Arte Joven


Una Cruzada de abrazo, canción y verbo

 

Fidel se volvió destino de esta juvenil jornada, que alguien le llamó cruzada por no llamarlo camino.

Su homenaje al alto pino que con martiana raíz por ver a un pueblo feliz, le borró todos los lutos, y hoy todos somos tributos a los Hermanos Saíz.

Siempre que la Asociación Hermanos Saíz me llama, de luz y de versos se inflama mi guajira convicción.

La gratitud es razón que hace que venga a cumplirle y solo vengo a pedirle en esta acción tan genuina, que me dé luz que ilumina para venirle a servirle.

Yosvani D√≠az Mart√≠nez, repentista pinare√Īo.

 

Se le antoja a la muchacha, Lourdes Mazorra L√≥pez, Premio Celestino de Cuento 2019, quien se estrena como miembro del convite de amor, que es La Cruzada literaria camag√ľeyana, escribirle a esta tropa singular.

Ella tom√≥ su pluma para reconocer que el viaje m√°gico que promueve La Cruzada no ha perdido la capacidad de sorprender, como debiera ser siempre la literatura. ‚ÄúSon casi dos d√©cadas en las que cada vez se suman nuevos cruzados y resulta mayor el polvo del camino recorrido, porque es La Cruzada una fiera mansa que se nutre de versos y m√ļsica, crece en la comunidad, crece de asombro, regocijo y arte.

‚ÄúNuestra Cruzada literaria naci√≥ patri√≥tica, y celebra en cada edici√≥n el cumplea√Īos de Fidel. Es La Cruzada de los Hermanos Sa√≠z, la que siembra un √°rbol cada a√Īo; la que esta vez lleg√≥ hasta la tierra de las constituciones cubanas y all√≠ en Gu√°imaro dio tres vueltas a la ceiba, que crece amparadora entre Ana Betancourt y la casa donde se yergue el esp√≠ritu constitucional de la Isla.

‚ÄúSomos una Cruzada que lee y canta en cualquier camino y que como una fiera mansa siempre trae el hambre en el esp√≠ritu. Es mi primera vez y siento alegr√≠a por haberla integrado‚ÄĚ, dijo la joven a√ļn estremecida por los afectos que emanan del karma tanta gente buena encontrada en el camino.

Y esa es la esencia de este evento, que desde aquel distante 2003 ‚Äďfecha a√ļn pol√©mica, pues la idea de llevar la literatura a lugares intrincados por j√≥venes artistas se materializ√≥ de manera espont√°nea‚Äď, noveles talentos de la Asociaci√≥n, con morral al hombro, desandan esta extensa geograf√≠a para llegar a sitiales pintorescos e hist√≥ricos de las vecinas provincias del Oriente.¬†

Aquella ‚Äúloca idea‚ÄĚ, como nombraron a la propuesta juvenil, devino en una tradici√≥n muy camag√ľeyana: La Cruzada literaria, que a la vuelta de 16 a√Īos de visitar no solo comunidades distantes, sino tambi√©n parques, plazas, instituciones y escenarios fabriles de esta provincia, es una opci√≥n veraniega que muchos la esperan, por llevar el ‚Äúlibro gigante de la amistad‚ÄĚ, adem√°s del verbo y la canci√≥n trovadoresca.

La esencia de aquellos ‚Äúchiflados artistas‚ÄĚ no ha cambiado desde entonces; pues La Cruzada literaria ‚Äďnombre que adquiri√≥ este megaproyecto sociocultural de la AHS‚Äď, no solo rememora el asesinato de los hermanos Sergio y Luis Sa√≠z Montes de Oca, el natalicio del Comandante en Jefe, Fidel Castro Ruz, cada 13 de agosto, y el D√≠a Internacional de la Juventud, sino que se ha trasformado en una escuela abierta para la creaci√≥n, justo al lado de gente sencilla: el pueblo.

RETO√ĎOS DE UNA TRADICI√ďN

foto: Rodolfo Blanco Cué/ ACN.

Tal cual el √≠mpetu y lozan√≠a de los a√Īos mozos, la idea de crear algo diferente con los libros en la cuna de la literatura cubana le lleg√≥ como una chispa al pie de la guardarraya a Yoandra Francisca Santana Perdomo, l√≠der de esta tropa incansable, miembro de la Uneac y de Honor de la AHS.

‚ÄúNos vamos p√° el monte con nuestros libros en la mochila y en camiones botelleros‚ÄĚ, dijo la poeta en una de aquellas actividades del Centro Provincial del Libro y de la editorial √Ācana, en zonas intricadas de esta llanura.

No imagin√≥ la muchacha que aquellas palabras tendr√≠an tantos seguidores en su propia tierra e incluso, mas all√°, pues el n√ļmero de participantes aumentaba en cada convocatoria.

‚ÄúLo que naci√≥ de manera espont√°nea, cuando presentamos el proyecto a la AHS, se transform√≥ en una gran feria del arte, la cual abraza cada vez la multiplicidad art√≠stica nacida del talento joven de escritores, trovadores, narradores orales y pintores muy comprometidos con el proyecto‚ÄĚ, coment√≥ Yoandra, Premio de Poes√≠a Manuel Navarro Luna 2019.

Perdomo rememor√≥ que la primera de aquellas guerrillas en cierne ni ten√≠a un nombre definido, ni ten√≠a claro si perdurar√≠a un verano m√°s, ‚Äúpero as√≠ y todo se visitaron algunas localidades camag√ľeyanas‚ÄĚ, recuerda al Portal del Arte Joven Cubano.

Explic√≥ que cuando se sue√Īa y crea un proyecto, no se imagina su alcance. ‚ÄúA√ļn me sorprendo de mis amigos, los locos botelleros, como nos llamaban entonces, porque de aquella campechana idea germin√≥ una tradici√≥n cultural muy agramontina, que tambi√©n le pertenece a la AHS; porque son muchos los que quieren estar en nuestra Cruzada literaria‚ÄĚ, valor√≥.

Dijo que no ser√≠a hasta el 2004 que el convite de artistas se consolidar√≠a como un proyecto: ‚ÄúQuiz√°s la primera vez parezca el m√°s dif√≠cil a la hora de relatarlo, pero es el que m√°s se recuerda con devoci√≥n, porque ese 2003 fue el empuje que necesit√°bamos para crecernos. Aquello fue una haza√Īa tal cual lo que hicimos al a√Īo siguiente, porque no ten√≠amos hospedaje, ni siquiera un lugar previsto para comer, y el √ļnico transporte fijo eran los camiones‚ÄĚ.

Contra todo pron√≥stico, quienes defendieron la propuesta no claudicaron en su primer intento. ‚ÄúLos cruzados‚ÄĚ ‚Äďnombre popular por el cual se les conoce a los integrantes de esta singular comitiva‚Äď, estrenaron oficialmente la tradici√≥n en ese a√Īo.

foto: Rodolfo Blanco Cué/ ACN.

Ese extraordinario momento qued√≥ reflejado para la posteridad en el semanario camag√ľeyano Adelante al publicarse Escritores camag√ľeyanos invadir√°n Oriente. En esas l√≠neas redactadas por la periodista Mar√≠a Antonia Borroto, tambi√©n fundadora de esta idea, se devel√≥ la g√©nesis del aglutinador acontecimiento socioart√≠stico: ‚ÄúSer√° esta, sin lugar a dudas, la semilla de un proyecto que, airoso, har√° que la literatura joven de esta ciudad sea conocida fuera de nuestros muros, forma de lograr tambi√©n el necesario intercambio con los j√≥venes de otras localidades cubanas‚ÄĚ.

A fuerza de empuje y muchos deseos de hacer cosas nuevas cogi√≥ forma la propuesta de ‚Äúla escritora botellera‚ÄĚ, Yoandra, pues los ‚Äúchiflados escritores mochileros‚ÄĚ contin√ļan este sue√Īo, ya hecho realidad.

LOS PROTAGONISTAS TIENEN LA PALABRA

foto: Rodolfo Blanco Cué/ ACN.

De c√≥mo fueron aquellos inicios varios de los fundadores ‚Äďactualmente destacados intelectuales de esta Comarca de pastores y sombreros, como nombr√≥ Nicol√°s Guill√©n a su querida ciudad natal‚Äď, dialogaron v√≠a correo electr√≥nico, telef√≥nica y personalmente, para contar una historia que late en sus protagonistas.

Para el Premio de la Crítica Martiana Cintio Vitier y el Nacional Emilio Ballagas, María Antonia Borroto, La Cruzada sigue siendo una forma muy novedosa y necesaria de promocionar la obra y el talento novel de la vanguardia artística cubana.

‚ÄúEste movimiento literario encar√≥ con desenfado, soltura y decisi√≥n una empresa que en sus inicios ten√≠a un aire de guerrilla, pues todo el itinerario se realiz√≥ en camiones y hubo un tramo en tren, pero nada nos deten√≠a‚ÄĚ.

