Actuaci贸n


A una sola direcci贸n

Como espectador valoro y creo fervientemente en el teatro nacido de la investigaci贸n social. Quiz谩s por eso agradezca tanto que en esta semana haya transitado por la escena del Teatro Milan茅s de Pinar del R铆o, 8 grados al noreste, a cargo de Charles Wrapner y su grupo La Quinta Rueda.

Ganadora de la Beca de Creaci贸n Milan茅s (2017), que otorga la Asociaci贸n Hermanos Sa铆z y estrenada en febrero de este a帽o en la sala-museo 鈥淓l Arca鈥; 8 grados al noreste[1], como texto y espect谩culo surgi贸, seg煤n afirma su autor y director, de dos a帽os de investigaci贸n que le facilitaron detalles, cartas[2] de aquellos que se arrojaron en el centro del pa铆s, Villa Clara, al 茅xodo mar铆timo que sacudi贸 a Cuba en 1994.

Mas, en la puesta en escena que dirige Wrapner pesa la voluntad de presentar, exponer, m谩s que de juzgar. Por eso notamos que no se privilegia, sino se confronta los discursos que encierran las cartas que exponen los puntos de vistas, los afectos sociales, pol铆ticos y filiares de quienes abandonaron el pa铆s v铆a mar铆tima en los 90 y los que permanecieron en territorio nacional.

No obstante, en los relatos que integran la puesta en escena y que parecen s贸lo estar vinculados por un tema, la migraci贸n, quedan zonas indeterminadas para que el espectador las llene con sus propias fabulaciones.

La puesta en escena no ofrece criterios concluyentes, de manera que el p煤blico puede acceder y razonar lo que ocurre seg煤n sus propias motivaciones, formas de sentir y entender la realidad. Esa es la gran virtud de la propuesta teatral que presenta La Quinta Rueda.

En 8 grados鈥 se delinea, como tambi茅n se revela en la obra de muchos j贸venes creadores cubanos, que se ha asumido un producente influjo de lo posmoderno y de lo posdram谩tico (inclinaci贸n a la presentaci贸n del referente real, pues todo el tiempo sabemos que la escena es un espacio de comentario y no un lugar donde sucede la vida); del ritual en escena[3] (herencia del Odin Teatret, Grotowski); la hibridaci贸n de lenguajes art铆sticos (m煤sica, teatro, danza,), el establecimiento de relaciones de cercan铆a f铆sica entre la acci贸n esc茅nica y el espectador (el p煤blico se coloca a ambos lados del espacio esc茅nico).

8 grados al noreste es un resultado activamente performativo. La acci贸n no se limita a lo que se ve, a lo que acontece o hacen las actrices en escena (no estando estas, hay acci贸n esc茅nica), sino se gesta y robustece en lo que no observamos, pero que sensorial y activamente golpea nuestros sentidos, la raz贸n.

del autor

Un apag贸n 鈥搎ue de por s铆 ya encierra sus significaciones y cercan铆as de todo tipo鈥, el sonido del serrucho que corta desesperadamente la madera, el ruido del martillito que tal vez clava unas 煤ltimas tablas, el agua que se estrella contra la orilla, ser谩n los resortes de una dramaturgia sonora y musical coherentemente seleccionada que estimula la lectura, dibuja mapas y refuerza lo que a nivel de f谩bula esc茅nica acontece en la obra.

No obstante, los engranajes, la habilidad de la direcci贸n para decir mucho con poca materialidad y sintetizar, en apenas una hora, los dolores y hechos que han extendido sus efectos por m谩s de 30 a帽os, resulta un trabajo actoral digno por parte de Lissette de Le贸n y Mait茅 Zamora. Estas j贸venes que integran el elenco de 8 grados鈥, con organicidad, con la pasi贸n y la contenci贸n que reh煤ye al melodrama barato, con un dinamismo absoluto, una capacidad de transitar limpia y r谩pidamente de un estado a otro: del juego al drama, de la narraci贸n o lectura a la acci贸n esc茅nica; dibujan un universo, nos enciman realidades ignoradas, dan vida a cada letra que compone las cartas de los posibles testimoniantes involucrados en la traves铆a mar铆tima de los ’90.

M谩s all谩 de los reclamos que podamos hacer en cuanto a desbalances en el ritmo y de algunas zonas l煤dicas que quiz谩s no se ajustan al tono del espect谩culo, a la necesaria s铆ntesis de temas musicales; nos parece que 8 grados al noreste es una puesta en escena esencial ahora mismo, porque es sincera y abierta al debate que, desde la meridianidad de sus estructuras teatrales que exploran nuevas resonancias, busca articular relaciones y di谩logos con estos tiempos, tocar sensibilidades, necesidades, marcas que han permanecido en la piel del cubano.

