Encuentro Hispanoamericano de Escritores de Literatura Negra Fantoches


Las emociones de Florencia Bullich

Hasta el mediod√≠a del s√°bado 11 de noviembre de 2023, o quiz√°s un poco antes, Florencia Bullich ten√≠a m√°s incertidumbres que certezas respecto a si se iba a dedicar a la escritura en el sentido m√°s profesional de la expresi√≥n. Lleg√≥ desde Argentina con su partner in crime, el conocido escritor Kike Ferrari, para disfrutar de una semana negra a la cubana: La ciudad de Santa Clara es la plaza m√°s importante del noir en el pa√≠s, y eso se debe, seg√ļn asegura el escritor Rafael Grillo, al trabajo constante de Lorenzo Lunar y Rebeca Murga, quienes comandan el Encuentro Hispanoamericano de Escritores de Literatura Negra Fantoches.

Para Florencia Bullich, esta s√©ptima edici√≥n del Encuentro result√≥ especial en m√°s de un sentido. En primer lugar, con su novela ‚ÄúLos perros que perdimos‚ÄĚ se erigi√≥ como ganadora del Premio Internacional de G√©nero Negro que convoca el evento. Al decir de un jurado que integraron los escritores Liany Vento, Juan Pablo Rojas y el propio Kike Ferrari, el fallo se debi√≥ a su ‚Äútratamiento √°gil a la vez que contundente, el cual interpreta de manera productiva el car√°cter plebeyo del g√©nero negro y sus intersecciones con las otras formas de la literatura popular y le propone al lector un universo narrativo que desde la ficci√≥n atestigua, de manera din√°mica y profunda, un nosotros latinoamericano‚ÄĚ.

En segundo lugar, Bullich encontr√≥ en Fantoches un espacio donde crecer humana y profesionalmente. Y no solo por haber conocido a escritores cubanos de la talla de Lorenzo y Rebeca, as√≠ como a otros extranjeros, sino tambi√©n por haber escuchado sus reflexiones en torno al mundo de la literatura. ‚ÄúA m√≠ me parece que eso es riqu√≠simo‚ÄĚ, asegur√≥. ‚ÄúEs una de las cosas m√°s lindas que tiene este festival. M√°s all√° de la presentaci√≥n de libros, disfrut√© encontrar la reflexi√≥n sobre la literatura, la vuelta de tuerca que se le puede dar al g√©nero. C√≥mo se la piensa, c√≥mo se piensan los conflictos sociales en torno a, y a trav√©s de, la literatura‚ÄĚ.

A Florencia Bullich tampoco le pasó inadvertido el hecho de que esta edición del Fantoches estuviera dedicada al papel de la mujer en la literatura de género negro, y tampoco que contara con paneles sobre el subgénero domestic noir, presentaciones de libros, lecturas que abordaron el tema de la violencia contra la mujer, así como la proyección de películas, tanto clásicas como recientes, de lo que se conoce como cine negro.

‚ÄúMe siento un poco abrumada‚ÄĚ, coment√≥ al Portal del Arte Joven Cubano. ‚ÄúYo no tengo libros publicados. Es mi primera experiencia en este sentido, y por eso me resulta un poco abrumadora. Pero estoy muy contenta, muy feliz. Lo veo tambi√©n como un desaf√≠o, porque me empiezo a tomar un poco m√°s en serio a m√≠ misma, y eso es un acto de fe necesario para seguir trabajando‚ÄĚ.

Por razones nunca conocidas, pero fácilmente deducibles, eventos de este tipo suelen recibir la indiferencia de algunos medios culturales del país. Sin embargo, el Portal… fue testigo tanto del Encuentro como de la premiación. Así que nos acercamos a conversar con la autora argentina para realizarle la primera de las muchas entrevistas que enfrentará en su prometedora, y quizás extensa y exitosa, carrera literaria.   

PAJC: ¬ŅC√≥mo llega a Fantoches el libro ‚ÄúLos perros que perdimos‚ÄĚ?

LB: Este libro llega a Fantohces sin que yo me animara a enviarlo. Ten√≠a que sentarme a corregir, hacer una cantidad de cosas. Entonces no pod√≠a, y estaba dilat√°ndolo, pero mi compa√Īero me dec√≠a: ten√©s que mandarlo, ten√©s que mandarlo. Bueno, s√≠, no s√©, despu√©s vemos, le contestaba. Un d√≠a me dijo que se lo mandara, porque quer√≠a ver unas cosas que no recordaba c√≥mo eran‚Ķ Y despu√©s me dijo: mir√°, ya te lo mand√©. As√≠ llega a Fantoches. Yo me enter√© despu√©s, as√≠ que fue toda una sorpresa. Y fue una sorpresa tambi√©n haber ganado, porque no lo esperaba, realmente.

