los que miran a Erena cuando ella pasa cerca de ellos con los cristales escondidos, los √ļltimos que hab√≠a ‚Äúrobado‚ÄĚ de los dep√≥sitos ocultos del planeta, para continuar trazando su plan de fuga: el llamado de la sangre los hace poner sus ojos en Erena con ese sufrimiento que soportan y que a la misma vez no son capaces de comprender. Miente el Consejo cuando dice estar buscando soluciones para salvarlos a todos, las reservas de combustible sangu√≠neo y alimentos descienden cada ciclo ‚Äďel tiempo de un d√≠a simulado en Boer‚Äď, pero si alguien transgrede las normas ser√° castigado con la debida severidad.

La historia asimila ingredientes de varios subg√©neros literarios propios de la ciencia ficci√≥n y del terror, esto conduce hacia un universo complejo y por ende, altamente veros√≠mil, donde no faltan detalladas descripciones de la tecnolog√≠a del lugar y de c√≥mo funciona. Space opera en tanto que se trata de una aventura espacial, futurista y tecnol√≥gica, en la que hay viajes estelares, guerras y una civilizaci√≥n alien√≠gena; distop√≠a porque esta es una sociedad ficticia y futurista no deseable donde priman la deshumanizaci√≥n, los gobiernos tir√°nicos y los conflictos armados; un toque ciberpunk en tanto se habla de la lucha de un personaje marginal contra un sistema totalitario y cuyo cuerpo est√° ‚Äúinvadido‚ÄĚ por la tecnolog√≠a ‚ÄďErena es una cyborg desde el principio de la historia y su cuerpo sufre m√°s modificaciones hacia el cl√≠max de la obra, cuando tras la mutilaci√≥n por parte de un androide muy peligroso, reconstuye ciertas partes de su cuerpo a partir de piezas de este‚Äď, y tambi√©n porque la historia funciona como una alegor√≠a sobre los peligros de la tecnolog√≠a, la vigilancia de las personas y la corrupci√≥n de los gobiernos. Emociones de terror y horror invaden a Erena en determinados pasajes de la historia, por el miedo tan intenso que experimenta en una casa de la Sociedad Alta, cuando, es arrojada despu√©s de una golpiza al interior de una habitaci√≥n oscura donde seres humanos de pl√°stico muy silenciosos, espantosos juguetes sexuales de los Logone ‚Äďlos propietarios de la casa‚Äď, la observaban, y ella, sin poder percibir m√°s que con el tacto de sus propias manos, se tranquiliza a s√≠ misma, pensando que lo que est√° junto a ella en la cama y que tiene rostro y cabellos humanos no son muertos sino mu√Īecos vivientes; o el horror que le provoca Macro, el androide de la casa hom√≥nima ‚Äďel antiguo m√©dico de los Logone cuya consciencia se implant√≥ en el robot a trav√©s de un chip‚Äď, con sus herramientas carniceras y sus seis implantes visuales de color rojo sobre una cabeza ovoide carente de rasgos, y su disposici√≥n inmediata a matar cuando se lo ordenan, a matarla ella misma, incluso. Tambi√©n puede hablarse de gore por toda la importancia que se le brinda dentro de la historia a la violencia, el dolor, la tortura f√≠sica y por todo el exceso de sangre, quiz√°s el episodio m√°s ilustrativo en este sentido sea el asesinato m√ļltiple de los Logone y sus mutantes a manos de Macro, donde la sangre corre hasta formar espesos charcos, o el episodio de la mutilaci√≥n de Erena, donde pierde una oreja, dos dedos y parte de sus rostro, a manos del propio Macro.

Un narrador objetivo en tercera persona es el responsable de conducirnos a lo largo de la historia, uno que se dedica a seguir los pasos de Erena sin meterse en sus asuntos y mucho menos en sus pensamientos, que observa sus gestos y sus actos sin juzgarla. Erena es toda una antihero√≠na: rebelde, marginal, ladrona, asesina, testaruda, impulsiva, vengativa, no se resigna a su situaci√≥n y va a escondidas de sus ‚Äúpadres‚ÄĚ a perseguir su sue√Īo de abandonar Boer o de simplemente conocerse a s√≠ misma, esto es lo que sucede hacia el final, una peripecia que invierte el curso de los acontecimientos, cuando Erena, habiendo descubierto su verdadera naturaleza idaltus a partir de los nuevos pedazos de tecnolog√≠a que hab√≠an reparado su da√Īado cuerpo, y en consecuencia con su naturaleza demandante y vengativa, hace viajar a Boer a trav√©s de varios hipersaltos que da√Īan su sistema y finalmente lo devuelve a sus verdaderos due√Īos, con los que establece contacto a trav√©s de los controles de esa nave gigantesca que tambi√©n es Boer. Pero ya es tarde, el sistema de simulaci√≥n ambiental ha colapsado, el planeta estaci√≥n se ha congelado y todos, salvo ella, que se encuentra en el n√ļcleo del planeta-nave, sigue con vida, pero eso poco le importa.

