investigaci贸n


Premios al pensamiento joven

Luego de varias jornadas de debates en torno a la creaci贸n e investigaci贸n joven en Cuba, fue entregado el Premio Memoria Nuestra 2019, en las categor铆as de investigaci贸n y proyecto sociocultural, como parte del programa de las Romer铆as de Mayo, megaevento internacional que aconteci贸 del tres al ocho de mayo en la urbe holguinera y reuni贸 a participantes de unas 14 naciones. [+]


驴Qu茅 investigamos? 驴D贸nde publicamos? Espacios, enfoques y debates sobre la investigaci贸n y publicaci贸n joven en Cuba

La disparidad entre enfoques investigativos (acad茅micos) y literarios, la prioridad otorgada a determinadas disciplinas, en detrimento de la presencia de otras en el panorama editorial cubano, la emergencia y pertinencia de lo digital en la gesti贸n editorial, los dilemas para la comercializaci贸n de libros y las necesidades de formaci贸n para la comunicaci贸n de la ciencia, fueron los ejes fundamentales que condujeron el debate en el espacio 鈥淧谩ginas abiertas: espacios para la publicaci贸n e investigaci贸n joven en Cuba鈥. [+]


Las corridas de toros en La Habana: una historia pr谩cticamente desconocida

Si hici茅ramos un recorrido rel谩mpago por la historiograf铆a nacional, es f谩cil llegar a una conclusi贸n: sobre las corridas de toros se conoce poco y no por falta de documentaci贸n existente. 聽

En los niveles de ense帽anza primaria y pre universitario no es tema de estudio y por momentos un gran silencio se instaura alrededor del hecho.

En ese contexto llega, como una especie de telescopio literario, el libro Las corridas de toros en La Habana. Una enconada pol茅mica republicana, del escritor y documentalista Santiago Padro P茅rez de Pe帽amil, quien nos devuelve en una s贸lida investigaci贸n momentos de la actividad taurina en Cuba.

Foto: N茅stor Mart铆, Tomada de Habana Radio

 

La obra fue publicada por Ediciones Bolo帽a y se present贸 el pasado 聽22 de febrero en la calle Madera, como parte de una serie de libros dedicados al medio milenio de la capital.

Para la confecci贸n del volumen, el autor se nutri贸 de publicaciones peri贸dicas de la 茅poca, as铆 como de documentos de archivo, entre otras fuentes, lo cual nos dice, que s铆 existe informaci贸n sobre el tema y que no debe quedarse solo como material bibliogr谩fico y de consulta.

La memoria es parte imprescindible de los pueblos y gracias a la labor de P茅rez de Pe帽amil, el pasado de la actividad taruria en nuestro pa铆s ser谩 de conocimiento para las mayor铆as, aunque vale la pena aclarar otro libro sobre este t贸pico, anteriormente publicado, como Gallos y toros en Cuba, de Pablo Ria帽o San Marful.

Foto: Tomada de Trabajadores.

 

Desde el propio dise帽o, Las corridas de toros en La Habana鈥s una invitaci贸n a la lectura, pero no solo como el mero hecho de leer, que de por s铆 es importante. El autor deja huellas de los documentos consultados en m谩s de 400 notas bibliogr谩ficas, que dan fe del trabajo del tambi茅n historiador del arte.

Lo curioso de las corridas no es su realizaci贸n, a fin de cuentas, era una tradici贸n de la madre patria que Espa帽a represent贸 en su momento para la Isla, sino que tales pr谩cticas fueron el reflejo de las contradicciones entre criollos e ib茅ricos.

En otras palabras: los cubanos ve铆an en la fiesta brava una tradici贸n del pasado y los espa帽oles lo contrario. Desde 1889, se prohibieron porque los norteamericanos la ve铆an como un hecho sangriento.

鈥淪in embargo 鈥攁segura P茅rez de Pe帽amil鈥 en 1909 los gobernadores aprobaron los gallos como espect谩culo p煤blico, e inmediatamente la comunidad hisp谩nica, que era fuerte, sobre todo en La Habana, apel贸 para aprobar tambi茅n los toros y es ah铆 donde empieza la enconada batalla鈥.

De acuerdo con el escritor, hubo intentos de retomar las corridas en 1914, 1915 y 1923. En este 煤ltimo a帽o ocurre un acontecimiento importante: 鈥渃贸mo estaban prohibidas, trajeron las charlotadas, que surgieron en Barcelona y llegaron muy r谩pido a La Habana鈥, aclar贸.

Se trataba de 鈥渦n espect谩culo c贸mico de los toros, pero aqu铆 se empiezan a dar cuenta, que hab铆a malas intenciones. Por ese tiempo lleg贸 a Cuba un torero famoso conocido como El Gallo, Jos茅 Rafael G贸mez, y entonces comienzan los pol茅micas de nuevo, ya que en ese momento en La Habana hab铆a un espa帽ol por cada tres cubanos, seg煤n las estad铆sticas鈥.

La prensa enseguida se hizo eco de los acontecimientos y como en cualquier per铆odo, las opiniones fueron diversas y encontradas. As铆 lo asegura P茅rez de Pe帽amil: 鈥渆staba el gran movimiento que promov铆an los toros, d铆gase en El Diario de la Marina y La Lucha.

