Premio Celestino


Lourdes Mazorra: ‚ÄúYo entro en trance cuando escribo‚ÄĚ

Ya nada podr√° detener a Lourdes Mazorra L√≥pez, ganadora del Premio Celestino de Cuento, en su XX edici√≥n. Con ese lauro ‚ĒÄque por tercer a√Īo consecutivo gira las miradas a Camag√ľey‚ĒÄ ella da riendas sueltas a sus deseos de narrar.

En el 2018 curs√≥ el prestigioso Centro de Formaci√≥n Literaria Onelio Jorge Cardoso, donde estuvieron, en a√Īos diferentes, las coterr√°neas Evelin Queipo y Martha Acosta, merecedoras del Celestino 2017 y 2018, respectivamente.

Lourdes domina lenguajes de medios diferentes y de todos se aprovecha para cumplir los impulsos y los sentidos que la escritura ha ido tranzando desde su ni√Īez y que ha perfilado en la temprana juventud.

Trabaj√≥ como periodista de la Oficina del Historiador de la Ciudad de Camag√ľey, y se mantiene como colaboradora de Televisi√≥n Camag√ľey desde su etapa de estudiante de periodismo.

Guionista y productora del documental Soy Maravilla, dirigido por Norlys Guerrero Pi, con quien comparte las intensidades del amor por las imágenes y también coincide en la sección de audiovisuales de la Asociación Hermanos Saíz.

A sus 26 a√Īos tiene grandes esperanzas con el mundo literario en el que se abre paso con talento y honestidad.

Con Rubén Rodríguez González en el Premio Celestino de Cuento/Tomada del Facebook de la entrevistada

 

Nuestro pretexto para conversar fue tu premio Celestino 2019, si ya lo tienes, ¬Ņqu√© esperas para cre√©rtelo?

El Celestino no me lo esperaba. Se presentaron 20 cuadernos. Luis Yuseff y Norge Labrada me preguntaban ‚Äú¬Ņest√°s contenta?‚ÄĚ, yo a√ļn estaba asimil√°ndolo. Los premios tienen dos cosas: comienzan a hacerte visible, te abren puertas; y por el otro lado son un impulso porque puedes publicar y quieres seguir trabajando, m√°s fuerte que antes.

Ganas con Las fauces, ¬Ņnos adelantas algo?

Las fauces es un libro de nueve relatos desde la perspectiva femenina, aunque en algunos el narrador sea masculino. Es un libro incipiente que indaga en las significaciones para el ser humano de la p√©rdida y el dolor, desde la muerte f√≠sica hasta otros tipos de p√©rdidas en lo espiritual, psicol√≥gico y familiar. Trabaj√© mucho las atm√≥sferas y la construcci√≥n de los personajes, todos da√Īados de alguna manera. Siempre tengo que conocer a mis personajes, su pasado, presente y futuro, aunque despu√©s toda esa informaci√≥n no quede en el cuento, pero es importante para el desarrollo de la historia. Yo vivo la historia. La edici√≥n empieza en agosto. Saldr√° para la Feria del Libro del 2021. Me siento agradecid√≠sima de Ediciones La Luz y su equipo de trabajo.

¬ŅEstaban iniciados cuando cursaste el Centro Onelio?

No. Dicen que a algunas personas les da el bloqueo ‚ÄúposOnelio‚ÄĚ, al no poder escribir por sentirse agobiados por todo ese contenido recibido en el centro. A m√≠ el ‚ÄúOnelio‚ÄĚ me abri√≥ a√ļn m√°s. Entr√© con tres cuentos, que no son con los que gan√© la beca El caballo de coral ni tampoco los de este cuaderno, excepto No me olvido de tu cuadril. El ‚ÄúOnelio‚ÄĚ me regres√≥ a la realidad con muchas ganas de escribir y de hacer.

Ten√≠as reservada la sorpresa de la beca, ¬Ņqu√© te propusiste con El caballo de coral?

