Holguín


Manual de usuarios para el Centro del Arte

El 28 Salón Provincial, inaugurado en la Sala Principal del Centro de Arte, confirmó una hipótesis que ya poco tenía de conjetura, si añadimos que se estaba haciendo reiterada desde hace varias ediciones y, además, sucedía de igual manera en el Salón de la Ciudad, realizado en enero: la creación joven está posicionándose y legitimándose con fuerza en las galerías de Holguín.

Manual de usuarios, como se titula el Salón, lo reafirma de manera encomiable. Incluso representa un salto cualitativo respecto a ediciones anteriores, pues emergen nuevas e interesantes voces, que son incluso premiadas; y las que ya conocíamos de muestras anteriores han sido capaces de mantener una poética que los hace distinguibles, estables, visibles.

Con una amplia tradición dentro de las artes visuales en el territorio, el Salón Provincial, que alterna su realización con la Jornada de Teoría y Crítica, no deja de estar ajeno a las problemáticas que asolan a los salones a nivel nacional: la ausencia de importantes artistas en su catálogo, aparejado al propio nivel de convocatoria; la práctica curatorial más allá de la lógica colocación de las piezas en el espacio galérico…

Foto: Wilker López.

Esto a nivel nacional, pues en Holguín, el joven equipo del Centro Provincial de Arte, liderado por Yuricel Moreno Zaldívar, se empeña año tras año en mostrar una curaduría sostenible e inteligente, que ha puesto en tela de juicio cuestiones tan vigentes como el mercado, la propia institucionalización y circulación del arte…

En Holguín, ambos salones no representan, grosso modo, el estado de las artes visuales en la provincia. A falta de los principales exponentes, los nombres reconocidos en el ámbito local y nacional, estos salones se han convertido en una especie de vitrina/plataforma legitimadora de los jóvenes artistas, principalmente los estudiantes de la Academia Profesional de Artes Plásticas El Alba, subrayado en ocasiones el desinterés de muchos creadores en participar en esa suerte de aquelarre multigeneracional, otrora principales escenarios visibilizadores.

¿Apatía? ¿Falta de estímulo? ¿Poca visibilidad y promoción? De todo hay en la variopinta viña del Señor. Aun así, el Salón Provincial es un escenario privilegiado para cualquier artista, sea más o menos conocido, incluso bastante joven, a falta, en cambio, de otras tantas posibles plataformas.

Foto: Wilker López.

Esta vez el hecho curatorial, sin dudas meritorio, realizado, junto con la museografía, por los jóvenes Josvel Vázquez Prat y Lissett Creagh Frometa, esta última, además, a cargo de la dirección general del Salón, estuvo articulado sobre la base de un “sistema” (la exposición) y sus “componentes” (las piezas que lo integran).

Así –escribe el profesor y crítico Ramón Legón– “la institución, la galería, la exposición, el salón, son una suerte de manuales, de guías de usuario: el mapa que intenta organizar el accidente y el episodio. Organizar y presentar el salón (la exposición), implica, de cualquier manera, manualizar y mediar cada cierto tiempo. Espejo, manual, mapa o guía de usuario que también se convierte en accidente y episodio reiterado”.

En este “sistema” confluyeron –la galería como Aleph borgeano, donde todo confluye y es posible– diferentes poéticas, estilos, técnicas y maneras de acercarse a la creación artística, protagonizadas por jóvenes, estudiantes o recién graduados de los talleres y las aulas de El Alba.

Salvo el caso del naif Salvador Pavón, con Carnaval holguinero 2017, y la sugerente propuesta de Bertha Beltrán Ordóñez, con Proceso mutante I y II, en mixta sobre lienzo, la mayoría de las piezas pertenecen a artistas jóvenes, cuyas obras las hemos visto en muestras colectivas, entre ellas las realizadas en la Casa del Joven Creador de la AHS holguinera.

Foto: Wilker López.

Si bien es preocupante, como hemos apuntado, la ausencia de reconocidos nombres de las artes visuales holguineras, in crescendo en cada edición de estos salones, el hecho tiene el lado positivo –alguno hay que verle– de que la atrevida y fresca visualidad del “arte joven” se apodera de ellos; aunque, subrayemos, que la juventud no siempre es sinónimo de ruptura o vanguardia; la situación, dada a anfibologías y ambigüedades, es mucho más amplia, sugerente.

