Instituto Cubano del Libro


Solo la lectura salva

  • El verano empezó caliente. Aumento salarial, el tren chino recorriendo el país, problemas de combustibles y record de temperatura. Entre estos y otros tantos avatares cotidianos, los cubanos se sumergen y nadan en su realidad. Las dinámicas actuales tan vertiginosas en verano aumentan en velocidad de fotones.

  • Entre tantas ventajas y desventajas que existen para disfrutar el verano siempre hay una menos frecuentada: la lectura. A pesar de que el Ministerio de Cultura, el Instituto Cubano del Libro y la Literatura, y otras instituciones tienen un amplio sistema de opciones vinculadas al disfrute del libro y la literatura, como las llamadas Lecturas de Veranos y los espacios tradicionales de encuentro con los escritores en todas las provincias… sin embargo la realidad es otra.

  • Foto Osvaldo Gutiérrez/ ACN
  • Un dilema progresivo que aqueja hoy a nuestra sociedad es la debilitada presencia de hábitos de lecturas. El conflicto es muy profundo y aunque existen varios análisis sobre el tema, nunca caduca hacer un aviso sobre el asunto. El problema no se limita solamente a la escasez de público en actividades o que sean habituales las mismas personas del “mundillo literario” que al decir de un amigo poeta: se “cocinan en su misma salsa”.  Los que están inmersos en la Cuba profunda y diversa pueden constatar que actualmente se está leyendo poco y los jóvenes menos. Hoy en día a escala global se ha evidenciado la depresión de las huestes literarias en todos los sectores.

    Los que entendemos el amor a los libros más allá de un hábito, comprendemos cuan peligroso es el asunto. La lectura no es una simple forma de distracción o un hobby. Ha sido milenariamente la principal herramienta de transmisión y adquisición del conocimiento humano. Es un baluarte y esencial camino para conquistar referentes culturales, mejorar nuestro lenguaje y la ortografía. Dentro de la literatura se ha testimoniado y convergido los principales valores humanos de todos los tiempos. Estas son razones suficientes para que entre el calor, la playa, la monotemática programación televisiva, el Facebook (y su aplicación de ponerte ancianito), el reggaetón y la timba, entre todo esto, hacerle un espacio a la literatura y en especial a la de calidad.

    Del otro lado del espejo, el lector, ese fin y medio de cada libro, ha cambiado radicalmente, así como las nuevas condiciones que imponen este siglo de las tecnologías en espiral vertiginosa.  Brevemente podemos reconocer aspectos esenciales que afectan la salud literaria de esta Isla:

    La situación originada por el Período Especial: comprimió durante casi una década las capacidades editoriales y sus tiradas, debido sobre todo a la escasez de insumos. Los títulos procedentes de cualquier género literario, se vendían o intercambiaban con el fin de convertirse en cucuruchos para maní, servilletas para frituras… Parte de estas condiciones han sobrevivido a la actualidad, el anuncio a principios del  2019 de la reducción de la entrada de papel al país no solo ha afectado la prensa escrita, sino que también tendrá su repercusión en la ediciones impresas y en los proyectos en proceso. 

    Existe un déficit en la enseñanza de la literatura como parte de los planes de estudios. Me aventuro con una incógnita: ¿Qué leen mayoritariamente nuestros jóvenes? La información de una línea de champú para cabellos secos y dañados, una factura de teléfono, los anuncios de conciertos de su cantante favorito, la carta menú de una pizzería, la página deportiva de los periódicos, el muro de Facebook o Instagram, los SMS enviados o los mensajes a la bandeja de correos…Mejor dejo esta parte inconclusa…

    También existe una batalla entre el libro convencional y las modernas tecnologías por conquistar los espacios de ocio del hombre de nuestro tiempo. El uso de las redes sociales dominan a nuestros jóvenes, las series extranjeras fascinan como el flautista de Hamlet. Según apuntan los estudios (y la lógica) más recientes sobre el futuro del libro y la lectura, el lector del siglo XXI lo hará y lo está haciendo desde un dispositivo electrónico, computadoras, tabletas, teléfonos móviles o e-readers. Aunque Cuba no es un país de alto alcance tecnológico la avalancha es evidente y los consumos tecnológicos han desplazado a la lectura velozmente. Cierto que el aumento y emigración acelerada a las lecturas digitales es positiva, sin embargo me percato con mis estudiantes que la literatura clásica y cubana no ha sido una temática favorecida y si la literatura comercial, tómese de ejemplo que “Cincuenta Sombras de Grey” o “El Secreto” sean libros preferidos de mucho de mis pupilos.