‚ÄúNuestra Cruzada ‚Äďasegur√≥‚Äď difiere de otros eventos similares en el pa√≠s por su sentido de la promoci√≥n de la lectura, el cual es un ejercicio inusual de completar el proceso creativo. Su surgimiento hay que analizarlo en su contexto cultural: √©ramos varios los j√≥venes que nos inici√°bamos en la literatura y hab√≠a un deseo tremendo de llegar a los p√ļblicos, estuviesen donde estuviesen, m√°s all√° de los espacios habituales dentro de la ciudad, los cuales tambi√©n se pon√≠an en funci√≥n del evento‚ÄĚ.

Record√≥ que en 2006 se desarroll√≥ una Cruzada muy sentida, pues su recorrido inici√≥ poco despu√©s del anuncio de la enfermedad de Fidel; y nosotros en medio de ese escenario fuimos a una Unidad Militar cercana a Nuevitas, y all√≠ brindamos nuestro arte. Lo cierto es que nunca se ha dejado de desarrollar, por eso constituye una arraigada tradici√≥n agramontina‚ÄĚ.

foto: Rodolfo Blanco Cué/ ACN.

Mariela P√©rez Castro, ensayista, miembro de la Uneac, miembro de Honor de la AHS y fundadora de este certamen, asegur√≥: ‚ÄúYa en 2004 se visitaron los municipio de Elia, en Las Tunas; y los agramontinos Florida, C√©spedes, Vertientes, el poblado de Cuatro Caminos, en Najasa y Gu√°imaro, donde se sumaron los escritores Diusmel Machado, Odalis Leyva y Domingo Pe√Īa Gonz√°lez‚ÄĚ.

Mariela, quien ha tenido la posibilidad de participar en todas las ediciones del aventurero certamen, reconoce como el mayor de sus valores, ‚Äúpoder saborear la sinceridad del p√ļblico‚ÄĚ.

El poeta Alejandro Gonz√°lez Berm√ļdez, miembro de la Uneac y Premio Especial de Poes√≠a Aniversario 490 de la Fundaci√≥n de Santiago de Cuba, se sum√≥ a esta gran familia en 2005. Para √©l, ha sido una escuela de humildad: ‚ÄúSiempre encontramos gratitud y artistas natos. Nos sorprenden las d√©cimas escritas hasta en papel cartucho. Cada encuentro nos devela a una Cuba pre√Īada de cultura tradicional que alimenta el alma de los que est√°n y de los visitantes‚ÄĚ, reafirm√≥.

tomada de cubarte.

La periodista e investigadora Yanetsy Le√≥n Gonz√°lez, Premio Calendario 2013 y Premio Nacional de Periodismo Cultural Rub√©n Mart√≠nez Villena 2011, durante una d√©cada ininterrumpida participa como reportera y escritora en este singular evento. Ella lo admira por muchas razones, pero fundamentalmente, ‚Äúporque se sale de las cuartillas de lo encorsetado para alcanzar la libertad de la p√°gina en blanco, como se le antoja a los participantes en ese momento de llegar a un lugar y componer los poemas de la sinceridad, desde los asombros de ni√Īos y viejitos; con los aplausos de j√≥venes y adultos.

“La Cruzada difiere de aquellos por su sentido de la promoción de la lectura. Si el contacto pleno con el destinatario de la obra ha sido un objetivo insoslayable, la convivencia de artistas e intelectuales ha resultado efectiva en la propagación de los afectos para una generación que conozca de sí misma por sí misma.

‚ÄúLa Cruzada literaria destierra los t√©rminos que dividen a los seres humanos, porque no se trata de remarcar al aficionado y al profesional, al joven y al experimentado talento, ella se alza porque entra√Īa el abrazo, por eso su escenario se brinda a conocidos y desconocidos, a j√≥venes con cuadernos publicados y consagrados autores que sue√Īan con su primer libro‚ÄĚ, acot√≥.

Y es que La Cruzada sigue siendo el proyecto de literatura m√°s importante de la AHS en Cuba y no debe nunca perder su continua ‚Äúmarcha trotamundos‚ÄĚ. Ese principio la define y en √©l nace la vena, el surtidor de solidaridad con el pr√≥jimo y de musas encontradas.

POR UN PECHO M√ĀS GRANDE

Foto de la autora.

Son tantos los artistas que han venido a Camag√ľey y tantos los sentimientos que se han llevado en sus almas, que se me hace necesario, en breves palabras, trasmitir algunas de esas pasiones reencontradas en Camag√ľey.

Por ejemplo, para la escritora holguinera Zulema Guti√©rrez, quien hace ocho a√Īos que viene al abrazo entre amigos, insisti√≥ que ‚ÄúLa Cruzada siempre tiene algo nuevo que ofrecer, por eso la defiendo como un proyecto del cual hay que aprender‚ÄĚ; en cambio, para la agramontina Marian Garrido, esta fiesta m√°gica de la literatura le da la oportunidad de compartir con maneras diferentes de pensar, ‚Äúlo que nos permite un di√°logo cultural entre generaciones‚ÄĚ, signific√≥.

El repentista pinare√Īo Yosvani D√≠az ambicion√≥ un pecho bien grande, ‚Äúpara llevarme m√°s cari√Īo, amistades, cultura, deseos de hacer; caminos para andar‚ÄĚ; en tanto, la camag√ľeyana Martha Acosta, en una de sus ‚Äúaventuras cruzadas‚ÄĚ ahond√≥ en la necesidad de ver a los p√ļblicos como parte del proceso de crecimiento profesional: ‚ÄúEn este certamen disfruto del p√ļblico; ver sus reacciones, gestos, ante mi obra; me alimenta‚ÄĚ.

No menos certeras fueron las del escritor y trovador tunero Enrique Tellez, ‚Äútodos necesitamos de La Cruzada, lo cual se evidencia cada vez que miras a los ojos de alguien‚ÄĚ.

Igual de sorprendida, la avile√Īa Claudete Betancourt Cruz comparti√≥ sus reflexiones y razones: ‚Äúme crezco espiritualmente cuando mis obras atrapan al p√ļblico‚ÄĚ; y para el granmense Alejandro Ponce Ruiz, ganador del certamen Juegos Florales, celebrado por vez primera en la cita, es esencial la relaci√≥n que se establece entre los artistas, entre sus sue√Īos e inconformidades.

CURIOSIDADES CRUZADAS

РSon varios los atractivos de este aglutinador certamen cultural. Destaca como el vocablo Cruzada se ha multiplicado en otros eventos similares en todo el país.

– Entre las tradiciones generadas por La Cruzada literaria est√°n el concierto o recital de poes√≠a y trova, frente a la escalinata del hist√≥rico Preuniversitario √Ālvaro Morell √Ālvarez, en el Casino Campestre ‚Äďparque urbano m√°s extenso del pa√≠s‚Äď, el cual espera el cumplea√Īos del Comandante en Jefe cada 13 de agosto, y rememora el asesinato de los hermanos Sergio y Luis Sa√≠z Montes de Oca, en San Juan y Mart√≠nez, en Pinar del R√≠o, en 1957.

– La siembra del √Ārbol de La Cruzada, cada 13 de agosto, es otra de sus costumbres. Desde 2003 al 2007 se plantaron especies ornamentales en el proyecto Ejo, de esta ciudad. Desde 2008 al 2016 se sembraron √°rboles en el Casino Campestre, y desde 2017 hasta el presente se plantaron tres ejemplares cada vez, en el parque bot√°nico.

– Este evento abraza desde su surgimiento, hace 16 a√Īos, a cerca de 300 artistas desde la Isla de la Juventud hasta Guant√°namo, y a m√ļltiples generaciones de trovadores y sus proyectos. Hoy se confirma La Cruzada con una gran feria de las artes.

РLa Cruzada no está de espalda al empuje de las nuevas tecnologías, desde 2014 desarrolla foros debates en Facebook.

– Entre sus proyectos m√°s ambiciosos est√° la confecci√≥n de libros cartoneros. En 2015 naci√≥ una nueva manera de hacer libros y de promocionar la obra juvenil ante limitaciones econ√≥micas. En ese a√Īo se confeccion√≥ el primer volumen Memorias cruzadas I. El ejemplar incluy√≥ a 36 autores, en unas 60 p√°ginas, divididas en cuatro cap√≠tulos dedicados a la narrativa, la poes√≠a, la trova y a los proyectos de narraci√≥n oral. La joven escritora Annal√≠s Castillo Segu√≠, fue la inspiradora de esta iniciativa, la cual funciona como memoria hist√≥rica de esta importante cita nacional de la AHS.

РEn 2017 se confeccionó Memorias cruzadas II, el cual publicó textos premiados, obras literarias y letras de canciones.

– En 2016 se rescat√≥ el premio Bustos Domecq tras cinco a√Īos de ausencia. La convocatoria tuvo la respuesta de 14 cuadernos, de los cuales Glosas sencillas, de Evelyn Queipo, recibi√≥ menci√≥n, y el premio fue para Alexander Ram√≥n Jim√©nez, por su Pa√≠s mental.

