Cuba


PRE-MORTEN: una forma de vida

Ven, mi caballo, a que te encinche: quieren

Que no con garbo natural el coso

Al sabio impulso corras de la vida,

Sino que el paso de la pista aprendas,

Y la lengua del l√°tigo, y sumiso

Des a la silla el arrogante lomo: _

Ven mi caballo: dicen que en el pecho

Lo que es cierto, no es cierto: (…)

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† ¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†(‚ÄúAcad√©mica‚ÄĚ)

Versos libres. José Martí.

 

No peco del instinto apolog√©tico de las rese√Īas literarias si digo que en el sistema editorial cubano hacen falta m√°s libros como Pre-Morten, de Yasmani Rodr√≠guez Alfaro. Como buena alumna que desech√≥ hace tiempo el aprendizaje reproductivo por el pensamiento, dar√©, como en las pruebas de la escuela mi Argumente su respuesta.

[+]


Suena la AHS en el verano

Con los instrumentos a cuestas comenzaron a llegar los j√≥venes artistas. El sol cedi√≥ su espacio mientras montaban la carpa, preparaban el escenario‚Ķy el p√ļblico se reun√≠a en las arenas del municipio habanero de Guanabo.

Plantaron una bandera blanca que con grandes letras lo anuncia, son los miembros de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z (AHS), y este a√Īo pretenden¬† mover el verano en sitios perif√©ricos de la ciudad, para generar as√≠ espect√°culos culturales inclusivos en cuanto a expresiones art√≠sticas y g√©neros musicales.

[+]


Carlo Fidel Taboada: “El dolor no se hereda, el miedo tampoco” (+Fotos)

Puestos a escribir sobre cantautores lo primero es coger la duda por los cuernos: ¬Ņqu√© es un cantautor? ¬ŅTodos los cantantes son cantautores a condici√≥n de que compongan sus propias canciones? S√≠ y no. Cuando pensamos en cantautores nos viene a la imaginaci√≥n un tipo de canci√≥n, tirando a mel√≥dica, acompa√Īada de una letra tirando a l√≠rica. Algo m√°s concreto que el hecho de componer y cantar. Pero como no se trata de lanzar teor√≠as al vuelo, lo mejor es ir a lo seguro: si alguien es seleccionado para participar en el certamen internacional de cantautores Abril Para Vivir que, desde hace 18 a√Īos se celebra cada primavera en Granada, debe tratarse de un cantautor. Si se convierte en un finalista del concurso, adem√°s debe ser realmente bueno. Si gana, ni te cuento.

[+]


De Gibara al mundo: Un mar de artes (+Fotos)

Este ocho de julio quedó oficialmente inaugurada la 15 edición del Festival Internacional de Cine (FIC) de Gibara. Hasta el sábado 13 de julio, este espacio multicultural tendrá propuestas cinematográficas en concursos, presentaciones escénicas y danzarias, exposiciones de artes visuales, paneles, talleres y los concurridos conciertos nocturnos.

Desfile inaugural del Festival Internacional de Cine de Gibara. Foto: Juan Pablo Carreras/ ACN.

El tradicional desfile popular por la calle Independencia, que sumó a varios unidades artísticas de la provincia de Holguín y a los invitados de esta gran fiesta de la artes, fue el aviso de que la aventura del cineasta Humberto Solás, creador fundador de este festival, ya se vive en la también conocida como la Villa Blanca de los Cangrejos.

‚ÄúLos gibare√Īos son los protagonistas. Este a√Īo nuestro gran objetivo es que vayan al cine. Ya las calles de Gibara est√°n llenas de arte.¬†Solo en la cultura est√° la libertad y en la cultura est√° el desarrollo. Esto es para ustedes, y sobre todos, para los j√≥venes de las provincias orientales, porque es un privilegio tener ac√°, una muestra tan importantre de lo que es el arte contempor√°neo‚ÄĚ, afirm√≥ en las palabras de apertura el presidente de su Comit√© Organizador,¬†Jorge Perugorr√≠a.

Jorge Perugorría, presidente del comité organizador del Festival Internacional de Cine de Gibara (FICGibara) pronuncia las palabras de apertura del certamen cinematográfico. Foto: Juan Pablo Carreras/ ACN.

Las jornadas continuaron en el Cine Jib√°, donde se entregaron dos de los premios Luc√≠a de Honor en esta edici√≥n. Por su impronta en el s√©ptimo arte le fueron conferidos al director de cine Fernando P√©rez y la actriz Daisy Granados, a ellos se sumar√° el actor y productor puertorrique√Īo Benicio del¬†Toro, quien lo recibir√° en la noche de clausura del Festival.

La actriz cubana Daysi Granados luego de recibir el Premio Lucía, otorgado por el Festival Internacional de Cine de Gibara (FICGibara), durante la jornada inaugural del certamen cinematográfico. Foto: Juan Pablo Carreras/ ACN.

El cineasta cubano Fernando Pérez recibió de manos de Laura de la Uz el Premio Lucía, otorgado por el Festival Internacional de Cine de Gibara (FICGibara), durante la jornada inaugural del certamen. Foto: Juan Pablo Carreras/ ACN.