  • Foto Anabel Díaz (Tomda de internet)
  • ¿Pero qué hacer? Me parece que no podemos llegar al extremo de valorar la lectura, al estilo dramático y análogo que nos presenta magistralmente Ray Bradbury, en su novela futurista y distópica, “Fahrenheit 451”, cuando el personaje de este clásico, un bombero obediente y burócrata que vive en una sociedad del “futuro” donde los libros se queman con desprecio. Empieza a leer cuando ve a una anciana desesperada e irreverente que decide quemarse junto con su “Quijote”, la “Guerra y paz”, la “Isla del tesoro” y su “Ilíada”, ante el imperativo de ver arder a su biblioteca prohibida.

    Las nuevas dinámicas de la Sociedad lastran el tiempo para lecturas de disfrute. La acuciante situación económica nos devela. Si hay una zona que se debe intencionar con el aumento salarial son las librerías. Ya no puede ser una excusa que un libro represente el 5 % del salario de un maestra o un trabajador de cultura. Debemos invadir las redes sociales y las tecnologías de la información y comunicación para manejar códigos más atractivos para acercarnos al papel.

  • Cuba Digital: Democratizar la lectura (+ Podcast)

  •  

    Hay que renovar los recursos y discursos de los escritores para promocionar sus obras. Es imprescindible que todos los artistas e intelectuales se unan en favor de la literatura. Hace poco presenciaba la entrevista de unos pequeñines al famosísimo actor de Hollywood Benicio del Toro, en Gibara, uno le pidió un consejo para ser una gran actor y él dijo que lo primero es la lectura, por la importancia que tiene en toda persona. No podemos pensar que un artista plástico o un bailarín no necesitan de la lectura. También hay que regresar a aquellos tiempos que relata García Márquez cuando la adversidad lo llevó a un ponchero en La Habana y este le relató mejor que el autor la novela de Cien Años de Soledad.

    Entre tanto calor y complejidades es cierto que la lectura es titánica. Puede ser que las lecturas en verano sean como un boxeador con anemia, pero sigue siendo el mejor camino para fomentar una actitud ante la vida y evitar el secuestro de la ignorancia. Lo que si podemos asegurar en subvertida realidad con lo que dice un tanque elevado que veo a diario desde mi casa es que ante estas temperaturas elevadas aunque usted no lo crea: “solo la lectura salva”. 

 


¿Qué proponen las editoriales cubanas?

Tomado de: Granma

Lo que mostrarán algunas casas editoriales para la venidera Feria Internacional del Libro

LETRAS CUBANAS, UN PAÍS EN SUS PÁGINAS

Desde su fundación en 1977, Letras Cubanas ha sido la editorial insignia del Instituto Cubano del Libro. En estos 42 años de trabajo ha asumido la vasta tarea de dar a conocer lo más valioso de la literatura y el arte cubanos, tanto a través de títulos de ficción, en todos sus géneros, y de la ensayística en su más amplio espectro temático.

Letras Cubanas presentará entre sus novedades: Carpentier y el Minotauro de Bayreuth, de Rafael Rodríguez Beltrán; El corazón desnudo, de Félix Sánchez Rodríguez; Fidel AND Malcon X, de Rosemari Mealy y Los perros de Amundsen, de J.L. Serrano.

GENTE NUEVA, EL SELLO DE LOS QUE SABEN QUERER

Complacer y fomentar el hábito de lectura en los más pequeños no es tarea sencilla. Esa ha sido la misión fundamental de editoriales como Gente Nueva, que en sus más de 50 años de fundada es ejemplo de una larga tradición de textos que de seguro marcaron la infancia de muchos cubanos, permitiendo que creciéramos intelectualmente.

Este año, la casa editora incluirá en su catálogo 12 títulos novedosos dentro de la literatura infantil y juvenil, entre los que se encuentran: Adivinar un circo, de José Manuel Espino; El conejo que vivía en un sombrero, de Luis Castillo; Ángel de otoño, de Enrique Pérez Díaz, y Luz del universo, de Luis Cabrera Delgado.