– La Cruzada es tambi√©n escenario para presentaciones de revistas digitales y libros de la Editorial √Ācana; y de otros sellos vecinos. En ese mismo a√Īo se conocieron los resultados del I Concurso de rese√Īas La Liga, correspondientes a Josu√© P√©rez Rodr√≠guez, por el texto El 71.

– Este a√Īo mereci√≥ un Sendas especial ‚Äďpublicaci√≥n de la AHS en Camag√ľey‚Äď, y tambi√©n incluy√≥ los tan esperados Juegos Florales, una especie de competencia po√©tica donde compitieron 17 poemas, y el ganador fue el granmense Alejandro Ponce, con su Tela de ara√Īa.


Los huesos de la heroicidad

El abismo contempla al h√©roe y he aqu√≠ que lo encuentra vac√≠o ‚ÄĒy a la vez lleno‚ÄĒ de sentido. El h√©roe se ha convertido en el demiurgo de un espect√°culo, de un texto para la escena que recuerda la ca√≠da de esas caras en los billetes; esos billetes de tanto valor que algunos de nosotros no hemos alcanzado a conocer. Su liturgia es llegar a las tablas y dar machete verbal, retar a duelo al espectador que lee u observa, porque al final, todos somos ca√≠dos, todos hemos descendido a un averno que es textual y simb√≥lico, y que tambi√©n ha cobrado su precio en la Historia reciente de nuestra isla.

En la obra La ca√≠da (Premio Abelardo Estorino 2019), del joven dramaturgo y director Ra√ļl M. Bonachea Miqueli, Cuba deviene espacio s√≠gnico; una isla que pertenece tanto a las lides del pasado como de un presente que, poco a poco, se lic√ļa, se diluye, juega a esfumarse. De ah√≠ que el precio esc√©nico sea pagado, precisamente, en la encrucijada donde se encuentra el Autor con el H√©roe, el Joven con su doble actor, la Esposa con la muchacha que la interpreta. Es en esa encrucijada que el texto se actualiza, porque su esencia es esa: hablar de una Historia articulada, una Historia que une hilo con hilo, pa√≠s con pa√≠s, en un particular tejido de experiencias donde se cose a la figura can√≥nica con el hombre de a pie de estos tiempos contempor√°neos.

Foto: Cortes√≠a de Ra√ļl M. Bonachea Miqueli.

Esta resemantizaci√≥n del referente hace que La ca√≠da no hable solamente de la muerte, del martirologio del h√©roe ‚ÄĒpor momentos, devenido Cristo que comulga con su carne y su sangre‚ÄĒ, de su esencia como estatua o pedernal, sino que es capaz de dialogar tambi√©n con esas otras ca√≠das cotidianas, las del d√≠a a d√≠a: la derrota del autor que no logra encontrar la palabra justa, la del director que intenta constre√Īir una puesta en escena al presupuesto que se le ha otorgado, la del actor que se descarna y se desuella con un pulm√≥n casi roto por el peso del cigarro y de la angustia hist√≥rica. Esta es tambi√©n la ca√≠da de cada uno de los actantes de la escena, testigos, v√≠ctimas y victimarios de la acci√≥n, aquellos que observan y se involucran pero que, a la vez, escapan.

Este es un texto autopsia, un texto que hurga en lo visceral, no para encontrar una respuesta, sino para crear nuevas preguntas, en un c√≠rculo sin fin donde la duda muerde la cabeza de la duda, y la disipaci√≥n de la inc√≥gnita es un retru√©cano con visos de apocalipsis. Quiz√°s, el m√°s importante de los cuestionamientos es aquel que nos pregunta c√≥mo sobrevivir a la guerra del cotidiano a trav√©s de un proceso que no sea el de la glorificaci√≥n de las miserias y victorias del pasado. ¬ŅQu√© somos incapaces de ver? ¬ŅQu√© no hemos aprendido a leer en nuestra experiencia hist√≥rica? ¬ŅQu√© error estamos condenados a repetir una y otra vez, gracias a esa paradoja que nos obliga al aprendizaje o a la derrota, al avance o a la soga, al hero√≠smo o a la condenaci√≥n?

Foto: Cortes√≠a de Ra√ļl M. Bonachea Miqueli.

Bonachea Miqueli ‚ÄĒo su metamorfosis, es decir, la figura casi arquet√≠pica de Ignacio Agramonte‚ÄĒ escarba la veta de un recuerdo diseminado en varias voces dram√°ticas; voces que aqu√≠ y all√° son intervenidas por las entradas y salidas de los actores y el autor; voces que, a la larga, terminar√°n teji√©ndose en un tapiz particular de referencias donde la Historia se convierte en eje mutable/mutante y tambi√©n en ese cosmos que antecede ‚ÄĒy en ocasiones sucede‚ÄĒ al caos. De ah√≠ que las herramientas m√°s s√≥lidas del joven dramaturgo sean el cuestionamiento y la puesta en duda de la Historia, cierto balazo ficcional que recorre el ambiguo secreto que rodea a la muerte de Agramonte.

Si bien el secreto no es del todo revelado ‚ÄĒsino m√°s bien insinuado en las p√°ginas de esta obra‚ÄĒ lo cierto es que la Historia al final ha sido usada, baleada, arrastrada como el cad√°ver del troyano H√©ctor frente a los muros de una ciudad devenida espectador. La Historia se convierte en el cad√°ver putrefacto que observamos con cierta mor(b)osidad: hay en este acto algo ed√≠pico, el gesto del hijo que ama a la madre y que luego paga su p√°thos de voyeur.

Foto: Cortes√≠a de Ra√ļl M. Bonachea Miqueli.

Y es que la Historia derrama su obsesi√≥n sobre las p√°ginas a modo de pregunta, un destilado visceral que acude a nuestra paranoia: ¬Ņqu√© hubiera sucedido si‚Ķ? En esos tres puntos, en la bifurcaci√≥n del camino, en la posibilidad que qued√≥ inconclusa, es que Bonachea Miqueli se detiene, solo por instantes, en su condici√≥n demi√ļrgica. Sigamos la traza de este fragmento de la obra:

Foto: Cortes√≠a de Ra√ļl M. Bonachea Miqueli.

‚ÄúLa liturgia pudiera no funcionar, pero es tambi√©n una manera de sobrevivir, una subasta. Los actores somos especialistas en transacciones de bajo costo. Por diez pesos cubanos, ustedes se quedan con los hombres y nos devuelven a los h√©roes‚ÄĚ.

 

La declaraci√≥n de principios del dramaturgo radica precisamente en un hecho: lo real invade el cuerpo hist√≥rico. Hablamos de una epidemia que se imbrica y contamina al texto para bien, tanto en el sentido dram√°tico como esc√©nico De este ajiaco de realidad y (auto)ficci√≥n, de Historia y performatividad es que nacen las ansias y obsesiones que giran dentro del universo de referencias del autor. ‚ÄúEl pa√≠s tambi√©n est√° naciendo‚ÄĚ, afirma el H√©roe en una de las p√°ginas de La ca√≠da. Podremos entonces suponer que Bonachea ha cruzado la l√≠nea ‚ÄĒsiempre breve‚ÄĒ que separa a sus vivencias del existir de su personaje; quiz√°s incluso seremos incapaces de reconocer de qu√© pa√≠s nos habla: si la regi√≥n hist√≥rica de los libros o la regi√≥n ficcional de nuestros temores, o acaso, por qu√© no, ese territorio a veces hostil y a veces hermoso, donde ciertos Agramontes han devenido, hoy d√≠a, actores, dramaturgos, directores, creaturas del cotidiano. As√≠ lo afirma el dramaturgo:

Foto: Cortes√≠a de Ra√ļl M. Bonachea Miqueli.

 

‚ÄúNinguno tiene que poner el pellejo, ya vendr√° otro que caiga, mientras seguimos entrenando. Todos los d√≠as no podemos comer carne de h√©roe, son escasos.‚ÄĚ

 

La ca√≠da es la historia de todos. No precisamente la que le√≠mos en aquellos manuscritos viejos de nuestros abuelos o en los libros de texto donde todo marchaba tan pobremente te√Īido. Esta obra es m√°s que el s√≠mbolo del nacimiento, la muerte y el renacer de las esperanzas de una generaci√≥n que parece haber perdido todo aliento de heroicidad, una generaci√≥n que ha descendido a los avernos de la desilusi√≥n y el desencanto, en un tiempo que podr√≠a (auto)denominarse ‚Äúj√≥venes de la ca√≠da‚ÄĚ. Pero, como en todo buen texto, Bonachea Miqueli se niega a la complacencia, al cierre definitivo.

Su realidad es aquella que se construye d√≠a a d√≠a sobre y tras la escena. En su puesta en combate, en su puesta sobre lo real, Bonachea va m√°s all√° del olor del h√©roe ‚ÄĒsu diluida aroma‚ÄĒ y vierte acero sobre los huesos pelados del Agramonte hist√≥rico, enterrado en una fosa com√ļn, una tumba apenas se√Īalada por los hacedores de los libros. Desde esos huesos, que son los nuestros ‚ÄĒy los tuyos, lector‚ÄĒ se alza esta dramaturgia de la resistencia y la heroicidad.