En esta gala tambi√©n¬†se reconoci√≥ al actor Rub√©n Dar√≠o Salazar, por su trabajo durante 25 a√Īos con Teatro de las Estaciones, grupo que regal√≥, en el programa dedicado a la ni√Īez y adolescencia, la puesta¬†Ni√Īa con alas, acompa√Īados por la cantautora Rochy Ameneiro.

Jorge Perugorr√≠a entreg√≥ un reconociendo especial a Rub√©n Dar√≠o Salazar, director del grupo Teatro de las Estaciones, de Matanzas, por los 25 a√Īos de fundada la compa√Ī√≠a. Foto: Juan Pablo Carreras/ ACN.

Más de 50 propuestas cinematográficas y 15 guiones optan porpremios Lucía en las categorías de Largometraje y Cortometraje de Ficción, Largometraje y Cortometraje documental, Cortometraje Animado, Cine en Construcción y Guion inédito.

Nido de mantis, por Arturo Soto, El juego de la silla, de Ana Katz y Los días que vendrán, por Carlos Marqués-Marcet son algunos de los largometajes en competencia. El filme cubano Insumisas se presentará de manera especial dentro de las actividades y como un clásico restaurado la gustada Fresa y Chocolate.

Artistas invitados y participantes al desfile inaugural del Festival Internacional de Cine de Gibara. Foto: Juan Pablo Carreras/ ACN.

El primer d√≠a del Festival cerr√≥ con la actuaci√≥n, en la Plaza da Silva, de los cantautores Kelvis Ochoa y David Torrens, acompa√Īado por el pianista Rolando Luna, en una presentaci√≥n homenaje a Silvio Rodr√≠guez y Pablo Milan√©s y al Grupo de Experimentaci√≥n Sonora del ICAIC. Seguidamente subi√≥ al escenario Isacc Delgado, en una presentaci√≥n que llen√≥ de energ√≠a y salsa la madrugada.

Para las pr√≥ximas noches se tiene previsto conciertos del espa√Īol Ferm√≠n Mugurza, N√łgen, Zeus, Telmary y Habanasana, Toques de R√≠o, Cuc√ļ Diamantes, Kba Libre, Nube Roja, Santiago Auser√≥n (Juan Perro), Pancho C√©spedes, Eliades Ochoa y el grupo Patria. En la clausura actuar√°n Habana Abierta y Cimafunk.


Entre Manos, un pretexto para la trova

El décimo aniversario del programa televisivo Entre Manos fue un pretexto para aunar a trovadores del país, quienes por dos días compartieron experiencias y los escenarios del capitalino Pabellón Cuba.

El primer festival hom√≥nimo a ese espacio del Canal Habana, realizado entre los d√≠as 14 y 15 de junio, fue pensado de conjunto con la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z como un evento √≠ntimo y coloquial, pero que a la vez incluyera p√ļblico en esta celebraci√≥n.

Al decir de su director, Juan Carlos Travieso, la cita se convirtió en un lugar para mostrar la diversidad de estilos de ese género musical y concebir un punto de partida para un proyecto futuro que, similar a este, convoque anualmente a los cantautores en la sede nacional de la AHS.

Asimismo, comentó que con la colaboración de esa organización, El Caimán Barbudo, y la Editora Abril convocaron a un premio bajo el nombre del poeta e investigador Bladimir Zamora, en pos de agasajar el talento y visibilizar a las nuevas figuras.

 

Foto AHS/ Primer Festival Entre Manos. En Pabellón Cuba.

Aun cuando queda mucho camino por recorrer para difundir lo mejor de la trova cubana, cantautores como Yunier Pérez (Gape) reconocen en Entre Manos una iniciativa que defiende a ultranzas este tipo de canción desde los medios de comunicación, y a la vez relaciona a las audiencias con sus artistas.

Entre Manos tiene una concepción de nación donde sus creadores confluyen de una manera más coloquial e informal.

Para el vicepresidente de la Asociación, Rey Montalvo, la deuda que deja este primer encuentro es la falta de alianzas entre los organismos que trabajan alrededor del programa como el ICRT, Canal Habana, la AHS, e incluso, la UNEAC; y una mayor gestión de convocatoria.

‚ÄúFacilitar un festival en los aniversarios del programa es propiciar un encuentro entre los presentadores del programa y los trovadores que han pasado por el espacio y crear una especie de pe√Īa, de descarga o conversatorio donde tambi√©n participe el p√ļblico y grabarlos; y despu√©s presentarlos como un programa‚ÄĚ, apunt√≥.

Pues como dijera el cantautor Eduardo Sosa, la trova es fundamental en los cimientos de la cultura cubana si de m√ļsica se habla.


¬ŅSecretos de una tierra?

Hace varios d√≠as la Compa√Ī√≠a de Danza Folcl√≥rica pinare√Īa present√≥ en el Teatro Milan√©s un nuevo espect√°culo, Secreto de una tierra. Sin embargo, debemos confesar que ni en el pasado a√Īo ni en este 2019 hab√≠amos visto una propuesta esc√©nica cuyos m√©ritos art√≠sticos en Vueltabajo fueran tan cuestionables.