Con la beca de creación intenté ser un poquito más ambiciosa. Mi proyecto no fue de cuentos aislados. Aun cuando los puedas leer de manera separada, aspiro a que tengan el hilo conductor de sus personajes. Así funcionará también como un juego, y si empiezas por el relato del medio no necesitarás entender la historia precedente o la que sucederá. Me emociona jugar con la escritura, quiero entender y luego crear mis propios significados, creo que el divertimento es muy importante cuando se trata de algo tan serio como la literatura. Este proyecto es ambicioso, por eso sigo trabajando.

Lourdes Mazorra con Heras León/ Foto:Cortesía de la entrevistada

 

¬ŅAsumes la narrativa como gimnasia de estilo?

No se puede dejar de escribir aunque todo lo que escribas no es publicable o mucho despu√©s lo deseches, tampoco se puede tener miedo a eliminar lo que no sirve, porque el estilo llega con los a√Īos y la experiencia, es una b√ļsqueda incesante. Me siento c√≥moda en la narrativa. Para m√≠ el cuento es un trance en el cual el punto final viene siendo el ‚Äúevoh√©‚ÄĚ del ‚Äúorgumio‚ÄĚ cortazariano. Yo entro en trance cuando escribo, no puedo parar, y casi todos mis textos tienen un aliento po√©tico. Cuando me toc√≥ leer en p√ļblico en el Centro Onelio, Eduardo Heras Le√≥n me aconsej√≥ escribir un cuento m√°s seco, porque me sale mucho la poes√≠a, pero luego me alent√≥ hablando sobre Dulce Mar√≠a Loynaz y Julio Cort√°zar. Se trata de escribir y escribir.

¬ŅPor qu√© recomiendas tanto el Centro Onelio?

El Centro Onelio te acorta y te alarga el camino. Llegas desprevenida pensando que sabes mucho de literatura o que estabas leyendo con orden en tu vida, y no. El Centro Onelio te va creando pautas, incluso en la b√ļsqueda del estilo recomienda autores, da t√©cnicas y herramientas. Pero al mismo tiempo alarga el camino porque abre much√≠simas puertas y comienzas a ver todo de manera distinta, a leer de manera distinta, a cuestionarte la realidad y a pensar en otros temas. A buscar ese poder de imantaci√≥n que el cuento deber√≠a tener, como dice Francisco L√≥pez Sacha. Todo aspirante a escritor deber√≠a optar por el Centro Onelio. Para m√≠ fue la primera experiencia de leer algo en p√ļblico. Influye a la hora de aceptar cr√≠ticas o de ir construyendo tu propio relato en grupo. Adem√°s, es invaluable la oportunidad de recibir clases de escritores como Heras Le√≥n, Ra√ļl Aguiar y Sergio Cevedo.

Una cosa importante es el talento y otra, la gente que te impulsa, ¬Ņa cu√°les camag√ľeyanos agradeces de primero?

A la escritora Oneida Gonz√°lez. Le escrib√≠ a ella cuando supe la noticia del Celestino. ‚ÄúTe ganaste un premio‚ÄĚ, algo as√≠ le puse, porque Oneida fue quien me habl√≥ del Centro Onelio cuando yo ten√≠a 19 a√Īos, y lo curs√© a los 25. Hizo las primeras cr√≠ticas a mis primeros cuentos y lo sigue haciendo con honestidad y cari√Īo. Tambi√©n agradezco a Obdulio Fenelo, el primer camag√ľeyano que gan√≥ el Premio Celestino en 2006, cuando se concursaba con un cuento. √Čl siempre me dice que leer es la comida de los escritores y escribir, el ejercicio diario. Pero de todos los agradecimientos, empiezo por mi familia, a ella lo primero.

Lourdes Mazorra en el Centro Onelio/Foto: Cortesía de la entrevistada

 

Te he visto en varios espacios tocando el tema pol√©mico de la literatura y el periodismo. Eres periodistas, ¬Ņc√≥mo te gustar√≠a ser mirada en ese gremio de escritores que a√ļn no cuenta al periodismo como literatura?