 

11 de agosto de 2019


Soy una gran aprendiz, una recién llegada

Era uno de mis contactos en Facebook desde hac√≠a a√Īos. No recuerdo qui√©n de las dos solicit√≥ la amistad. Probablemente, ella tampoco. Nos un√≠an intereses y amigos en com√ļn. Eso bastaba. Luego de tanto tiempo ‚ÄĒy coincidiendo con unas de mis estancias m√°s largas de estudio en Canad√°‚ÄĒ entablamos conversaci√≥n y acordamos encontrarnos en un caf√© bonito de la ciudad de Toronto. La qu√≠mica fue instant√°nea. Ya sab√≠a que tendr√≠amos temas y telas por donde cortar, pero jam√°s imagin√© que tantas cosas nos unir√≠an. Yannis Lobaina es una hermosa mam√°, una cuentacuentos, una cubana, una escritora y tambi√©n ‚ÄĒ¬°suerte la m√≠a!‚ÄĒ una amiga. Esta es parte de su historia.

[+]


La ciencia ficción nutre temas trascendentales de la humanidad

Desde Chile, Leonardo Espinoza Benavides escribe ciencia ficci√≥n con una voz que, desde su juventud, viaja cargada de resonancias: lo humano es el territorio por excelencia de sus historias. En el √°ngulo particular de su narrativa, Leonardo pretende que sus lectores no solo sientan el extra√Īamiento hacia aquellos universos que recrea sino tambi√©n una corriente de sentido ‚ÄĒsubterr√°nea y aun as√≠ visible‚ÄĒ que hace posible las referencias de lo extraordinario.

¬ŅQu√© momento vive actualmente la ciencia ficci√≥n chilena? ¬ŅCu√°les son los temas m√°s acuciantes, y los autores y editoriales que es necesario conocer?

La ciencia ficci√≥n chilena vive actualmente un momento fant√°stico y todav√≠a le queda mucho m√°s por seguir desplegando. La historia del g√©nero en Chile se ha rescatado en gran parte y se encuentra al acceso de todos. M√ļltiples editoriales independientes mantienen el firme estandarte de la literatura fant√°stica. La academia universitaria se ha involucrado y se llevan a cabo los Encuentros Internacionales de Literatura Fant√°stica y de Ciencia Ficci√≥n. La comunidad est√° cada vez m√°s unida y generando mejores redes, actualmente contamos con la Asociaci√≥n de Literatura de Ciencia Ficci√≥n y Fant√°stica Chilena. ¬°El panorama se ve bien! Es cierto que no se puede negar que ssomos todav√≠a un nicho peque√Īo en un pa√≠s peque√Īo, pero no cabe duda de que los cimientos est√°n m√°s que firmes. Respecto al tema m√°s acuciante: dir√≠a m√°s bien que tenemos un gran proyecto, la participaci√≥n con un comit√© chileno oficial en la Worldcon 79.

Sobre las editoriales y autores: ¬°son bastantes! En cuanto a editoriales afines, cada vez son m√°s las que se consolidan de manera seria. A destacar como referente necesario y notable por su constancia y estabilidad se encuentra la Editorial Puerto de Escape, a cargo de un grande en nuestras tierras: el acad√©mico, editor y poeta Marcelo Novoa. Durante catorce a√Īos se ha ocupado de potenciar incesantemente la literatura fant√°stica en Chile. Y en cuanto a los autores: ¬°qu√© dif√≠cil escoger! Mi percepci√≥n actual es la de un territorio demasiado f√©rtil, demasiado rico en obras. Me gustan los cuentos de Rodrigo Juri, las novelas cortas de Roberto Sanhueza y las novelas largas de Mario Bustos Ponce. Pero me sigo deleitando con muchos m√°s autores. Se perciben las ganas que tienen los escritores de contribuir. La invitaci√≥n es a leernos y as√≠, de a poco, descubrirnos.

Dentro de ese panorama sin dudas plural que me comentas, ¬Ņde qu√© manera se manifiesta e inserta tu obra? ¬ŅCu√°ndo y por qu√© descubres tu inter√©s en los temas del fant√°stico?

Portada (Cortesía del entrevistado)

 

Me gusta pensar que mi obra se manifiesta en este escenario como un nuevo punto de vista, √≠ntimo, cercano, muy humano; especulativo y po√©tico a la vez, con elementos fuertemente criollos y nost√°lgicos, propios de estas tierras tan australes. Escribo sobre gente simple en mundos complejos: personas peque√Īas que desbordan sue√Īos y anhelos, que lloran y fallan y sin embargo siguen encontrando alg√ļn sentido. Para m√≠ la ciencia ficci√≥n es una expresi√≥n art√≠stica que nutre temas trascendentales de la humanidad. Siempre invoco a uno de mis maestros, el gran cineasta Andrei Tarkovksy, de quien aprend√≠ que la finalidad de lo que hacemos en cuanto creadores es buscar enriquecer el ‚Äúalma‚ÄĚ humana en un mundo necesariamente imperfecto. Y como dijera Philip K. Dick, estimular y estimular hasta el punto de incitar la cocreaci√≥n. Y disfrutar haci√©ndolo. Creo que la lectura, en su contacto √≠ntimo, encuentra su significado en cada aprehensi√≥n individual, con su eterno subjetivismo en busca del receptor perfecto, ese que a√ļn est√° buscando y esperando.

As√≠ respondo a tu segunda pregunta sobre mi encuentro con lo fant√°stico: Cr√≥nicas marcianas me atrap√≥ de improviso cuando peque√Īo.¬† Yo, Robot me guio en la adolescencia. Y desde entonces sigo este camino como uno sobre el cual no tengo dudas.

Tu oficio transita de la Medicina a la escritura, ¬Ņd√≥nde encuentras puntos de conexi√≥n?, ¬Ņla Medicina ha influido de alguna manera en lo que escribes?

La Medicina y la escritura‚Ķ ¬°intensa situaci√≥n! Desde que tengo recuerdos, ambas me han acompa√Īado como una especie de ying y yang recurrente. No me imagino en otra profesi√≥n que no sea la Medicina y, a la vez, no concibo un escenario en el que escribir no sea mi pasi√≥n. Y me resulta sorprendente que est√°n siempre ah√≠ presentes, como dos fuerzas opuestas, pero inexorablemente complementarias en mi persona. Realmente encuentro acertada la analog√≠a tao√≠sta. Ambas dimensiones me influyen en las dos direcciones: como m√©dico, la escritura contribuye en la forma en la que interact√ļo con los pacientes, el c√≥mo los escucho y los observo, con matices peculiares de empat√≠a y de asombro; y como escritor, particularmente de ciencia ficci√≥n, la Medicina me otorga estructura, m√©todo, plausibilidad en mi argumento, ciencia y vivencias. Si bien por momentos son colosos dif√≠ciles de hacer convivir, lo cierto es que disfruto el dinamismo con el que van forjando mis pasos.

En la multiplicidad de espectros y temas del fant√°stico, ¬Ņcu√°les te interesan?

Guardo hermosos recuerdos de los libros ‚Äúrealistas‚ÄĚ que me formaron en tiempos pasados: Hijo de ladr√≥n, de Manuel Rojas, Sub-terra, de Baldomero Lillo, Los hermanos Karamazov, de Dostoyevski, El guardi√°n entre el centeno, de Salinger, El gran Gatsby, de Fitzgerald. Los menciono porque han quedado como huellas en mis gustos posteriores y creo que hasta el d√≠a de hoy me influencian. Sin embargo, confieso que actualmente, y desde hace ya muchos a√Īos, leo exclusivamente ciencia ficci√≥n. ¬°Y es que es un mundo enorme!, verdaderamente inagotable. Incluso dentro del vasto territorio de lo que abarca la literatura fant√°stica, es la ciencia ficci√≥n en particular la que me invoca. Por eso, al responder sobre los temas que me interesan, la respuesta viene siendo: si es ciencia ficci√≥n, tiene toda mi atenci√≥n. Pero si me viera obligado a escoger mis tem√°ticas favoritas, estas ser√≠an: contacto y comunicaci√≥n con otras formas de vida, las nostalgias de los hombres y mujeres del espacio, las historias rurales y marginales, la especulaci√≥n fuertemente plausible en t√©rminos cient√≠ficos y las vertientes que se enfocan en aspectos filos√≥ficos. ¬°Eso es lo que m√°s disfruto!

Existe buena ciencia ficci√≥n latinoamericana. Sin embargo, muchas veces los propios autores ignoran que existen excelentes voces en pa√≠ses vecinos. ¬ŅLa literatura anglosajona nos ha hecho ciegos a otras influencias? A tu criterio, ¬Ņc√≥mo podr√≠a ser revertido este fen√≥meno?

Mi impresi√≥n es que tiene que ver con la enorme cantidad de material anglosaj√≥n que existe, su gran capacidad de difusi√≥n y la estabilidad de un mercado gigantesco. Adem√°s, la ciencia ficci√≥n estadounidense y brit√°nica tiene una extensa tradici√≥n y cuenta con obras que son incuestionablemente magn√≠ficas. En ese sentido, es dif√≠cil competir contra el hallazgo fortuito de alg√ļn lector curioso con libros como 1984, La guerra de los mundos, Fahrenheit 451, Dune, Fundaci√≥n, solo por mencionar un min√ļsculo pu√Īado de cl√°sicos en continua reimpresi√≥n. No me extra√Īa, entonces, que sean menos conocidas las obras latinoamericanas. Aun as√≠, me ha tocado observar que aquellos que han quedado atrapados por el g√©nero suelen terminar buscando por su propia cuenta autores y publicaciones escritas en su pa√≠s. En el caso chileno, se suele caer r√°pidamente en el legado de Hugo Correa, uno de los autores que ha sido considerado un impulsor esencial a nivel regional. Pero, de nuevo, no logramos competir contra la incesante producci√≥n de los vecinos del norte que, sin lugar a duda, siguen generando textos maravillosos. No es un fen√≥meno exclusivo de nuestras tierras: lo mismo debe suceder, me imagino, con la ciencia ficci√≥n en otros rincones de dif√≠cil acceso. Y, por supuesto, creo que la idea no es que todos nos pongamos a escribir en ingl√©s y dejemos de lado las bellezas y maravillas de ocupar el idioma nativo. Si bien existen estas limitaciones creo que son, a su vez, parte de los elementos que forjan nuestra identidad y que dan forma a nuestra expresi√≥n. A mi juicio, no veo un fen√≥meno que amerite ser revertido, sino que existen m√°s bien los horizontes para llevar a cabo desaf√≠os hermosos; a√ļn hay mucho por sembrar y cosechar. Soy de la idea de continuar promoviendo una cultura de comunidad, de incentivar a nuevos lectores, escritores y traductores, de seguir estrujando los potenciales de nuestra ciencia ficci√≥n. Escribir, escribir y escribir. Es la forma en que ir√°n surgiendo m√°s reliquias y escuelas.

En Puerto de Escape publicas tu primer libro, ¬Ņqu√© tal la experiencia?, ¬Ņhas pensado en la posibilidad de verlo editado en otros pa√≠ses?

Mi primera publicaci√≥n oficial fue en el a√Īo 2008, en una colecci√≥n de cuentos de la Universidad Andr√©s Bello. Lo recuerdo con una sonrisa en la cara. Fue una sensaci√≥n tremenda de punto de partida. Tuve la posibilidad de ver y escuchar a Hern√°n Rivera Letelier, de quien hab√≠a le√≠do Los trenes se van al purgatorio, y viv√≠ ese primer encuentro m√°gico con un ‚Äúescritor reconocido‚ÄĚ. Fue fabuloso. Albergo con mucho cari√Īo ese d√≠a. M√°s tarde, diez a√Īos despu√©s, tras un recorrido que me pareci√≥ a√ļn m√°s largo de lo que fue, me vi publicando finalmente un libro de mi autor√≠a. Si antes fue fabuloso, esto fue sublime. Quise conscientemente esperar un buen tiempo antes de enfocarme en la publicaci√≥n concreta de un libro; quer√≠a primero conocer y recorrer, curtirme, hacer mis aportes y apoyar a la escena local, descubrir a las personas detr√°s de todo esto: escritores, editores, lectores. Fui aprendiendo y me fui entrenando con publicaciones de art√≠culos y relatos en distintas plataformas hispanoamericanas, con la fortuna tambi√©n de un paso por los Estados Unidos, hasta que sent√≠ que era el momento adecuado. Decid√≠ presentar mi proyecto a la editorial Puerto de Escape: llevaba a√Īos sigui√©ndolos y acompa√Ī√°ndolos, disfrutando sus proezas, sus altos y bajos, su trabajo imparable y su pasi√≥n desbordante. Cuando, mucho tiempo atr√°s, hab√≠a buscado d√≥nde se encontraba la ciencia ficci√≥n de mi pa√≠s, fue su editor Marcelo Novoa el primero en recibirme, con ese carisma sincero que irradia siempre. Mi manuscrito fue aceptado y el proceso de publicaci√≥n fluy√≥ de manera magn√≠fica. La experiencia fue memorable, culminando con una maravillosa presentaci√≥n en la Sociedad de Escritores de Chile. Lo considero uno de los momentos m√°s alegres de mi vida. Simplemente, plenitud total. Lo que diez a√Īos atr√°s hab√≠a sido un punto de partida, ahora ven√≠a siendo la consagraci√≥n de un camino que me hab√≠a dispuesto a recorrer. Hoy en d√≠a me dedico a seguir caminando esa ruta y no puedo sino agradecer toda la motivaci√≥n y apoyo que me entrega la editorial. Realmente disfruto trabajar con ellos y ser parte de ellos. En cuanto a si he pensado en la posibilidad de publicar en otros pa√≠ses: ¬°pues s√≠! Por mi parte, aqu√≠ estoy disponible. Veremos qu√© surge.

¬ŅDe qu√© manera y a qu√© ritmo vives la literatura?, ¬Ņc√≥mo transcurre tu proceso de trabajo?

Como dijeron Gilbert & George: ‚ÄúTo be with Art is all we ask‚ÄĚ. Admiro el Arte con devoci√≥n, esa expresi√≥n y creaci√≥n humana que viene a darle sentido y trascendencia a todo, que viene a mostrarnos los r√≠os abstractos e intangibles, pero llenos de agua dulce, vivificantes. Y as√≠ disfruto la Literatura, como parte de esta expresi√≥n. Creo, sin embargo, que aquello que le atribuyo, en globo, no es una regla general: en este mundo ricamente diverso, hay personas que encuentran sus s√≠mbolos y verdades en otras manifestaciones como la Historia, la Ciencia, el trabajo social, el deporte, y un gran etc√©tera. Todas son v√°lidas y necesarias para una sociedad arm√≥nica. Pero confieso que, para m√≠, mi musa es el Arte. Sin ella me marchito. Y cuando paso mucho tiempo alejado de ella, efectivamente me marchito. Con ese ritmo lo vivo, como una insignia tatuada. Pero me disculpo por tanta palabra rimbombante y me aterrizo de nuevo. Sobre mi proceso de trabajo y creaci√≥n de la obra, todo parte como una necesidad visceral de contar algo. Entonces vienen las ideas, la imaginaci√≥n, las interrogantes. Suele ser una idea que me parece novedosa y atractiva, que puedo utilizar para desfigurar la realidad de una forma plausible y ojal√° tambi√©n simb√≥lica; o bien es la emoci√≥n de un personaje en torno a esa idea lque quiero desarrollar, en un mundo acorde. Voy siempre anotando peque√Īos apuntes, lo esencial, para despu√©s acordarme. A veces anoto di√°logos que surgen en el momento y quiero usar posteriormente. Luego suelo estudiar el tema que voy a trabajar (es ciencia ficci√≥n lo que escribo, al fin y al cabo) y cuando siento que todo est√° armado y tengo las herramientas necesarias, me siento a escribir. Por supuesto, hay excepciones pero esa ha sido usualmente mi modalidad.

¬ŅHasta qu√© punto y en qu√© porciones influyen en tu creaci√≥n, las esferas de la inspiraci√≥n y la disciplina?

¬°Soy un terrible planificador! Lo he sido toda mi vida. Jam√°s he podido usar una agenda o un calendario. Mi mayor organizaci√≥n viene siendo dejar notas pegadas en alg√ļn lado, en caso de tener algo de suma importancia que realmente no puedo olvidar. Suelo saber qu√© cosas tengo pendientes, pero no las pongo en una lista mental hasta que siento que realmente me voy a enfocar en ello. Es como un calendario inconsciente, creo. Por suerte me funciona. Siempre lo he visto como un sistema basado en maratones. Tengo mi propio entrenamiento hasta el d√≠a de la carrera. Y cuando llega ese momento lo entrego todo. Realmente todo. Soy de los que pueden sentarse a escribir o leer por doce horas seguidas sin moverme de la silla (salvo para el ciclo de renovaci√≥n de los niveles de cafe√≠na), en una especie de trance imparable. Nunca me ha resultado eso de ‚Äúavanzar de a poco‚ÄĚ o ‚Äúhacer las cosas con tiempo‚ÄĚ o ‚Äúesquematizar los horarios del d√≠a‚ÄĚ. Envidio a la gente que puede y que funciona como reloj. Lo he intentado y no hay forma alguna. Necesito mis maratones. As√≠ se conjuga en mi caso la disciplina y la inspiraci√≥n.

Tu literatura tiene mucho de visualidad, mucho de aliento cinematogr√°fico, ¬Ņhas pensado en la posibilidad de adaptarla a otros formatos?

