Los Dinámikos


Una noche «dinámika» en La Madriguera

En el marco de la Jornada de la Cultura Cubana, La Madriguera, sede de la AHS de La Habana, fue el lugar central donde confluyeron diversos paneles teóricos, exposiciones de arte, performance, encuentros de poesía, trova y, no podía faltar, los esperados conciertos. Este año, la cita estuvo especialmente dedicada a las jóvenes y se celebró en vísperas del aniversario 37 de fundación de la AHS y el 4to Congreso de la organización que agrupa a los creadores jóvenes de la isla antillana.

En la noche del sábado 14 de octubre los pasillos de este centro cultural se llenaron de las sombras y los gestos del performance Desvío. A través de la exploración del cuerpo y las mímicas, el actor principal interpretó con gran realismo la obra siguiendo los sonidos musicales, como quien va dibujando en el aire cada nota y silencio rodeado de cuatro actores que completaban este performance. En conjunto recreaban una danza macabra de sombras, como una especie de ritual.

Un poco más tarde, frente al escenario principal, se hizo la puesta en escena del performance titulado La última página. Esta figuración recreaba el regreso o la partida de un joven, con la banda sonora de la película Casa vieja, específicamente la canción De vuelta a casa de Carlos Varela. En la escena, los actores estaban con maletas y bolsos que en conjunto exploraban los matices del tema migratorio. También están representadas varios sectores etarios como niños, jóvenes, adultos y viejos mostrando como impacta en toda la familia y que no es exclusivo en la juventud.  

A continuación, se presentó esa noche la joven agrupación “Indy Blanco y Muza”, tras una reestructuración y renovación en sus integrantes y arreglos musicales. Su director Raidel comentó que luego de un tiempo, Muza se vuelve a integrar para hacer un proyecto musical que mezcla varios géneros musicales como el blues, el gospel, la balada rock y elementos de la música cubana. La increíble voz de Indira Blanco proporciona a este conjunto instrumental el tono distintivo. Esta joven vocalista, a pesar de su poca interacción con el público presente, captó de inmediato la atención de todos por su amplio registro vocal, los falsetes y el vibrato de su voz. A esta novel agrupación le queda mucho camino por recorrer. Son músicos independientes que se unieron en este proyecto y que deben seguir superándose en destreza interpretativa y soltura en el escenario.

La noche tuvo momentos musicales para todos los gustos y públicos; no podía faltar la música electrónica. De la mano de Edel undertrompet DJ, los espectadores se movieron sin parar durante una hora. Con temas conocidos como Macarena y Gracias a la vida, su presentación fue toda una gran puesta en escena, uniendo pasado y presente con una mezcla de sonidos que fue del agrado y aceptación de muchos.

Sin dudas, el plato fuerte de la noche fue el gran concierto de “Los Dinámikos”, un grupo musical que desbordó alegría y buena música en el patio central de La Madriguera.

Esta agrupación fundada hace dos años en la Escuela Nacional de Arte muestra solidez y estilo propio. Su director, Leodenis Iglesias, despliega un total dominio del escenario y del público; su empatía con los espectadores fue inmediata. Durante todo el concierto el público coreó junto al líder y vocalista de la agrupación sus temas más icónicos.

El joven conjunto, compuesto por 14 músicos, destaca por la interpretación de temas compuestos por su director, lo que da un toque original a sus presentaciones. Obras musicales como Maricela, Nota, Solamente tú y Flaquito con sustancia mezclan los elementos de la música cubana con ritmos y géneros caribeños como el reggae, la samba, la salsa y el jazz. No podían faltar las improvisaciones, muy comunes en la música cubana y, específicamente, a manos de este grupo orquestal, estuvieron presentes en todos los instrumentos musicales, incluso algunos invitados. La versatilidad y manejo de varios géneros musicales proporcionó a este concierto diversidad; fueron del son y el bolero hasta la salsa y la timba. “Los Dinámikos” con k, como dijo Iglesias al iniciar el concierto, vienen pisando fuerte en el panorama de la música popular bailable en esta Isla, la más musical del Caribe.

Fue una noche inolvidable, de mucha música y buen arte. Iniciativas como estas se agradecen pues exhiben a noveles agrupaciones y proyectos artísticos habaneros, y les brinda un espacio para la creación y el intercambio.

El arte joven tiene muchos desafíos, al igual que la AHS, y uno de esos, sin duda, es el de apoyar a artistas como los que se presentaron en la tarde-noche de ese día. El reto es trabajar para mantener una programación cultural variada y darles la oportunidad a los jóvenes artistas asociados un espacio de presentación.