Como una periodista que escribe o como una escritora que hace periodismo. No hay diferencias para m√≠. Siempre he tenido claro que yo quiero escribir. Me suger√≠an estudiar Filolog√≠a en La Habana y yo pens√© en Ernest Hemingway, Gabriel Garc√≠a M√°rquez, Alejo Carpentier, Jorge Ma√Īach… la lista ser√≠a interminable. Muchos de los grandes escritores ejercieron el periodismo. En esta profesi√≥n tambi√©n he encontrado herramientas para narrar. Me alegr√≥ ver en el evento del ‚ÄúCelestino‚ÄĚ a muchos periodistas, entre ellos, en el jurado, a Rub√©n Rodr√≠guez, ganador de importantes premios nacionales y editor del peri√≥dico Ahora, de Holgu√≠n. Aunque esta pol√©mica se ha ido superando, lamentablemente hay quienes todav√≠a te enganchan un cartel.

Llenar una planilla contigo no es f√°cil. Entraste a la AHS por la secci√≥n de audiovisuales, y bien que pudieras estar en la de literatura o en la de cr√≠tica e investigaci√≥n. ¬ŅC√≥mo lo resolvemos?

Sobre todas las cosas quiero escribir, pero no voy a dejar de hacer audiovisuales porque me interesa desde el guion y la producci√≥n, la paso bien, son retos que me pongo. No quiero dejar de asumir proyectos desde el documental porque el documental es una manera tambi√©n de narrar. Oneida me dec√≠a: de vez en cuando suelta el libro y ve una buena pel√≠cula, porque las pel√≠culas te ense√Īan tambi√©n a narrar para la escritura. Es verdad.

La Asociaci√≥n en Camag√ľey te tiene entre sus j√≥venes de vanguardia, ¬Ņte satisface eso?

Si el ‚ÄúOnelio‚ÄĚ me abri√≥ puertas desde la escritura, la AHS me ha dado la posibilidad de participar en eventos, de compartir entre los j√≥venes y tambi√©n para llegar a otros lugares. La AHS es imprescindible para los j√≥venes que queremos hacer arte, y para publicar ofrece muy buen espacio para empezar.

En el Premio Celestino de Cuento/Tomada del Facebook de la entrevistada

El ruido incesante de las hachas (+ fotos)

El Premio Celestino de Cuento arribó a su aniversario 20 con la seguridad de ser uno de los certámenes más cotizados por los jóvenes narradores cubanos, quienes se asoman al pozo no precisamente en busca del agua, sino de los ecos del ruido de las hachas golpeando los árboles del bosque… el mismo ruido que permitía dormir a Celestino.

Nombrado as√≠ por Celestino antes del alba, novela pr√≠stina del escritor Reinaldo Arenas, la actual edici√≥n del Premio se realiz√≥ en Holgu√≠n del 17 al 21 de junio, dedicada en esta ocasi√≥n al aniversario 105 del natalicio de los escritores Onelio Jorge Cardoso y Julio Cort√°zar; y organizada por Ediciones La Luz ‚Äďreconocido sello de la AHS en Holgu√≠n‚Äď, la secci√≥n de Literatura de la AHS holguinera y el Centro Provincial del Libro y la Literatura.

Paneles, homenajes, conversatorios, lecturas… caracterizaron el presente capítulo de un Premio nacido en 1999 y que ha tenido entre sus ganadores a escritores como Rubén Rodríguez, Agnieska Hernández, Jorge Enrique Lage, Norge Céspedes, Luis Yuseff, Marvelys Marrero, Alcides Pereda, Liany Vento, Yordis Monteserín, Ariel Fonseca y Evelin Queipo.

 

Onelio, diga usted cómo

Foto: Carlos Rafael

El Sal√≥n ‚ÄúAbrirse las constelaciones‚ÄĚ, de Ediciones La Luz, acogi√≥ un panel dedicado a recordar al autor de Taita, diga usted c√≥mo y El hilo y la cuerda. Moderado por el escritor y editor Adalberto Santos, estuvo integrado por los narradores y poetas Manuel Garc√≠a Verdecia y Nelton P√©rez, y el investigador, profesor universitario y cr√≠tico literario y cinematogr√°fico Lino Ernesto Verdecia.

