Poesía bestial

Bestia contextual, de Dari√©n Pe√Īa Prada, aun con una estructura contenida, se desborda en sucesivos interrogantes, se detiene en recurrentes pesadillas; hilvana, con iron√≠a (como si tejiera el poema a ritmo percutivo), el gran tapiz de la condici√≥n humana.

El primer apartado, por ejemplo, Muro de contención, está construido con trece bloques que forman un callejón sin salida, un agujero negro donde se abisman las grandes preguntas del ser.

Persiste una incitación a resignarnos ante certezas incurables, a mirar la muerte como leitmotiv desde disímiles prismas, a asimilar estas verdades a través de los endecasílabos que, de modo cíclico, regresan dentro de un mismo soneto para sentenciar, de un tajo, otro enunciado fatal; o incluso, con la técnica del verso quebrado, prometer un final lleno de puntos suspensivos.

Así sucede con las otras subdivisiones, que navegan en un remolino de ideas, de tesis que a través de ríos de hipótesis desembocan en mares de síntesis.

La tercera y √ļltima secci√≥n aterriza forzosamente en la realidad cotidiana y con un tono feroz disecciona nuestro tedio (sin remedio) nacional. Cada soneto (cada referencia) es un golpe de redondez, contundencia y equilibrio.

Un sujeto poético cabizbajo carga con la cruz de una culpa en sus espaldas, se pasea por estas páginas borrachas de lucidez y exceso de conciencia; pregona advertencias en alta voz (pero como el mendigo que predica a una turbia multitud y vive acostumbrado a que no escuchen sus plegarias).

Sin embargo, cada ciertos a√Īos, libros y galardones, gracias a la justicia po√©tica divina, s√≠ son atendidas las plegarias de nosotros, los amantes de la buena l√≠rica, sobre todo ahora que Nancy Morej√≥n, Ar√≠stides Vega Chap√ļ y Jos√© Luis Serrano decidieron otorgar este t√≠tulo.

Pasen y sean, pasen y lean.

He aquí un inventario de sombras y dudas, y un atisbo de esperanza. He aquí otro intento de definir sin pretensiones artificiosas qué es la poesía, de la mejor forma posible que puede escoger un creador, preguntándose primero qué es la vida.

Este es un libro salvaje,

salvaje es su anatomía,

bestial es su poesía

y su condenado viaje.

M√°s all√° de su lenguaje,

de su estructura redonda,

de sus círculos, su ronda

nocturna por la esperanza,

este es un libro que afianza

m√°s de una pregunta honda.

 

Qué importa si son sonetos,

si son sus versos tajantes,

incendiarios, inquietantes,

desmesurados, discretos,

inesperados, secretos…

Esto no es un poemario.

Esto no es un sonetario,

ni un texto convencional

porque Bestia contextual

simplemente es un bestiario.

 

Trae en sus p√°ginas dudas,

aforismos, impresiones

oscuras, provocaciones

y cicatrices desnudas,

saltos cu√°nticos y mudas,

una crítica social

√°cida, amarga, puntual,

diría que iconoclasta,

acaso impura. Subasta

de miedos al natural.

 

Certezas y desencantos,

ríos de la decadencia,

o sentencia + sentencia

que piensa en voz alta llantos.

Cu√°ntos coros griegos, cu√°ntos

a solas ante el reflejo

del reflejo de otro espejo

de la olvidada memoria

o locura transitoria

del tiempo, ese sabio a√Īejo.

 

Un muro de contención

y la sombra del vencido,

el pen√ļltimo latido,

la libertad de expresión.

Bypass, fuego a discreción,

un planeta en la conciencia,

fe de errata, otra sentencia,

y antes del juicio final

la silueta en el portal

en un acta de advertencia.

 

Carteles de la verg√ľenza,

silencios, galimatías,

y la noria de los días

congelada en la despensa.

La muerte, apenada, tensa,

con sus manos incoloras,

ciclos de fugas traidoras,

suicidas o transe√ļntes

y luego algunos apuntes

del destierro de las horas.

 

El bardo volcó la vida

dentro de una estrofa cl√°sica

que no parece jur√°sica,

sino rejuvenecida.

Gracias a la sacudida

que nos propinó también.

Lector que te asomas, ten

un cad√°ver exquisito

sobre el bestiario que ha escrito

con las entra√Īas Dari√©n.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre este tema
Lo más Leído

Lo lamentamos. No hay nada que mostrar aún.

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

 
ÔĽŅ