Me detendré en algunas de las piezas que más llamaron mi atención –por diversos motivos, incluso algunos puramente subjetivos– en Manual de usuarios. Entre ellas, la obra de la premiada Liz Maily González Hernández, premio único, por la propuesta integradora de las piezas, “donde convergen soluciones formales y conceptuales, que junto a intenciones de interacción y reflexión, abordan problemáticas de la realidad artística”, subrayó el acta del jurado, compuesto por el especialista Martín Garrido, y los artistas Ruslán Torres y Dunieski Martín.

Liz Maily, estudiante de cuarto año de El Alba, construye, reconstruye y deconstruye los cimientos de su obra, en un constante rejuego de aproximaciones visuales, de cercanía interactiva. Le interesa lo lúdico, pero también el aprendizaje, la conceptualización, la evolución misma de un trabajo en proceso. No por gusto incluye la pieza Receta para construir una obra de arte, donde subraya la necesidad de un cuerpo teórico, con referentes y antecedentes, antes de iniciar la construcción de la obra (aspectos formales y conceptuales de esta).

Foto: Wilker López.

Las demás piezas de este proyecto curatorial –el arte como un sistema– presentado por Liz Maily se nombran: Piensa y construye, interesante calografía de dimensiones variables, a manera de un puzle que nos tienta a ensamblar; y la atractiva linografía El que busca, donde observamos, al parecer, alumnos y profesores trabajando en un taller de grabado, entre prensas y piezas colgando.

 Pero lo que la hace sugerente es la suerte de fragmentación y work in progres que la conforman, pues son cuatro grabados, tres de ellos realizados junto a otras personas, incluidos profesores, lo que la componen, cada uno segmentado y seccionado del resto. Así la pieza final de su autoría es el resultado –o tal vez el inicio mismo– de las otras obras.

Quiero destacar otras piezas dentro de la amplia muestra: Happy Birthday!, impresión digital de Claudia Velázquez Carmenate que obtuvo Mención, donde diversos objetos (maracas, un machete, un auto de juguete, un mortero para especies) aparecen envueltos de la misma forma en que se prepara el tamal en la cocina cubana, cociendo la masa de maíz tierno en las mismas hojas que guardan la mazorca; Yo me muero como viví (clara apropiación del verso de Silvio Rodríguez) y Toda convicción es una cárcel, técnica mixta (a partir del ensamblaje de tornillos y piezas similares) de dimensiones variables, de Armando Batista Rodríguez; obras de la serie ¿Quién le pone el cascabel al gato?, de Juan José Ricardo Peña, una de las menciones del Salón; una talla en madera, metal y pasta moldeable, de la serie El silencio de las cucharas, de Vladimir Sánchez Pérez; Alter ego, díptico de Annaliet Escalona Esquivel; Fisuras de luz, grafito sobre madera de Hennyer Delgado Chacón, y Abstracción, de Mariannis Mirabal, reconocida también con otra de las menciones entregadas.

Otras piezas llamaron mi atención: Hecho en casa, instalación duchampiana de Marlin Licea Hervas: dos latas de conservas cuyas coloridas y sui generis etiquetas nos aseguran que estos productos son elaborados en casa a partir del ingenio popular y la inventiva; el óleo sobre lienzo con matices expresionista de Ernesto Luis Bruzón Hernández titulado (…), y Escudo, técnica mixta, a partir del ensamblaje de diversos materiales, de Alexander Hernández Dalmau.

Foto: Wilker López.

Encontramos, además, en Manual de usuarios, obras de Annia Leyva Ramírez, Artemio Viguera Velázquez, Dariel Bertot Rojas, Héctor Eduardo Rodríguez, Luis Carlos Márquez, Liuba María González Linares, Pady Hill Pupo, Reidy Céspedes de la Cruz, Yohan Tamayo Salgado, Aníbal de la Torre, Antonio Cruz Bermúdez, Anelí Pupo Rodríguez, Daniela Marrero, Heidy Gómez, Julio César Cisneros, Lidisbelis Carmenate, Marcos Suárez, Mariannis Mirabal Ripol, Natalie Francies Infante, Ramón Jesús Pérez, Vladimir Sánchez, Yoel Torres Montero y Yiki González.

Un riesgo de los salones –aun sabiendo que hay detrás un riguroso equipo que recepciona y evalúa cada pieza– es el visible agotamiento. Muchas veces –y no digo que este sea el caso– funcionan más como vitrina del agotamiento creativo, que como espejo de una creación fructífera. Y eso denota, no solo el estado de los salones, sino de la plástica en la provincia o ciudad.

El Salón holguinero ha sabido salir adelante, como espacio legitimador, el más importante en la provincia. Y como trampolín –por esto mismo de legitimar y visibilizar– para los jóvenes creadores. Hacer que relevantes nombres en la plástica local y nacional integren cada edición lograría un escenario más variopinto, y que funcione, al mismo tiempo, como espacio de confluencias, de interacción entre creadores de amplia obra y otros más jóvenes, hoy reinantes.