Para Garc√≠a Verdecia, Onelio (1914‚Äď1986) ‚Äútrabaj√≥ un lenguaje vern√°culo a partir de un personaje y sus posibilidades, pero que no llega a un mero criollismo. En su obra hay elementos que se cruzan en el destino de la persona y que van m√°s all√° de lo anecd√≥tico, pues se acercan a la condici√≥n humana, para hacernos ver c√≥mo somos, con las pasiones, los sentimientos propios. La p√©rdida de la inocencia, la angustia del hombre cuando se enfrenta a ciertas situaciones, son cuestiones presentes en sus cuentos‚ÄĚ, dijo.

‚ÄúNos es necesario leerlo y hacerlo sin prejuicio‚ÄĚ, enfatiz√≥ el reconocido intelectual holguinero.

Foto: Carlos Rafael

Por su parte, Nelton P√©rez, ganador del Premio Carpentier de Novela por Infidente, lament√≥ que varias generaciones de cubanos, especialmente los m√°s j√≥venes, no hayan le√≠do como es debido su obra, al solo existir viejas ediciones de sus cuentos. ‚ÄúDe alguna manera Onelio Jorge es nuestro Juan Rulfo‚ÄĚ, subray√≥.

Finalmente, Lino Verdecia record√≥, entre an√©cdotas, el momento en que siendo estudiante conoci√≥ a Cardoso y las dem√°s veces que compartieron en Santiago de Cuba y La Habana. ‚ÄúEra un orfebre de la palabra, de la conversaci√≥n y lo que escrib√≠a, de la √©tica y el respeto. Alguien tan t√≠mido, cordial y sencillo que no parec√≠a lo grande que era‚ÄĚ.

Foto: Carlos Rafael

Con voz singular en el ámbito cubano e hispanoamericano, su obra no solo representa la dura y cotidiana existencia de los pescadores, campesinos y obreros agrícolas en la Cuba de entonces, sino es un reclamo al derecho y la necesidad de esos hombres al pleno disfrute de otras vertientes de la realidad gracias a las posibilidades de la imaginación.

En su amplia producción destacan además, El cuentero, El caballo de Coral, Gente de pueblo, Caballito blanco, La cabeza en la almohada y Negrita.

 

Un cronopio llamado Julio Cort√°zar

Foto: Kevin Manuel Noya

La vida y obra del autor de Rayuela, Las armas secretas y Bestiario fue recordada en un panel moderado por el escritor y periodista Erian Pe√Īa Pupo e integrado por los reconocidos escritores Lourdes Gonz√°lez, Mariela Varona, Eugenio Marr√≥n y F√©lix S√°nchez.

Lourdes recorri√≥ su cercan√≠a literaria con Cort√°zar (1914‚Äď1984), partiendo de la lectura en su juventud de Rayuela, novela publicada en 1963 y obra central del boom latinoamericano; su trabajo en la edici√≥n de la poes√≠a de la argentina Alejandra Pizarnik, amiga de Cort√°zar; y la visita a su tumba en el cementerio de Montparnasse, en Par√≠s.

Foto: Kevin Manuel Noya

Mariela Varona se enfoc√≥ en ‚Äúlo fant√°stico‚ÄĚ de la literatura de Cort√°zar, a partir de cuentos como Casa tomada, publicado en 1946 en Anales de Buenos Aires, revista dirigida por Jorge Luis Borges. Mientras F√©lix S√°nchez coment√≥ la cercan√≠a de su obra con autores cubanos, su labor como traductor, el gusto por el jazz y el boxeo, entre otras cuestiones.

Finalmente, Eugenio Marr√≥n relacion√≥ a Cort√°zar con la Revoluci√≥n cubana y su cercan√≠a con ella, a partir de la visita en 1963 a La Habana, como parte del jurado del prestigioso Premio Casa de las Am√©ricas, y su v√≠nculo con reconocidos intelectuales como Hayd√©e Santamar√≠a, Roberto Fern√°ndez Retamar, Jos√© Lezama Lima y Ant√≥n Arrufat. Precisamente, un enjundioso pr√≥logo de Lezama Lima acompa√Īa la edici√≥n cubana de Rayuela, realizada por Casa de las Am√©ricas en 1968 y reeditada en 2018.