De lo cinematogr√°fico, lo he pensado y me encantar√≠a. Y no ser√≠a muy exigente con las adaptaciones. Al contrario, invitar√≠a a la experimentaci√≥n, a la interpretaci√≥n o a cualquier ideaci√≥n creativa que pudiese surgir. El cine para m√≠ es otro mundo. Mis dos grandes pasiones en cuanto a dimensiones art√≠sticas son la literatura de ciencia ficci√≥n y el cine de autor. Me gusta Bergman, Bu√Īuel, Truffaut, Godard, Fellini, por nombrar solo algunos inmortalizados, y hoy en d√≠a mis predilectos son Asghar Farhadi y Xavier Dolan. Pero suelo vivenciar estas dos expresiones de manera diametralmente distinta. Me estimulan y enriquecen desde √°ngulos diferentes. A veces, eso s√≠, se encuentran y resulta maravilloso, como han sido para m√≠, por ejemplo, los casos de Tarkovsky, Kubrick, Nolan, Villeneuve. Por lo tanto, s√≠, me encantar√≠a alg√ļn d√≠a ver una adaptaci√≥n. Si hay alg√ļn cineasta leyendo esto, ¬°las puertas est√°n abiertas!

¬ŅC√≥mo valoras la escritura de tus contempor√°neos?

A mis contempor√°neos nacionales los valoro como algo imprescindible. Sin ellos no habr√≠a comunidad, no habr√≠a emoci√≥n. Me motiva el verlos crear, me entusiasma leerlos y ver qu√© cosas nuevas se traen. Me gusta leer ciencia ficci√≥n chilena y me gusta celebrar a mis colegas, aplaudirles sus universos y esperar ese magnum opus que s√© que en alg√ļn lugar y tiempo est√° preparando cada uno. Lo mismo con el trabajo de los editores, pensar en qui√©n nombrar√° la historia como nuestro an√°logo de Gernsback, Campbell, Moorcock o Van Gelder. Disfruto sentirme inserto en esta escena, en conjunto.

Si tuvieras que decir qu√© de nuevo trae tu literatura, en pocas palabras, ¬Ņqu√© ser√≠a?

Una nueva perspectiva para hacer el recorrido.

Me gustaría conocer de un libro que te haya influido y un autor (vivo o muerto) con el que te tomarías un té o un café sin pensártelo dos veces.

Ray Bradbury, sin lugar a duda. Quiz√° no sea la respuesta m√°s original, pero es la √ļnica respuesta que me surge con completa y espont√°nea sinceridad. Encuentro en √©l una sabidur√≠a, bondad y pasi√≥n sin comparaci√≥n. La forma en que se form√≥ y la forma en que entreg√≥ su vida a las letras fant√°sticas simplemente me llenan de inspiraci√≥n y motivaci√≥n. Tengo, de hecho, un retrato suyo enmarcado en mi librero: una foto en la que sale muy bonach√≥n, con su sonrisa amplia. El hombre ilustrado es por lejos el libro que m√°s huellas ha dejado en m√≠ (¬°llor√© con tantos de sus relatos!, ‚ÄúEl hombre del cohete‚ÄĚ y ‚ÄúEl cohete‚ÄĚ son historias que siempre vuelven a m√≠). Una vez incluso me disfrac√© de este tal hombre ilustrado: dibujos en la cara y en los brazos, una serie de cohetes y animales. Por supuesto, nadie tuvo la menor idea acerca de qu√© estaba disfrazado (y no los culpo, no era muy evidente que digamos; era una fiesta de Halloween en Santiago); sin embargo, me sent√≠a sumamente c√≥modo, algo as√≠ como ‚Äúleal‚ÄĚ en este acto tan sencillo. Tal vez eso mismo refleja mi vivencia con la ciencia ficci√≥n. Probablemente, mientras nos tomamos un caf√©, ser√≠a esta una de las an√©cdotas que le contar√≠a a Mr. Bradbury.

 

 


Trébol Teatro: Las Hembras no lloran

Ay, en la Habana y cualquier lugar/

Quien se lleva por las aparencias/

Quien esconde toda la inocencia/

Quien no aprende a respetar.

¬†¬†‚ÄúCiudad Hembra‚ÄĚ

Tr√©bol Teatro se ha ganado un espacio por derecho propio en el Festival Internacional de Cine de Gibara (FICG). Con la presentaci√≥n de su √©xito ‚ÄúJacuzzi‚ÄĚ (2017) y ‚ÄúHumo‚ÄĚ (2018) en colaboraci√≥n con Teatro Del Sol.¬† Con el lema ‚ÄúUn mar de Artes‚ÄĚ y en palabras de Jorge Perugorr√≠a, presidente del FICG, la intenci√≥n del evento es que confluyan todas las artes, en especial al arte joven del Oriente Cubano.

Este a√Īo se incluyeron los temas de g√©neros desde varias manifestaciones art√≠sticas entre las tem√°ticas del Festival, lo que brindaba la doble posibilidad al grupo de teatro holguinero de reincidir nuevamente en esta ocasi√≥n con una presentaci√≥n de estreno: ‚ÄúHembras‚ÄĚ.

Bajo la direcci√≥n de Yunior Garc√≠a, esta es la primera obra del grupo donde la tem√°tica femenina es la principal trama. Aclaro para nuestros lectores rigurosos que tendr√© que prescindir de los elementos de la puesta en escena. La ausencia de un teatro en la ciudad (el cual sufre de una reparaci√≥n capital hace varios a√Īos) ha sido un reclamo del Comit√© Organizador. Es que la presentaci√≥n fue efectuada en la Casa de la Cultura de Gibara, espacio no tradicional para las artes esc√©nicas, e imposibilitado de varias condiciones t√©cnicas para una funci√≥n como la iluminaci√≥n y la escenograf√≠a.

Sin embargo el grupo se adapt√≥ a las condiciones semi hostiles para brindar una funci√≥n a p√ļblico lleno, con actores de renombres entre sus sillas y varias docenas de j√≥venes. ¬† ¬† ¬†¬†

Otra vez un fenómeno meteorológico en la sempiterna y enigmática Habana es el pretexto para un guión, aunque la situación no es novedosa y ha sido reiterada veces en diferentes obras de distintas artes.

Penetrada por el mar en el medio de la depresi√≥n (tropical), una casita de alquiler alberga a dos j√≥venes Ana y Eva. El uso correcto de la met√°fora pa√≠s-cuerpo-circunstancias brinda la posibilidad de discursar sobre el pa√≠s en crisis y acosado por el fen√≥meno meteorol√≥gico. Las dudas, miedos, prejuicios e ilusiones en contrapunteo de las dos j√≥venes muestran t√≥picos trabajado por la compa√Ī√≠a: el desarraigo, la di√°spora, las utop√≠as destrozadas, las realidades marchitas y los avatares de una ciudadan√≠a rodeada por agua.¬†

Resulta acertado el uso preciso de lo tragicómico, la intertextualidad con una realidad vertiginosa y la crítica al uso y abuso de las imperante y tiránicas tecnologías. 

La irrupción de Lillith (portadora de un nombre bíblico maldecido y censurado) reclama su espacio como propietaria del alquiler y víctima de una típica agresión masculina, aporta a la trama nuevos discursos sobre los prejuicios y  acosos que sufren las mujeres. En este caso Lilith es la muestra obvia de una mujer rehén de la sociedad y sus funcionales prejuicios y opresiones. Las tres mujeres intentan escindir los mitos y desasosiegos que las persiguen, gravitando la ilusión de crear alianzas. 

Desde su nombre, Hembra, es la alusión a esa condición de la mujer y la reinterpretación de su lado más animal y biológico aunque no evade los discursos antropológicos. El erotismo con cierta dosis de sicalipsis no falta,  aunque no es lo esencial de la obra.

Sin embargo los discursos no son exclusivos y a veces rozan con estereotipos sociales, ni reinventan una compleja realidad de la que es v√≠ctima la mujer. La inserci√≥n en la banda sonora de la reci√©n estrenada canci√≥n ‚ÄúCiudad Hembra‚ÄĚ, de Alex Cuba y Kelvis Ochoa ¬†por el aniversario quinientos de la ciudad de la Habana, le da un tono sensual y actualizado. Tambi√©n el dise√Īo aleg√≥rico y creativo del cartel de la obra es un algo bien favorable.¬†¬†

Escena de la obra teatral Hembra (Tomada del perfil de Facebook de FICG)

En el caso del elenco es una gran fortaleza de la obra. Fue un gran atrevimiento darles protagonismo a dos estudiantes Jennifer Soriano Candedo (Ana) y Aimeé Mojena Aguilar (Eva) recién egresadas en actuación de la Escuela de Arte con sede en Bayamo. La obra prima que sirvió de examen final en una presentación especial de working in pogress en la ciudad de Holguín a finales de mayo demostró la importancia y confianza de Yunior García en los jóvenes talentos. 

En el caso de Jennifer Soriano demostró excelente dominio del guión y de los recursos dramáticos mostrando gran profesionalismo. En la actuación de Aimeé Mojena le resulto más difícil acoplarse. Es meritoria la actuación de Heidy Beatriz Torres uno de los principales pétalos de Trébol Teatro que muestra su progresiva madurez escénica y facilidad de desdoblarse. 

