Una cima con el arte de los jóvenes

El ascenso al Pico Real del Turquino impulsado por la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z fue una iniciativa de j√≥venes en la d√©cada dif√≠cil de los ¬ī90, pero las metas como los sue√Īos no pod√≠an quedar truncas porque eran se√Īales de la esperanza.

José Martí seguía siendo lo más alto de Cuba y había que encontrarlo y abrazarlo en la cima del país, como metáfora heredada de una generación comprometida con su tiempo.

Sin embargo, no fue posible mantener la haza√Īa f√≠sica hasta el 2013, cuando el II Congreso de la organizaci√≥n de escritores, artistas e investigadores cubanos de hasta 35 a√Īos, compuls√≥ al encuentro vivo con la historia nacional.

Desde entonces, cada agosto, alrededor de una treintena de asociados como simbólica representación de los más de tres mil miembros, toma la ruta a la Sierra Maestra, la imagen natural de los mayores sacrificios y rebeldías.

Y desaf√≠a al cuerpo el ascenso de 13 kil√≥metros, concebido en dos momentos, con la acampada del 12 para el 13, para llegar justo el d√≠a del cumplea√Īos de Fidel Castro y de la herida abierta en 1957 cuando fueron asesinados los hermanos Luis y Sergio Sa√≠z Montes de Oca.

Quienes ya subieron el Turquino hablan de las recompensas para el alma, por la riqueza de la biodiversidad y la intensidad del abrazo de un grupo que comparte sue√Īos y traza metas m√°s altas, a mil 974 metros sobre el nivel del mar.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

 
ÔĽŅ