Hombre con sombra de √°rbol

El libro Nocturnidades, premio Calendario de poes√≠a en el a√Īo 2005, fue para m√≠ una pausa de fe. Luego supe que el autor de esos poemas era aquel hombre, eternamente ‚Äúmuchacho‚ÄĚ, que sonre√≠a con brevedad en las charlas sobre la editorial Reina del Mar. Est√°bamos por esos d√≠as en Mayabeque, en el evento √ćtaca, que coordina la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z en el territorio. De ah√≠ en adelante nos hemos visto tantas veces que no recuerdo, o es que Ian Rodr√≠guez est√° en todas partes (iba a decir ‚Äúcomo el arroz‚ÄĚ, pero ya sabemos que el arroz ha dejado de estar en todas partes. As√≠ que el t√©rmino lo acodar√© a la poes√≠a: est√°s en todas partes, como un √°rbol que, negado al terreno propio, echa sobre s√≠ sus ra√≠ces y se avienta al mundo para regalar a todos su sombra). Y precisamente es de esa sombra que das a otros, lo que me interesa que hablemos. Porque sucede que eres de los promotores m√°s incansables que conozco. ¬†

Para cuando recib√≠ el premio Calendario resid√≠a en Cumanayagua y trabajaba como Asesor Literario. Ya entonces impart√≠a all√≠ un Taller que fue el antecedente de Palabras con sombra de √°rbol. Aquel se llamaba En el v√≥rtice de la contemporaneidad y era exclusivamente para interesados en apreciar y escribir poes√≠a de ese municipio monta√Īoso. Recuerdo con agrado ese taller, en particular, la incorporaci√≥n numerosos actores del grupo ‚ÄúTeatro de los elementos‚ÄĚ.

En la época de La Pandemia tu curso se volvió algo masivo: escritores de todo el país se sumaron, de un modo u otro, a ese juego de equipos virtuales. Cada día, incluso a las horas más improbables, había alguien debatiendo asuntos relacionados con la literatura. Pero se hacía como parte de un juego competitivo, jocoso, tenso a veces, pero muy amigable.

En realidad yo ven√≠a desplegando ya muchas acciones de esas antes de La Pandemia. Para m√≠ Internet y las redes sociales ya eran opciones de trabajo y de promoci√≥n habituales y familiares… Entr√© c√≥modo al momento que la circunstancia para otros impuso. Con La Pandemia lo que me ocurri√≥ fue que descubr√≠ que la app WhatsApp pod√≠a ser mejor empleada por sus bondades y el nivel de accesibilidad que tienen a ella muchos creadores. El Curso Palabras con sombra de √°rbol se expandi√≥ a lo largo del pa√≠s. Lo m√°s significativo de ese momento de expansi√≥n, en la que entran a rivalizar tres equipos con escritores de toda la naci√≥n: Invasores del Oriente, La Sociedad Secreta PowerTun y Los √Āguilas de Sangre, ha sido recogido en la entrega No. 85 digital de la revista cultural villaclare√Īa Umbral, que le dedic√≥ al Curso un n√ļmero completo, con toda su historia, varias muestras de sus diferentes din√°micas para ilustrar, con un dise√Īo hiperatractivo. El Curso se imparte a trav√©s de un juego interactivo de roles donde la poes√≠a, la confraternidad y la amistad son las principales motivaciones, a√ļn cuando haya competencia o rivalidad. Contar, adem√°s, con autores de una obra s√≥lida que participan como consejeros o ‚Äúdruidas‚ÄĚ, ha sido una fortaleza que agradezco, porque ellos ocupan su preciado tiempo para interactuar sin recibir nada que no sea, eso, mi agradecimiento.

Imágenes usadas como parte del curso Palabras con sombra de árbol, donde se enfrentaban, en juego virtual, escritores de todo el país unidos por equipos.

Para el boletín Calle Real, de la Revista Cauce, publicado este mes, hablaste sobre los jóvenes escritores de hoy. El irrespeto por las figuras tutelares se ha masificado. Son más los que buscan la aprobación de los amigos que la corrección de los que tienen una obra formada. He visto de cerca cómo sucede en el curso que impartes por WhatsApp. Me gustaría saber cómo haces para que esto no te derrumbe, para que tus deseos de ayudar a otros no se vean afectados por el desagradecimiento de algunos.

Para que no me derrumbe, como dices, nada: lo primero que hago es no pensar en que existen desagradecidos, yo ocupo mi tiempo en ayudar a otros, por la sencilla raz√≥n que hubo autores que antes lo hicieron conmigo, y no encuentro otro modo de reciprocarles, que hacer lo mismo y multiplicar lo que me ense√Īaron tanto √©tica como literariamente. Yo creo que si algo nos est√° faltando hoy en las instituciones culturales es la vocaci√≥n de entrega, y la sagacidad de asumir los retos nuevos. La institucionalidad cultural ha sido siempre morosa para atemperarse; hoy a mi juicio no est√° preparada, ni tiene la capacidad moral de dar respuestas a las nuevas pr√°cticas e inquietudes creativas. Siguen actuando a la vieja usanza, van en el √ļltimo vag√≥n y los creadores son locomotoras que no necesitan abastecimiento de carb√≥n, ni bater√≠a. Los creadores vuelan, burlan todo lo que se le antepone, derrumban muros con su quehacer, o sencillamente los ignoran, en pos de alcanzar lo que se proponen.