Por ello, es que agradecemos la presentaci贸n de una puesta que desde su propio t铆tulo incita a repensar la Cuba de ayer, y por qu茅 no, tambi茅n la de hoy.

[1] 8 grados鈥, debe su nombre a un fen贸meno particular: seg煤n aseguran algunos pescadores villare帽os[1], al entrar en las aguas profundas del mar y tomar 8 grados al noreste, las corrientes marinas conducen las embarcaciones de manera directa y segura a las costas de EE.UU.

[2] Los familiares facilitaron las cartas para que el entonces estudiante armara lo que en 2018 ser铆a su ejercicio de graduaci贸n de la especialidad de Dramaturgia de la Universidad de las Artes.

[3] Se agradece un rasgo particular que contin煤a la herencia del teatro cubano y es que, en 8 grados鈥, se denota el influjo de lo ritual, la b煤squeda de lo antropol贸gico desde el teatro que heredera Charles, de Roxana Pineda, quien fuera su maestra de actuaci贸n y lo iniciara en el teatro, y que a su vez est谩 muy influenciada por el teatro barbiano.


Tr茅bol Teatro: Las Hembras no lloran

Ay, en la Habana y cualquier lugar/

Quien se lleva por las aparencias/

Quien esconde toda la inocencia/

Quien no aprende a respetar.

聽聽鈥淐iudad Hembra鈥

Tr茅bol Teatro se ha ganado un espacio por derecho propio en el Festival Internacional de Cine de Gibara (FICG). Con la presentaci贸n de su 茅xito 鈥淛acuzzi鈥 (2017) y 鈥淗umo鈥 (2018) en colaboraci贸n con Teatro Del Sol.聽 Con el lema 鈥淯n mar de Artes鈥 y en palabras de Jorge Perugorr铆a, presidente del FICG, la intenci贸n del evento es que confluyan todas las artes, en especial al arte joven del Oriente Cubano.

Este a帽o se incluyeron los temas de g茅neros desde varias manifestaciones art铆sticas entre las tem谩ticas del Festival, lo que brindaba la doble posibilidad al grupo de teatro holguinero de reincidir nuevamente en esta ocasi贸n con una presentaci贸n de estreno: 鈥Hembras鈥.

Bajo la direcci贸n de Yunior Garc铆a, esta es la primera obra del grupo donde la tem谩tica femenina es la principal trama. Aclaro para nuestros lectores rigurosos que tendr茅 que prescindir de los elementos de la puesta en escena. La ausencia de un teatro en la ciudad (el cual sufre de una reparaci贸n capital hace varios a帽os) ha sido un reclamo del Comit茅 Organizador. Es que la presentaci贸n fue efectuada en la Casa de la Cultura de Gibara, espacio no tradicional para las artes esc茅nicas, e imposibilitado de varias condiciones t茅cnicas para una funci贸n como la iluminaci贸n y la escenograf铆a.

Sin embargo el grupo se adapt贸 a las condiciones semi hostiles para brindar una funci贸n a p煤blico lleno, con actores de renombres entre sus sillas y varias docenas de j贸venes. 聽 聽 聽聽

Otra vez un fen贸meno meteorol贸gico en la sempiterna y enigm谩tica Habana es el pretexto para un gui贸n, aunque la situaci贸n no es novedosa y ha sido reiterada veces en diferentes obras de distintas artes.

Penetrada por el mar en el medio de la depresi贸n (tropical), una casita de alquiler alberga a dos j贸venes Ana y Eva. El uso correcto de la met谩fora pa铆s-cuerpo-circunstancias brinda la posibilidad de discursar sobre el pa铆s en crisis y acosado por el fen贸meno meteorol贸gico. Las dudas, miedos, prejuicios e ilusiones en contrapunteo de las dos j贸venes muestran t贸picos trabajado por la compa帽铆a: el desarraigo, la di谩spora, las utop铆as destrozadas, las realidades marchitas y los avatares de una ciudadan铆a rodeada por agua.聽

Resulta acertado el uso preciso de lo tragic贸mico, la intertextualidad con una realidad vertiginosa y la cr铆tica al uso y abuso de las imperante y tir谩nicas tecnolog铆as.聽

La irrupci贸n de Lillith (portadora de un nombre b铆blico maldecido y censurado) reclama su espacio como propietaria del alquiler y v铆ctima de una t铆pica agresi贸n masculina, aporta a la trama nuevos discursos sobre los prejuicios y 聽acosos que sufren las mujeres. En este caso Lilith es la muestra obvia de una mujer reh茅n de la sociedad y sus funcionales prejuicios y opresiones. Las tres mujeres intentan escindir los mitos y desasosiegos que las persiguen, gravitando la ilusi贸n de crear alianzas.聽

Desde su nombre, Hembra, es la alusi贸n a esa condici贸n de la mujer y la reinterpretaci贸n de su lado m谩s animal y biol贸gico aunque no evade los discursos antropol贸gicos. El erotismo con cierta dosis de sicalipsis no falta, 聽aunque no es lo esencial de la obra.