Connecticut en Holguín

El proyecto Arte y poesía está compuesto por artistas visuales y escritores que desde Stamford, Connecticut, Estados Unidos, insisten en el intercambio cultural entre nuestros países.

Vinieron por primera vez en los agitados días de las Romerías de Mayo en 2018 y ahora regresan como parte de las actividades que anticipan el aniversario 300 de la ciudad de Holguín.

Mayelín González (Mayole), artista visual nacida en esta urbe; Fabián Cortéz, pintor y poeta mexicano, y José Antonio Alcayaga, escritor guatemalteco, integran esta vez Arte y poesía. Todos forman parte de la amplia comunidad latina en Estados Unidos, pero priorizan la importancia de sus raíces latinoamericanas, cuestión palpable en sus obras.

Las miradas (atemporales) de Fabián Cortéz

Fotos: Wilker López.

Miradas. Tratado absurdo de lo temporal, exposición personal del mexicano Fabián Cortéz, se exhibe en las paredes de la galería de la Casa del Joven Creador en la AHS holguinera.

Fabián toma del dibujo y sus variaciones para conformar estas múltiples “miradas” y lo hace siendo, sobre todo, un mexicano que defiende la esencia más profunda y vital de sus raíces. Esas que son símbolos de toda una nación.

Fabián es, sin dudas, un buen dibujante, cuestión ligada, además, a su formación como ingeniero, pero su mérito principal no consiste en ello: sino en desbordar las posibilidades del dibujo y arriesgarse por otros asideros, también posibles dentro de los trazos y las líneas de sus piezas.

“Cuando traje mi primera exposición a Holguín llamó la atención la técnica de algunos de mis cuadros y es por eso que muchos están incluidos en esta nueva muestra. La idea era presentarlos otra vez en la ciudad y es muy probable que después en New York busquemos otra galería.

“Son 16 trabajos que muestran un arte muy conceptual y desde el punto de vista plástico, muy minimalista, con figuras muy puntuales. Las obras tienen símbolos muy recurrentes como esferas, colibríes, elementos que desde una mirada conceptual representan los ciclos de la vida, el movimiento, porque la vida la integran ciclos que se repiten, son cosas muy definidas”, comentó el artista en la inauguración.

Fabián se apropia de la tradición mexicana, pero con una visión contemporánea que lo hace explorar el cuerpo femenino y los movimientos de la danza; aquí la desnudes es asociada a la pureza, pero también al sacrificio, y palpamos cuestiones relativas a la naturaleza, la ascensión del ser, la libertad como conquista individual pero también social, colectiva.

“La propuesta de Fabián es muy abocetada: el dibujo es la base de todo, pero él se arriesga y coquetea con un dibujo que a la vez es desenfadado. Es emblemático que venga desde México y nos proponga su discurso: el arte tiene que ser sugestivo, sugerente, que lo complete el espectador”, comentó el curador y crítico Danilo López.

Miradas. Tratado… nos habla de identidad, permanencia, fidelidad, incluso de la necesidad de seguir siendo parte de una Latinoamérica unida, como asegura finalmente Fabián Cortéz: “Leemos y pintamos en español con los colores de nuestra tierra y hemos venido a representar también a nuestra comunidad, pues, aunque vivimos separados de nuestra tierra, seguimos siendo parte de ella y creo que Cuba es uno de los lugares que siempre ha sido bastante receptivo con la identidad latinoamericana”.

Café del Arte Joven, donde es posible la poesía y la amistad

Fotos: Wilker López.

Cuando José Antonio Alcayaga custodiaba La joven de la perla, del holandés Johannes Vermeer, que había viajado desde su sede permanente en la Galería Real de Pinturas Mauritshuis, en La Haya, Países Bajos, para integrar una muestra temporal en la neoyorquina Colección Frick, la musa, en forma de inspiración poética, parecía visitarlo a menudo.

Entonces, nos dice, escribía muchos versos, lo hacía casi a diario. Al parecer, la íntima mirada de la chica del turbante – quizá la más conocida de las piezas de Vermeer de Delft–, los labios a punto del diálogo, la típica tranquilidad barroca de la pieza, le inspiraban.

Pero antes, en su natal Guatemala, José Antonio había descubierto su vocación literaria: en el colegio sus amigos le pedían poemas y cartas para enamorar a las muchachas. Y al parecer acertaba con sus versos, pues sus compañeros acababan conquistándolas.