Esta nueva propuesta de Malena Salazar, cuyo lenguaje bastante llano en contraste con la complejidad de la historia y todos sus mensajes, es un llamado a la reflexi√≥n sobre la actuaci√≥n de la humanidad y el futuro que nos depara de seguir por estos mismos caminos. Esto es algo para lo que la ciencia ficci√≥n es una √ļtil met√°fora, para advertirnos y moralizar: la ambici√≥n de los humanos que puede conducirlos a su perdici√≥n, las nefastas consecuencias de la guerra y lo absurdo que hay en cada una de ellas; las consecuencias del imperialismo sobre los desfavorecidos, el peligro de la muerte debido a nuestras propias malas decisiones, un llamado de alerta sobre el mal uso de la tecnolog√≠a, las clases sociales, los gobiernos totalitarios y el dominio militar de las masas a trav√©s de la intimidaci√≥n; la emigraci√≥n, el agotamiento de los combustibles f√≥siles y otros recursos importantes para el mantenimiento de la vida como la conocemos hasta ahora; las consecuencias de la pobreza en el individuo marginalizado que lo conduce a la violencia y a desempe√Īar acciones negativas. Los errantes nos habla de lo corrompida que se encuentra nuestra sociedad a nivel global, de la inminencia de un futuro de barbarie: nadie es bueno en Boer, nadie es un h√©roe, la existencia al l√≠mite ha sacado lo peor de los seres humanos, si en los Barrios Bajos la gente es, muchas veces obligada por sus propias circunstancias, disfuncional, en la Sociedad Alta el poder econ√≥mico los ha pervertido, por ejemplo, los h√°bitos sexuales de los Logone fascinados por las m√°quinas, ese af√°n de mutilar personas y convertirlas en maniqu√≠es de placer, el ego√≠smo de Desrot ‚Äďel hijo adoptivo de los Logone‚Äď, que lo lleva a asesinar de manera indirecta a su propios ‚Äúpadres‚ÄĚ y a sus grotescos ‚Äúsirvientes‚ÄĚ, la propia actitud de Erena, sus deseos de resolverlo todo con violencia porque eso es lo que ha recibido siempre, violencia.

Y m√°s all√° de la reflexi√≥n de orden pol√≠tico, econ√≥mico y social, se pudiera hablar tambi√©n de la b√ļsqueda de la verdad y el conocimiento versus la ignorancia. Los secretos de la identidad del individuo que no se conoce a s√≠ mismo (Erena), los arcanos de un planeta que permanecen indescifrables porque no se conoce el c√≥digo escrito, ignorar lo que se tiene enfrente porque no se entiende; el enga√Īo por parte de la autoridad regente, que oculta el verdadero desastre a la multitud; la revelaci√≥n final a un individuo, a uno solo, en este caso a Erena, que m√°s que una elegida es una sobreviviente que no se ha quedado de brazos cruzados a ver el tiempo pasar. La distribuci√≥n del conocimiento es un arma eficaz que ha utilizado muy bien la autora para urdir esta compleja trama y tambi√©n es uno de esos elementos que sirven para reflexionar, que sin dudas, constituye un tema que nos quita el sue√Īo desde tiempos inmemoriales.

Esta historia oscura, donde la tecnolog√≠a no ha hecho de la vida un para√≠so sino un infierno, que guarda tanta sustancia en un espacio tan breve, pudiera convertirse en una de las obras m√°s sobresalientes de su autora e incluso, ¬Ņpor qu√© no? de la ciencia ficci√≥n cubana de los √ļltimos a√Īos.

Nota:

[1] Un descubrimiento cient√≠fico relativamente reciente revel√≥, a partir del hallazgo de tres cr√°neos antropom√≥rficos, la existencia de una subespecie humana extinta a la que se pas√≥ a denominar homo sapiens idaltu, esta √ļltima palabra es de origen amh√°rico ‚Äďlengua del pueblo amhara, habitantes del centro y el norte de Etiop√≠a‚Äď y significa anciano.