Sin embargo los discursos no son exclusivos y a veces rozan con estereotipos sociales, ni reinventan una compleja realidad de la que es v铆ctima la mujer. La inserci贸n en la banda sonora de la reci茅n estrenada canci贸n 鈥Ciudad Hembra鈥, de Alex Cuba y Kelvis Ochoa 聽por el aniversario quinientos de la ciudad de la Habana, le da un tono sensual y actualizado. Tambi茅n el dise帽o aleg贸rico y creativo del cartel de la obra es un algo bien favorable.聽聽

Escena de la obra teatral Hembra (Tomada del perfil de Facebook de FICG)

En el caso del elenco es una gran fortaleza de la obra. Fue un gran atrevimiento darles protagonismo a dos estudiantes Jennifer Soriano Candedo (Ana) y Aime茅 Mojena Aguilar (Eva) reci茅n egresadas en actuaci贸n de la Escuela de Arte con sede en Bayamo. La obra prima que sirvi贸 de examen final en una presentaci贸n especial de working in pogress en la ciudad de Holgu铆n a finales de mayo demostr贸 la importancia y confianza de Yunior Garc铆a en los j贸venes talentos.聽

En el caso de Jennifer Soriano demostr贸 excelente dominio del gui贸n y de los recursos dram谩ticos mostrando gran profesionalismo. En la actuaci贸n de Aime茅 Mojena le resulto m谩s dif铆cil acoplarse. Es meritoria la actuaci贸n de Heidy Beatriz Torres uno de los principales p茅talos de Tr茅bol Teatro que muestra su progresiva madurez esc茅nica y facilidad de desdoblarse.聽

No creo que Hembra sea una obra feminista netamente. La obra muestra relatos universales sobre la endeble frontera del dolor que diario cruzan las mujeres. Pero su principal logro es la subversi贸n de las l贸gicas machistas y el rol de la mujer en la sociedad cubana. Por eso su apotegma no puede ser otro que aquel dicho nuevo que reza: 鈥Las mujeres no lloran鈥. 聽

 


Los 45 de El hombre de Maisinic煤

Han trascurrido 45 a帽os de que El hombre de Maisinic煤 tuviera su estreno. Como muchos recordaran la obra dirigida por Manuel P茅rez Paredes 鈥攍a cual constituy贸 su primer largometraje de ficci贸n鈥 nos relata como en los primeros meses de 1964, en las monta帽as del Escambray, subsistieron bandas contrarrevolucionarias. Y fue en ese contexto, cuando es hallado el cad谩ver del administrador de la finca Maisinic煤, Alberto Delgado, colgado en un 谩rbol.

[+]


Leydis Thal铆a tiene talento y buen coraz贸n

鈥淟eydis Thal铆a, el domingo llor茅 contigo鈥, le dice una se帽ora que se le acerca. Otra me pregunta: 驴es la ni帽a de Mayar铆, la de la Colmena TV? Estamos en el parque Julio Grave de Peralta, mientras esperamos que el colega Abdiel Berm煤dez, de la Televisi贸n en Holgu铆n, termine de entrevistar a la ganadora del popular programa televisivo que cada noche de domingo, durante el pasado verano, puso a media Cuba a seguir cada emisi贸n.

[+]


Vivir el 茅xtasis de los aplausos

鈥淎hora mismo termin茅 una funci贸n鈥, dijo ella sin quitarse el atuendo del personaje. Su rostro irradiaba a煤n el 茅xtasis de los 煤ltimos aplausos, con suspiros que interrump铆an el protocolo inicial del di谩logo. Alrededor, bolsos, trajes y un mont贸n de cosas que confundir铆an al p煤blico si aparecieran sobre el escenario de la sala Aida Conde, del Centro Dram谩tico de Cienfuegos.

[+]


Avances para romeros III

El espacio para la literatura que cuenta con una de las mayores concurrencias de invitados y p煤blico en las Romer铆as de Mayo es La isla en verso, evento organizado por el poeta Kiuder Yero. Para esta edici贸n romera est谩n confirmados alrededor de cuarenta poetas entre nacionales y extranjeros procedentes de catorce pa铆ses. [+]