José Antonio Alcayaga visita Holguín como parte del proyecto Arte y poesía. Junto a él viene Mayole y Fabián. Todos pertenecen a la amplia comunidad latina en Estados Unidos.

Ella es holguinera, y él nació en el D.F. mexicano, pero desde hace 20 años se unieron en la vida, que es, de alguna manera, unirse también en el arte. Mayole y Fabián expusieron en las Romerías de Mayo del 2018 las muestras Retrospectiva 2016-2017 y Expresiones, en el Centro para el Estudio y el Desarrollo Sociocultural y el Centro Provincial de Patrimonio Cultural, respectivamente. Ambos regresan con otras muestras, expuestas en la Galería Holguín y en la amplia galería de la Casa del Joven Creador.

Como parte del intercambio cultural, además de las exposiciones, han compartido con creadores holguineros, como sucedió en el intercambio poético en el Café del Arte Joven.

“En Estados Unidos se suelen restringir ciertas áreas en cuestiones de cultura, lo que hace imposible que la comunidad latina interactúe entre sí. Pero en Cuba la cultura es como el pan de cada día, por eso es necesario abrir estos espacios”, comenta Cortéz.

“Es necesario pelear con las palabras, con la letras…”, añade José Antonio Alcayaga, para quien Cuba era un sueño, hoy palpable gracias al intercambio. “Desde pequeño siempre quise venir, pues mi abuelo era de origen cubano, pero todo llega a su tiempo”.

“Me enamoré de Holguín”, subraya antes de leer Mi querido Holguín, escrito la noche anterior. Fabián comparte “un poema que intuye mucho dolor”, de su libro Adentro.

Por la parte holguinera, entre otros asistentes, compartieron el escritor Ronel González, quien leyó varios de sus poemas, y el humorista Onelio Escalona, miembro del dúo Caricare. Y así fue llegando la noche en la intimidad claroscura del Café, entre anécdotas, poesía y amistad, para reafirmar que América es una sola.


Un festival que hermana pueblos (+ videos)

La sexta edición del Festival de Rock Latinoamericano Patria Grande tendrá lugar en Cuba del 6 al 16 de noviembre próximos. Como es habitual, la sede principal será La Habana, y contará con tres subsedes provinciales: Sancti Spíritus, Villa Clara y Pinar del Río.

El evento, que ha devenido en un espacio cultural para la materialización de los fuertes lazos de amistad entre naciones latinoamericanas y caribeñas, contará en esta edición con bandas clásicas, fundadoras de la escena latina, con trayectorias de más de 25 años, y tendrá, como en 2016, un énfasis en las agrupaciones encabezadas por mujeres.

Organizado por la Asociación Hermanos Saíz, el Instituto Cubano de la Música y Tertius Orbis, con el apoyo del Ministerio de Cultura de Cuba, esta nueva entrega del Festival defiende la cultura, las luchas y la identidad de los pueblos latinoamericanos desde la música.

Cubadebate pudo conversar en exclusiva con Sebastián Heredia, coordinador del Festival, quien ofreció detalles sobre esta edición del evento y los orígenes del Patria Grande.

Patria Grande, un espacio de encuentro

Sebastián Heredia, coordinador del Festival de Rock Latinoamericano Patria Grande. Foto: Daylén Vega Muguercia/Cubadebate.

“Los inicios del Festival se remontan al año 2013, en la provincia de Holguín en unas Romerías de Mayo, donde coincidimos un grupo de personas y esta temática, este proyecto surgió espontáneamente a raíz de muchas visitas de grupos de fusión o rock fusión latino que se estaban dando en Cuba a través de las Romerías pero que no se habían constituido como un evento que nucleara este tipo de grupos que son muy populares en otros países de América Latina como Argentina, Colombia y México y aquí era una corriente en ese momento, hace 5 o 6 años, no muy conocida, o no tan conocida como la corriente de rock anglosajona.”

“La idea del Festival fue y es, transformarse en un espacio de encuentro, de intercambio de experiencias de grupos de rock alternativo, fusión. Cuando decimos rock alternativo, pensamos en el rock con diferentes mixturas, como la música andina, la música afroantillana, el tango, la música cubana. Algo que conocen bien en Cuba, porque hay muy buenos artistas de rock fusión, un abanico muy grande desde Síntesis hasta Tendencia.

“La idea era esto, traer esta corriente que aquí tenía un público bastante minoritario con respecto a otros tipos de públicos y tratar de crear un público considerando que en Cuba la población tiene una larga tradición de eventos internacionales, de fomento de las artes, de educación artística, en la media de la población.