Dise√Īo de im√°genes: Noemy Marrero

El trabajo del escritor es silencioso, casi siempre es un adeudo de interiores. Poco importa si aparece un lector ma√Īana o dentro de dos siglos. Si la obra se publica ahora o el a√Īo pr√≥ximo‚Ķ incluso si no se publicara, seguir√≠amos escribiendo. Pero no sucede as√≠ con el trabajo del promotor. El promotor es una maquinaria de hacer la cultura, casi siempre para el aqu√≠ y el ahora. Esto acarrea m√°s contratiempos: a veces las condiciones no son favorables para llevar a cabo un proyecto, y esto puede mediar entre lo que se desea lograr y el resultado final. En tu caso pasas much√≠simas horas pensando en los dem√°s, trabajando para los dem√°s‚Ķ esto sin recibir por ello remuneraci√≥n. Siempre me ha resultado curioso saber c√≥mo te las arreglas para sentir que eso que haces vale la pena. ¬ŅDe d√≥nde nace tanta energ√≠a, esa motivaci√≥n para crear constantemente espacios para que las dem√°s personas sean los protagonistas? ¬ŅHas tanteado la posibilidad de que alguna instituci√≥n remunere el tiempo que inviertes a favor de la literatura? En definitiva: despu√©s del Curso de Formaci√≥n Literaria Onelio Jorge Cardoso no existe otra preparatoria literaria que haya involucrado a tantos escritores en nuestra isla.

A veces el Curso ha contado con apoyo, un tiempo lo acogi√≥ el Centro Provincial del Libro y la Literatura de Cienfuegos, otro lo encaus√© por la UNEAC, luego lo acogi√≥ la AHS (y fue cuando lleg√≥ a su esplendor). Si te soy sincero, hoy no necesito que ello suceda. Un apoyo nunca est√° de m√°s, pero de la manera que el Curso funciona no es muy necesario, no es imprescindible, funciona y ya vez c√≥mo: con mi tiempo y escasos recursos. Yo s√© por lo que estoy apostando. Tengo bien claro de la cosecha jugosa que a lo largo del tiempo un curso con raras caracter√≠sticas va a dar. Y no lo hago por m√≠: trabajo para los que dentro de unos a√Īos van a estar apuntalando la literatura de este pa√≠s. De hecho: trabajo con y para muchos que ya hoy la apuntalan.

Dise√Īo de im√°genes: Noemy Marrero

¬ŅPor qu√© Paco Mir? Recuerdo tu gira por las provincias, esperada por las ‚Äútribus‚ÄĚ que se hab√≠an formado en el mundo digital en torno al curso que impartes, y que result√≥ todo un hecho hist√≥rico. Y sin lugar a dudas una eficaz campa√Īa promocional en torno a la obra de este importante escritor.

¬ŅPor qu√© Paco Mir? Porque fue, adem√°s de mi mentor, un gran amigo, un padre. Este a√Īo estar√≠a cumpliendo 70 a√Īos y esa es la raz√≥n por la cual he redoblado los esfuerzos al costo que sea, sin importar el tiempo que me ocupe y que podr√≠a estar destinando a mi obra personal. Con Paco aprend√≠ que los otros te completan. Yo imparto una buena parte del Curso, y coordinar sus acciones ocupa tiempo de dise√Īo para que al llevarlo a la pr√°ctica resulte lo que anhelas, o se acerque al menos a un noventa porciento de lo so√Īado.

Dise√Īo de im√°genes: Noemy Marrero

H√°blame un poco del poeta, ese hombre silencioso que llevas dentro. ¬ŅQu√© ha pasado con tu obra personal? ¬ŅHa sido afectada por tu trabajo de promotor?

Si Nocturnidades significó para ti una pausa, lo fue para mí también: es el primer libro que escribo una vez radicado en Cienfuegos, y es un poemario donde abandono la práctica intimista de mis tres libros anteriores, para asumir una mirada más colectiva, como si anduviera por el mundo con una cámara fotográfica en las manos, reteniendo paisajes y actitudes. Ese cuaderno tiene una voz más plural. Es un libro que quiero mucho, en tanto significó un cambio visceral en mis procesos creativos.

A la par de los ejercicios que pongo, al mismo tiempo que los matriculados, voy confeccionando mis textos. No he dejado de escribir por dar el Curso, al contrario, el Curso me incentiva, y no solo me estimula: el Curso me enriquece. Dialogar e intercambiar con voces m√°s j√≥venes, y en el caso de no tan j√≥venes, con otras miradas, es siempre un plus, una bonificaci√≥n que si sabes aprovechar te ayuda a consolidar tus propuestas. Yo siempre en ese sentido, digo como dec√≠a Paquito: ‚Äúdoy menos de lo que recibo y obtengo‚ÄĚ.

Mi obra poética por tanto, para responder a tu pregunta, se ensancha, no tengo claro si para bien o para mal, pero de que hoy no se parece a lo que escribía en 1997 cuando publiqué por primera vez, de eso no tengo la menor duda. Hay unos 12 cuadernos inéditos, navegando a concursos y otros poemas sueltos, esperando encontrar uno u otro lugar dentro de ellos.

Hasta aqu√≠ las preguntas formales. Me gustar√≠a, antes de concluir esta conversaci√≥n, interesarme por algo que me resulta curioso. Naciste en Las Tunas, tienes una conexi√≥n hermosa con La Isla de La Juventud y vives en Cienfuegos, Santa Clara o donde se te antoje. Cuando termine tu misi√≥n de vida, ¬Ņd√≥nde te gustar√≠a ser enterrado?

Ah papi, me gustar√≠a, como Huidobro, que el mar me regalara su m√ļsica al golpear mi f√©retro entre arrecifes… pero eso es un imposible… prefiero que mis cenizas sean parte del viento. As√≠, por fin, volar libre por el mundo y llegar a conocer, aunque sea como √°tomo, el espacio sideral.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

 
ÔĽŅ