PAJC: ¬ŅQu√© te parecieron los paneles en torno al domestic noir y la violencia contra la mujer, mir√°ndolos un poco desde el contexto argentino, donde tanto se debate en torno a la lucha feminista?

LB: Lo que pas√≥ en Argentina con el feminismo es una cosa‚Ķ Como si se hubiesen abierto dos v√≠as paralelas: por un lado es muy interesante lo que viene pasando con el movimiento feminista, m√°s all√° de la visibilizaci√≥n y la conquista de derechos, el cuestinamiento de las peque√Īas cosas que nosotras no ven√≠amos percibiendo como parte de este problema tan grande que termina reventando, como si fuese pus, con la violencia f√≠sica, y que tiene un mont√≥n de componentes y micromachismos que resulta necesario develar. Hay muchas cosas que nosotras como mujeres nos tenemos que replantear, y en ocasiones reproducimos actitudes machistas que van en detrimento nuestro, y por otra parte el machismo va en detrimento de los varones, quienes sufren un mont√≥n por todos estos roles y estas imposiciones que se sienten obligados a encarnar.

Por otra parte, el feminismo se montó sobre una especie de moda un poco banal, un poco superficial también, lo que hizo que actualmente se entrara en una suerte de desgaste y retroceso del movimiento. Igual, lo conseguido está, y es momento de seguir reflexionando y profundizando, pero yo tengo la sensación de que a partir de la pandemia hubo un cese en el crecimiento del movimiento, porque quedó muy expuesta la idea de que no se puede ser feminista sin ser clasista. Los conflictos de género también están atravesados por los conflictos de clase. De hecho, están subsumidos.

PAJC: ¬ŅTe piensas dedicar al g√©nero negro? ¬ŅO decidiste enfrentarlo como divertimento?

LB: Entr√© como un divertimento a la literatura en general, porque la verdad es esa. No es a lo que me dedico ni lo que a m√≠ me da de comer. Ni siquiera en eso yo puedo meterme en una sola cosa. Me met√≠ jugando, porque me parece una de las cosas m√°s divertidas que puede haber. Leer me apasiona desde muy chica. La literatura es la mejor forma, o la m√°s linda que yo encuentro, de escapar sin hacernos da√Īo. Escapar de las cosas que agobian sin hacernos da√Īo, y pudiendo adentrarnos en un mundo que tambi√©n nos hace reflexionar sobre este. De momento me lo voy a tomar como un juego, y despu√©s iremos viendo si seguimos con el g√©nero negro o no, porque a veces una se levanta con una cosa, y al otro d√≠a, con otra.

PAJC: De las lecturas que te formaron, ¬Ņcu√°les recomendar√≠as a los lectores cubanos?

LB: Puedo recomendar algunas lecturas que seguramente ustedes conozcan. Son cl√°sicos para nosotros y nosotras. No voy a decir que me formaron a m√≠, porque capaz que me respondan que los le√≠ con los codos, imag√≠nate, pero‚Ķ [Juan Carlos] Onetti, Juan [Jos√©] Saer, Kike Ferrari (mi compa√Īero), Juan Mattio es un autor que a m√≠ me gusta un mont√≥n, Ricardo Romero, Samanta Schweblin‚Ķ Creo que ellos son, de esta generaci√≥n media, los referentes que yo tomo. Samanta Schweblin es m√°s internacional, no reside en Argentina, pero me parece que los relatos de ella y la forma de narrativa que encontr√≥ tienen algo nuevo, que a m√≠ me da muchas ganas de profundizar ah√≠.

PAJC: ¬ŅTienes en desarrollo alg√ļn nuevo proyecto?

LB: Tengo una colección de relatos. Quizás me gustaría volver a trabajar en eso en una próxima oportunidad.

PAJC: ¬ŅDe qu√© tienes deseos de escribir?

LB: Creo que los temas no cambian, lo que cambia es la cantidad de trabajo que una le pone a este juego. Las temáticas que a mí me interesan más tienen que ver con las sensibilidades humanas, con las contradicciones también, con la oscuridad que tenemos todos, con la fragilidad. Capaz que sea por mi formación profesional: soy sicóloga. Lo que me interesa es que las historias siempre estén protagonizadas un poco por las emociones de los personajes.

PAJC: ¬ŅTe ha ayudado tu formaci√≥n a la hora de construir personajes?

LB: Tengo otras limitaciones, pero yo creo que eso es algo que ayuda. Porque se lo vi hacer a otros, en realidad: el poder reflejar qué de emociones y de pensamiento hay detrás de una conducta, detrás de lo que vemos. No es posible darlo absolutamente masticado, porque cada lector o lectora tiene su experiencia y también va a completar con lo que traiga, pero al menos dar con la punta del ovillo de por qué las cosas suceden en este mundo. Y eso está siempre atravesado por una cuestión individual, o personal, y por un factor social. Y entonces que eso aparezca sin que sea un panfleto me parece interesante, porque si no estamos hechos de eso, no estamos hechos de nada.