Y nos pareció que estas expresiones musicales que suelen tener un mensaje constructivo, no estigmatizado, era bueno compartirlas. Ese fue el fundamento del festival, la creación de un público para ese tipo de música.”

Cuba tiene un enorme potencial

“Como principal impulsor de esa propuesta estuvo el público potencial que hay aquí para ese tipo de música, el nivel educativo de las personas, en términos relativos al resto de América Latina, la tradición de buenos eventos culturales; la capacidad de apreciar la buena música.

“Creemos que es música que vale la pena traer acá, a las personas que les interesa.

“Todavía con estos primeros cinco años ha ido creciendo de a poco, y tomando su lugar. Ahora con el tema de las conexiones a internet, la mayor accesibilidad permite que puedan consultar más y mejor quienes son los artistas que vienen, antes de que lleguen.”

Sobre la Sexta Edición

Lanzamiento oficial de nuestra 6ta edición, con clásic@s latinoamerican@s#500Habana

Publicada por Festival Patria Grande CUBA en Viernes, 15 de marzo de 2019

“La sexta edición del Festival, está junto a otros eventos importantes del año, acompañando la celebración del 500 Aniversario de la Habana. El nuestro, quizás con una razón de más, que es que cae en fechas coincidentes en noviembre.

“Y por otro lado queremos reeditar también esa edición de 2016 que estuvo dedicada a grandes voces femeninas latinoamericanas, a la que vinieron artistas latinoamericanas muy importantes, y de alguna manera reposicionar o posicionar el papel de la mujer en la música rock fusión.

“Traeremos un par de grupos internacionales icónicos, muy significativos de la tradición de rock latinos, sumándoles grupos cubanos que también están liderados o tienen integrantes femeninas.

“La sede principal, como todos los años será la Habana, y hay tres subsedes provinciales que son Sancti Spíritus, Villa Clara y Pinar del Río.

“Tenemos este año dos platos muy fuertes: la reunión con los miembros originales de un grupo fundacional de la movida rock mexicana, el grupo se llama “Tijuana no”, un grupo pionero no solo en término de fusión de estilos, sino en involucrarse con las luchas zapatistas. Fue en el año 94 la banda rock del levantamiento zapatista. Ellos también han participado activamente en la cuestión de los migrantes, porque ellos están en las esquinas del mundo como dice una de las canciones más famosas que es incluso cortina del primer spot del Festival; y después tenemos el retorno del grupo colombiano “Aterciopelados” que cuando vino en el año 2016 -que fue un grupo muy esperado-, tuvo que interrumpir el concierto porque se comunicó la muerte del Comandante Fidel Castro, por lo que suspendió de inmediato el concierto  y el siguiente que estaba previsto.

“Esos son los dos platos fuertes principales de este año en el Festival, y creo que a la gente le gustará mucho la propuesta. A los que no los conocen, los invito a buscar sus canciones en YouTube. Aterciopelados pudieron tocar dos o tres canciones, y tienen muchas ganas de volver, y hay muchas personas que se quedaron con ganas de escucharlos mucho más. Así que esa será la oportunidad.”

El Patria Grande en el contexto político actual

“Yo creo que tiene mucha relevancia para la temática del Festival, el tema de las acciones Sur Sur, de la integración regional. El Festival nació en un contexto regional diferente, donde había una coyuntura de integración cultural y política más consistente.

“Estamos viviendo un momento donde la integración pasa por asuntos comerciales y los asuntos culturales están en un segundo plano o no están, y claramente la política exterior de Estados Unidos para América Latina que es reedición de la peor versión de las políticas exteriores de EE.UU. para Latinoamérica, le da un valor agregado al Festival, porque hay muchos grupos que quieren venir a este espacio de reunión y traer su música, y su forma de lucha, para el intercambio de experiencias. Y compartir qué se está haciendo en otros países no solo en materia de música sino respecto al activismo político, social, medioambiental.”

“Aprovecho la oportunidad, para extender una invitación a que el pueblo de Cuba comparta y disfrute de las bandas clásicas del rock latino y lo mejor de la escena emergente de nuestro continente, en esta nueva edición del Festival Grande.”

