Sin pestillo y desbocada la literatura en la AHS avileña

pestillo | Definición | Diccionario de la lengua española | RAE

m. Pasador con que se asegura una puerta, corriéndolo a modo de cerrojo.

 

Sin pestillo quedó la literatura gestada desde la vanguardia artística avileña en esta XXX Feria del libro.

Sin pestillo y con una Llave pública que abrió todas las puertas narrativas.

Y es que el área de la Asociación Hermanos Saíz en esta feria, se dedicó a la más reciente edición del evento de narradores que surgiera en el calor del 2005 y que se le dedicara a la figura de Félix Sánchez Rodríguez. Un escritor multipremiado y con una basta obra no solo literaria, sino también altruista.

Muchos hemos sido beneficiados por la sapiencia narrativa de Félix y no pocos le hemos agradecido el consejo oportuno, sobre un libro que, al término de su proceso, se ha convertido en premio en algún concurso.

Por ello, y porque su libro, del que tomamos el nombre para el evento, La llave pública, cumplía aniversario cerrado. Y nada mejor que un taller para jóvenes escritores, y un concurso nacional.

La cuestión en sí, es que la pequeña sección de Literatura de la Ahs avileña decidió dedicarle su área en la Feria del Libro solo al espacio narrativo. Pero, ojo, no fue lo único que se hizo.

Ser joven es ser rebelde a toda causa. Incluso, consigo mismo.

Ministro de Cultura Alpidio Alonso en su visita a la Casa del Joven Creador avileña

Por ello, además, se vendieron libros en el portal de la casa del Joven Creador, y se realizaron las tertulias Estación burbuja, de Leonel Daimel García; Décima cuerda (de repentismo), de Rainer Nodal, inauguración de muestra expositiva Los animales del cuerpo de Yasmany Rodríguez Alfaro, lecturas de narrativa en distintos espacios, más presentaciones de libros de papel y digitales.

Desbocados y febriles, estos jóvenes escritores pusieron en altísimo lugar la literatura avileña. Fueron desmedidos y respetuosos con la calidad y el cariño hacia los otros, esos que ahora peinan canas, o acicalan calvas.

Por eso la Estación burbuja quedó tan memorable. Preciosa gestión de culto de Leonel, quien puso todo su empeño en que el invitado, y todos nosotros, nos sintiéramos como en casa.

Y estábamos en casa.

El propio Félix, quien en el año 1992 fungía como vicepresidente de la Ahs avileña, dio uso de su memoria y echó a llorar de gusto y regodeándose a sus anchas.

Entonces fue sorprendido por la voz grabada de su hermano Francis que vive en España, y de uno de sus hijos.

Mar de lágrimas. Para variar.

Un espacio para pasarla bien y reconocer que Leonel Daimel García, además de excelente escritor, es un anfitrión y locutor de nivel. Prestigia a la organización que lo acoge.

Los libros de papel, y los digitales, también fueron bien recibidos y presentados en esta sede. Yaudel Estenoz y Saray, del Centro Provincial del Libro, fueron los gestores principales de estas ediciones. Al escritor Heriberto Machado le tocó la tarea de conducir las presentaciones.

Tertulia Estación burbuja con el escritor Felix Sánchez Rodríguez

Así como la del libro de cuentos Una brizna en el tiempo, de Rafael de Águila, de una manera tan conmovedora que a todos nos puso el corazón como una pasa. Y nos llevó a volar.

¿Será que la Ahs tiene el poder seductor, la magia de hacer sentir bien en lo hondo las angustias del otro?

Será que somos felices “en” y “desde” la Ahs. Por eso no queremos dejar de ser sus hijos queridos.

También el propio Heriberto Machado presentó otro libro desorbitante y laureado con La llave pública en la edición del 2018: La mecánica de las naranjas, de Alejandro Rama. Un volumen sobre la cotidianidad más absurda o fantástica, y también real, pero muy humana o tan descarnizada como el mejor cuento de terror de H.P. Lovecraft.

Para no perder el sonido de las obras narrativas, se hicieron lecturas con los autores Carmen Hernández Peña, José Rolando Rivero, Leonel Daimel García, Leo Bucquet, Yasmany Rodríguez Alfaro, entre muchos otros.

Y fue ocasión, además, de escuchar los participantes del taller literario Brisa nueva. Espacio elocuente, agradecido y feliz, de aquellos que en cualquier momento se convierten en los Pinos Nuevos de la literatura avileña.

La música también descorrió las cortinas y botó para la alcantarilla la única llave que salvaguardaba el recinto.

Gracias a la producción de Adalys Díaz Mendoza, violinista y jefa de la sección de Música, se hizo posible la magia de estudiantes de la escuela de arte Ñola Sahig Saínz, quienes, arco en mano, hicieron vibrar nuestros sentimientos. Para el dúo Entre Cuerdas: de Liusmary Valdés y Rocío Infante; dúo Celeste, de Gabryella Contreras y Adalys Díaz; y el trío Tiempo, de Adalys, Liusmary y Rocío, nuestro reconocimiento.

Casi como plato fuerte y de cierre para estas jornadas literarias, se dedicó la peña de repentismo Décima cuerda, de Rainel Nodal, para dar a conocer los premiados en la nueva edición de La llave pública.

Momento de nervios y de egos encendidos. O apagados, según el caso.

El espacio fue antecedido por estrepitoso apagón de más de tres horas. Cuando ya parecía que nada se podría  hacer, se encendieron las bombillas de la genialidad y se hizo el verso, el repentismo, la verdadera realidad.

Se supo entonces que Leo Bucquet merecía el premio con el cuaderno Seres felices sin título. Y la mención cayó en las manos de Michel González Basnueva, con el volumen La cosecha.

Para el próximo año podremos tener el libro publicado por Ediciones Ávila. Y será un gusto verlo andar por ahí, por esas calles.

De esa forma quedó cerrada, pero sin pestillo, el área de la Ahs en la XXX Feria del libro en la ciudad famosa por sus poetas y portales.

Y como si ya no hubiese espacio para más dicha grande, nos llega la visita del poeta y ministro de Cultura, Alpidio Alonso Grau. Recorrió la casa y visitó la muestra expositiva de Yasmany Rodríguez. Siempre interesado en la situación real del inmueble, la vida orgánica de la Ahs avileña y el bienestar de los creadores.

Nada ajeno a la política cultural cubana.

 

PD: Si mi memoria no me falla, por allá por el año 2009 se le puso el nombre a esta parte más juvenil de la feria del libro, y rondaban cerca de su creación el nombre de Yoanys Soriano Cabrera y Michel Pérez Abreu. Aprendices de herreros.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más Leído

Lo lamentamos. No hay nada que mostrar aún.

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico