Inicio »

Vanessa escribía postcrítica

Su nombre es Vanessa. Dicen que lo creó el escritor Jonathan Swift, el de Los viajes de Gulliver. Quizá de ahí le viene la pasión por las letras. Aunque en realidad, cuenta que la bautizaron así por una tía a quien le gustaba mucho para una de sus hijas; pero nunca tuvo segunda oportunidad de tener una hembra. Entonces en la familia la próxima y última niña fue ella. Heredó el nombre y el exclusivo Pernías, de su papá y el Arias, de su mamá.

Vanessa es manzanillera, aplatanada en Holguín desde hace casi una década, cuando llegó a estudiar periodismo.

“El periodismo fue siempre mi deseo, mi plan, mi vocación, mi primera y única opción en la boleta del preuniversitario. No me imagino en otra carrera o profesión. El periodismo para mí es la manera de ver y asumir el mundo de una forma especial; una vía para canalizar sentimientos, preocupaciones y determinadas actitudes ante la vida. Con él, vienen emociones genuinas que no dependen de los resultados conseguidos, sino del proceso para llegar ahí”.

A ella le encantan la pizza y los espaguetis; pero más la sazón criolla con la genial combinación cubana de congrís, fricasé de pollo o cerdo, plátano maduro frito y ensalada de tomate. Muere por el chocolate. Le gusta inventar en la cocina. Más aún después de ver algún que otro programa del género que la inspira a sazonar con especias raras.

Quien la conoce bien sabe que Vanessa es muy “complicada” para la limpieza y la organización. Todo debe estar en su lugar justo y pulcro, incluidas las estructuras gramaticales y los signos de puntuación en cada uno de sus artículos y las respuestas de esta entrevista vía Whatsapp. Es algo consustancial a su carácter y a las exigentes normas de redacción periodística de la Agencia Cubana de Noticias, donde labora.

 

Vanessa 02Vanessa colabora también con la revista El Caimán Barbudo, el suplemento cultural Ámbito, el Centro de Comunicación Cultural La Luz, el boletín de Crítica Palco 13 y el sitio digital de la Asociación Hermanos Saíz (AHS) .

A esta última organización que aglutina a la joven vanguardia artística cubana, pertenece desde el año 2017:

“Ingresé en la sección de Crítica e Investigación, la más afín a mis inquietudes y vocación. Recuerdo que el día de mi incorporación el periodista Ciro Bianchi me dio el carnet de asociada. Fue un lindo momento, teniendo en cuenta que él es de los grandes cronistas cubanos, un periodista excepcional que ha contado a Cuba de una manera diferente.

“Ser asociada me ha regalado momentos gratos, como compartir con artistas, creadores, promotores e intelectuales con motivaciones e intereses comunes. Es el privilegio de formar parte de la joven vanguardia artística en Cuba”.

Vanessa 03Junto a Rubén Darío Salazar (al centro), fundador y director de Teatro de las Estaciones, en el Festival de Teatro Joven, en Holguín.

Además de los girasoles, los libros, el cine y el café, Vanessa disfruta la crítica periodística, de la cual -comenta- carecen actualmente los medios de comunicación cubanos, especialmente en temas culturales:

“Cuando hablo de crítica, no me refiero absolutamente a lo que conocemos como crítica especializada; sino al hecho de analizar con fundamento y criterio sólido determinado suceso y que no se quede solo en el hecho noticioso.

Considero que la crítica no se encuentra solo en un género; pues se puede manifestar en cualquiera de los géneros periodísticos, solo que hay que analizar, interpretar, profundizar y volver de una manera distinta sobre la realidad.

“También el periodismo es un ejercicio continuo de investigación, no solo a la hora de desarrollar cierto suceso; sino en el aprendizaje diario que debe ocupar a cualquier periodista para su desarrollo profesional.

“Mi principal investigación ha sido en mucho tiempo el estudio de la vida y obra del periodista, crítico y promotor cultural Bladimir Zamora Céspedes, específicamente, el estudio de su periodismo cultural desde las páginas de la revista El Caimán Barbudo, publicación que lo acogió desde los años 70, hasta su fallecimiento en 2016. Fue un trabajo arduo y extenso, teniendo en cuenta que Bladimir tuvo una vida profesional abarcadora y que influyó en varios espacios y personalidades de la cultura cubana.

“Aunque, particularmente, mis trabajos e investigación han tenido visibilidad en varios medios, considero oportuno se amplíen los espacios y las publicaciones para la crítica y la investigación joven, no basta solo con las Becas y Premios que se ofertan. Se deben abrir posibilidades en nuevos formatos, peñas e intercambios”.

Vanessa es muy exigente consigo misma y con los demás. En el año en que la AHS arriba al aniversario 35 de su constitución en Holguín, se mira por dentro:

“Considero que actualmente la sección de Crítica e Investigación en Holguín debe fortalecer su trabajo. Los asociados debemos crear más sentido de pertenencia con la organización y sus espacios, y aportar todos al crecimiento conjunto, a partir de un trabajo que vincule todas las manifestaciones de la cultura”.

Vanessa 04Vanessa junto a Erian Peña (izquierda) y Bernardo Rodríguez, ganadores del Premio Nacional de Periodismo Cultural Rubén Martínez Villena, 2021.

 

Puede pasar horas frente a la computadora hasta que no termine un tema o la idea que tiene, tal vez, con la música de fondo de Sabina. Así debió haber escrito aquel artículo que le mereció la mención en el Taller y Concurso Nacional de Periodismo Cultural Rubén Martínez Villena en el 2021:

“Fue un reconocimiento muy especial, pues fue el primero como profesional. Además de sentirme muy realizada con el trabajo que obtuvo la mención: un perfil-entrevista al periodista y escritor Rubén Rodríguez, maestro de tantos periodistas holguineros. Además, porque esta resulta una manera atractiva y contemporánea de hacer periodismo; pues vincula técnicas narrativas, investigación, interpretación, análisis, crítica.

Vanessa 05Vanessa junto a Erian Peña (izquierda) y Bernardo Rodríguez, ganadores del Premio Nacional de Periodismo Cultural Rubén Martínez Villena, 2021. Fotos: Cortesía de la entrevistada.

 

“Es el tipo de periodismo que prefiero al estilo de los argentinos Leila Guerrero, Martín Caparrós, Federico Biachini… Un periodismo que bebe del llamado ‘Nuevo periodismo’, de Capote y su finísimo e inigualable estilo de combinar el cotidiano oficio de periodista y un depurado estilo de narrador, donde la ficción se mezcla con la realidad. Un mundo fascinante de personas, acontecimientos, espacio y tiempo”.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico