Rayuela enamorada

Fuente:Sitio web Granma

Con sello editorial Casa de las Américas, llega la muy esperada reedición en el país de la descomunal obra, orgullo de la creación latinoamericana, cada vez más codiciada por las jóvenes generaciones de lectores, que tal vez desconozcan que su autor, perplejo ante su creación, no sabía en un principio qué hacer con lo que había escrito.

hay forma de saber cuántos. Pero de que son muchos los que en la víspera recordaron una de las más bellas definiciones del amor, no tengo la menor duda.

¬ęComo si se pudiese elegir en el amor, como si no fuera un rayo que te parte los huesos y te deja estaqueado en la mitad del patio¬Ľ, escrib√≠a Julio Cort√°zar (1914-1984) en su encumbrada novela Rayuela, presentada ayer 14 de febrero en Casa de las Am√©ricas, a 56 a√Īos de que el t√≠tulo viera por primera vez la luz.

Con sello editorial Casa de las Américas, llega la muy esperada reedición en el país de la descomunal obra, orgullo de la creación latinoamericana, cada vez más codiciada por las jóvenes generaciones de lectores, que tal vez desconozcan que su autor, perplejo ante su creación, no sabía en un principio qué hacer con lo que había escrito.

¬ęPocas veces se ha podido ser tan insoportable, tan exasperante (‚Ķ). Lo s√© de sobra y me atengo a las consecuencias¬Ľ, expres√≥ en una carta el Cronopio mayor, a su amigo Francisco Paco Porr√ļa, director literario de Editorial Sudamericana. ¬ęRayuela es lo que yo he vivido todos estos a√Īos y he querido tratar de decir¬Ľ.

M√°s que vivencias convertidas en letras, Rayuela estaba destinada a ser mucho m√°s que eso. Su aparici√≥n, en 1963, fue, en palabras del escritor Mario Goloboff, ¬ęuno de los mayores acontecimientos de la literatura latinoamericana de todos los tiempos; ya no se escribir√≠a ni se leer√≠a igual¬Ľ.

En el apogeo de este suceso editorial, lleg√≥ a Cuba el Cronopio mayor ‚Äďllamado jocosamente as√≠ a causa de esos personajes de su creaci√≥n, aparecidos en su libro Historias de Cronopios y de Famas‚Äď para formar parte del jurado de Casa de las Am√©ricas.

Fue en la Isla donde ¬ęde golpe empec√© a sentir por primera vez lo que era Am√©rica Latina¬Ľ, expres√≥ en una ocasi√≥n. Establecido su v√≠nculo con Cuba a partir de esa convocatoria, el entusiasmo por ella se afianz√≥, conoci√≥ a sus intelectuales, los barrios, los toques de santos, las circunstancias pol√≠ticas y sociales, la identidad cubana.

Habiendo comprendido a Cuba ¬ęcomo solo se comprende al ser amado¬Ľ, en momentos de complejas circunstancias escribi√≥ a Roberto Fern√°ndez Retamar: ¬ę(‚Ķ) a pesar de mi incurable ingenuidad pol√≠tica, hay cosas que cada vez comprendo m√°s, y una de ellas es que lo personal cuenta muy poco cuando lo que est√° en juego es el destino de nuestros pueblos¬Ľ.

Sirva esta breve aproximaci√≥n para recordar, en el aniversario 35 de su partida f√≠sica, a este genio de la lengua hispana, mago por igual en todo su quehacer ling√ľ√≠stico, autor exquisito frente a cuyas palabras no cesamos de preguntarnos si es cierto lo que leen nuestros ojos, si es posible hacer con letras alquimia.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

 
ÔĽŅ