Siendo precisos, nuestras inquietudes con relaci√≥n al m√°s reciente espect√°culo que presenta la Compa√Ī√≠a de Danza Folcl√≥rica pinare√Īa abarcan tanto lo extra como espectacular del hecho danzario. Cuando me refiero a extra espectacular, lo hago pensando propiamente en las notas al programa; las cuales, si bien son breves, se caracterizan por perfilarse desde una vaga ret√≥rica que no aclara ni expone cuestiones imprescindibles relacionadas con el n√ļcleo conceptual o los presupuestos est√©ticos sobre los que se levanta la propuesta.

No han cumplido el objetivo que siempre debe perseguir este tipo de paratexto, el cual tiene la funci√≥n vital de servir como presentaci√≥n, comentario e, incluso, de salvaguarda de un fen√≥meno (en este caso art√≠stico). As√≠, pues, en el mismo instante de comenzar la puesta, todav√≠a no sabemos qu√© veremos: ¬Ņun estreno de un cl√°sico, una nueva producci√≥n o una simbiosis de los espect√°culos anteriores de la folcl√≥rica pinare√Īa, los cuales no fueron los m√°s seductores?

Nos queda solo el beneficio de la incertidumbre. Con todo, el detalle de las notas al programa de mano, en el mejor de los casos, puede ser tolerable, pues aunque no cumplen su función, concretamente no definen o establecen la calidad de la proposición danzaria que nos ocupa.

Con relaci√≥n a Secreto de una tierra apuntamos que, como estreno anual, esper√°bamos que estuviera defendido por una plausible calidad y precisi√≥n discursiva. Pero lamentablemente no se ha cumplido nuestro horizonte de expectativas. Tratamos seriamente de penetrar y rastrear entre las estructuras que apuntalan la m√°s reciente presentaci√≥n de la Compa√Ī√≠a y no encontramos, en primer lugar, un motivo tem√°tico concreto, ni siquiera su atisbo. Lo esencial no est√° expresado tan siquiera de manera abstracta.

Del autor

Una falla garrafal en vista de que si algo es imprescindible en la danza, es la presencia y desarrollo de un motivo tem√°tico, ya que de este dependen la implementaci√≥n y correcto despliegue de los dem√°s sistemas que conforman el hecho danzario (coreograf√≠a, bailarines, luces, m√ļsica). En su libro El arte de componer una danza, Doris Humphrey, se√Īala que todo ‚Äúcomienza ‚Äďy termina‚Äď con el paso m√°s importante: la decisi√≥n sobre la idea b√°sica de la cual surgir√° la danza. Todo lo dem√°s fluye de esto[1]‚ÄĚ.

Por su parte, Ramiro Guerra, padre de la danza contempor√°nea en Cuba, afirma que ‚Äúel contenido ya sea concreto o abstracto de la obra (‚Ķ), debe ser expresado clara y n√≠tidamente a trav√©s de la forma danzaria, con independencia total de las notas al programa[2]‚ÄĚ. Cosa que, como se ha dicho, no sucede en la puesta de la agrupaci√≥n de danza folcl√≥rica pinare√Īa.

Ante Secreto de una tierra tenemos la extra√Īa sensaci√≥n que solo apreciamos una mera teatralizaci√≥n de un hecho folcl√≥rico, o una presentaci√≥n de una parte del repertorio musical que se ha creado alrededor de lo folcl√≥rico, pero nada m√°s. No hay reflexi√≥n alguna que nos podamos llevar. Una realidad que nos incomoda y decepciona, pues creemos que desde la danza a√ļn quedan muchas cosas que decir, y que los profesionales de este arte en Vueltabajo deb√≠an cobrar sentido de ello. No son tiempos de la banalidad del arte, de la reproducci√≥n vac√≠a y fr√≠a, sino de concebir un arte discursivo, de acci√≥n.

Estructurada a trav√©s del procedimiento coreogr√°fico aleatorio, donde se suceden cuadros danzarios y musicales, debemos confesar que esper√°bamos mucho m√°s, o por lo menos, una presentaci√≥n esencialmente danzaria, donde los lenguajes art√≠sticos (m√ļsica y danza) se sustentaran de manera org√°nica.

Sin embrago, curiosamente notamos que las intervenciones de musicales (solistas) tienen mayor peso ‚Äďse extienden m√°s‚Äď que las danzarias. En el hecho coreogr√°fico hay una vaguedad de enfoque de presupuestos creativos y t√©cnicos que hace que nos preguntemos si estamos ante un resultado danzario folcl√≥rico o una revista musical con tema folcl√≥rico.

Las intervenciones danzarias no han sido pensadas en función de su unidad de estilo y coherencia. Los cuadros de danzas de los orishas no guardan relación unos con otros. En su evidente inconexión, parecen un frío muestrario que no busca nada más que la trillada y arbitraria ilustración de los bailes de santos. Cosa que hubiera sido hasta cierto punto posible (pero no menos cuestionable), en un momento de nuestra historia, donde estos bailes eran casi desconocidos y se trataban de socializar, de reconocerse como nacionales.