No creo que Hembra sea una obra feminista netamente. La obra muestra relatos universales sobre la endeble frontera del dolor que diario cruzan las mujeres. Pero su principal logro es la subversi√≥n de las l√≥gicas machistas y el rol de la mujer en la sociedad cubana. Por eso su apotegma no puede ser otro que aquel dicho nuevo que reza: ‚ÄúLas mujeres no lloran‚ÄĚ. ¬†

 


“Todo un universo‚ÄĚ en la literatura

En la premiaci√≥n de la m√°s reciente convocatoria de La Edad de Oro coincid√≠ con Yilian Morfa Quevedo. Esbozamos apenas una conversaci√≥n donde los saludos se mezclaron con ciertas noticias literarias y un r√°pido, agitad√≠simo, di√°logo sobre nuestras respectivas obras. No tuvimos m√°s tiempo. Luego qued√≥ el v√≠nculo y as√≠ naci√≥ esta entrevista que busca seguir ciertas pistas de una joven creadora que escribe para los ni√Īos (quiz√°s, tambi√©n, para el recuerdo de la ni√Īa que un d√≠a fue).

Toda historia tiene un motor que la pone en marcha, ¬Ņcu√°l fue tu circunstancia de arranque?

Descubr√≠ desde muy joven que me gustaba crear e inventar historias, as√≠ que a veces escrib√≠a. Esto me hac√≠a sentir muy bien. Durante mi adolescencia estuve mucho tiempo hospitalizada y supongo que el compartir con tantos ni√Īos necesitados, no solo de atenci√≥n m√©dica, sino de motivaci√≥n y sonrisas, pues me hizo querer regalarles esperanza, alegr√≠as y color a sus vidas. Escrib√≠a y pintaba para ellos, para m√≠.

¬ŅPor qu√© la decisi√≥n de ser escritora?

Escribir me hace bien, me proporciona esa felicidad que tal vez sea capaz de brindarle a otros.

En los tiempos actuales se discute sobre la visibilidad del autor; pero esta, muchas veces, depende casi exclusivamente de la propia gesti√≥n del creador. A tu criterio, ¬Ņhasta qu√© punto esta autogesti√≥n es v√°lida y d√≥nde se convierte en el mal o bien llamado ‚Äúautobombo‚ÄĚ?

No estoy tan adentro del movimiento literario como quisiera, así que ofrezco disculpas si mi opinión no es quizás la más acertada o apropiada.

No tengo seguridad de que el ‚Äúautobombo‚ÄĚ sea malo o bueno, pero s√≠ s√© que gracias a esa autogesti√≥n, el autor avanza y logra su prop√≥sito: publicar. Para quien ya tiene un nombre reconocido esto es mucho m√°s f√°cil; el que no, se tiene que enfrentar a diversos obst√°culos, como los problemas econ√≥micos de la editorial o sucede que, simplemente, su obra pasa desapercibida.

Cortesía de la entrevistada

¬ŅCu√°les son los temas que rondan tu imaginario creativo?

Adoro escribir para los ni√Īos, porque su mundo e imaginaci√≥n no tienen fronteras. Me parece sencillamente maravilloso crear para ellos e incentivarlos. Claro que podr√≠a y me interesar√≠a abordar otras tem√°ticas, quiz√°s sociales, con las cuales podr√≠a llevar al lector a la reflexi√≥n respecto a su comportamiento tan nocivo ante sus semejantes y su entorno.

¬ŅVes la literatura como un arte ef√≠mero, condenado a desaparecer luego de un tiempo, o conf√≠as en su perdurabilidad?

La literatura nunca podrá ser efímera. Cierto es que en estos tiempos ha sido un poco desplazada por otros medios, pero confío en su perdurabilidad, y confío en que nosotros seamos capaces de lograrlo.

Para ti, ¬Ņqu√© hace a una obra o a un escritor perdurables?

La obra siempre depende del autor, si uno es perdurable, el otro también lo será.

¬ŅTiene la literatura alguna utilidad en el convulso mundo contempor√°neo?

Por supuesto. Mientras existan imaginaci√≥n, sue√Īos y emociones que transmitir, habr√° quienes escriban, y tambi√©n quienes lean.

Has trabajado como guionista de radio, ¬Ņqu√© te ha ense√Īado ese medio que hayas podido aplicar a la escritura?

La verdad es que la manera de escribir en uno y otro medio son bien diferentes, pero podr√≠a decir que la radio me ha ense√Īado a decir m√°s con menos, lo cual es v√°lido para todas las formas de creaci√≥n literaria.

Tu libro Gaby y sus distinguidas amigas obtuvo menci√≥n en la m√°s reciente edici√≥n del Premio La Edad de Oro de narrativa. ¬ŅPuedes contarme un poco del libro y qu√© planes tienes para √©l?

Gaby es una ni√Īa de unos 12 a√Īos, que conoce a personajes tan distinguidos como la Luna y a una Bruja, y junto a ellas vivir√° una serie de aventuras, logrando (creo yo) que cada cuento tenga un significado relevante y una ense√Īanza. No quise, sin embargo, abordar los tan necesarios pero reiterados temas propios de la preadolescencia, ya que prefer√≠ recuperar esa infancia tan maravillosa y fantasiosa que a√ļn puede tener una ni√Īa de esa edad. ¬ŅPlanes? Pues me encantar√≠a que los ni√Īos, los m√°s peque√Īos y aquellos que no lo son tanto, puedan disfrutar del libro.

Un escritor cubano y uno extranjero que hayan marcado tu obra.

Nelson Simón y Edmundo de Amicis.

Un libro indispensable…

El Principito.

Si tuvieras que pensar en la posteridad, en ese vivir m√°s all√° de las l√≠neas literarias, ¬Ņc√≥mo querr√≠as ser recordada?

Como alguien que ense√Ī√≥ e hizo re√≠r a los ni√Īos.

¬†En pocas palabras, ¬Ņqu√© es la literatura?

Todo un Universo.


Un salto joven y de alegría por la décima cubana

Camag√ľey.-¬† El joven poeta Randoll Machado Hern√°ndez, del municipio de Gu√°imaro y quien mereci√≥ el Premio Calendario 2014 ‚Äďprestigioso concurso que convoca la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z, de conjunto con la Casa Editora Abril‚Äď, se alz√≥ con el prestigioso premio nacional Cucalamb√© en la categor√≠a de D√©cima escrita, por el cuaderno Amagos diurnos.

Randoll Machado Hernández, también reconocido en 2013 con uno de los premios literarios nacionales de mayor prestigio en Cuba, la Beca de Creación Dador, que concede el Centro Dulce María y Loynaz, del Instituto Cubano del Libro, alcanzó el nuevo galardón, a través del voto unánime del renombrado jurado, integrado por Argel Fernández Granado, Premio Cubapoesía de Décima Eduardo Kovalivker; Juan Carlos García, Premio Félix Pita Rodríguez 2015; y Agustín Serrano Santiesteban, Segundo Premio del VII Certamen de Poesía del Colectivo ATAECINA 2010.

Argel Fern√°ndez Granado, expres√≥ que ‚ÄúEl poemario Amagos diurnos, de Randol Machado, resalta por el uso de un lenguaje moderno. A veces rompe con la estructura tradicional de la espinela, pero de manera arm√≥nica y mostrando una concordancia con lo po√©tico. Se abordan mensajes concretos, filos√≥ficos, de vida, muerte y amor, mas siempre respeta a la poes√≠a como esencia, que va m√°s all√° de la forma para comunicar sentimientos y sensaciones‚ÄĚ, seg√ļn informaci√≥n de la p√°gina digital Peri√≥dico 26.

Argel Fern√°ndez resalt√≥ que tambi√©n el voto un√°nime obedece a la estructura en que muestra la espinela con una forma muy contempor√°nea y fecundada por todas las tendencias actuales que aportan a la manifestaci√≥n, sin da√Īar las esencias tradicionales.

Tomada de Facebook/Odalys Leyva Rosabal, Primer Premio en el Concurso Iberoamericano de Décima Escrita Cucalambé 2008

La tierra de la constituci√≥n, de notables resultados en la d√©cima escrita del momento, sali√≥ por la puerta ancha, durante la reci√©n concluida Jornada Cucalambeana, encuentro mayor de la d√©cima y el verso improvisado ‚Äďeste a√Īo rememorando el aniversario 190 del nacimiento de Juan Cristobal N√°poles Fajardo, el Cucalamb√©‚Äď, pues es precisamente un novel talento, Randoll, quien pondera con su verbo esta tendencia literaria, de profundas y aut√≥ctonas ra√≠ces de la naci√≥n cubana.

El joven escritor expres√≥, en el espacio Rinc√≥n guaimare√Īo, liderado por otras de las grandes de la d√©cima en Cuba como Odalys Leyva Rosabal, Primer Premio en el Concurso Iberoamericano de D√©cima Escrita Cucalamb√© 2008, que este m√©rito le daba, ‚Äúnuevas alegr√≠as para vivir e √≠mpetu para seguir escribiendo‚ÄĚ.