En video, resumen de ediciones anteriores

Festival Patria Grande Cuba

Familia:En este segundo resumen pueden ver y oír otr@s de l@s grandes artistas que pasaron por Cuba en nuestras cuatro ediciones.Gracias por ayudarnos a compartir y difundir

Publicada por Festival Patria Grande CUBA en Martes, 9 de octubre de 2018


Cuando la radio joven se reúne en Banes

La nororiental ciudad holguinera de Banes fue por varios días –como lo son en otros momentos del año Pinar del Río, Santiago de Cuba, entre otras urbes–, la capital de la radio joven en Cuba, pues del 18 al 21 de julio acogió la XXIII edición del Taller de Radio Joven, evento convocado por la AHS y auspiciado, además, por la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, la Unión de Periodistas de Cuba y las direcciones provincial y municipal de Cultura.

Dedicado al radiodocumental como género y al aniversario 50 de Radio Banes, emisora anfitriona por segunda ocasión del evento, en el Taller participaron jóvenes realizadores de varias provincias, miembros o no de la Asociación, pero exponentes de la radio joven en el país.

cortesía de Radio Banes

“El encuentro tiene una parte teórica y otra competitiva, con la salvedad de que la escucha de los trabajos en concurso es colectiva; cada participante puede dar su opinión y debatir sobre las formas de hacer, en aras de lograr una radio mejor, que es la principal motivación”, comentó el joven Carlos Rojas Veliz, presidente de la AHS en Banes y realizador de la emisora local.

Como parte del programa teórico se realizaron varias conferencias y conversatorios, entre ellas El radio documental: ¿un género en extinción en la Radio Cubana?, por el reconocido realizador y profesor César Hidalgo Torres, integrante del Grupo Metodológico de la radio holguinera. Asimismo, los participantes del Taller debatieron los modos de hacer en sus emisoras, coincidiendo en la necesidad de una sensibilización por parte de quienes organizan el trabajo periodístico y el resto de los realizadores, para lograr el desarrollo del género con calidad.

cortesía de Radio Banes

Medio centenar de obras concursaron en el XXIII Taller de Radio Joven, asegura la realizadora y profesora universitaria Yanelis Martínez. En Testimonio, informa, recibió Mención Norelis, de Daniel Ferrás Serrano, de Radio Gibara, Holguín; y Premio, Sangre y Revolución, de Daniuska Álvarez, de Radio Banes.

En Información, fue premiado Gana niña santiaguera la colmena TV, de Jorge Carlos Albear Brito, de Radio Mambí. Mientras en radiodocumental, género base de esta edición, recibió mención Dueña de la rivera, de Liz Martínez, de Sagua la Grande, Villa Clara; y el Premio, El arte del transformismo, de Rolando Limonta, de Radio Banes.

Por su parte, el Premio en Dramatizado fue para Luz pa´ Carbonell, de César Irigoyen, de CMHW, de Santa Clara, en Villa Clara. En Programa Infantil, añade Yanelis, obtuvo el reconocimiento Leydis Thalía, talento y buen corazón, de Rolando Limonta, de la anfitriona; y en Musical, Un holguinero en la Scala, del propio Limonta.

cortesía de Radio Banes

En Propaganda, el Premio fue para No le cierres la puerta a los fumigadores, de Elioneris Leyva, de Radio Juvenil, municipio Calixto García, Holguín. Rolando Limonta recibió el Premio en Locución masculina, mientras Carlos Manuel Rojas lo obtuvo en Sonido. El Premio en Guion y Dirección recayeron en César Irigoyen de la villaclareña CMHW, quien obtuvo, además, el Gran Premio del Taller por Luz pa´ Carbonell.

Además, se entregó un reconocimiento a la anfitriona Radio Banes por sus 50 años, al cuerpo dramático de CMHW, emisora que también celebra su aniversario 50, y al programa La hora de los cabezones, de Radio Angulo, Holguín, por su papel contante en la promoción del arte joven.

Música, poesía, presentaciones de libros, como los realizados por el poeta y radialista Remigio Ricardo, fueron parte también de la XXIII edición el Taller de Radio Joven, en Banes, la ciudad de escritores como Gastón Baquero y Paco Mir, y músicos como Augusto Blanca y Pedro Jústiz (Peruchín) y, además, la urbe que reúne cada verano a jóvenes radialistas de varias partes del país.


De Gibara al mundo: Un mar de artes (+Fotos)

Este ocho de julio quedó oficialmente inaugurada la 15 edición del Festival Internacional de Cine (FIC) de Gibara. Hasta el sábado 13 de julio, este espacio multicultural tendrá propuestas cinematográficas en concursos, presentaciones escénicas y danzarias, exposiciones de artes visuales, paneles, talleres y los concurridos conciertos nocturnos.

Desfile inaugural del Festival Internacional de Cine de Gibara. Foto: Juan Pablo Carreras/ ACN.