Mas, semejante proceder en este momento parece inconcebible, hasta ingenuo. Como tambi√©n no menos lo parece que, sin la menor justificaci√≥n, en medio de cuadros de bailes protagonizados por los orishas, aparezca la ‚ÄúChancleta‚ÄĚ y la consiguiente representaci√≥n esc√©nica a su alrededor. ¬ŅAcaso no hay un criterio sobre lo que es producente en materia de coexistencia de estilos danzarios dentro de un espect√°culo de car√°cter folcl√≥rico (visto como teatralizaci√≥n de lo ritual o num√©nico)?

Ello, desde luego, sucede porque en el espectáculo no hay de fondo una cuidada dramaturgia escénica que haya determinado que la fragmentación, la diversidad de estilos o vertientes danzarias estuviera solo atravesada y en pos de sostener un mismo leitmotiv. Por eso, Secreto de una tierra no se sostiene en una contundente estructura escénica.

Deslices de concepci√≥n, t√©cnicos, que hubieran sido hasta cierto punto permisibles a una agrupaci√≥n novel y de elenco art√≠stico amateur, pero no para un corp de ballet profesional con m√°s de una d√©cada de fundado. A cada cual se le exige seg√ļn se le ha dado, seg√ļn tiene.

Creemos que la Compa√Ī√≠a de Danza Folcl√≥rica pinare√Īa debe trabajar seriamente en determinar qu√© motivo tem√°tico defiende y, de ah√≠, edificar sus estructuras esc√©nicas y una dramaturgia que sustente contundentemente sus espect√°culos. Una posibilidad efectiva para esto es pensar en la teatralidad propia del hecho danzario folcl√≥rico.

La amplitud de los patak√≠es ‚Äďque se debe al antropomorfismo de los orishas, los cuales, como los seres humanos, son presa de conflictos, intensas emociones, dualidades en los comportamientos‚Äď constituye un potencial para su teatralizaci√≥n y su puesta en escena danzaria. De la multiplicidad de caminos de los santos se pueden tomar dis√≠miles l√≠neas tem√°ticas, encontrar puntos de contacto entre estas, trazar l√≠neas de acci√≥n, encontrar una integraci√≥n de las mismas y transformarlas en una f√°bula esc√©nico-danzaria.

Así surgiría una coreografía original, todo un espectáculo novedoso, donde afloren procedimientos coreográficos, soluciones que estarían al servicio de abordar, desde lo narrativo o lo abstracto, un motivo temático. Se evitaría la linealidad, los vacíos en la acción escénica prolongada, el poco desarrollo del clímax en los cuadros danzarios, los lugares comunes, las reiteraciones básicas de la ritualidad y las prácticas danzarias folclóricas más elementales.

Por √ļltimo, nos parece imperioso apuntar que la Compa√Ī√≠a de Danza Folcl√≥rica debe trabajar en pulir la t√©cnica (resulta necesaria la profundidad, la belleza, la expresividad de los giros, el movimiento de los hombros, las ondulaciones de la columna vertebral) y la figura de sus bailarines.

Con relaci√≥n a esto √ļltimo, no es que propongamos una estetizaci√≥n de la figura, lo que quiz√°s se asocie a los bailarines cl√°sicos, abogamos a que los int√©rpretes danzarios, sean folcl√≥ricos o no, deben tener y mantener como premisa una impecable presencia, un dominio, una plasticidad y una expresividad del aparato corporal. Algo que por ahora se extra√Īa en el seno de la Compa√Ī√≠a.

Secreto de una tierra, seg√ļn las notas al programa, reclama ‚Äúconocer lo cubano con mente amplia y cient√≠fica, para poder comprendernos y comprender nuestro gerundio vital‚ÄĚ. Pero nos preguntamos, ¬Ņc√≥mo este espect√°culo defiende lo cubano, si no lo hace desde el abordaje de la realidad nacional y tampoco desde el cuidado de la t√©cnica y la interpretaci√≥n de la danza folcl√≥rica, que es parte de la esencia del cubano? ¬ŅQu√© tipo de investigaci√≥n cient√≠fica sustenta o puede tratar un espect√°culo que no es coherente con los presupuestos conceptuales que se plantea y que es un remedo de lo ya trillado?

La danza folcl√≥rica en Pinar del R√≠o debe transitar por otros caminos. El espect√°culo al que nos acercamos no es el resultado de b√ļsquedas bien orientadas, ya que nos hace preocuparnos seriamente sobre el destino y la continuidad de la danza folcl√≥rica profesional en Vueltabajo.

 

*Maestrante en Estudios Teóricos de la Danza

 

NOTAS

[1] Humphrey, D. (1972) En Arte de componer una danza. Ediciones: Instituto cubano del libro, p.34, La Habana, Cuba.

[2] Guerra, R. (1988) Lista de cuestiones para analizar una obra coreogr√°fica. Ediciones: ISA, La Habana, Cuba.


Palabras a los intelectuales, D√≠az-Canel y el Congreso de la Uneac, 58 a√Īos despu√©s

El Congreso de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, concluido este 30 de junio, volvió a demostrar el compromiso, conciencia crítica y profundidad reflexiva de la vanguardia intelectual cubana.

Nos atrevemos a resaltar que tambi√©n confirm√≥ la altura de Miguel D√≠az-Canel Berm√ļdez, actual presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, como hombre de pensamiento y arte, como pol√≠tico con una claridad meridiana y sensibilidad de luz hacia la creaci√≥n.

Al escucharlo era inevitable recordar Palabras a los intelectuales, consideraciones del l√≠der revolucionario Fidel Castro, que sirvieron de conclusiones a tres intensas jornadas de intercambios con escritores, artistas y otros integrantes de la intelectualidad del pa√≠s en la Biblioteca Nacional, en La Habana, exactamente 58 a√Īos antes.

Este domingo de 2019, en la sala tres del Palacio de Convenciones de La Habana, se escucharon varios aplausos, frases de apoyo y una expresi√≥n muy particular: ‚Äú¬°Segunda parte!‚ÄĚ, ‚Äú¬°Segunda parte!‚ÄĚ…

Varios de los escritores y artistas presentes lo comentaron luego en los pasillos: esta fue la continuidad de aquella intervención de Fidel, plataforma de la política cultural del país. Verdaderamente Díaz-Canel denunció y analizó con mucho valor, precisión y exactitud los problemas y retos fundamentales relacionados con la cultura en la actualidad, pero sobre todo destacó la necesidad del trabajo y la construcción en conjunto para enfrentar los nuevos desafíos.

La lectura de ambos documentos, el de 1961 y el de 2019, revela puntos de contacto en el enfoque de las ideas, concepci√≥n socialista e inter√©s en impulsar el desarrollo cultural de la naci√≥n, a favor de los autores y el pueblo, situando al ser humano en el centro de los sue√Īos.

Y el an√°lisis m√°s reciente es efectivamente continuidad, porque incluye valoraciones sobre el funcionamiento del sistema de instituciones, confeccionado, precisamente, luego de aquel discurso de Fidel, y porque en esencia mantiene los mismos objetivos, pero en contextos diferentes.

Algunos de los intelectuales presentes hace 58 a√Īos tambi√©n se encontraban en la ocasi√≥n m√°s reciente, incluido Miguel Barnet, quien entreg√≥ la presidencia de la Uneac al joven Luis Morlote, quien se desempe√Īaba como Primer Vicepresidente de esa organizaci√≥n.

APUNTES PARA RECORDAR

 

Fotos: Marcelino V√°zquez/ Tomada de ACN

A los más jóvenes nos han llegado algunas escenas aisladas de aquel encuentro de Fidel y los creadores, gracias a narraciones orales y textos de algunos de los participantes, pero indiscutiblemente lo mejor es sumergirnos en el documento, en todas sus ideas, sin repeticiones ni aprehensiones simples de oraciones.

El 16, 23 y 30 de aquel junio de 1961 referentes de la cultura cubana, como Nicol√°s Guill√©n, Alfredo Guevara, Lisandro Otero, Roberto Fern√°ndez Retamar, Lezama Lima, Alejo Carpentier, Virgilio Pi√Īera, Graziella Pogolotti y el mencionado Barnet, quien apenas ten√≠a 21 a√Īos de edad, dialogaron con el hombre vestido de uniforme verdeolivo, el barbudo llegado de la Sierra Maestra, el mismo que gui√≥ a los rebeldes hacia el triunfo sobre un ej√©rcito muy superior, pero que tambi√©n era un ser humano de pensamiento elevado y sensibilidad art√≠stico-literaria.

Estuvieron presentes, adem√°s, otros como Osvaldo Dortic√≥s, Ra√ļl Roa, Carlos Rafael Rodr√≠guez y Armando Hart.

En su artículo Cuando se abrieron las ventanas de la imaginación, Otero expresa que Dorticós pronunció las palabras introductorias al debate, cuando manifestó que la cultura, con todos sus cauces y matices, debía servir al pueblo, una idea reiterada después por Fidel, y ahora por Díaz-Canel.

Todo suced√≠a en situaciones muy complejas. Ya hab√≠a ocurrido la invasi√≥n de mercenarios por Playa Gir√≥n, bandas armadas operaban en monta√Īas del pa√≠s asesinando campesinos y maestros de la campa√Īa de alfabetizaci√≥n, reinaba una hostilidad muy clara de Estados Unidos hacia Cuba y tambi√©n inconformidades internas de quienes en el pasado pose√≠an la mayor cantidad de los recursos, abusaban del pueblo y no compart√≠an la declaraci√≥n del car√°cter socialista de la Revoluci√≥n‚Ķ

La razón aparente del encuentro fue la prohibición del documental PM (Pasado Meridiano) por la dirección del Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos, pero verdaderamente la disyuntiva solo reafirmó la necesidad de un intercambio de opiniones y visiones acerca de la creación y la función de la cultura en el nuevo panorama.

Si vemos hoy aquel audiovisual, de Sabá Cabrera, hermano del escritor Guillermo Cabrera Infante, con duración de apenas 14 minutos, que reflejaba la vida nocturna de bares habaneros, nos parecería casi increíble su efecto en aquel momento.