Foto: Kevin Manuel Noya

El ‚ÄúCelestino‚ÄĚ tambi√©n dedic√≥ un momento especial a recordar a Lydia Cabrera en su aniversario120, con un panel integrado por Eugenio Marr√≥n, Yasmani Castro y Pascual D√≠az. Otro panel, compuesto por Mariela Varona, Marvelys Marrero, Rub√©n Rodr√≠guez y Erian Pe√Īa, estuvo dedicado a la obra de Guillermo Cabrera Infante en su aniversario 90. Asimismo, al aniversario 22 de Ediciones La Luz se dedic√≥ un conversatorio, integrado por Luis Yuseff, editor jefe del sello, y el profesor universitario Manuel Alejandro Mart√≠nez.

 

Codas (el hacha contin√ļa cortando)

Foto: Kevin Manuel Noya

Varios libros fueron presentados en el ‚ÄúCelestino‚ÄĚ, entre ellos Hab√≠a una Bez (Ediciones Sed de Belleza, 2018), de Marvelys Marrero; El coraz√≥n desnudo (Letras cubanas, 2017), de F√©lix S√°nchez; Ventana al mar (Ediciones Luminaria, 2017), de Ariel Fonseca; Mar de invierno y otros delirios, de Alberto Garrand√©s; El ritual de las cabezas perpetuas, de Evelio Traba; y La mirada del ingenuo. Celestino antes del alba, de Yail√©n Campa√Īa, estos √ļltimos bajo la editorial La Luz.

Foto: Elier Cabrera

Otro momento peculiar dentro del programa del XX Premio Celestino de Cuento constituy√≥ la pe√Īa ‚ÄúPalabras compartidas‚ÄĚ, realizada en el Caf√© del Arte Joven, en la Casa del Joven Creador de la AHS holguinera. Entre la remembranza y el di√°logo, compartieron con los presentes Mar√≠a Liliana Celorrio, F√©lix S√°nchez y Nelton P√©rez, entrevistados respectivamente por Norge Luis Labrada, Rub√©n Rodr√≠guez y Mariela Varona.

Foto: Elier Cabrera

Las lecturas de narrativa también ocuparon un espacio protagónico, donde jóvenes y reconocidos narradores compartieron su obra, entre ellos Marvelys Marrero, Lourdes González, Rafael A. Inza, Luis Alfonso, Andrés Cabrera, Eduardo Pino, Robert Armas y Rey Neris.


Lourdes María Mazorra, Premio Celestino 2019

La joven escritora camag√ľeyana Lourdes Mar√≠a Mazorra L√≥pez obtuvo el Premio Celestino de Cuento en su XX edici√≥n con el libro Las fauces, seg√ļn el acta del jurado, integrado por F√©lix S√°nchez, Mar√≠a Liliana Celorrio y Rub√©n Rodr√≠guez, galard√≥n que se dio a conocer en el Sal√≥n ‚ÄúAbrirse las constelaciones‚ÄĚ de Ediciones La Luz, reconocido sello de la AHS en Holgu√≠n.

El jurado reconoci√≥ en Las fauces ‚Äúla buena construcci√≥n de sus personajes, las atm√≥sferas de los relatos, el aliento po√©tico que embellece las historias, lo que influye positivamente en el ritmo y la fluidez de las narraciones, as√≠ como la adecuada selecci√≥n del narrador‚ÄĚ.

Fotos: Kevin Manuel Noya
Fotos: Kevin Manuel Noya

 

Reconoci√≥, adem√°s, entre la veintena de t√≠tulos en concurso, los libros Cuesti√≥n de est√©tica, In√ļtiles puertas y La locura que nos define, cuyos respectivos seud√≥nimos son Zaratustra, Catalina de M√©dici y Gargant√ļa. As√≠ como la ‚Äúbuena concurrencia al concurso, la calidad general de los cuadernos, pruebas de la salud y el prestigio de este evento, crecido y consolidado durante dos d√©cadas‚ÄĚ, subraya el acta del jurado del Premio.

Presente en la premiación, Lourdes María Mazorra López, graduada del Centro de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso, recibió el diploma que la acredita como ganadora del XX Premio Celestino, y un grabado de la autoría del reconocido artista Cosme Proenza Almaguer.