JOSÉ MARTÍ, LITERATURA DE EXCELENCIA

Varias son las novedades de esta editorial, fundada en 1983 para la divulgación de la literatura cubana en su variedad de géneros y temáticas, entre lectores de diferentes lenguas. La prestigiosa institución creó en el año 2002 una nueva colección: Biblioteca familiar. Decenas de títulos de relevantes personalidades de la literatura cubana y universal han formado parte de este proyecto educativo y cultural.

Entre los títulos que presentará ahora cuentan La guerra tuvo seis nombres, de Eduardo Heras León; La mar nos llevará (La mer nous emportera), de Khaled Naïli, y Mala sangre (Manavais sang), de Rachid Mokhtari, ambos de la República Argelina Democrática y Popular; De Petrogrado al socialismo en Cuba, Cien años después, de un colectivo de autores del Instituto de Filosofía y la Universidad de La Habana, y La sabiduría de los oráculos. Ifá, Los Caracoles y El Coco, de Natalia Bolívar.

De Eduardo Heras León, la José Martí ha editado también Desde la platea, selección de excelentes crónicas de ballet que el autor escribiera, entre 1968 y 2007. ¡Epá, Nguba, Mindo…Maní!, de Niubis García Mendoza; Carlitos y el Conjunto Boca Sana, de un colectivo de autores, y Rogelio Alberto y el arcoiris, de Alberto Rocasolano.

ARTE Y LITERATURA, LETRAS UNIVERSALES PARA TI
Fundada en 1967, la Editorial Arte y Literatura es una de las instituciones de la cultura cubana que, a través de diez colecciones y por más de 50 años, ha ofrecido a sus lectores las maravillas de la literatura universal.
Con seis novedades (y la presentación de muchos otros de sus títulos), la más universal de las editoriales cubanas llega a la Feria con las siguientes propuestas: la novela de ciencia ficción Frankenstein, de Mary W. Shelley; El fantasma de la ópera, de Gastón Leroux; Orgullo y prejuicio, de  Jane Austen, y Thérèse Raquin, de Émile Zola, de Ediciones Huracán; Jane Eyre, de Charlotte Brontë (clásicos); y Drácula, de Bram Stoker.

ORIENTE, PARA TODOS LOS GUSTOS

El sello editorial santiaguero fue el primero creado fuera de La Habana. A casi 50 años de su fundación, la Casa continúa divulgando los más altos valores de la creación literaria. Una de sus principales metas es fomentar el hábito de lectura desde edades tempranas, a partir del diálogo entre los más diversos temas: cultura, deportes, ciencia y técnica.
Algunos de los volúmenes que se presentarán en esta edición de la Feria, serán El libro de las presentaciones, de Eduardo Heras León; El año milagroso, novela de Mohamed Magani, afamado escritor de nacionalidad argelina, y 69 La sexualidad vigilada, del autor cubano Carlos Esquivel. Además, la editorial traerá propuestas para los más pequeños como No apto para mayores, del autor Yunier Riquenes, y el libro para colorear Fauna exclusiva de Centro y Suramérica, de Rafael Borroto Galbes.

BOLOÑA,  LA HABANA EN SUS PÁGINAS

Ediciones Boloña, casa editorial de la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana, presentará variadas publicaciones en las que sobresalen los temas de carácter histórico, en especial los dedicados a La Habana, con un amplio diapasón de disciplinas, géneros y autores.
Sobresalen La Habana nuestra de cada día, de Laidi Fernández de Juan, un volumen donde la crónica aborda con total desenfado pasajes de costumbres, detalles, hábitos y humor entrelazados, como rasgos inherentes al cubano de hoy y de siempre; Severiano de Heredia. El mulato cubano alcalde de París, de Paul Estrade, ensayo biográfico sobre un habanero que logró abrirse paso en Francia hasta alcanzar altos cargos públicos. Llegó a ser alcalde de París, así como el primer ministro negro que tuvo Europa. Ven la luz también, entre otros, Cecilia Valdés o la Loma del Ángel, de Cirilo Villaverde y Crónicas habaneras, de Alejo Carpentier, un homenaje al medio milenio de la fundación de la ciudad.
 
MATANZAS, ATENAS LETRADA

Con 40 años de existencia, Ediciones Matanzas clasifica entre las más significativas dentro del Sistema de Ediciones Territoriales. Para la Feria, entre otras novedades, propone los siguientes títulos: Con la lengua de la pluma. Cartas enviadas y recibidas por José Jacinto Milanés (1835-1852), Compilación, introducción y notas de Cira Romero. Epistolario; No me preguntes cuándo, de Arturo Arango; Umbral para una era imaginaria, de Virgilio López Lemus. Ensayo; La ciudad ilustrada. Matanzas 1899-1902. Identidad y resistencia, de Urbano Martínez Carmenate. La novela El harén de Oviedo, de Marta Rojas, se reedita como homenaje a Matanzas, en el aniversario 325 de su fundación.

