Festival de Teatro


Más que 40 Megas de capacidad

Hacedores de una obra que fluctúa entre el humor escénico, la sátira, la crítica social y la parodia, el grupo de teatro avileño 40 Megas ha dado mucho de qué hablar en los últimos años y ha confirmado cómo el movimiento aficionado en el país forma y devuelve a los escenarios a muchísimos artistas de incalculable valor.

Aldring Mirabal, instructor de arte; Isaac Miguel Torres, licenciado en Derecho; y Héctor Eduardo Pérez, licenciado en Matemática-Física, trazan una línea discursiva auténtica, con constantes anclajes a la realidad cubana que echa mano de un humor inteligente y no de la burla por la burla.

Hasta la fecha, su repertorio incluye las piezas Amores Ridículos, texto escrito por Iván Camejo, que cuenta las desventuras del amor a partir de las infidelidades a tres personajes creados por Shakespeare; y Greciecitas conmigo no, donde toman como punto de referencia situaciones y personajes del mundo grecolatino antiguo.

Ahora vuelven a ser noticia con el anuncio de la preparación de un nuevo espectáculo, que, como ya nos tienen acostumbrados, contará de cuatro sketches, al centro de los cuales figurará Cosmonauta.

“Se trata de una suerte de recorrido por lo que ha sido y ha hecho la agrupación en estos tres años. Serán números con constantes alusiones al pasado y el futuro, sin abandonar nuestra estética minimalista y el discurso que aboga por divertir y reflexionar al unísono. Apostamos por ser sinceros y construir y desmontar verdades, a partir de los juegos de palabras y el doble sentido”, afirman sus propios integrantes.

Los textos surgen escritos a seis manos para ser este un ejercicio agotador que solo termina cuando los tres están satisfechos. Precisamente, este es el momento más valioso: el proceso, el exprimirse las neuronas para lograr la carcajada oportuna.

23 y 24 de Junio en el Teatro Principal "40 Megas REBORN" 9 de la noche (la imagen es solo promocional en el espectáculo ocurren tonterías ajenas a la de la imagen, me hacía ilusión la foto al lado de Adolfito)

Publicada por Aldring Mirabal en Martes, 19 de junio de 2018

Sin embargo, tampoco descartan las sensaciones de estar sobre la escena, lograr la organicidad de cada movimiento, deconstruir el espacio y mirar a los ojos al público para plantearle después, de principio a fin, sus argumentos.

La economía de recursos sobre la escena, si bien ha sido un elemento que desde el primer día los ha identificado, descubre el hecho de que la producción de espectáculos teatrales se mueve hoy por terrenos baldíos, donde “el no hay” y “el no se puede” cortan alas a la creación, por lo que una y otra vez se ha impuesto el ingenio de los muchachos para caracterizar personajes, trabajar la música de cada presentación y reducir el diseño de vestuario a la transformación de sábanas en vestimentas griegas.

Necesitados todavía de horas de ensayo y de públicos diversos que tasen el producto artístico, 40 Megas es ahora mismo un referente importante para la creación en el país, al punto de ser el conjunto más joven en el centro de la isla dentro de esta manifestación.

Su trabajo llega al público de muchísimas maneras, pero es su habitual peña en la Casa del Joven Creador avileña lo que les ha valido el reconocimiento en el terruño. Ganadores en el XXIII Festival Nacional de Artistas Aficionados de la Federación de Estudiantes Universitarios, el Festival de Teatro Aficionado Olga Alonso, del Reconocimiento Especial del Centro Nacional Promotor del Humor, y de la Beca Bebo Ruíz. No es una sorpresa que el camino a la profesionalización haya llegado sin muchas trabas.

En momentos en que al humor cubano se le entretejen malas prácticas, palabras soeces, propuestas repetitivas e intrusismo profesional, su discurso se reafirma al no dejar de crear y a reinventarse con cada puesta en escena.


