PRE-MORTEN: una forma de vida

Ven, mi caballo, a que te encinche: quieren

Que no con garbo natural el coso

Al sabio impulso corras de la vida,

Sino que el paso de la pista aprendas,

Y la lengua del l√°tigo, y sumiso

Des a la silla el arrogante lomo: _

Ven mi caballo: dicen que en el pecho

Lo que es cierto, no es cierto: (…)

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† ¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†(‚ÄúAcad√©mica‚ÄĚ)

Versos libres. José Martí.

 

No peco del instinto apolog√©tico de las rese√Īas literarias si digo que en el sistema editorial cubano hacen falta m√°s libros como Pre-Morten, de Yasmani Rodr√≠guez Alfaro. Como buena alumna que desech√≥ hace tiempo el aprendizaje reproductivo por el pensamiento, dar√©, como en las pruebas de la escuela mi Argumente su respuesta.

Pre-Morten apuesta en su concepto escritural por una suerte de amalgama estilística e hibridez genérica que trasluce una irreverencia tal vez, incluso, no pensada, hacia los esquematismos formales que tradicionalmente han marcado las pautas de los géneros literarios.

Tal vez esto ocurra en parte por no ser su autor un acad√©mico ce√Īido a normas fijas y t√©cnicas o herramientas forzosas, no ci√Īe su obra, su obra es galope vital de criatura encabritada e inquisitiva, sin conocer la cincha. As√≠, este libro que en su cubierta se presenta como una obra de cuentos, es remojado, como un lienzo, como una fotograf√≠a de rollo, en el agua oleosa de otros g√©neros e incluso de otros discursos. Pre-Morten pasa por la poes√≠a, y no pasa, se amalgama con ella ofreciendo en su mezcla una concepci√≥n de luz.

No son vanas las referencias al discurso pict√≥rico pues Yasmani, comparte tambi√©n esta forma de expresi√≥n, y en el libro se nota. Pre-Morten delata al pintor en su interior, y es una b√ļsqueda de colores, una pintura al fresco, un √≥leo pensado para la palabra y una palabra pensada para el √≥leo.

Esta ‚Äúingenuidad‚ÄĚ formal, que otrora ser√≠a vista, de manera incorrecta, como un desacierto, es permitida en este libro, y lo m√°s importante en aspectos pr√°cticos, es validada por un sistema editorial, como un paso evolutivo en la formaci√≥n de ideolog√≠a y caracteres literarios que competen a las editoriales, y esta ingenuidad pura pero no simple, es uno de los principales aciertos del libro.

El miedo a la palabra subversión, nos ha hecho no usarla, abandonarla a su suerte como otros tantos conceptos automatizados, encarcelados injustamente en la cárcel de los vocablos condenados por falsas interpretaciones humanas. Como toda buena literatura es esta una obra subversiva. Subversiva en tanto no es plana, en tanto nos muestra una versión otra de la realidad, elevando así su calidad artística, haciéndonos repensar el mundo, revolviendo lo pre-hecho, y lo pre-dicho, los constructos y los esquemas.

El sujeto narrativo, llega por momentos a resultar perturbador en su discurso, pareciendo inluso, en ocasiones, por el modo de direccionar el lenguaje y la atm√≥sfera que revela: un sujeto desviado psicol√≥gicamente, pero esta no es sino otra etiqueta, y las etiquetas son algo que precisamente este libro trata de desterrar. El sujeto narrativo es, eso s√≠, diferente, un ser fuera de lo com√ļn, cuya singularidad no es motivo de tortura o complejo para √©l, sino que la grita a los cuatro vientos con orgullo, la planta como un estandarte sabiendo su peculiar personalidad, una fortaleza, en lo que resulta una defensa de lo personal, por encima de lo masivo, de lo amoldado, clonado o can√≥nico.