Malena Salazar: ¬ęMe conformo con ser parte de los sue√Īos¬Ľ (+Fotos, video y tuit)

Desde peque√Īa se inventa mundos y fantas√≠as que enriquecen su vida. Adoraba visitar al abuelo en su taller, donde lo ve√≠a desarmar radios, televisores, medir transistores, soldar‚Ķ y escuchaba sus explicaciones sobre c√≥mo funcionaban los equipos. √Čl, lector voraz, siempre se ocupaba de que la ni√Īa tuviera alg√ļn libro.
 
Poco a poco, la infante desarrolló la pasión por la literatura y la tecnología. Hoy es técnica en Informática, autora de varias obras literarias, y ganadora de algunos de los más importantes concursos para escritores en Cuba.
 
No le gusta hablar sobre su vida privada, ni siquiera la comida preferida, pero cuando escribe todo cambia. ‚ÄúNo soy Malena. No soy nada y, a la vez, lo soy todo.‚ÄĚ, dice quien tiene entre sus reconocimientos el Premio David de la UNEAC, en la categor√≠a de novela de ciencia-ficci√≥n (2015), el Calendario de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z (2017) y el Oscar Hurtado (2018).
 
Graduada del Centro Nacional de Formaci√≥n Literaria Onelio Jorge Cardoso, recuerda con agrado sus primeros a√Īos, cuando se entreten√≠a con los juegos tradicionales y gracias a su imaginaci√≥n disfrutaba sin salir de casa.
 
Al comenzar a leer abri√≥ una puerta nueva. ‚ÄúConoc√≠ autores que creaban historias maravillosas; las beb√≠a, las so√Īaba, las viv√≠a‚Ķ Sent√≠ que tambi√©n ten√≠a otras para contar, as√≠ que comenc√© a fabular desde una edad temprana‚ÄĚ, dice quien actualmente se desempe√Īa como t√©cnica en Inform√°tica, y cursa la Licenciatura en Derecho en la Universidad de La Habana.
 
Para ella la Literatura y la Inform√°tica est√°n conectadas de una manera especial, por eso no extra√Īa que comenzara a escribir fantas√≠a y ciencia ficci√≥n con historias relacionadas precisamente con la tecnolog√≠a.
 
Otros de sus galardones son la beca de creación La Noche (2019), que concede la AHS, el premio de novela HYDRA, La Edad de Oro (2019), el Luis Rogelio Nogueras (2019) y el Regino E. Boti (2020).
 
Para ella tiene un significado singular el que lo inici√≥ todo: el David de ciencia ficci√≥n, su opera prima, por la obra Nade. ‚ÄúAntes, pasaba sin penas ni glorias por los concursos, luego llegaron las menciones, a veces a cuentagotas, en otras ocasiones a chorros. Cuando me sent√≠a algo desesperanzada, me recordaba que nada se logra de la noche a la ma√Īana y continuaba intent√°ndolo con los concursos, hasta que el David me sorprendi√≥.
 
  • ‚ÄúActualmente, siento que he crecido como escritora y mi literatura ha cambiado, pero pienso que ese primer libro, aunque no sea una obra maestra, siempre va a ocupar un lugar especial en mi lista personal de logros‚ÄĚ, asegura esta joven con brillo especial en los ojos.
Agrega que para ella lo más importante en cuestiones literarias es el lector. Que su obra lo marque de alguna forma. Que lo haga disfrutar, reflexionar, que lo impulse y se adentre en él para dejar una huella, un recuerdo.
 

‚ÄĒ¬ŅC√≥mo logras construir seres tan diferentes a ti o es que no lo son tanto?

 
‚ÄĒNo s√© si otros escritores tengan el mismo sentir, pero cuando me siento a escribir, ya no soy yo. Me debo a la creaci√≥n, a la historia que he comenzado a tejer. Dejo que los personajes nazcan como deseen ser, dejo que el argumento me gu√≠e desde la primera palabra hasta la √ļltima.
 
Por supuesto, el escritor deja su impronta en sus textos. A veces cuando se leen varios libros de uno mismo se suele encontrar una línea, una temática que se repite, pero abordada desde diferentes visiones. Y es que nos valemos de nuestros conocimientos, experiencias de vida, interacciones, análisis, investigaciones, entorno…, para crear. El escritor juega con estos elementos y los transforma para obtener verosimilitud, variabilidad, incluso dentro de los escenarios más agrestes.
 

‚ÄĒ¬ŅQu√© podr√°n encontrar los lectores en el libro Secretos en lo alto de ciudad Ventosa, ganador del premio Regino Boti (2020)?

