festival


El Retorno de las Bacantes, un constante cuestionamiento de las prácticas danzarias

Otra vez la tradición clásica universal es una plataforma desde la cual nuestros artistas indagan, abordan estos tiempos. El Retorno de las Bacantes, un espectáculo del Proyecto Orígenes que contiene interrogantes y benditos juegos macabros que conducen a la reflexión.

Nos satisface lo que encontramos con El Retorno…., que cerró el Festival de la Universidad de las Artes, ya que en nuestro panorama no abundan los espectáculos escénicos que se erijan a partir de los clásicos griegos; entre tantas cosas, por la dificultad que representa develar, redescubrir, para nuestra contemporaneidad las esencias de estas obras. Otro detalle que nos satisface es que está protagonizado por inquietos jóvenes de la Escuela Nacional de Danza, liderados por Lizenia Zulueta, los cuales, más que tratar de mostrar la destreza de sus corporalidades, buscan edificar una partitura escénica más profunda, en que predomine un discurso que mueva al espectador.

Por lo que, para ganancia de nuestra escena, han escogido el conocido relato que versa alrededor de la venganza del dios griego Dionisio sobre la ciudad de Tebas, y su arrogante gobernante Penteo. Han apostado por la orgía pública en un acto de ineludible liberación, de crimen necesario, en una evocación de la ruina y reedificación de la cuidad como metáfora, del constante cuestionamiento de sus zonas de confort en las prácticas danzarias y sus corporalidades, y por qué no, de la realidad social en que habitan.

En la propuesta, a cargo de Lizenia Zulueta y Héctor Alejandro Ramírez (coreografía), es atendible el gesto de no reproducir la reconocida Bacantes de Eurípes, sino de beber de la tradición del arte griego, universal. De manera que, en El Retorno de las Bacantes, se puede delinear tanto la huella de la tragedia griega como la de Isadora Duncan, Martha Graham, Raquel Carrió y Flora Lauten, Pina Bausch, Merce Cunningham, el cine de Pier Paolo Pasolini, así como las modalidades teatrales del siglo XX (performance) . Así pues, no solo la danza en una deliciosa hibridez de estilos históricos es el lugar en que resurge y se reconfigura el mito, sino en una multiplicidad de lenguajes artísticos (teatro, danza, artes visuales, etc.), que la construyen.

Con ello se pone en jaque la monolítica separación de las artes (esto es teatro, esto danza; ustedes se forman aquí y ustedes allá; esto es menos, esto más), demostrando que estamos en el siglo XXl y que urge que, en diversos escenarios nacionales, fundamentalmente el académico, se apueste por un imperioso rigor artístico (en ocasiones, en nombre de una superespecialización no se encuentra), sustentado en una formación más integral de los artistas, en creaciones en que la interdisciplinariedad artística sea una forma de crecimiento orgánico, de comunicación.

Los jóvenes danzarines nos tientan, nos provocan con una propuesta escénica donde no es la perfección de la tecnología corporal aprendida históricamente (técnica), sino la infinidad de posibilidades del gesto cotidiano, la reivindicación y el juego con el referente académico, la apertura a mostrarse tal y como son, como se les está formando, como están queriendo ser; aquella que revindica el mito tornándolo en realidad, en un organismo cuestionable y cuestionador.

¿Acaso esto es una alerta? ¿Un voto de fe en el oficio y la realidad? La danza está ahí y, a diferencia de los antiguos rituales, se abre al mundo a múltiples respuestas, todas válidas.

Sea El Retorno de las Bacantes una posibilidad al disfrute, al sobrecogimiento, al diálogo.


¡La danza, se piensa!

Nuestras existencias están atravesadas por incontables rituales provenientes de la tradición, de la actualidad o de dinámicas cotidianas, ya en el plano más íntimo. Por ello, no es extraño que esas acciones que encierran una carga simbólica, que forman parte de un carácter, que definen una manera de entender el mundo, sean pensadas desde el arte. [+]


En mayo, la lluvia y… ¡los romeros!

A solo pocos días de que la urbe holguinera se convierta en un escenario de dimensión popular, los amantes del arte se reúnen desde mucho antes para caldear un ajiaco de actividades para todos los gustos y sabores. Y tanto es así, que este multievento –¡tan esperado!– empezará a sonar con Liuva María Hevia, en el Bosque de los Héroes, luego del tradicional desfile de coches por la Avenida de los Libertadores, en homenaje a los próceres. [+]


Folklor del Río de la Plata inunda Santa Clara

La musa que inspiró los versos de Corona también trasciende los mares en busca de bardos para su romanza. Durante unos 2 años los seducidos por Longina, llegan hasta la ciudad santaclareña, desde diferentes rincones de Latinoamèrica o de Europa. Por esa suerte de festival que cada enero reúne lo más novedoso de la canción de autor en Cuba, junto a consagrados trovadores. [+]


Magdalena Mathey, una mujer que canta a “Longina”

Santa Clara ya satura de acordes y canciones sus frías madrugadas de enero. Se alista la ciudad para acoger a los bardos. Ellos llegan desde todos los escondrijos de la Isla, dispuestos a trasnochar en beneficio del arte. Se les reconoce por el cabello enmarañado, los ojos expresivos, expectantes, la guitarra al hombro y una alegría medio sonámbula que somete a la ciudad bohemia del centro de Cuba. [+]


Grupo chileno entre las novedades del Festival Longina

Las presentaciones del grupo chileno de Magdalena Matthey es una de las novedades del 23er. tercer Festival de Trovadores Longina, que comenzó este martes en Villa Clara. Dedicado en esta ocasión a la Décima y a esa grande que fue Ela O’Farrill, la cita ensancha sus espacios habituales, por primera vez, de manera oficial con la literatura y el portal de otros festivales. [+]


El Festival Longina: trova y más

Tomado de Granma

Enero rompe desde hace muchos años, para mí, pensando cómo estarán las noches en Santa Clara. Ponerse a cantar sin mirar la hora cuando las guitarras dicen a quererse helar en las manos de los muchachos y a más de uno puede habérsele olvidado cargar con algo de abrigo, se vuelve un barrenillo en esta mente más que adulta. Ya sé que el Longina es mayor de edad, pero el recuerdo de sus inicios, cuando alguno de sus fundadores insistía en invitarme a compartir lo que solo era una ilusión realizable sin derecho a llamarse quimera (que tampoco de eso se trataba) me conmueve. [+]