Seg√ļn record√≥ Leyva Rosabal al Portal del Arte Joven Cubano, v√≠a telef√≥nica, que ante artistas y amigos del patio Randoll expres√≥, ‚Äúdi muchos saltos de alegr√≠as cuando supe de la noticia, pues no me lo esperaba. Esto me ha tomado por sorpresa, estoy a√ļn conmovido. He trabajo intensamente en el texto durante los √ļltimos meses, pero nunca imagin√© que fuera el seleccionado‚ÄĚ.

Tomada de Facebook/Odalys Leyva Rosabal, Primer Premio en el Concurso Iberoamericano de Décima Escrita Cucalambé 2008

Concurso Eliseo Diego ya tiene sus ganadores

 

Yasmani en el momento de la entrega del premio que aconteci√≥ en la noche de este martes en la Casa del Joven Creador avile√Īa/Peri√≥dico Invasor/ Fotos: Alejandro Garc√≠a S√°nchez

 

Los escritores avile√Īos Masiel Mateos Trujillo y Yasmani Rodr√≠guez Alfaro resultaron los m√°ximos ganadores en los apartados de Poes√≠a para adultos y Literatura para ni√Īos, respectivamente, en el Concurso Literario Eliseo Diego.

Con Infernus gran pas de deux, Mateos Trujillo ofrece un poemario dedicado a la figura materna y al di√°logo entre una escritora con sus inquietudes, y su madre, quien incluso despu√©s de fallecida, contin√ļa gui√°ndola.

Yasmani Rodr√≠guez Alfaro, obtuvo el primer premio con A la sombra del mago: ‚ÄúTodo se lo debo a mi ni√Īa, Viensay, la cual con solo tres a√Īitos me llena de imaginaci√≥n. Tampoco puedo pensar este premio sin reconocer la importancia de los talleres, el de F√©lix, y Santa palabra, de Eduardo Pino.

“En estos espacios contin√ļo aprendiendo sobre las t√©cnicas narrativas; y las pol√©micas que all√≠ salen a la luz, ese halo cr√≠tico que subsiste en estos, me han sido de vital ayuda. Mi primer libro, Pre-morten, presentado en la pasada Feria Internacional del Libro de La Habana, aunque es aparentemente muy diferente desde su tem√°tica para adultos, marc√≥ una l√≠nea que considero presente en todos mis textos: el inter√©s en discursar sobre cuestiones filos√≥ficas.

“Preguntas ineludibles: ¬Ņde d√≥nde soy?, ¬Ņqui√©n soy? y ¬Ņhacia d√≥nde voy?, creo que el lector siempre las encontrar√° entre l√≠neas‚ÄĚ, declar√≥ Yasmani, jefe de secci√≥n de artes visuales de la AHS avile√Īa.

En Poesía para adultos, Claudette Betancourt, del municipio Morón y miembro activa de la Asociación Hermanos Saíz, obtuvo mención con la obra La gozosa acritud del verbo violar.

Los cuadernos de la bruja, de la joven escritora Evelin Queipo Balbuena, miembro de la AHS en Camag√ľey, fue reconocido con una menci√≥n en Literatura para ni√Īos.

El certamen literario, convocado por el Centro Provincial del Libro, este a√Īo demuestra que vuelve a cobrar vitalidad, con dos jornadas que contaron con actividades como una mesa de opini√≥n acerca de la impronta literaria de Eliseo en los escritores contempor√°neos y las deudas que cada uno de ellos tiene con su figura.

Periódico Invasor/ Fotos: Alejandro García Sánchez

Tambi√©n se realiz√≥ un encuentro, de la escritora Niurky P√©rez Garc√≠a con los integrantes de taller especializado en literatura infantil Adelante Compay Grillo, del escritor F√©lix S√°nchez. Y no faltaron las lecturas de poes√≠as de autores del territorio como Carmen Hern√°ndez Pe√Īa, Vasily Mendoza, Leydy Vidal, Leonesky Buquet, entre otros.

Cuando la voluntad persiste, los anhelos pueden materializarse, y muestra de ello fue esta edici√≥n del premio Eliseo Diego, para el cual se recepcionaron 26 ejemplares de literatura para ni√Īos y 14 de poes√≠a para adultos, no solo de Ciego de √Āvila, sino de Camag√ľey, Holgu√≠n, Sancti Sp√≠ritus, La Habana y Santa Clara.

Desde ya, la convocatoria para el pr√≥ximo a√Īo se encuentra abierta en las categor√≠as de narrativa para adultos y ensayo.


¡Silencio!… se habla de arte (+ fotos exclusivas y video)

La cita estaba hecha hac√≠a ya m√°s de seis meses. Fecha, hora, lugar‚Ķ como en los romances de anta√Īo. Quiz√°s no tan a ciegas, pero s√≠ en ‚Äúsilencio‚ÄĚ.

Había nacido en la distancia, como suele suceder en estos tiempos de globalización interconectada. Lejos de Cuba. Allá hay que llenar el tiempo y mover el alma… o viceversa.

Requirió trabajo arduo llegar al estreno. Pero en cada trazo Alejandro Lescay reforzaba la idea de hacer una serie partiendo de esos dibujos y de toda esa figuración.

Asistimos a la g√©nesis de este amor√≠o cuando, en octubre del pasado a√Īo, el joven artista ya ‚Äúreservaba‚ÄĚ la galer√≠a Arte Soy para llenarla con sus cuadros en el marco del XXXIX Festival del Caribe.

Describamos el espacio: Arte Soy se instal√≥ en un amplio edificio de mediados del siglo XIX, convertida luego en un vasto almac√©n y m√°s tarde uno de los espacios galer√≠sticos m√°s ambiciosos de la ciudad. Un reto para cualquier artista pl√°stico por el volumen de obras que exige en cuanto a tama√Īo y calidad.

DE LA AUTORA

Personajes recurrentes en varias esculturas y placas de bronce del artista ya eran c√≥mplices de estos ‚Äúsilencios‚ÄĚ. Sin embargo, el espacio visual santiaguero solo conoc√≠a una de estas obras, presentadas al Sal√≥n ‚ÄúSAFE‚ÄĚ, que promueve hace varios a√Īos la Galer√≠a de Arte Universal:

‚ÄúMe gusta siempre, antes de una serie, tratar de lanzar una obra al p√ļblico para recibir la retroalimentaci√≥n que brinda el espectador. La pieza tuvo gran acogida, recib√≠ criterios interesantes que me dieron un camino a seguir‚ÄĚ, coment√≥ al Portal del Arte Joven Cubano.

DE LA AUTORA

Tambi√©n la nombr√≥ con lo impronunciable. El t√≠tulo de aquella obra ha trascendido hasta el estreno de este dos de julio. En esa ocasi√≥n, el tr√≠ptico ‚ÄúSilencio‚ÄĚ obtuvo un premio colateral de la UNEAC, lo que abr√≠a las puertas de la instituci√≥n para este futuro aspirante de su membres√≠a:

‚ÄúDesde el punto de vista representacional, trabajo con la iconograf√≠a del ser humano sin boca o con la boca tapada, representando la ausencia de la comunicaci√≥n. Pienso que todas las personas tienen silencios y secretos que solo ellos mismos conocen. Casi siempre mostramos una imagen y escondemos el resto. Esa ausencia de voz, esa forma interior, es la que me interesa plasmar en esta nueva serie‚ÄĚ, confes√≥ el joven pl√°stico.

Para ello buscó minuciosamente la forma pictórica de representación más adecuada. La intimidad del dibujo como base terminó por convencerlo.

DE LA AUTORA

Le siguieron varios estudios del carboncillo sobre distintos soportes y, por √ļltimo, renunci√≥ completamente al color, llevando a los extremos la reducci√≥n de su paleta crom√°tica, ya cercana a los grises:

‚ÄúEn la exposici√≥n el p√ļblico va a encontrar 13 obras de peque√Īo, mediano y gran formato, esencialmente en la t√©cnica de carboncillo, polvo de grafito y acr√≠lico sobre lienzo. Hay una obra en particular que emplea la t√©cnica scratch board que realmente no la conoc√≠a, pero se adapta mucho a la forma expresiva que quiero dar‚ÄĚ, revel√≥ Lescay.

La Habana y Camag√ľey ser√°n las pr√≥ximas escalas de esta exposici√≥n. Un viaje habitual que se propone Alejandro Lescay con cada una de sus series, como forma de dialogar con el p√ļblico.

FOTOS DE LA EXPOSICI√ďN

DE LA AUTORA

 

DE LA AUTORA

DE LA AUTORA


Cortocircuito: el quehacer del arte joven desde la televisión guantanamera (+ audio)

Temas medulares de la cultura cubana, así como la oportuna mirada a procesos y sucesos artísticos generados por el gremio de los jóvenes artistas en la provincia de Guantánamo, centrarán la atención de los televidentes en el programa Cortocircuito, proyecto de la Asociación Hermanos Saíz (AHS) que exhibirá el Telecentro Solvisión de esta urbe, como parte de las opciones televisivas durante julio y agosto.

[+]