El propio Otero asegur√≥: ‚ÄúSi este documental se hubiese rodado en otro instante de la historia habr√≠a sido olvidado a la semana siguiente, pero naci√≥ en una hora de enfrentamiento de camarillas. La pel√≠cula pas√≥ por televisi√≥n, pero fue vista con objeciones en el Instituto del Cine. La acusaban de escamotear la presencia de milicianos, de obreros, de maestros alfabetizadores en la imagen que se ofrec√≠a del pueblo; quienes aparec√≠an en las diversiones nocturnas eran marginales, lumpen. Mostrar una parte de la verdad, dec√≠an, era una forma de mentir sobre la realidad cubana‚ÄĚ.

LAS LIBERTADES Y LA INCLUSI√ďN, ELEMENTOS ESENCIALES DE LA REVOLUCI√ďN

 

FOTO/Marcelino V√ĀZQUEZ HERN√ĀNDEZ/ Tomada de ACN

De Palabras a los intelectuales, muchos suelen mencionar solamente la frase ‚ÄúDentro de la Revoluci√≥n todo, contra la Revoluci√≥n nada‚ÄĚ.

¬ŅQu√© significa esa expresi√≥n? ¬ŅAcaso es recomendable mencionarla de manera individual? ¬ŅCu√°nto m√°s dijo Fidel en aquella ocasi√≥n?

Recordamos el p√°rrafo anterior y el que la contiene:

“La Revolución tiene que comprender esa realidad, y por lo tanto debe actuar de manera que todo ese sector de los artistas y de los intelectuales que no sean genuinamente revolucionarios, encuentren que dentro de la Revolución tienen un campo para trabajar y para crear; y que su espíritu creador, aun cuando no sean escritores o artistas revolucionarios, tiene oportunidad y tiene libertad para expresarse. Es decir, dentro de la Revolución.

‚ÄúEsto significa que dentro de la Revoluci√≥n, todo; contra la Revoluci√≥n, nada.¬† Contra la Revoluci√≥n nada, porque la Revoluci√≥n tiene tambi√©n sus derechos; y el primer derecho de la Revoluci√≥n es el derecho a existir. Y frente al derecho de la Revoluci√≥n de ser y de existir, nadie ‚ÄĒpor cuanto la Revoluci√≥n comprende los intereses del pueblo, por cuanto la Revoluci√≥n significa los intereses de la naci√≥n entera‚ÄĒ, nadie puede alegar con raz√≥n un derecho contra ella. Creo que esto es bien claro‚ÄĚ.

El l√≠der aclar√≥ que, incluso, quienes no fueran genuinamente revolucionarios pod√≠an trabajar, crear y expresarse dentro de la Revoluci√≥n, pero a la vez ning√ļn inter√©s personal pod√≠a ser superior al de toda una naci√≥n y un proyecto que ya hab√≠a fundado importantes instituciones para el desarrollo cultural.

Más adelante reforzó la idea de la inclusión:

‚ÄúLa Revoluci√≥n no puede renunciar a que todos los hombres y mujeres honestos, sean o no escritores o artistas, marchen junto a ella; la Revoluci√≥n debe aspirar a que todo el que tenga dudas se convierta en revolucionario. (‚Ķ) La Revoluci√≥n solo debe renunciar a aquellos que sean incorregiblemente reaccionarios, que sean incorregiblemente contrarrevolucionarios‚ÄĚ.

Precisamos que varias de esas ideas recibieron el aplauso de los asistentes, un mensaje de apoyo y confianza, construido en las diferentes partes del diálogo, como también sucedió en la ocasión más reciente.

Fidel enfatizó en la libertad no solo artística, sino general:

‚ÄúPerm√≠tanme decirles en primer lugar que la Revoluci√≥n defiende la libertad, que la Revoluci√≥n ha tra√≠do al pa√≠s una suma muy grande de libertades, que la Revoluci√≥n no puede ser por esencia enemiga de las libertades; que si la preocupaci√≥n de alguno es que la Revoluci√≥n vaya a asfixiar su esp√≠ritu creador, que esa preocupaci√≥n es innecesaria, que esa preocupaci√≥n no tiene raz√≥n de ser‚ÄĚ.

‚ÄúLa Revoluci√≥n no puede pretender asfixiar el arte o la cultura cuando una de las metas y uno de los prop√≥sitos fundamentales de la Revoluci√≥n es desarrollar el arte y la cultura, precisamente para que el arte y la cultura lleguen a ser un patrimonio real del pueblo‚ÄĚ.

Resaltamos la profunda sinceridad de quien en medio de muchas dificultades reafirmaba la importancia que le concedía a lo artístico y espiritual, por eso el afán de limar asperezas.

El propio Fidel manifestó:

‚ÄúEs cierto que aqu√≠ se est√° discutiendo un problema que no es un problema sencillo. Es cierto que todos nosotros tenemos el deber de analizarlo cuidadosamente. Esto es una obligaci√≥n tanto de ustedes como de nosotros. No es un problema sencillo, puesto que es un problema que se ha planteado muchas veces y se ha planteado en todas las revoluciones‚ÄĚ.

Reconoci√≥ que los dirigentes de la Revoluci√≥n no ten√≠an la madurez intelectual. Y agreg√≥: ‚ÄúEn realidad, ¬Ņqu√© sabemos nosotros? En realidad, nosotros todos estamos aprendiendo. En realidad, nosotros todos tenemos mucho que aprender‚ÄĚ.