 
‚ÄĒEsa novela para infantes trata acerca del maltrato animal a nivel corporativo, la manipulaci√≥n de las industrias hacia sus trabajadores y la explotaci√≥n infantil, desarrollado con reminiscencias steampunk (tecnolog√≠a a vapor) y clockpunk (tecnolog√≠a de relojer√≠a). El verdadero reto, en mi criterio, consisti√≥ en colocar a ni√Īos valientes como Nina, Dano, y la perrita Lol√≥, en un escenario tan complejo.
 
Malena Salazar con el reconocimiento por su premio la Edad de Oro.
 

‚ÄĒ¬ŅQu√© nos puedes adelantar sobre La otra casa, por la cual obtuviste la beca La Noche (2019)?

 
‚ÄĒEs una novela de ciencia ficci√≥n fant√°stica, una idea que desde alg√ļn tiempo quer√≠a desarrollar. Aqu√≠ se aborda la inclusi√≥n, la amistad, la solidaridad, la tolerancia y la aceptaci√≥n de diferencias. Uno de los ejes de la novela es la necesidad de la familia, sin importar c√≥mo est√© conformada y fuera de los roles cl√°sicos, como formadora primigenia de los ni√Īos y ni√Īas, los miedos e inquietudes de quienes han perdido el apoyo familiar y la sensibilizaci√≥n hacia las dificultades ajenas.
 

‚ÄĒ¬ŅTodav√≠a te sorprendes cuando lees‚Ķ?

 
‚ÄĒCuando leo siempre encuentro algo que me sorprende y me dice que, si algo tiene la capacidad de evolucionar es la literatura. Personalmente me considero en constante aprendizaje e intento leer la mayor cantidad de libros de diferentes g√©neros y tem√°ticas. Sirve para enriquecerse uno mismo y, a la vez, aprender c√≥mo se est√° conduciendo el panorama literario en el pa√≠s y el extranjero.
 
‚ÄúA veces es inevitable terminar influenciados por un autor al que admiramos, pero en alg√ļn momento surge la necesidad de encontrar voces propias y formas diferentes de contar las historias‚ÄĚ.
 
Malena aprovechó la etapa de aislamiento para crear.
 

‚ÄĒ¬ŅQu√© tal la etapa de aislamiento en casa, como consecuencia de la COVID-19‚Ķ?

 
‚ÄĒEs dif√≠cil lograr concentraci√≥n en una situaci√≥n como la que vivimos y que ha sacudido al mundo. Surgen preocupaciones que antes no exist√≠an y resulta complicado lidiar con ellas, adaptarse y encontrar soluciones alternativas. Pero fuera de esto, he intentado mantenerme activa en materia literaria. La novela ganadora del Regino E. Boti 2020 naci√≥ durante esta etapa de aislamiento.
 

‚ÄĒ¬ŅQu√© signific√≥ para ti pasar el curso de t√©cnicas narrativas en el centro Onelio Jorge Cardoso?

 
‚ÄĒUn vuelco absoluto a mi vida literaria. Cuando entr√© al Onelio y recib√≠ las primeras clases, entend√≠ que todo lo que cre√≠a saber sobre literatura no era correcto. Cuando termin√© el curso pas√© cerca de un a√Īo sin escribir, porque necesit√© incorporar, poco a poco, todo lo aprendido. Comprend√≠ lo que tanto repet√≠an los profesores (el gran Heras Le√≥n, Sergito Cevedo, Ra√ļl Aguiar) acerca de la importancia de leer, de analizar cada texto, desmenuzarlo, extraer las herramientas y adaptarlas a mi forma de escribir, en orden de construirme un estilo propio.
 
Ese curso es favorable para los escritores que comienzan. Les brinda una serie de reglas, lecturas para analizar, y herramientas imprescindibles.
 

‚ÄĒ¬ŅQu√© importancia le concedes a la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z como aglutinadora e impulsora de sue√Īos de j√≥venes escritores y creadores en general?

 
‚ÄĒLa AHS brinda la oportunidad de conocer artistas j√≥venes y talentosos, e interactuar con ellos en eventos a lo largo y ancho del pa√≠s. Aplaudo la forma en que la Asociaci√≥n se preocupa por mantenernos activos, y las oportunidades que brinda con sus becas, premios y actividades. Hace un esfuerzo realmente grande en materia de promoci√≥n en todos los medios. Es uno de los pilares de apoyo que tanto necesitamos para avanzar.
 

‚ÄĒ¬ŅPrincipales sue√Īos en el mundo creativo?

 
Dejar huella en los lectores. Que puedan disfrutar mis textos. Que los puedan hacer suyos. Que, de alguna forma, conformen un bloque dentro de su edificaci√≥n. No pretendo estar en la cima; me conformo con ser parte de sus sue√Īos.