El tradicional desfile popular por la calle Independencia, que sumó a varios unidades artísticas de la provincia de Holguín y a los invitados de esta gran fiesta de la artes, fue el aviso de que la aventura del cineasta Humberto Solás, creador fundador de este festival, ya se vive en la también conocida como la Villa Blanca de los Cangrejos.

“Los gibareños son los protagonistas. Este año nuestro gran objetivo es que vayan al cine. Ya las calles de Gibara están llenas de arte. Solo en la cultura está la libertad y en la cultura está el desarrollo. Esto es para ustedes, y sobre todos, para los jóvenes de las provincias orientales, porque es un privilegio tener acá, una muestra tan importantre de lo que es el arte contemporáneo”, afirmó en las palabras de apertura el presidente de su Comité Organizador, Jorge Perugorría.

Jorge Perugorría, presidente del comité organizador del Festival Internacional de Cine de Gibara (FICGibara) pronuncia las palabras de apertura del certamen cinematográfico. Foto: Juan Pablo Carreras/ ACN.

Las jornadas continuaron en el Cine Jibá, donde se entregaron dos de los premios Lucía de Honor en esta edición. Por su impronta en el séptimo arte le fueron conferidos al director de cine Fernando Pérez y la actriz Daisy Granados, a ellos se sumará el actor y productor puertorriqueño Benicio del Toro, quien lo recibirá en la noche de clausura del Festival.

La actriz cubana Daysi Granados luego de recibir el Premio Lucía, otorgado por el Festival Internacional de Cine de Gibara (FICGibara), durante la jornada inaugural del certamen cinematográfico. Foto: Juan Pablo Carreras/ ACN.

El cineasta cubano Fernando Pérez recibió de manos de Laura de la Uz el Premio Lucía, otorgado por el Festival Internacional de Cine de Gibara (FICGibara), durante la jornada inaugural del certamen. Foto: Juan Pablo Carreras/ ACN.

En esta gala también se reconoció al actor Rubén Darío Salazar, por su trabajo durante 25 años con Teatro de las Estaciones, grupo que regaló, en el programa dedicado a la niñez y adolescencia, la puesta Niña con alas, acompañados por la cantautora Rochy Ameneiro.

Jorge Perugorría entregó un reconociendo especial a Rubén Darío Salazar, director del grupo Teatro de las Estaciones, de Matanzas, por los 25 años de fundada la compañía. Foto: Juan Pablo Carreras/ ACN.

Más de 50 propuestas cinematográficas y 15 guiones optan porpremios Lucía en las categorías de Largometraje y Cortometraje de Ficción, Largometraje y Cortometraje documental, Cortometraje Animado, Cine en Construcción y Guion inédito.

Nido de mantis, por Arturo Soto, El juego de la silla, de Ana Katz y Los días que vendrán, por Carlos Marqués-Marcet son algunos de los largometajes en competencia. El filme cubano Insumisas se presentará de manera especial dentro de las actividades y como un clásico restaurado la gustada Fresa y Chocolate.

Artistas invitados y participantes al desfile inaugural del Festival Internacional de Cine de Gibara. Foto: Juan Pablo Carreras/ ACN.

El primer día del Festival cerró con la actuación, en la Plaza da Silva, de los cantautores Kelvis Ochoa y David Torrens, acompañado por el pianista Rolando Luna, en una presentación homenaje a Silvio Rodríguez y Pablo Milanés y al Grupo de Experimentación Sonora del ICAIC. Seguidamente subió al escenario Isacc Delgado, en una presentación que llenó de energía y salsa la madrugada.

Para las próximas noches se tiene previsto conciertos del español Fermín Mugurza, Nøgen, Zeus, Telmary y Habanasana, Toques de Río, Cucú Diamantes, Kba Libre, Nube Roja, Santiago Auserón (Juan Perro), Pancho Céspedes, Eliades Ochoa y el grupo Patria. En la clausura actuarán Habana Abierta y Cimafunk.


Para romper el verano llega Aquafest, donde el sonido se torna electrónico

Como el verano es sinónimo de calor y diversión, nada mejor que un festival donde la música y la adrenalina se mezclen en similares proporciones. Eso aseguran los organizadores de la II edición del Festival Aquafest.cu 2019, que se extenderá desde el día 4 hasta el 7 de julio en Holguín, y en el cual intervienen el Laboratorio Nacional de Música Electroacústica, la AHS, Artex, la Dirección Provincial de Cultura, entre otros.

“Si bien este tipo de música es originaria de Europa y Estados Unidos, la música electrónica hecha en Cuba es parte de la música cubana, pues somos cubanos quienes la realizamos”, comentó el Dj Alexei, organizador de este evento que surgió el pasado año en las áreas del Hotel El Bosque.