Vuelve a las tablas holguineras el Teatro Joven

Entre el 13 y el 18 de marzo, Holguín acogerá la XI edición del Festival Nacional de Teatro Joven, cita que reúne a parte de la vanguardia teatral cubana y es organizada por la AHS en la provincia, con auspicio del Consejo Nacional de las Artes Escénicas, la Dirección Provincial de Cultura, y la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac). [+]


Festival de Teatro Rosa en Matanzas

La tercera edición del Festival de Teatro Rosa se realizará en Matanzas entre el 25 y el 27 de mayo y estará auspiciado por el Proyecto Abriendo Brechas de Colores (ABC) en colaboración con la AHS, el Consejo Provincial de las Artes Escénicas y Teatro El Mirón Cubano.

[+]


Cinco años con Añoranza

La familia real viaja hacia la muerte, el mar es testigo y es protagonista de esta historia melancólica, siempre a medio camino entre realidad y fantasía, ubicada en un reino que perfectamente puede transportarse a cualquier época, a cualquier sociedad, a cualquier hogar…

[+]


Hay teatro, hay festival

Tomado de Granma

El acto escénico siempre ha estado marcado por una realidad que lo pone en desventaja con otras artes: su carácter efímero. Por eso, cuando un festival convoca es una oportunidad insoslayable. Asistir a sus presentaciones es vivir el teatro en estado puro; es encontrar en esos instantes dentro de la sala oscura el personalísimo acto de la creación; un tipo de experiencia vívida que conduce a distintos caminos, al sello de la polémica, del enfrentamiento, de la pasión, de la diversión, del pensamiento, pero jamás de la indiferencia.

[+]


Los náufragos de Escambray

En tiempos que la vida a veces parece que va mucho más aprisa que los seres humanos y que las pequeñas cosas ya pasan de moda y que –atendiendo a lo anterior– lo válido en los predios del arte, particularmente en el cine o en el teatro, son las grandes producciones las que más público atraen, en su primera noche el Festival de Teatro Joven descalificó esta tesis con una obra sencilla y humilde, pero muy bien concebida y lograda por Grupo Teatro Escambray. [+]


Casa de par en par… para que entre la luna

En estos días en los que actores, dramaturgos, escritores, tramoyas, luminotécnicos y sonidistas de todo el país se preparan para participar en el del Festival de Teatro que se celebra cada dos años en Camagüey, el grupo de jóvenes del Teatro Guiñol Guantánamo, liderados por Yosmel López, se prepara para presentar en la ciudad de los tinajones una de sus más recientes puestas en escena: Una luna entre dos casas, obra que destaca por la parquedad en el diálogo entre los personajes y por el uso de luz negra, cosa esta última que, junto a la banda sonora del Trío Concertante, de La Habana, constituyen dos elementos que le dan virtuosismo a la obra y al mismo tiempo los convierte (luz y música) en dos personajes imprescindibles de la puesta.
 
¿Cómo llega Una luna… a Yosmel López?
 
Recuerdo que había sido convocado a participar en un panel sobre la obra del escritor Eldys Baratute Benavides, persona muy cercana a mí ya que convivimos en la misma Casa, sede de la Asociación Hermanos Saíz, en Guantánamo. Siempre me ha interesado su obra por lo «incómoda» que resulta, incómoda como él. Mi misión en aquel panel era dar un enfoque desde el teatro, ya que he llevado a escena algunos de sus textos. Como me interesan los niños y más esos que dibuja Eldys Baratute en su literatura: niños astutos, rápidos, independientes, que ya conocen los secretos del mundo real y superan, en mucho, las capacidades de los adultos, comencé a buscar dramaturgias que me permitieran establecer comparaciones. Confieso que encontré poca información infantil nacional.
 
Y no me quedó otra alternativa que googlear. Entonces encontré a la dramaturga canadiense Suzanne Lebeau, hasta ese momento una autora desconocida para mí. Sólo la había oído en las largas y mágicas conversaciones que alguna vez sostuve con el ya desaparecido maestro Miguel Santisteban, quien en ese entonces padecía la tristeza de que su espectáculo El ogrito (texto de la autora) hubiese levantado tantas ronchas. A ésta, la primera obra que leí de Suzanne Lebeau, le sucedieron otras, hasta que Pluma y Taciturno personajes de Una luna entre dos casas me quitaron el sueño.
 
Estos personajes encajaban perfectamente en la nueva escena que quería para nuestros pequeños espectadores, y sus textos bien podrían ser la referencia o la síntesis argumental de la propuesta.

El panel sobre la obra de Eldys Baratute fue un éxito, no solo porque tuve algo que aportar, sino porque esta luna también se coló en mi casa.