Esta obra literaria se divide en dos partes: Ikebanas y Sombras patol√≥gicas. La primera, como su etimolog√≠a remite (‚ÄúFlor viviente‚ÄĚ, denominando el arte japon√©s de arreglo floral), m√°s permeada por un registro estil√≠stico tendiente a lo legendario, a lo m√°gico, menos agresivo, incluso semejante al discurso infanto-juvenil. La segunda, m√°s tendiente a un lenguaje cercano en ocasiones al realismo sucio, pero formando ambas un entramado estil√≠stico coherente y org√°nico.

Con un lenguaje sencillo pero complejo, paradoja solo entendible al desentra√Īar las p√°ginas del libro, una mezcla macabra, m√°gica, ancestral y divina, crom√°tica e insular, melanc√≥lica y entra√Īable, y a la vez combinada con elementos tecnol√≥gicos o cient√≠ficos, puede mezclarnos la fantas√≠a, la magia con la ciencia, en una simbiosis particular y √ļnica.

Estos cuentos, formalmente hablando, son breves, breves en su planteamiento formal, más su evocación es un ciclo en el que cada cuento nos devela una arista más de la atmósfera interior de este ser, o de las expresiones e ideas que de él parten.

Iconoclasta en su sentido expresivo, Pre-Morten arremete contra c√°nones establecidos e implantados, contra la estupidez y los absurdos humanos. Es por lo tanto una obra hecha para aquellos que no gusten de los barrotes y las orejeras, que apuesta por una constante b√ļsqueda de libertad de las celdas en las que el mundo nos ha condenado a permanecer.

Por lo tanto, si te gusta tu rutina mental, tu monoton√≠a emocional, si te gusta el mundo tal y como te han dicho que es y te gusta que te digan adem√°s la manera en la que debes ver el mundo, no te leas Pre-Morten, sigue ‚Äúadelante‚ÄĚ, lev√°ntate cada d√≠a, l√°vate los dientes, y sal para el trabajo, almuerza, regresa del trabajo, emite dos o tres frases hechas como qu√© que cansado est√°s o menciona nuevamente la incompetencia de tu jefe y duerme, duerme el sue√Īo sin sue√Īos de cada d√≠a, no te leas Pre-Morten porque puede causarle un revoltijo de pensamientos y emociones a tu cerebro para el cual tu abulia e indiferencia a√ļn no est√°n preparadas, porque Pre-Morten es un libro que apuesta por los sue√Īos. ‚ÄúPoeta antes que todo, amo lo bello‚ÄĚ, dijo Gertrudis G√≥mez de Avellaneda, y es esa la principal funci√≥n del arte: El goce est√©tico. Pre-Morten es antes que todo un libro bello.

Es un libro complejo, inquietante, que frustra como dec√≠amos antes el eterno intento de domesticaci√≥n del hombre, no remite ni permite esquemas. Su lenguaje es fresco a ratos, amargo tambi√©n otras veces, incluso triste y doloroso y no es simple en lo que evoca. Es un libro hecho de im√°genes y atm√≥sferas, aunque hay tambi√©n narrativa, que en ocasiones resulta hilarante, vali√©ndose de recursos como la iron√≠a y el sarcasmo, en su constante busqueda por desenmascarar la estupidez humana y su cr√≠tica mordaz en ocasiones, que entra√Īa una b√ļsqueda mayor, la de intentar cambiar o revertir aquello que critica sin resultar tendencioso.

A veces el narrador no se comporta de manera respetuosa con el lector, porque no es su inter√©s adular egos, sino remover el pensamiento y la ternura, desterrar ego√≠smos. Por eso puede espetarte sin tapujos lo que piensa en ocasiones, su inconformidad con el mundo, porque no le interesa lo que piensen de √©l. Este es un libro interesante, parece simple a primera vista, pero esta simpleza es solo un enga√Īo, algo superficial para llevarte a los verdaderos abismos que sondea, y este es tambi√©n un acierto del libro. Pero sobre todo es Pre-Morten, desde su t√≠tulo, una lucha por lo merecido, a tiempo.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

 
ÔĽŅ