Si bien El Bosque posee la particularidad de la piscina, acorde con la cita, este año los organizadores llevaron Aquafest.cu a otros sitios, como el Café del Arte Joven, en la Casa del Joven Creador de la AHS holguinera; el Gabinete Caligari, escenario imprescindible del arte alternativo en Holguín; la Batería Fernando VII y el Club Náutico, de Gibara; y la Plaza de La Marqueta.

Entre los Djs invitados, tanto de la ciudad anfitriona como de otras provincias, se encuentran Whisper, The Tonys Screams, Richi Castro, Dj Arte, Thellus, Alex6music, Faleke, Electrozona, Dj Cronos, Rakxo, Dj Nigga, Wezler, Dezzer Joker, Dj Arte, Charly Zuma, Dennis Ever, Dj Adrian y Jeaffry Kewis.

Además, se encuentran entre los invitados Topop, el duo Conexión y los violinistas Rocío y Dailen. Asimismo, se realizará un taller de software de mezcla y sonido en el Café del Arte Joven.

Aquafest.cu, a solo un año de creado, atrae a jóvenes e interesados en las sonoridades contemporáneas y suma potencialidades como un sugerente atractivo en la etapa estival.

Diversión y música se unen en un evento cuya segunda edición finalizará en el cabaret Nocturno con la presencia de B2B, World Music, los Djs participantes y las agrupaciones invitadas.


Premios al pensamiento joven

Luego de varias jornadas de debates en torno a la creación e investigación joven en Cuba, fue entregado el Premio Memoria Nuestra 2019, en las categorías de investigación y proyecto sociocultural, como parte del programa de las Romerías de Mayo, megaevento internacional que aconteció del tres al ocho de mayo en la urbe holguinera y reunió a participantes de unas 14 naciones. [+]


Romerías de mayo: no hay mañana sin hoy

Tomado de Granma

Hace 25 años un grupo de jóvenes se propuso fundar y en medio de penurias levantó la voz para sostener una jornada de las artes sin precedentes en el país. Amparado por la Asociación Hermanos Saíz, esencia que trasciende generaciones, nació un evento multidisciplinario y dinámico como el deber ser de la cultura.

Aunque la obra es hija de los seres humanos que la forjan, cuando se construye para otros desde una plataforma social, es digno de buenos padres renunciar a la propiedad exclusiva y mirar con admiración, no estupor, mientras ella alcanza una altura superior a la idea y se transforma con la intervención de sus contemporáneos en cada tiempo.

Las Romerías son una pared con varias manos de pintura, tienen la impronta de los fundadores y de todos los que aprietan o aflojan, cada año, algún tornillo de su complejo engranaje. Tiene luces y vicios, amigos y detractores, como todo lo humano y lo divino (en este caso es redundancia).

Hasta Holguín llega un espíritu de confluencia novedoso, desenfadado y a la vez lúcido, consciente de su necesidad de supervivencia en el siglo de la mercantilización del arte y la banalidad globalizada.

Durante varios días el público tiene de cerca a los artistas; los encuentra después de subir una pesada cruz por una escalera infinita; los halla en las plazas, en la esquina donde tantas veces se aburre en una fila para entrar a un mercado; el teatro no solo está en El Teatro y el pensamiento quiere vestirse de gente.

Si algo hay que extirpar del vientre de Romerías es el desorden, aliado de un sentido común que envuelve al evento con un velo de justificaciones. Con paciencia y orden se aprovechan mejor los recursos, esos que nunca sobran.

«No hay hoy sin ayer» dice el eslogan, pero las prácticas demuestran que tampoco habrá mañana sin hoy.

Las instituciones fundadoras, a las que estuvo dedicada la 26 edición de Romerías, hace 60 años promovieron el «hoy» de entonces, por eso tenemos «ayer».

Hay que fundar en cada edición. Que las Romerías de mayo de mañana se parezcan al futuro, no al pasado y que las del presente no olviden potenciar el «hoy» para que en los próximos 25 años tengan «ayer».

 


En mayo, la lluvia y… ¡los romeros!

A solo pocos días de que la urbe holguinera se convierta en un escenario de dimensión popular, los amantes del arte se reúnen desde mucho antes para caldear un ajiaco de actividades para todos los gustos y sabores. Y tanto es así, que este multievento –¡tan esperado!– empezará a sonar con Liuva María Hevia, en el Bosque de los Héroes, luego del tradicional desfile de coches por la Avenida de los Libertadores, en homenaje a los próceres. [+]