LA LUZ, LUZ EN SUS PROPUESTAS

En su abanico literario las propuestas de la Editorial La Luz, cuyos volúmenes abarcan una rica variedad de lecturas para los más diversos públicos, rezan en esta ocasión, un título que honra a Heras León, también crítico de danza. El libro, El aula inmensa de la vida, contiene un compendio de entrevistas que le fueron realizadas durante los últimos 30 años. Para los niños saldrán obras como Dice el musgo que brota, de Eldys Baratute, una compilación de 30 autores cubanos que escriben poesía para los pequeños y Monstruos. Pequeño inventario, de Maikel José Rodríguez, es una colección de más de 300 criaturas fantásticas que forman parte de diversas mitologías universales. Estructuras del silencio, de Eduard Encina, es otra de las propuestas, en este caso, un homenaje al desaparecido escritor.


La metralla poética de Zulema Gutiérrez

La joven escritora holguinera Zulema Gutiérrez Lozano obtuvo con su cuaderno Metralla el Premio Nacional de Poesía Adelaida del Mármol en su 30 edición. Tras un debate minucioso, los miembros del jurado coincidieron por unanimidad otorgar el galardón a “un libro que busca conseguir un lenguaje personal que con desenfado y eficacia le permita abordar sus asuntos”.

[+]


Tendremos que ser vanguardia siempre

Tomado de Juventud Rebelde

Desde que dio con ella, la Asociación Hermanos Saíz (AHS) fue una luz que deslumbró a Rubiel García González. Ocurrió en Guantánamo, la tierra amada que lo vio nacer. Sin embargo, en aquellos años en que la Casa del Joven Creador se convirtió en alegría diaria, en el principal refugio que resguardó y fortaleció su espiritualidad para siempre, no podía imaginar que la organización que a partir de este martes 16 celebrará su Tercer Congreso, lo «amarraría» para toda la vida.

[+]


¿Cómo publicar libro en Cuba? (+Post)

A solo unos meses de que termine el año, Ediciones Ávila anuncia sus novedades editoriales. De un total de 54 textos evaluados, un primer corte redujo la propuesta a 23, y de ellos solo nueve terminarán impresos y guardados en los anaqueles en espera de ser puestos a circular. Pero todo ello dependerá de los recursos que ponga el Instituto Cubano del Libro (ICL). [+]


Los 75 años de El Principito

“Todas las personas mayores fueron primero niños. (Pero pocas lo recuerdan)”. // “Las flores son débiles. Son ingenuas. Se defienden como pueden. Se creen terribles con sus espinas…”. // “Si tú me domesticas, entonces tendremos necesidad el uno del otro. Tú serás para mí único en el mundo, yo seré para ti único en el mundo…”. // “No se ve bien sino es con el corazón. Lo esencial es invisible a los ojos”.

Son algunas frases célebres sobre la esencia de la vida que nos llegan con El Principito, el libro del escritor y aviador francés Antoine de Saint-Exupéry, que vio a luz el 6 de abril de 1943, un año antes de que su autor, despegara a bordo de un avión caza de una base aérea de Córcega para llevar a cabo un reconocimiento sobre los movimientos de las tropas alemanas en el valle del Ródano.

[+]


Buena literatura llega este verano

El verano casi toca a nuestra puerta y entre las actividades concebidas para la fecha destaca la jornada El libro del mes, auspiciada por el Instituto Cubano del Libro (ICL), los ministerios de Educación y Cultura, entre otras instituciones. Se trata de un encuentro que pretende fomentar buenos hábitos de lectura y elevar el acervo cultural del público.

[+]


Claustrofobias aspira repetir éxito promocional en el cierre de la Feria del Libro (+Audios y Video)

Cuando La Cabaña lanza su cañonazo literario al mundo, el equipo de Claustrofobias, Promociones Literarias, sabe que se ha completado otro ciclo de trabajo en el impulso de la lectura, los libros y sus autores, según afirma Yunier Riquenes, uno de los “claustrófobos”, quien conversó en exclusiva con nuestro sitio sobre las experiencias en la presente edición de la Feria del Libro.

[+]