Defendiendo un solo arte

Las habilidades y recursos de seis jóvenes improvisadores quedaron más que comprobadas en el Choque de Improvisadores, sucedido en el Patio Central del Pabellón Cuba como parte del primer Encuentro de Improvisación Poética Oralitura 2019. No hubo bando azul ni rojo, hubo repentistas y freestylers defendiendo un arte: la improvisación.

Qu√© bello encontrar la muestra del amor por la palabra, tener una tarde noche en la que m√°s que recursos ling√ľ√≠sticos, estil√≠sticos y gen√©ricos, estos artistas sumaron a su p√ļblico a una hermosa causa: defender la cultura cubana.

¬†El arte llamado underground se subi√≥ al ring cada vez m√°s refinado en su producto final, con t√©cnicas, y un discurso de un excelente contenido y forma. Bien acostumbrados nos tienen estos cantantes urbanos, junto a los repentistas, que d√≠a tras d√≠a prepararon a su p√ļblico en las redes para un Choque de Improvisadores sin referente.

Oralitura Habana rompió más de un estereotipo, pero quisiera centrar mi atención en un aspecto crucial. Se homenajeó a La Habana desde dos expresiones musicales que aunque no son oriundas de nuestra capital identifican su panorama musical, sus formas de expresión y su actualidad.

Rap y Repentismo, dos ‚Äúr‚ÄĚ que tienen tradiciones, exponentes, y c√≥digos ling√ľ√≠sticos √ļnicos encontraron punto com√ļn en la improvisaci√≥n. No hay una clave del √©xito, el ingrediente id√≥neo en la receta es conectar con su p√ļblico.

 Extraer de ellos una exclamación es muestra de su empatía. Un rapero puede apoyar a un repentista y viceversa, en esta ocasión cantó el arte, cantó la palabra, boxearon las sensibilidades artísticas de El Ciudadano, Yeriko, Tito MC, Anamarys Gil, Reiber Nodal y Sindy M. Torres.

Eso de quebrar estereotipos puede que haya sido la clave de este Primer Encuentro de la Improvisación Poética. No estaba el típico guateque, aunque sí la décima, no se simulaba el espacio frecuente para el rap; se representó un sitio intermedio donde lucharon la creatividad, el ingenio, la perspicacia y la agilidad mental de cada uno de estos jóvenes artistas.

 Cómo no creer en el arte joven si da muestras de reinventarse lo ya canonizado. Esa tarde vimos un guateque en el Vedado, en el mismo lugar que se presenció una descarga rapera.

Quedó muy claro, no importa sin son de la loma y cantan en el llano, tampoco si su lírica es urbana, solo algo tenía valor en escena: la palabra y la improvisación.

Todos vimos tres ganadores: El Equipo de los Repentistas. Pero hubo más: un trabajo de equipo, diversión, emoción; momento en el que se desdibujaron los lindes genéricos. Este ring fue el clímax del programa de un evento que llegó a la Habana para improvisar nuestro uniVERSO.  

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

 
ÔĽŅ