Habl√≥ tambi√©n de sue√Īos que se concretaron luego, como la creaci√≥n de academias y la formaci√≥n de instructores de teatro, m√ļsica y danza que ense√Īaran en ciudades y zonas rurales, en escuelas y cooperativas.

Y a√Īadi√≥: ‚ÄúMas la Revoluci√≥n no pide sacrificios de genios creadores. Al contrario, la Revoluci√≥n dice: pongan ese esp√≠ritu creador al servicio de esta obra‚Ķ‚ÄĚ

UN CONGRESO PARA PENSAR A CUBA DESDE LA CULTURA

 

FOTO/Marcelino V√ĀZQUEZ HERN√ĀNDEZ/ Tomada de ACN

Cómo quedó claro en este IX Congreso de la Uneac, Palabras a los intelectuales es, indiscutiblemente, un texto con vida, pero la Cuba de hoy necesita escribir su política cultural, en un entorno muy diferente con influencias del mundo digital, a veces convertido en selva, y nuevos actores sociales, algunos de los cuales privilegian la comercialización por encima de cualquier elemento de calidad artística o cuando la batalla en lo simbólico adquiere dimensiones muy superiores a las de hace casi seis décadas.

El propio D√≠az-Canel lo dijo: ‚ÄúEn el Congreso se ha hablado varias veces de las Palabras a los intelectuales. No concibo a un artista, a un intelectual, a un creador cubano, que no conozca aquellas palabras, a un dirigente que prescinda de sus principios. Siempre me ha preocupado que de aquellas palabras extraigan un par de frases y se enarbolen como consignas. Exigen una interpretaci√≥n contextualizada. Fidel plante√≥ un punto de partida, la relaci√≥n entre vanguardia art√≠stica y pueblo. Hoy tenemos que traer sus conceptos a nuestros d√≠as‚ÄĚ.

Cuando uno lee o escucha los planteamientos realizados a lo largo del amplio proceso de reflexiones y debates en todas las provincias como parte de este cónclave, percibe la profundidad de los análisis y el propósito de aportar a la sociedad y al país, mucho más allá de una organización, algo que deberá distinguir siempre a las vanguardias artísticas e intelectuales de cualquier generación.

El discurso de clausura, pronunciado por Díaz-Canel, debe ser guía permanente para los dirigentes de todos los sectores y para los trabajadores de las instituciones culturales, para creadores y cualquier ciudadano relacionado con la vida artística, literaria e intelectual de la nación.

Los aplausos fueron más numerosos por la capacidad de Díaz-Canel para hablar de las diferentes problemáticas, con mezcla de belleza formal y verbo directo, adjetivos exactos y análisis profundos.

Refirió la pertinencia de una labor conjunta para perfeccionar el proyecto cultural de país de manera que irradie más en todas las direcciones; mencionó anhelos generales y aspectos específicos sobre los artistas y también las funciones y el compromiso de las empresas y las instituciones con ellos.

Alert√≥ que debemos estar ‚Äúatentos a los que ponen por delante el mercado y no la cultura, el ego√≠smo sin compromiso social‚Ķ‚ÄĚ. Y asegur√≥ que ‚Äúlos l√≠mites comienzan donde se irrespetan los s√≠mbolos y los valores sagrados de la Patria‚ÄĚ.

‚ÄúConstruir y defender un proyecto socialista como el cubano significa defender el humanismo revolucionario. Como en los tiempos de Palabras a los intelectuales, la Revoluci√≥n defiende el derecho a su existencia, que es la existencia de sus creadores y de su pueblo‚ÄĚ, dijo el mandatario, quien critic√≥ con fuerza el incumplimiento de algunas empresas de la cultura en su funci√≥n social.

En momentos en que la administraci√≥n de Estados Unidos destina m√°s fondos a la subversi√≥n, ‚Äúno vamos a limitar la creaci√≥n, pero la Revoluci√≥n que ha resistido 60 a√Īos no va a dejar sus espacios institucionales a quienes sirven a sus enemigos‚ÄĚ, dijo.

Lo mejor sería que este Congreso no termine nunca y su espíritu renovador se mantenga siempre como elemento indispensable para superar disímiles retos.

Quienes deseen tener una visión integradora de la cultura cubana en Revolución, sus desafíos y proyecciones, necesariamente deben analizar los dos discursos, hijos de contextos diferentes dentro de un proyecto social eminentemente humanista, inclusivo, artístico y revolucionario.


Desde la cultura, los jóvenes construyen un país

Jóvenes artistas, intelectuales y creadores parecidos y comprometidos con su tiempo, participaron en el IX Congreso de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac) que tuvo lugar en el Palacio de Convenciones de La Habana del 28 al 30 de junio.

Tomada de ACN

El cónclave contó con la necesaria mirada de la nueva generación hacia la cultura, sobre todo desde la perspectiva de los miembros de la Asociación Hermanos Saíz, organización que aglutina a los jóvenes artistas cubanos, quienes están imbricados en las nuevas formas de hacer el arte, la cultura y pensar la sociedad.

Tomada de ACN

Eldys Baratute, miembro de la Dirección Nacional de la AHS, destacó la importancia del Congreso en este momento en el que el país ha tenido tantos cambios en la economía y en las maneras de producir.