鈥淧or otro lado 鈥攁帽adi贸鈥 聽peri贸dicos como La Discusi贸n, totalmente nacionalista, no permit铆an que se hablara de eso. Y digo m谩s: todos los peri贸dicos cuando ve铆an que el nacionalismo cubano se pon铆a en peligro, inmediatamente asum铆an una posici贸n antitaurina y cerraban fila para que no se repitieran los acontecimientos鈥.

El af谩n de algunos grupos sociales por continuar la tradici贸n espa帽ola fue tan fuerte, que 1940 se aprueban las charlotadas de forma oficial por el estado. Como defensores del derecho animal, intelectuales cubanos de la talla de Emilio Roig de Leuchsering, Fernando Ortiz, Manuel Sanguily, Enrique Jos茅 Varona, entre otros, se opusieron a la pr谩ctica, siendo en buena medida las voces representativas de la sociedad cubana.

Surge una pregunta incuestionable: 驴d贸nde se tore贸 en la otrora villa de San Crist贸bal? El historiador lo advierte en sus palabras: 鈥渃uando eran ilegales se realizaban en varios lugares del pa铆s. Primero fue en estadios deportivos y cuando son establecidas las charlotadas en 1940, la actividad se hac铆a en las cervecer铆as La Polar y la Tropical. Indistintamente se realizaban ruedos dentro del mismo campo, donde cab铆an de 6 000 mil a 10 000 mil personas鈥.

Gracias a las sociedades protectores de animales, pocas regiones del mundo contin煤an con estos espect谩culos, aunque algunos lugares de Espa帽a se mantienen en algunas fechas conmemorativas.

Las versiones de las corridas en los siglos pasados tienen su origen en los juegos romanos y las crueles venaciones donde se mataban miles de animales para divertir al p煤blico, un acto sumamente salvaje y aterrador.

Por suerte para las nuevas generaciones, estos eventos le pertenecer谩n al pasado en forma de relatos e historias que no deben repetirse nunca m谩s.


El joven esp铆ritu del jazz en Santiago de Cuba

Santiago de Cuba es una urbe signada por la tradici贸n de la conga, el bolero, el son y la trova tradicional. Sin embargo, el jazz tambi茅n tiene su historia en esa oriental metr贸poli. El joven promotor e investigador santiaguero Yasmani Castro Caballero 鈥搎uien adem谩s se desempe帽a como jefe de prensa en esa filial de la Uni贸n de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC)鈥 ha descubierto que entre los precursores del jazz en la heroica ciudad se encontraba el conjunto Mariano Mercer贸n y sus muchachos; el Oriente Jazz, de Chepin Choven y Jos茅 Felipe Vaillant Fr贸meta. [+]


El ideario del Che en voz de su hija Aleida Guevara

Quiz谩 porque estuvo marcada por la improvisaci贸n sobre el conocimiento cabal de lo que expres贸, por el 铆mpetu con que defiende lo que su padre crey贸 y ella profesa a ultranza, Aleida Guevara March prest贸 certeramente su voz a Ernesto Che Guevara en la conferencia El ideario del Che y su papel en los procesos de cambios actuales en Cuba, clausura del holguinero XIII Congreso Iberoamericano de Pensamiento.

[+]


Las subjetividades pesan en los destinos del pa铆s

Tomado de La Jiribilla

La cultura cubana libra desde hace d茅cadas su propia 鈥減elea contra los demonios鈥. El desgaste simb贸lico, la contaminaci贸n de referentes, las dificultades econ贸micas y las incoherencias instalaron conflictos muy serios, pendientes todav铆a de un razonamiento integral. La actuaci贸n de algunos sectores en expansi贸n demuestra, en las circunstancias actuales, un nivel creciente de conservatizaci贸n de la vida social, con el correspondiente impacto que ello genera en los imaginarios populares y en la memoria colectiva de la naci贸n. Al debate abierto sobre la noci贸n de prosperidad se est谩 a帽adiendo otro: el an谩lisis de la cultura socialista, del poder de sus dimensiones organizativas, educativas y axiol贸gicas. [+]


Los 45 de El hombre de Maisinic煤

Han trascurrido 45 a帽os de que El hombre de Maisinic煤 tuviera su estreno. Como muchos recordaran la obra dirigida por Manuel P茅rez Paredes 鈥攍a cual constituy贸 su primer largometraje de ficci贸n鈥 nos relata como en los primeros meses de 1964, en las monta帽as del Escambray, subsistieron bandas contrarrevolucionarias. Y fue en ese contexto, cuando es hallado el cad谩ver del administrador de la finca Maisinic煤, Alberto Delgado, colgado en un 谩rbol.

[+]


Guitarras el茅ctricas en medio de la loma

Suena alto, muy alto, y retumba en todo el lomer铆o; son guitarras el茅ctricas, bajos, solistas de voces estrepitantes, en fin, es en medio de la Sierra Maestra: Rock. Esa es Granma, la oriental provincia donde cada febrero se realiza el evento de promotores Rock de la Loma, tiempo en el cual ese ritmo musical tan aclamado inunda el territorio.

[+]