Como dices, Eldys Baratute es conocido por tratar temas espinosos en la literatura infantil. ¿Es Una luna… entonces un texto espinoso?

Una luna entre dos casas evidencia esa necesidad por irnos acercando a temas que nos preocupan y ocupan, incluso en nuestros propios hogares, en esos espacios llenos de incomunicación. Pluma yTaciturno, los protagonistas de la puesta, representan dos tipos de niños que afrontan de forma diferente el encuentro con lo desconocido, en este caso, la noche, esa noche que provoca que las cosas más pequeñas e inofensivas parezcan monstruosas. Es un texto que habla de la incomunicación, algo que, lamentablemente, caracteriza al hombre de hoy, pero al mismo tiempo demuestra, como mensaje alentador, que el hombre necesita comunicarse con el otro para sobrevivir.

Y el público, ¿cómo asumió esta propuesta más atrevida desde el punto de vista temático?

Repensar nuestra escena, esa que queremos que conquiste nuevos públicos para la sala que cada vez está más vacía (pobre sala que compite con las cada vez más entretenidas de las casas de nuestros pequeños públicos), era la misión y Una luna… nos permitió también explorar el camino de la imagen, para competir mejor. De nuestras propias manos, por primera vez, salió un espectáculo en su totalidad. Recortes de telas, adornos de viejos gorros del cabaret, cajones, muestras de pinturas fluorescentes, conquistaron el espacio donde el Teatro Guiñol realiza sus producciones.Ahí experimentamos un momento pleno de unidad y de eso también necesita el teatro. Y el público, por supuesto, reconoce eso y lo aplaude.

¿Crees que de alguna manera la Asociación Hermanos Saíz ha permitido que esa luna se colara por tu ventana?

Cada vez más confío en que nada es casual, que todo conspira. Pertenecer a la Asociación Hermanos Saíz, espacio que tenemos los raros de la ciudad, es un hecho que determina mucho de nuestros proyectos y que de una forma u otra se refleja en los resultados. A quienes fuimos delegados al último Congreso de la AHS, por ejemplo, se nos obsequió una memoria flash con una compilación de discos del sello discográfico Colibrí; ahí escuché por primera vez el álbum musical Piñera Concertante, ejecutado magistralmente por el Trío Concertante de la Habana. Mucho tiempo después, ya con Una luna… metida en la cabeza, volví a escucharlo y pude dormir menos, las escenas se me revelaban en pasajes de las obras Hecatombe y Alborada, del propio disco. Otra unión, otro lujo para nuestra escena. Una luna entre Lebeau y Piñera echa por nosotros. Otro diálogo que creíamos necesario para explorar otras formas, tiempos, técnicas jóvenes con todos los arrebatos y vacilaciones propias de quienes estamos descubriendo capacidades, definiéndonos entre esos diversos panoramas de acción profesional que nos ofrece la sociedad.

De cierta forma, la Casa del Joven Creador y la AHS son también la casa de Pluma y Taciturno, una casa sin tejados, con las ventanas abiertas de par en par sobre el mundo y una cuerda que puede engancharse a cualquier lugar.

¿Y ahora?

Imperfecta es Una luna… como imperfecta es la vida, pero tiene la bondad de unir, de atar cabos, de creer, y seguir queriendo creer, en una Casa que nos abre las puertas por diferentes que parezcamos y nos deja entrar, nos deja crear o creer que creamos algo. Pero esa misma luna nos deja por el día y haciéndolo nos enseña a andar. ¿Ahora? Nos toca seguir andando.


El Deseo: renacer del teatro joven santiaguero

Con la puesta en escena El Deseo, otro panfleto escénico, escrita y dirigida por Juan Edilberto Sosa, el teatro joven santiaguero se renueva en estética, conceptos y modos de interpretar la realidad.

El grupo de experimentación escénica La Caja Negra surge con «la motivación de jóvenes que trabajan para jóvenes —ha dicho Sosa— quiero emplear el circo, la danza y el audiovisual; a Santiago de Cuba le falta la visión del teatro experimental y la diversidad en el lenguaje escénico. Salvo A Dos Manos o Macubá, con estéticas definidas, el resto de los grupos no se definen muy bien». [+]