El Congreso de la Uneac tiene que ser para pensar la sociedad cubana, no solo para pensar la cultura artística literaria, sino para tener una visión amplia de lo que es la cultura, resaltó.

Tomada de ACN

A√Īadi√≥ respecto al referido proceso de debate que en la medida en que confluyan nuevas generaciones de creadores, lo normal es el surgimiento de nuevas formas de ver los procesos culturales, y de ese contraste nacen soluciones efectivas.

Esta cita de cierta forma es la continuidad de lo ocurrido en el Congreso de la Asociación Hermanos Saíz, efectuado en octubre de 2018, y eso permite que las ideas y estrategias de los creadores se consoliden.

Tomada de Facebook/ Asociación Hermanos Saíz

Rafael Gonz√°lez Mu√Īoz, presidente de la AHS, refiri√≥ que el rol de los intelectuales y artistas es crucial en los momentos que vive el pa√≠s, por eso Miguel Barnet, presidente de la Uneac, exhort√≥ a los j√≥venes a seguir acompa√Īando el proceso cultural que es la Revoluci√≥n misma.

La globalizaci√≥n cultural se est√° imponiendo en los pa√≠ses del mundo, tratando de estandarizar una cultura homog√©nea y tenemos que evitar que colapsen los principales centros de promoci√≥n de nuestro pa√≠s, y la √ļnica manera de lograrlo es ser celosos veladores de lo m√°s genuino de nuestras esencias y nuestra cultura, subray√≥.

Tomada de Facebook/ Asociación Hermanos Saíz

El c√≥nclave propici√≥ el intercambio entre artistas y escritores sobre temas fundamentales como el perfeccionamiento de la ense√Īanza art√≠stica, y el logro de una mayor participaci√≥n de la organizaci√≥n en las iniciativas territoriales.

Los afiliados se reunieron en seis comisiones de trabajo: Creaci√≥n art√≠stica y relaci√≥n con las instituciones; Proyecci√≥n social de la cultura; Cultura, medios y redes sociales; Cultura, turismo y mercado; Ense√Īanza art√≠stica y relaci√≥n con los j√≥venes creadores; y Estatutos.

Tomada de Facebook/ Asociación Hermanos Saíz

El trabajo de las comisiones estuvo centrado en los principales temas analizados en todas las filiales de la organización durante el amplio proceso de debate previo.

La organizaci√≥n, fundada en 1961 por Nicol√°s Guill√©n, mantiene su compromiso con el proceso revolucionario cubano y contin√ļa como fiel defensora de la creaci√≥n intelectual y art√≠stica en Cuba, como ha trascendido en el IX Congreso.


Proyecto Tocadisco, para llevar a la peque√Īa pantalla el arte joven

Un nuevo proyecto se gesta desde la direcci√≥n nacional de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z (AHS). La iniciativa intenta traducir el esp√≠ritu de la organizaci√≥n a la peque√Īa pantalla. Y es que Tocadisco espera concebir a trav√©s de una obra musical la interacci√≥n entre los asociados de diferentes manifestaciones.

De acuerdo con Rey Montalvo, vicepresidente nacional de la AHS, se espera que perdure este programa, y que a√ļne a varias generaciones para una relaci√≥n creativa.

Comentó que el proyecto comenzará con la elección de una obra musical por parte del departamento de Creación de la Asociación, quienes, basados en el interés de dignificar la visión de vanguardia, escogerán una pieza que no se parezca a otra, pues el interés es experimentar y buscar temas novedosos.

La primera edici√≥n contar√° con una canci√≥n de la trovadora Yeni Turi√Īo, hom√≥nima al programa. El tema grabado ‚Äďde conjunto con los cantautores Yahily Orozco, Yaima Orozco, y el Miembro de Honor de la organizaci√≥n Leonardo Garc√≠a‚Äď tendr√° tambi√©n con la colaboraci√≥n del proyecto audiovisual Almac√©n, de la provincia de Matanzas, que producir√° el video-clip, se√Īal√≥.

Asimismo, cada tres meses, cuando se otorguen las becas el Reino de este Mundo, se definir√° la pr√≥xima pieza para ‚ÄúTocadisco‚ÄĚ, a la cual se le realizar√° una obra audiovisual, subray√≥ Montalvo.

El prop√≥sito es que la Asociaci√≥n no sea solo vista como una instituci√≥n para facilitar alg√ļn proceso, sino, adem√°s, como un lugar de confluencia y experimentaci√≥n entre los asociados.

Para el cantautor, dicho proyecto intentar√° conformar una banda sonora de este tiempo, ‚Äúdonde se defiendan e interpreten los temas musicales de nuestra generaci√≥n‚ÄĚ y que estos perduren en el tiempo. ‚ÄúLa idea es cantar nuestras canciones‚ÄĚ, refiri√≥.

Con la creaci√≥n sistem√°tica de productos audiovisuales se podr√° visibilizar a√ļn m√°s en los medios de comunicaci√≥n el trabajo de los asociados, y sumar nuevos p√ļblicos a partir del discurso musical y po√©tico, apunt√≥.