Fotos: Kevin Manuel Noya
Fotos: Kevin Manuel Noya

 

Como parte de la cita fue presentado, por Adalberto Santos, el libro La m√°quina de recuerdos, de la tambi√©n camag√ľeyana Evelin Queipo, ganadora de la edici√≥n 18 del ‚ÄúCelestino‚ÄĚ.

La m√°quina de recuerdos es ‚Äúuna propuesta honesta de su autora que nos invita a reinventar nuevas realidades a trav√©s de historias que, dilatadas o breves, versan siempre sobre valores humanos trascendentales: la vida frente al trascurrir del tiempo, la entrega y el dolor como suprema muestra de amor, la ambici√≥n, que en su torrente puede llevarnos hasta el exterminio; todas ellas conservando el sabor √ļltimo de lo verdadero, como si alguien nos invitara, amablemente, a compartir sus m√°s deliciosas confesiones‚ÄĚ, leemos en la contracubierta del libro, con obra en portada del artista Dagoberto Drigg.

Fotos: Kevin Manuel Noya
Fotos: Kevin Manuel Noya

 

La XX edición del Premio Celestino se realizó en Holguín del 17 al 21 de junio y estuvo organizada por Ediciones La Luz, la sección de Literatura de la AHS holguinera, el Centro Provincial del Libro y la Literatura y la Promotora Literaria Pedro Ortiz. Dedicada en esta ocasión al aniversario 105 del natalicio de los escritores Onelio Jorge Cardoso y Julio Cortázar.


Martha Acosta y la narrativa como adicción

Martha Acosta Alvarez (Sibanic√ļ, 1991) sabe que detr√°s de cada triunfo literario hay horas de trabajo dedicadas a la escritura y la correcci√≥n, y muchas emociones sumergidas en el acto creativo. Ello lo confirma su reciente Premio Calendario con el libro Para√≠sos perdidos y el Celestino de Cuento, auspiciado por Ediciones La Luz, con Cuarenta d√≠as y cuarenta noches.

[+]


Premio Celestino: los días y las noches de Martha Acosta

La joven escritora camag√ľeyana Martha Acosta √Ālvarez obtuvo el Premio Celestino de cuentos en su edici√≥n XIX con el libro Cuarenta d√≠as y cuarenta noches, seg√ļn el acta del jurado, integrado por Nelton P√©rez, Yoandra Santana y Jos√© Luis Garc√≠a, hecha p√ļblica en el Sal√≥n ‚ÄúAbrirse las constelaciones‚ÄĚ de Ediciones La Luz, sello de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z (AHS) en la provincia que auspicia el certamen junto al Centro Provincial del Libro.

 

[+]


La Luz de la lectura

Contar dentro de su cat√°logo, con maestros de la literatura cubana y universal, unido a la joven vanguardia art√≠stica de la literatura nacional, es uno de las d√°divas que nos brinda hoy Ediciones La Luz, la casa editorial de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z en Holgu√≠n. Fundada en 1997, recibi√≥ en la pasada Feria Internacional del Libro dos premios La Puerta de Papel, reconocimiento que otorga el Instituto Cubano del Libro (ICL). Nace esta¬†Luz¬†el 7 de mayo con la presentaci√≥n del cuaderno¬†Buf√≥n de dios¬†de Jos√© Luis Serrano. A la primera etapa le sigui√≥ una √©poca de coediciones. El sello no volvi√≥ a publicar en solitario hasta el a√Īo 2006. En 1999 se funda el Premio Celestino de cuento, destinado a la joven narrativa cubana como una forma de est√≠mulo y promoci√≥n. En las pasadas Romer√≠as de Mayo esta instituci√≥n cultural celebr√≥ sus 20 a√Īos. [+]


El Ciruelo Rojo: libros y autores en primera persona

Con la presentaci√≥n de Oros nuevos. El viejo continente, de la escritora camag√ľeyana Evelyn Queipo Balbuena, sell√≥ este mi√©rcoles en la Casa del Joven Creador de Guant√°namo, la m√°s reciente edici√≥n del espacio El Ciruelo Rojo que conduce Eldys Baratute, presidente de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z en el oriental territorio.

[+]